El final de la par­ti­da de la euro­zo­na comen­za­rá en Gre­cia

Se pre­go­nó ini­cial­men­te que la cum­bre de junio de la euro­zo­na sería un paso deci­si­vo hacia la reso­lu­ción de la cri­sis. Ita­lia y Espa­ña logra­ron un acuer­do para per­mi­tir que las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas reca­pi­ta­li­za­ran la ban­ca y com­pra­ran direc­ta­men­te deu­da sobe­ra­na.

Pero en cuan­to los mer­ca­dos finan­cie­ros echa­ron un vis­ta­zo más de cer­ca, que­dó cla­ro que poca cosa de subs­tan­cia se había con­se­gui­do y que los cos­tes para Ita­lia y Espa­ña de sus prés­ta­mos se apro­xi­ma­ban de nue­vo a altu­ras prohi­bi­ti­vas. Mien­tras tan­to, el gobierno espa­ñol ha impues­to una mayor aus­te­ri­dad, rom­pien­do las pro­me­sas hechas al elec­to­ra­do. Y el des­em­pleo de la euro­zo­na sigue aumen­tan­do, sobre­pa­san­do una media del 11%.

Es jus­to supo­ner hoy que la Unión Mone­ta­ria Euro­pea (o euro­zo­na) ha cru­za­do el Rubi­cón y se enca­mi­na hacia la rup­tu­ra o el des­mo­ro­na­mien­to. En la peri­fe­ria de Gre­cia, Por­tu­gal, Irlan­da y Espa­ña hay deses­pe­ra­ción ante una rece­sión cada vez más pro­fun­da. En Fran­cia e Ita­lia cre­ce la opo­si­ción a la aus­te­ri­dad a lar­go pla­zo. En Ale­ma­nia hay frus­tra­ción a cau­sa de los irres­pon­sa­bles meri­dio­na­les.

Es pro­ba­ble que la desin­te­gra­ción vaya a peor en 2013, con el des­plo­me en pers­pec­ti­va. La eco­no­mía gran­de de Euro­pa, inclu­yen­do al Rei­no Uni­do, están entran­do en rece­sión debi­do a las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad. La eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na vira hacia un terreno nega­ti­vo, pues las polí­ti­cas expan­si­vas de Barack Oba­ma nun­ca fue­ron sufi­cien­te­men­te vigo­ro­sas. Chi­na se enfren­ta a un duro ate­rri­za­je que le obli­ga­rá a reexa­mi­nar su estra­te­gia de cre­ci­mien­to. El sis­te­ma finan­cie­ro inter­na­cio­nal, entre­tan­to, con­ti­núa debi­li­ta­do y sin refor­mar.

Des­pués de tres años de enco­na­mien­to, hoy hace fal­ta una actua­ción ver­da­de­ra­men­te drás­ti­ca. Los paí­ses de la peri­fe­ria deben aban­do­nar la aus­te­ri­dad como par­te de un pro­gra­ma a esca­la euro­pea para ele­var la pro­duc­ti­vi­dad, las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras debe­rían pasar al domi­nio públi­co, y con­do­nar la deu­da. Pero es impen­sa­ble que los actua­les diri­gen­tes euro­peos vayan a embar­car­se en esos cam­bios. Ape­ga­dos a su eco­no­mía neo­li­be­ral, con­ti­nua­rán con la aus­te­ri­dad, la pri­va­ti­za­ción y la libe­ra­li­za­ción. Los mer­ca­dos finan­cie­ros lo han detec­ta­do y se están pre­pa­ran­do para el desas­tre.

Es pro­ba­ble que el desas­tre ten­ga su comien­zo en Gre­cia. El país se encuen­tra en medio de una depre­sión sin pre­ce­den­tes, crea­da en bue­na medi­da en Bru­se­las. En 2012, es pro­ba­ble que la pro­duc­ción se con­trai­ga entre un 7% y un 9%, suma­do al 14% apro­xi­ma­da­men­te regis­tra­do entre 2008-11. No es de sor­pren­der que el pro­gra­ma de res­ca­te esté nue­va­men­te fallan­do en sus obje­ti­vos, pues la rece­sión ha redu­ci­do los ingre­sos fis­ca­les.

Sin embar­go, la UE sigue insis­tien­do en que el país debe­ría ceñir­se al falli­do pro­gra­ma impo­nien­do ingen­tes recor­tes del gas­to públi­co entre 2012 y 2014. El obje­ti­vo con­sis­te en alcan­zar un supe­rá­vit pri­ma­rio a la mayor bre­ve­dad. Si se rea­li­zan los recor­tes y se mate­ria­li­za un des­plo­me glo­bal, la eco­no­mía grie­ga se con­trae­rá impla­ca­ble­men­te en 2013, has­ta en un 10%, lo que supon­dría una catás­tro­fe eco­nó­mi­ca y social, sobre todo con­si­de­ran­do que el des­em­pleo está ya en un 23%, inclu­yen­do un 52% en el caso de los jóve­nes.

El actual gobierno grie­go, for­ma­do por los par­ti­dos del sis­te­ma, Nue­va Demo­cra­cia y Pasok, con el aña­di­do de los ardien­tes euro­peís­tas de Dimar, es inca­paz de habér­se­las con la cri­sis. Gana­ron las elec­cio­nes de junio jugan­do con los temo­res de la cla­se media de una vuel­ta al drac­ma y la pér­di­da de sus aho­rros.

Tam­bién pro­me­tie­ron cíni­ca­men­te rene­go­ciar las con­di­cio­nes del res­ca­te sabien­do per­fec­ta­men­te que la rene­go­cia­ción era impo­si­ble mien­tras se acep­ta­se el mar­co del res­ca­te. En la prác­ti­ca, están a pun­to de impo­ner los recor­tes pre­su­pues­ta­rios impues­tos por la UE, mien­tras libe­ra­li­zan las pro­fe­sio­nes menos acce­si­bles y ven­den acti­vos públi­cos con la ridí­cu­la espe­ran­za de impul­sar el cre­ci­mien­to.

No es pro­ba­ble que este gobierno sobre­vi­va duran­te dema­sia­do tiem­po. A medi­da que la depre­sión empeo­re entre los pró­xi­mos seis meses y un año, Gre­cia se verá enfren­ta­da a la impo­si­bi­li­dad de ceñir­se a las medi­das polí­ti­cas de res­ca­te.

Esta vez es pro­ba­ble que la deci­sión sea con­clu­yen­te, con pro­fun­das impli­ca­cio­nes para la éli­te gober­nan­te que lle­vó al país a la UME enco­men­dán­do­se a la pro­vi­den­cia. Las éli­tes lo con­tem­plan hoy con horror mien­tras su estra­te­gia se vie­ne aba­jo, y son inca­pa­ces de idear una sen­da alter­na­ti­va.

Pero no es pro­ba­ble que Gre­cia deci­da sui­ci­dar­se: en algún momen­to sus­pen­de­rá el pago de sus deu­das y sal­drá de la UME. Habrá enton­ces un gobierno ver­da­de­ra­men­te nue­vo, for­ma­do aca­so por la izquier­da, que nave­ga­rá entre el caos y pilo­ta­rá la recons­truc­ción de la eco­no­mía y la socie­dad. Y una vez que Gre­cia haya dado ese paso, comen­za­rá pro­ba­ble­men­te el des­mem­bra­mien­to a con­cien­cia de la UME.

(*) Cos­tas Lapa­vit­sas es pro­fe­sor de Eco­no­mía en la School of Orien­tal and Afri­can Stu­dies (SOAS) de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres.

Fuen­te: http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​i​d​=​5​176

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *