Esto es capi­ta­lis­mo y somos cla­se tra­ba­ja­do­ra- Bea­triz Gimeno

Duran­te años nos hicie­ron creer que todos éra­mos cla­se media. Es cier­to que vivía­mos mucho mejor que nues­tros padres y no diga­mos que nues­tros abue­los, es cier­to que vivía­mos ins­ta­la­dos en cier­ta pros­pe­ri­dad (aun­que jamás alcan­zo a todos), pero el aumen­to del con­su­mo fun­cio­nó como un cebo que hizo creer a prác­ti­ca­men­te todo el mun­do que tenían con­trol sobre sus vidas, carac­te­rís­ti­ca de la cla­se media. Casi pare­cía no exis­tir la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Con­ven­cer a la gen­te que per­te­ne­ce a la desea­da cla­se media tie­ne el obje­ti­vo de enmas­ca­rar sus ver­da­de­ros intere­ses para que así pue­dan apo­yar polí­ti­cas que, en reali­dad, les per­ju­di­can; al per­der la con­cien­cia del lugar social al que se per­te­ne­ce se redu­ce o se hace des­apa­re­cer el anta­go­nis­mo de cla­se y así, los tra­ba­ja­do­res más aco­mo­da­dos, en lugar de sen­tir­se explo­ta­dos por los pode­ro­sos se sien­ten ame­na­za­dos por los que aun son más pobres que ellos. Se tra­ta de enmas­ca­rar en lo posi­ble las dife­ren­cias socia­les, la des­igual­dad, sus cau­sas y con­se­cuen­cias. Si uno no sabe dón­de está mal pue­de enten­der nada.

Todo ese espe­jis­mo se ha sos­te­ni­do en las últi­mas déca­das sobre la fic­ción del pre­cio de la vivien­da, que hacía pen­sar a las fami­lias que tener una casa, aun­que fue­ra hipo­te­ca­da, era tener un bien que subía de pre­cio al día siguien­te de com­prar­lo y que no deja­ría de subir inde­fi­ni­da­men­te. El esta­lli­do de la bur­bu­ja esta­lló tam­bién esa ilu­sión, entre otras cosas por­que la inmen­sa mayo­ría de las per­so­nas no esta­ban com­pran­do un piso sino adqui­rien­do una deu­da impa­ga­ble, aun­que ellos no lo supie­ran. La supues­ta pro­pie­dad de la vivien­da y sus pre­cios infla­dos enmas­ca­ra­ban en todo caso la reali­dad, inclu­so en el momen­to más alto del boom las esta­dís­ti­cas eran per­sis­ten­tes: ade­más del paro, el 60% de los sala­rios nun­ca supe­ra­ron los mil euros o menos. El alto pre­cio de la vivien­da sólo bene­fi­cia­ba, en reali­dad, a quie­nes, por tener otros bie­nes u otras vivien­das, podían uti­li­zar ésta como valor de cam­bio, para espe­cu­lar, pero no a quie­nes tenían que uti­li­zar­la para vivir y, peor aun, para quie­nes con­traían deu­das estra­tos­fé­ri­cas en rela­ción con su sala­rio real. El fin de la bur­bu­ja ha pues­to de mani­fies­to la reali­dad y todos sabe­mos lo que ha ocu­rri­do.

Ya sabe­mos que no somos cla­se media. Nun­ca lo fui­mos. Per­te­ne­cen a la cla­se media aque­llas per­so­nas que pue­den man­te­ner­se con sus pro­pias ren­tas, aun­que sean peque­ñas; aque­llas que no depen­den abso­lu­ta­men­te de un úni­co sala­rio para poder vivir, aque­llas que en caso de que­dar­se sin tra­ba­jo pue­den razo­na­ble­men­te espe­rar encon­trar otro sin que su nivel de vida se vea alte­ra­do. Es decir, sí, per­te­ne­cen a la cla­se medias aque­llas per­so­nas que tie­nen con­trol sobre sus vidas. Todas aque­llas otras per­so­nas, la inmen­sa mayo­ría, cuya úni­ca fuen­te de ingre­sos es el sala­rio, sea este bajo, muy bajo o nor­mal, están ven­di­das.

Esta cri­sis ha demos­tra­do lo fácil que es que cual­quie­ra que depen­da de un sala­rio (y no diga­mos ya si ade­más tie­ne una deu­da con el ban­co) se des­li­cen, por que­dar­se sin aquel o por ver recor­ta­do su suel­do, no ya hacia la cla­se tra­ba­ja­do­ra, de la que nun­ca han sali­do, sino direc­ta­men­te a la pobre­za. Aun­que la fami­lia sigue sien­do el gran col­chón social, si una per­so­na depen­de sólo de un sala­rio que da úni­ca­men­te para vivir, su vida no le per­te­ne­ce ente­ra­men­te ya que ésta pue­de ser con­ver­ti­da como aca­ba­mos de ver, en una con­de­na. Pue­den bajar los sala­rios has­ta el lími­te de la sub­sis­ten­cia o más aba­jo, pue­den aca­bar con cual­quier pro­tec­ción social, pue­den des­pe­dir­nos y dejar­nos en la mise­ria, pue­den pre­ca­ri­zar­nos, pue­den con­ver­tir la vejez o la enfer­me­dad en un infierno, pue­den ate­rrar­nos, some­ter­nos, explo­tar­nos, pue­den hacer que tra­ba­je­mos gra­tis o a cam­bio de comi­da…

Pue­den hacer esto y hacer­lo, ade­más, de un día para otro. En eso con­sis­te la lucha de cla­ses, en eso ha con­sis­ti­do siem­pre y en eso esta­mos. En que quie­nes no tene­mos más que nues­tro tra­ba­jo para vivir poda­mos tener con­trol sobre nues­tras vidas, que no pue­dan apro­piar­se otros de ellas, que no sea­mos cuer­pos bio­ló­gi­cos cuyo úni­co valor es el pro­duc­ti­vo. En resu­men: esto se lla­ma capi­ta­lis­mo, somos la cla­se tra­ba­ja­do­ra con­ver­ti­da en masa labo­ral y la solu­ción es sim­ple y com­ple­ja y se cono­ce hace mucho: hay que com­ba­tir el capi­ta­lis­mo por­que es injus­to, es inhu­mano y por­que va a aca­bar con todo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *