Ejér­ci­to Sirio Libre: ¿Revo­lu­cio­na­rios o Con­tras?- Red Vol­tai­re

Ejército Sirio Libre: ¿Revolucionarios o Contras?

Des­de hace 18 meses, Siria se ha vis­to inmer­sa en una serie de des­ór­de­nes que han ido en aumen­to has­ta con­ver­tir­se en un con­flic­to que ya ha cau­sa­do la muer­te de unas 20 000 per­so­nas. Si bien exis­te un con­sen­so sobre estos hechos, tam­bién es cier­to que exis­ten impor­tan­tes diver­gen­cias en las narra­cio­nes e inter­pre­ta­cio­nes de esos hechos.

Según los Esta­dos occi­den­ta­les y sus medios de pren­sa, los sirios aspi­ran a vivir en demo­cra­cias de mer­ca­do al esti­lo occi­den­tal. Así que, siguien­do los esce­na­rios de Túnez, Egip­to y Libia corres­pon­dien­tes a la «pri­ma­ve­ra ára­be», los sirios se habrían levan­ta­do para derro­car al dic­ta­dor Bachar al-Assad, quien a su vez no tar­dó en repri­mir las mani­fes­ta­cio­nes de for­ma san­grien­ta. Los occi­den­ta­les qui­sie­ran poner fin a la masa­cre, pero los rusos y los chi­nos se opo­nen a ello, ya sea por inte­rés o por des­pre­cio a la vida huma­na.

Mien­tras tan­to, los Esta­dos que no acep­tan la domi­na­ción esta­dou­ni­den­se y sus medios de pren­sa esti­man, por el con­tra­rio, que Esta­dos Uni­dos ha des­ata­do con­tra Siria una acción ya pre­pa­ra­da des­de hace mucho tiem­po. Tam­bién esti­man que, pro­ce­dien­do al prin­ci­pio a tra­vés de sus alia­dos regio­na­les y, ya más tar­de, de for­ma direc­ta, Esta­dos Uni­dos ha infil­tra­do en Siria ban­das arma­das que han des­es­ta­bi­li­za­do el país, siguien­do el mode­lo de los Con­tras ya uti­li­za­dos ante­rior­men­te en Nica­ra­gua. Pero estos ele­men­tos han logra­do muy poco apo­yo en el plano interno y se han vis­to derro­ta­dos mien­tras Rusia y Chi­na impi­den que la OTAN liqui­de al ejér­ci­to sirio, lo cual inver­ti­ría la ecua­ción regio­nal.

¿Quién dice la ver­dad? ¿Quién se equi­vo­ca?

En Siria, los gru­pos arma­dos no defien­den la demo­cra­cia sino que luchan con­tra ella

En pri­mer lugar, la inter­pre­ta­ción de los acon­te­ci­mien­tos regis­tra­dos en Siria como un epi­so­dio de la «pri­ma­ve­ra ára­be» es una ilu­sión en la medi­da en que la lla­ma­da «pri­ma­ve­ra» está lejos de ser una reali­dad. No es más que un eslo­gan publi­ci­ta­rio ten­dien­te a dar una ima­gen posi­ti­va a toda una serie de hechos hete­ró­cli­tos. Si bien es cier­to que en Túnez, Yemen y Bah­réin sí se pro­du­je­ron revuel­tas popu­la­res, tal cosa no suce­dió ni en Egip­to ni en Libia. En Egip­to, las mani­fes­ta­cio­nes en las calles se limi­ta­ron a la capi­tal y a la par­ti­ci­pa­ción de un sec­tor de la bur­gue­sía. El pue­blo egip­cio nun­ca se sin­tió, abso­lu­ta­men­te en nin­gún momen­to, impli­ca­do en el espec­tácu­lo tele­vi­si­vo de la pla­za Tah­rir [1]. En Libia tam­po­co se pro­du­jo una revuel­ta polí­ti­ca sino un movi­mien­to sepa­ra­tis­ta sur­gi­do en la región de Cire­nai­ca en con­tra del poder de Trí­po­li y que sir­vió de pre­tex­to a la inter­ven­ción mili­tar de la OTAN, inter­ven­ción mili­tar que cos­tó la vida a unas 160 000 per­so­nas.

La esta­ción liba­ne­sa NourTV se ano­tó un reso­nan­te éxi­to con la trans­mi­sión de una serie de pro­gra­mas de Has­san Hama­de y Geor­ges Rah­me titu­la­da «La pri­ma­ve­ra ára­be, de Law­ren­ce de Ara­bia a Ber­nard-Hen­ri Levy». Los auto­res de la serie desa­rro­llan la idea de que la «pri­ma­ve­ra ára­be» es un rema­ke de la «revuel­ta ára­be» de 1916 – 1918, orques­ta­da por los bri­tá­ni­cos en con­tra de los oto­ma­nos. Esta vez, los occi­den­ta­les han mani­pu­la­do las situa­cio­nes para derro­car a una gene­ra­ción de líde­res e impo­ner a la Her­man­dad Musul­ma­na. De hecho, la «pri­ma­ve­ra ára­be» cae en la cate­go­ría de publi­ci­dad enga­ño­sa. En estos momen­tos, Marrue­cos, Túnez, Libia, Egip­to y Gaza están sien­do gober­na­dos por una her­man­dad que, por un lado, impo­ne un orden moral mien­tras que, por el otro, apo­ya el sio­nis­mo y el capi­ta­lis­mo seu­do­li­be­ral, o sea los intere­ses de Israel y de los anglo­sa­jo­nes. Des­apa­re­ce así la ilu­sión. Varios auto­res, como el sirio Said Hilal Alcha­ri­fi hablan aho­ra, en tono de bur­la, de la «pri­ma­ve­ra otá­ni­ca».

En segun­do lugar, los diri­gen­tes del Con­se­jo Nacio­nal Sirio (CNS) y los coman­dan­tes del Ejér­ci­to Sirio Libre (ASL) no son pre­ci­sa­men­te demó­cra­tas en el sen­ti­do de que estén dis­pues­tos a favo­re­cer «un gobierno del pue­blo, por el pue­blo y para el pue­blo», según la fór­mu­la de Abraham Lin­coln, reco­gi­da en la Cons­ti­tu­ción fran­ce­sa. Por ejem­plo, el pri­mer pre­si­den­te del CNS fue Burhan Galioun, pro­fe­sor en una uni­ver­si­dad fran­ce­sa. Gha­lioum no era para nada «un opo­si­tor sirio per­se­gui­do por el regi­men» ya que entra­ba y salía libre­men­te de Siria. Tam­po­co era, como aho­ra pre­ten­de ser­lo, un «inte­lec­tual lai­co» ya que era el con­se­je­ro polí­ti­co del arge­lino Abbas­si Mada­ni, pre­si­den­te del Fren­te Islá­mi­co de Sal­va­ción (FIS), actual­men­te refu­gia­do en Qatar. Su suce­sor, Abdel Bas­set Syda [2], sólo hizo su apa­ri­ción en el mun­do de la polí­ti­ca en estos últi­mos meses y rápi­da­men­te resul­tó ser un sim­ple eje­cu­tor de los deseos esta­dou­ni­den­ses. Des­de el momen­to mis­mo de su elec­ción a la cabe­za del CNS, el señor Syda se com­pro­me­tió no a defen­der la volun­tad de su pue­blo sino a apli­car la «hoja de ruta» que Washing­ton redac­tó para Siria, titu­la­da The Day after. Los com­ba­tien­tes del Ejér­ci­to Sirio Libre tam­bién están lejos de ser mili­tan­tes de la demo­cra­cia. Reco­no­cen la auto­ri­dad espi­ri­tual del jeque Adnan al-Arour, pre­di­ca­dor tak­fi­ris­ta que lla­ma a derro­car y matar a Bachar al-Assad, no por moti­vos polí­ti­cos sino úni­ca­men­te por­que el pre­si­den­te sirio es alaui­ta, lo cual lo con­vier­te en un here­je a los ojos del jeque. Todos los ofi­cia­les del ESL que han podi­do ser iden­ti­fi­ca­dos son sun­ni­tas y todas las bri­ga­das del ESL lle­van nom­bres de figu­ras his­tó­ri­cas sun­ni­tas. Los «tri­bu­na­les revo­lu­cio­na­rios» del ESL con­de­nan a muer­te a sus opo­si­to­res polí­ti­cos (no sólo a los par­ti­da­rios de Bachar al-Assad) y a los infie­les, que son dego­lla­dos en públi­co. El pro­gra­ma del ESL con­sis­te en aca­bar con el régi­men lai­co ins­tau­ra­do por el Baas, el PSNS y los comu­nis­tas y pre­vé la ins­tau­ra­ción de un régi­men con­fe­sio­nal estric­ta­men­te sun­ni­ta.

El con­flic­to sirio fue pla­nea­do por los occi­den­ta­les

Es de públi­co cono­ci­mien­to el deseo occi­den­tal de aca­bar con Siria, y ese ele­men­to es más que sufi­cien­te para expli­car los actua­les acon­te­ci­mien­tos. Recor­de­mos algu­nos hechos que no dejan lugar a dudas sobre la pre­me­di­ta­ción que carac­te­ri­za los acon­te­ci­mien­tos [3].

La deci­sión de impo­ner la gue­rra a Siria fue adop­ta­da en una reu­nión en Camp David, por el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush, el 15 de diciem­bre de 2001, jus­to des­pués de los espec­ta­cu­la­res aten­ta­dos de Nue­va York y de Washing­ton. En aquel momen­to, lo pre­vis­to era inter­ve­nir simul­tá­nea­men­te en Siria y en Libia para demos­trar que Esta­dos Uni­dos podía inter­ve­nir en dos tea­tros de ope­ra­cio­nes al mis­mo tiem­po. El tes­ti­mo­nio del gene­ral Wes­ley Clark, ex coman­dan­te supre­mo de la OTAN, demues­tra la exis­ten­cia de esa deci­sión, que encon­tró la opo­si­ción del pro­pio Clark.

En 2003, en el momen­to de la caí­da de Bag­dad, el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se adop­tó dos leyes que ins­truían al pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos para que pre­pa­ra­ra una gue­rra con­tra Libia y otra con­tra Siria (la Syria Accoun­ta­bi­lity Act).

En 2004, Washing­ton acu­só a Siria de escon­der en su terri­to­rio las armas de des­truc­ción masi­va que no logra­ba encon­trar en Irak. Aque­lla acu­sa­ción nau­fra­gó cuan­do se admi­tió que nun­ca exis­tie­ron las famo­sas armas de des­truc­ción masi­va y que sólo fue­ron un pre­tex­to para inva­dir Irak.

En 2005, des­pués del ase­si­na­to de Rafik Hari­ri, Washing­ton tra­tó de entrar en gue­rra con­tra Siria, pero no pudo hacer­lo por­que el país ára­be reti­ró su ejér­ci­to del Líbano. Esta­dos Uni­dos mon­tó enton­ces una serie de tes­ti­mo­nios fal­sos para acu­sar al pre­si­den­te al-Assad de haber orde­na­do el aten­ta­do y creó un tri­bu­nal inter­na­cio­nal de excep­ción para juz­gar­lo. A la lar­ga, Esta­dos Uni­dos se vio obli­ga­do a reti­rar sus acu­sa­cio­nes fal­sas al ser reve­la­das sus pro­pias mani­pu­la­cio­nes.

En 2006, Esta­dos Uni­dos comen­zó a pre­pa­rar la «revo­lu­ción siria» median­te la crea­ción del Syria Demo­cracy Pro­gram. Se tra­ta­ba de crear y finan­ciar gru­pos prooc­ci­den­ta­les de opo­si­ción, como el Movi­mien­to por la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo. Al finan­cia­mien­to ofi­cial del Depar­ta­men­to de Esta­do se agre­gó un finan­cia­mien­to secre­to de la CIA, a tra­vés de una aso­cia­ción cali­for­nia­na lla­ma­da Demo­cracy Coun­cil.

Tam­bién en 2006, Esta­dos Uni­dos puso en manos de Israel el des­en­ca­de­na­mien­to de una gue­rra con­tra el Líbano, con la espe­ran­za de impli­car a Siria para poder inter­ve­nir. Pero la rápi­da vic­to­ria del Hez­bo­llah hizo fra­ca­sar aquel plan.

En 2007, Israel ata­có a Siria al bom­bar­dear una ins­ta­la­ción mili­tar en la lla­ma­da Ope­ra­ción Orchard. Una vez más Siria man­tu­vo su san­gre fría y no se dejó arras­trar a la gue­rra. Pos­te­rio­res veri­fi­ca­cio­nes del Orga­nis­mo Inter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca demos­tra­ron que el blan­co del ata­que no era una ins­ta­la­ción nuclear, des­min­tien­do así las afir­ma­cio­nes de los israe­líes.

En 2008, en la reu­nión que la OTAN orga­ni­za bajo la deno­mi­na­ción de Gru­po de Bil­der­berg, la direc­to­ra del Arab Reform Initia­ti­ve, Bass­ma Kod­ma­ni, y el direc­tor de la Stif­tung Wis­sens­chaft und Poli­tik, Vol­ker Perthes, expu­sie­ron bre­ve­men­te ante la cre­ma y nata de Esta­dos Uni­dos y Euro­pa las ven­ta­jas eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y mili­ta­res de una posi­ble inter­ven­ción de la OTAN en Siria.

En 2009, la CIA creó varios ins­tru­men­tos de pro­pa­gan­da diri­gi­dos hacia Siria, como los cana­les Bara­daTV, con sede en Lon­dres, y OrientTV, en Dubai.

Agre­gue­mos a esos ele­men­tos his­tó­ri­cos la rea­li­za­ción en El Cai­ro, duran­te la segun­da sema­na de febre­ro de 2011, de una reu­nión a la que asis­tie­ron John McCain, Joe Lie­ber­man y Ber­nard-Hen­ri Lévy, per­so­na­li­da­des libias como Mah­mud Jibril –el enton­ces segun­do per­so­na­je en impor­tan­cia de la Yamahi­ria– y per­so­na­li­da­des sirias como Malik al-Abdeh y Ammar Qura­bi. Aque­lla reu­nión dio la señal para las ope­ra­cio­nes secre­tas que comen­za­ron simul­tá­nea­men­te en Libia y Siria (el 15 de febre­ro en Ben­ga­zi y el 17 en Damas­co).

En enero de 2012, los depar­ta­men­tos esta­dou­ni­den­ses de Esta­do y de Defen­sa crea­ron el gru­po de tra­ba­jo The Day After. Sup­por­ting a demo­cra­tic transition in Syria, que redac­tó simul­tá­nea­men­te una nue­va cons­ti­tu­ción para Siria y un pro­gra­ma de gobierno [4].

En mayo de 2012, la OTAN y el Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo (CCG) crea­ron el Wor­king Group on Eco­no­mic Reco­very and Deve­lop­ment of the Friends of the Syrian Peo­ple, bajo la copre­si­den­cia de Ale­ma­nia y de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos. En el mar­co de ese gru­po, el eco­no­mis­ta sirio-bri­tá­ni­co Ossam el-Kadi ela­bo­ró una repar­ti­ción de las rique­zas sirias entre los paí­ses miem­bros de la coa­li­ción, repar­ti­ción que se apli­ca­ría a par­tir del «día siguien­te», o sea des­pués del derro­ca­mien­to del régi­men sirio por par­te de la OTAN y del CCG [5].

¿Revo­lu­cio­na­rios o con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios?

Los gru­pos arma­dos no sur­gie­ron de las mani­fes­ta­cio­nes paci­fi­cas de febre­ro de 2011. Aque­llas mani­fes­ta­cio­nes denun­cia­ban, efec­ti­va­men­te, la corrup­ción y recla­ma­ban más liber­ta­des, mien­tras que los gru­pos arma­dos –como aca­ba­mos de ver– pro­vie­nen del isla­mis­mo.

Una terri­ble cri­sis eco­nó­mi­ca afec­tó las regio­nes rura­les duran­te los últi­mos años, debi­do a las malas cose­chas, erró­nea­men­te inter­pre­ta­das como des­gra­cias pasa­je­ras, cuan­do en reali­dad eran con­se­cuen­cia de cam­bios cli­má­ti­cos dura­de­ros. A lo ante­rior se agre­ga­ron erro­res come­ti­dos en la apli­ca­ción de refor­mas eco­nó­mi­cas que des­or­ga­ni­za­ron el sec­tor pri­ma­rio. Ello pro­vo­có un impor­tan­te éxo­do rural que el gobierno ha sabi­do enfren­tar y una deri­va sec­ta­ria de cam­pe­si­nos que el gobierno no tuvo en cuen­ta. En nume­ro­sas regio­nes, el hábi­tat rural no esta­ba con­cen­tra­do en aldeas sino dis­per­so en for­ma de gran­jas ais­la­das. Nadie se dio cuen­ta de la ver­da­de­ra enver­ga­du­ra de ese fenó­meno, has­ta que se reagru­pa­ron sus adep­tos.

En defi­ni­ti­va, en el seno de la socie­dad siria, que repre­sen­ta el para­dig­ma de la tole­ran­cia reli­gio­sa, se desa­rro­lló una corrien­te tak­fi­ris­ta. Esa corrien­te sir­vió de base a los gru­pos arma­dos, que a su vez han sido abun­dan­te­men­te finan­cia­dos por las monar­quías waha­bi­tas (Ara­bia Sau­di­ta, Qatar, Shar­jah) [6]. Ese dine­ro pro­ve­nien­te del exte­rior atra­jo nue­vos com­ba­tien­tes, entre los que se hayan parien­tes de víc­ti­mas de la repre­sión masi­va del san­grien­to y fra­ca­sa­do gol­pe de Esta­do de la Her­man­dad Musul­ma­na, en 1982. El móvil de esas per­so­nas es a menu­do más per­so­nal que ideo­ló­gi­co. Se tra­ta sobre todo de una bús­que­da de ven­gan­za. Atraí­dos por el dine­ro fácil, nume­ro­sos delin­cuen­tes e indi­vi­duos que ya tenían pro­ble­mas con la jus­ti­cia se unie­ron a esos ele­men­tos: cada «revo­lu­cio­na­rio» reci­be una suma que repre­sen­ta 7 veces el sala­rio medio sirio. Y final­men­te, tam­bién comen­za­ron a lle­gar pro­fe­sio­na­les que ya han com­ba­ti­do en Afga­nis­tán, Bos­nia, Che­che­nia o Irak. En pri­me­ra fila de estos se encuen­tran los hom­bres de al-Qae­da en Libia, lide­rea­dos por el pro­pio Abdelha­kim Belhaj [7]. Los medios de pren­sa los pre­sen­tan como yiha­dis­tas, lo cual es total­men­te inapro­pia­do ya que en el Islam no se con­ci­be la gue­rra san­ta con­tra corre­li­gio­na­rios. Se tra­ta, ante todo, de mer­ce­na­rios.

La pren­sa occi­den­tal y la pren­sa de los paí­ses del Gol­fo insis­ten en la pre­sen­cia de deser­to­res entre los miem­bros del ESL, lo cual no deja de ser cier­to. Lo que sí es fal­so es que hayan deser­ta­do lue­go de haber­se nega­do a repri­mir mani­fes­ta­cio­nes polí­ti­cas. El per­fil de los men­cio­na­dos deser­to­res corres­pon­de casi siem­pre a los casos ya des­cri­tos ante­rior­men­te. En todo caso, en un ejér­ci­to de 300 000 hom­bres siem­pre será posi­ble encon­trar faná­ti­cos reli­gio­sos y delin­cuen­tes.

Los gru­pos arma­dos uti­li­zan una ban­de­ra que sus­ti­tu­ye la fran­ja roja de la actual ban­de­ra siria por una fran­ja ver­de y que pre­sen­ta tres estre­llas, en vez de dos. La pren­sa occi­den­tal cali­fi­ca esa ban­de­ra de la fran­ja ver­de y las tres estre­llas como «la ban­de­ra de la inde­pen­den­cia», ya que estu­vo en vigor al pro­cla­mar­se la inde­pen­den­cia de Siria, en 1946. Esa es, en reali­dad, la ban­de­ra del man­da­to fran­cés que se man­tu­vo en vigor duran­te la épo­ca de la inde­pen­den­cia for­mal del país (de 1932 a 1958). Las tres estre­llas repre­sen­tan los tres dis­tri­tos con­fe­sio­na­les de la épo­ca del colo­nia­lis­mo (alaui­ta, dru­so y cris­tiano). Así que esa ban­de­ra no es cier­ta­men­te un sím­bo­lo revo­lu­cio­na­rio. En reali­dad es todo lo con­tra­rio, ya que equi­va­le a pro­cla­mar el deseo de pro­lon­gar el pro­yec­to colo­nial, el pro­yec­to del Acuer­do Sykes-Picot de 1916 y del redi­se­ño del «Medio Orien­te amplia­do».

Duran­te los 18 meses de accio­nes arma­das, estos gru­pos arma­dos se han estruc­tu­ra­do y, más o menos, han ido coor­di­nán­do­se. La gran mayo­ría se encuen­tra actual­men­te bajo las órde­nes de Tur­quía, con la eti­que­ta del Ejér­ci­to Sirio Libre. Pero la reali­dad es que se han con­ver­ti­do en mili­cias de la OTAN, ya que el cuar­tel gene­ral del ESL se encuen­tra inclu­so en la base aérea de la OTAN de Incir­lik, en Tur­quía. Los isla­mis­tas más duros han for­ma­do sus pro­pias orga­ni­za­cio­nes o se han uni­do a al-Qae­da. Se hallan bajo con­trol de Qatar o de la rama sudai­ri de la fami­lia real sau­di­ta [8]. De hecho, depen­den de la CIA.

Esta con­for­ma­ción pro­gre­si­va, que comien­za entre cam­pe­si­nos pobres para ter­mi­nar con un flu­jo de mer­ce­na­rios, es idén­ti­ca a la que tuvo que enfren­tar Nica­ra­gua cuan­do la CIA orga­ni­zó a los Con­tras para derro­car a los san­di­nis­tas, o a lo que enfren­tó Cuba cuan­do la CIA orga­ni­zó el des­em­bar­co de Bahía de Cochi­nos para derro­car a los cas­tris­tas. Y es ese pre­ci­sa­men­te el mode­lo que hoy siguen los gru­pos arma­dos sirios: en mayo de 2012, los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios cuba­nos orga­ni­za­ron en Mia­mi una serie de semi­na­rios para entre­nar a sus homó­lo­gos sirios en la rea­li­za­ción de accio­nes de gue­rri­lla urba­na [9].

La CIA apli­ca los mis­mos méto­dos en todas par­tes. Fue por eso que los Con­tras sirios con­cen­tra­ron su accio­nar mili­tar en la crea­ción de bases fijas (aun­que nin­gu­na de ellas logró sobre­vi­vir, ni siquie­ra el emi­ra­to islá­mi­co de Baba Amro), en la rea­li­za­ción de sabo­ta­jes con­tra la eco­no­mía (des­truc­ción de la infra­es­truc­tu­ra e incen­dios inten­cio­na­les en las gran­des fábri­cas) y, final­men­te, en el terro­ris­mo (des­ca­rri­la­mien­to de tre­nes de pasa­je­ros, aten­ta­dos con autos-bom­ba en luga­res cén­tri­cos y ase­si­na­tos con­tra líde­res reli­gio­sos, polí­ti­cos y mili­ta­res).

Como con­se­cuen­cia de esas accio­nes, el sec­tor de la pobla­ción siria que, al prin­ci­pio de estos acon­te­ci­mien­tos, podía alber­gar algu­na sim­pa­tía hacia los gru­pos arma­dos cre­yen­do que estos repre­sen­ta­ban una alter­na­ti­va al régi­men actual, poco a poco ha ido ale­ján­do­se de ellos.

De mane­ra para nada sor­pren­den­te, la bata­lla de Damas­co con­sis­tió en hacer con­ver­ger hacia la capi­tal los 7 000 com­ba­tien­tes que se halla­ban dis­per­sos en el país y ejér­ci­tos de mer­ce­na­rios que esta­ban a la espe­ra en los paí­ses limí­tro­fes. Dece­nas de miles de Con­tras tra­ta­ron de pene­trar en Siria des­pla­zán­do­se simul­tá­nea­men­te en nume­ro­sas colum­nas de camio­ne­tas (pick-up) y pre­fi­rien­do atra­ve­sar el desier­to en vez de cir­cu­lar por las auto­pis­tas. Los bom­bar­deos aéreos fre­na­ron a una par­te de esos inva­so­res, que se vie­ron obli­ga­dos a regre­sar por don­de mis­mo vinie­ron. Otros, lue­go de apo­de­rar­se de varios pues­tos fron­te­ri­zos, logra­ron lle­gar has­ta la capi­tal, pero no encon­tra­ron allí el apo­yo popu­lar que espe­ra­ban. Por el con­tra­rio, la pro­pia pobla­ción guió a los sol­da­dos del ejér­ci­to nacio­nal en la tarea de iden­ti­fi­car­los y sacar­los de sus posi­cio­nes. Al final, los Con­tras tuvie­ron que batir­se en reti­ra­da y anun­cia­ron que, a fal­ta de tomar Damas­co, toma­rían Ale­po. Eso demues­tra que los par­ti­ci­pan­tes en las revuel­tas no son los habi­tan­tes de Damas­co ni los de Ale­po sino com­ba­tien­tes pro­ve­nien­tes del exte­rior.

En con­tras­te con la impo­pu­la­ri­dad de los gru­pos arma­dos, hay que seña­lar la popu­la­ri­dad del ejér­ci­to nacio­nal sirio y de las mili­cias de auto­de­fen­sa. El Ejér­ci­to Ára­be Sirio es un ejér­ci­to de reclu­tas, o sea un ejér­ci­to popu­lar. Resul­ta impen­sa­ble que ese ejér­ci­to pue­da ser uti­li­za­do como ins­tru­men­to de repre­sión polí­ti­ca. Des­de hace poco, el gobierno auto­ri­zó la for­ma­ción de mili­cias por barrios, y dis­tri­bu­yó armas a los ciu­da­da­nos que se com­pro­me­tie­ron a dedi­car 2 horas de su tiem­po a la defen­sa de su barrio, bajo las órde­nes de miem­bros del ejér­ci­to.

Pasan­do gato por lie­bre

En su épo­ca, al pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Ronald Reagan le cos­tó mucho tra­ba­jo pre­sen­tar a sus Con­tras como «revo­lu­cio­na­rios». Creó para ello una estruc­tu­ra de pro­pa­gan­da, el Buró de Diplo­ma­cia Públi­ca, cuya direc­ción puso en manos de Otto Reich [10]. Este últi­mo sobor­nó a perio­dis­tas en la mayo­ría de los gran­des medios de la pren­sa esta­dou­ni­den­se y de Euro­pa occi­den­tal para que into­xi­ca­ran al públi­co. Entre otras cosas, echó a rodar el rumor de los que san­di­nis­tas dis­po­nían de armas quí­mi­cas y que exis­tía el ries­go de que las uti­li­za­ran con­tra su pro­pio pue­blo. Hoy en día, la pro­pa­gan­da se diri­ge des­de la Casa Blan­ca, y lo hace el con­se­je­ro adjun­to para la segu­ri­dad nacio­nal a car­go de las comu­ni­ca­cio­nes estra­té­gi­cas, Ben Rho­des, quien está apli­can­do los mis­mos vie­jos méto­dos y nue­va­men­te ha recu­rri­do, con­tra al Assad, al rumor de las armas quí­mi­cas.

En cola­bo­ra­ción con el MI6 bri­tá­ni­co, Rho­des ha logra­do impo­ner una estruc­tu­ra fan­tas­ma como prin­ci­pal fuen­te de infor­ma­ción de las agen­cias de pren­sa occi­den­ta­les: el Obser­va­to­rio Sirio de los Dere­chos Huma­nos (OSDH). Los medios no han cues­tio­na­do nun­ca la cre­di­bi­li­dad de esta fir­ma, a pesar de que sus afir­ma­cio­nes han sido des­men­ti­das por los obser­va­do­res de la Liga Ára­be y por los obser­va­do­res de la ONU. Esa estruc­tu­ra fan­tas­ma, sin loca­les, per­so­nal ni cono­ci­mien­tos, se ha con­ver­ti­do inclu­so en LA fuen­te de infor­ma­ción de las can­ci­lle­rías euro­peas des­de que la Casa Blan­ca con­ven­ció a estas últi­mas de reti­rar de Siria a su per­so­nal diplo­má­ti­co.

Ben Rho­des orga­ni­zó tam­bién una serie de espec­tácu­los para perio­dis­tas en bus­ca de emo­cio­nes fuer­tes. Para ello se crea­ron dos turo­pe­ra­do­res, uno en el gabi­ne­te del pri­mer minis­tro tur­co Edo­gan y el segun­do en el gabi­ne­te del ex pri­mer minis­tro liba­nes Fouad Sinio­ra. Se invi­tó a los perio­dis­tas a entrar ile­gal­men­te en Siria con la ayu­da de guías con­tra­ta­dos al efec­to. Duran­te meses se estu­vo ofre­cien­do la posi­bi­li­dad de via­jar, des­de la fron­te­ra tur­ca, para visi­tar una aldea en la mon­ta­ña, don­de era posi­ble hacer sesio­nes foto­grá­fi­cas con los «revo­lu­cio­na­rios» y «com­par­tir la vida dia­ria de los com­ba­tien­tes». Pos­te­rior­men­te, a los más depor­ti­vos se les pro­po­nía un via­je des­de la fron­te­ra liba­ne­sa para ir a visi­tar el emi­ra­to islá­mi­co de Baba Amro.

Lo más extra­ño es que nume­ro­sos perio­dis­tas des­cu­brie­ron fal­si­fi­ca­cio­nes enor­mes, sin que ello los lle­va­ra a sacar con­clu­sión algu­na. Por ejem­plo, un céle­bre repor­te­ro foto­grá­fi­co fil­mó a los «revo­lu­cio­na­rios» de Baba Amro que­man­do neu­má­ti­cos para pro­du­cir un humo negro que daría la impre­sión de que el barrio esta­ba sien­do bom­bar­dea­do. Ese repor­te­ro trans­mi­tió las imá­ge­nes a tra­ves de Channel4 [11], pero siguió afir­man­do que había sido tes­ti­go del bom­bar­deo con­tra Baba Amro que repor­ta­ba el Obser­va­to­rio Sirio de los Dere­chos Huma­nos.

Por su par­te, el New York Times reve­ló que fotos e imá­ge­nes de video trans­mi­ti­das por el ser­vi­cio de pren­sa del Ejér­ci­to Sirio Libre en las que apa­re­cen sus vale­ro­sos com­ba­tien­tes fue­ron mon­ta­das como una obra de tea­tro [12]. Las armas que apa­re­cen en esas imá­ge­nes son en reali­dad jugue­tes que repro­du­cen armas reales. A pesar de ello, el New york Times no pone en duda la exis­ten­cia de un ejér­ci­to de deser­to­res que con­ta­ría con unos 100 000 hom­bres.

Siguien­do un esque­ma clá­si­co, los perio­dis­tas pre­fie­ren men­tir antes que reco­no­cer que han sido mani­pu­la­dos. Des­pués de ser enga­ña­dos una vez, siguen par­ti­ci­pan­do, ya cons­cien­te­men­te, en el desa­rro­llo de la men­ti­ra a pesar de haber­la des­cu­bier­to. Que­da por saber si uste­des, lec­to­res de este artícu­lo, tam­bién pre­fie­ren mirar para otro lado o apo­yar al pue­blo sirio fren­te a la agre­sión de los Con­tras.

Thierry Meys­san

26 de julio de 2012

Fuen­te El-Akh­bar (Algé­rie)

http://​www​.vol​tai​re​net​.org/​E​j​e​r​c​i​t​o​-​S​i​r​i​o​-​L​i​b​r​e​#​nh1

[1] Con­tra­ria­men­te a lo que se ha afir­ma­do, la pla­za Tah­rir no es la más gran­de del Cai­ro. Fue esco­gi­da úni­ca­men­te por razo­nes de mar­ke­ting, ya que la pala­bra ára­be Tah­rir se tra­du­ce a los idio­mas euro­peos como Liber­tad. Es evi­den­te que no fue­ron los egip­cios quie­nes esco­gie­ron ese sím­bo­lo ya que la len­gua ára­be tie­ne dife­ren­tes tér­mi­nos para desig­nar la Liber­tad. El tér­mino ára­be Tah­rir hace refe­ren­cia a la liber­tad con­ce­di­da, no a la liber­tad con­quis­ta­da.

[2] Al trans­cri­bir el nom­bre del señor Syda, la pren­sa occi­den­tal agre­ga una «a» para evi­tar la con­fu­sión con la enfer­me­dad del mis­mo nom­bre. NdlR.

[3] «Pre­me­di­ta­ción» es un tér­mino de uso común en dere­cho cri­mi­nal. En polí­ti­ca, el tér­mino más ade­cua­do sería «com­plot», pero el autor se ha abs­te­ni­do de uti­li­zar­lo debi­do a la reac­ción his­té­ri­ca que sus­ci­ta esa pala­bra entre quie­nes creen que la polí­ti­ca occi­den­tal es trans­pa­ren­te y demo­crá­ti­ca. NdlR.

[4] «Washing­ton a rédi­gé une nou­ve­lle cons­ti­tu­tion pour la Syrie», Réseau Vol­tai­re, 21 de julio de 2012.

[5] «Les « Amis de la Syrie » se par­ta­gent l’économie syrien­ne avant de l’avoir con­qui­se», por Ger­man Foreign Policy, tra­duc­ción de Hori­zons et débats, Réseau Vol­tai­re, 14 de junio de 2012.

[6] Shar­jah es uno de los sie­te emi­ra­tos que com­po­nen los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos

[7] «L’Armée syrien­ne libre est com­man­dée par le gou­ver­neur mili­tai­re de Tri­po­li», por Thierry Meys­san, Réseau Vol­tai­re, 18 de diciem­bre de 2011.

[8] Para más deta­lles, ver «La Con­tre-révo­lu­tion au Pro­che-Orient», por Thierry Meys­san, Kom­so­mols­ka­ya Pravda/​Réseau Vol­tai­re, 11 de mayo de 2011.

[9] «L’opposition syrien­ne prend ses quar­tiers d’été à Mia­mi», por Agen­cia Cuba­na de Noti­cias, Jean Guy Allard, Réseau Vol­tai­re, 25 de mayo de 2012.

[10] «Otto Reich et la con­tre-révo­lu­tion», por Arthur Lepic, Paul Laba­ri­que, Réseau Vol­tai­re, 14 de mayo de 2004.

[11] «Syria’s video jour­na­lists battle to telle the ’truth’», Channel4, 27 de mar­zo de 2011.

[12] “Syrian Libe­ra­tors, Bea­ring Toy Guns”, por C. J. Chi­vers, The New York Times, 14 de junio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *