Depor­te de masas y nacio­na­lis­mo espa­ñol- Sare Antifaxista

Estri­ca­lla * E.H
El nacio­na­lis­mo espa­ñol uti­li­za el fút­bol, la con­ti­nua­ción de la gue­rra por otros medios, y el depor­te de com­pe­ti­ción como expo­nen­tes de su ideología.

El nacio­na­lis­mo espa­ñol exis­te, pese a la esqui­zo­fre­nia en la que viven la mayo­ría de nacio­na­lis­tas his­pa­nos que tra­tan de negar su con­di­ción de nacio­na­lis­tas, a la vez de reco­no­cer una sola nación: Espa­ña,… fren­te a las nacio­na­li­da­des his­tó­ri­cas, auto­no­mías, regiones.…o como ellos quie­ran lla­mar­las. Es una ideo­lo­gía tras­ver­sal per­fec­ta­men­te estruc­tu­ra­da y desa­rro­lla­da polí­ti­ca­men­te. No es un sen­ti­mien­to, repe­ti­mos es una ideología.

Den­tro del nacio­na­lis­mo espa­ñol con­vi­ven dos fami­lias: Libe­ra­les y ultra­mon­ta­nos. Dos caras de una mis­ma mone­da. La Idea de Espa­ña es la base del nacio­na­lis­mo espa­ñol sobre la que pisa todo el espec­tro poli­ti­co espa­ñol des­de la ultra­de­re­cha his­pá­ni­ca has­ta algu­nos gru­pos de extremaizquierda.
El nacio­na­lis­mo espa­ñol es un nacio­na­lis­mo débil ya que des­de hace déca­das y de for­ma tor­ti­ce­ra una par­te impo­ne a la otra par­te su sím­bo­lo­gía patriotera.

Para el nacio­na­lis­mo espa­ñol los enemi­gos no sólo estan fue­ra de casa. El Enemi­go Inte­rior, el peor y a la vez más ase­qui­ble» , es el chi­vo expia­to­rio sobre el que des­car­gar todas las cul­pas… sobre musul­ma­nes, judios, con­ver­sos, «bru­jas», «afran­ce­sa­dos», roman­ti­cos, obre­ros y cam­pe­si­nos, inte­lec­tua­les, «rojos», lai­cos, inde­pen­den­tis­tas, …ha recaí­do algu­na vez a lo lar­go de la introhis­to­ria his­pa­na la pesa­da losa de la into­le­ran­cia y la per­se­cu­ción. Y para la mayo­ría tam­bién el exilio.

Nacio­na­lis­tas espa­ño­les aun­que ellos no lo sepan, los hay de muchos pela­jes: hemos vis­to heavys con ban­de­ras de Espa­ña en los con­cier­tos, pun­kis y hard­co­res hablan­do de las vir­tu­des de la patria, ácra­tas roji­gual­dos, repu­bli­ca­nos espa­ño­la­zos, roc­ke­ros y esta­ta­les… no hay que ser un fran­quis­ta recal­ci­tran­te para ser un patrio­ta español.

Para el nacio­na­lis­mo espa­ñol no hay dife­ren­cias de cla­se, solo hay «espa­ño­les de bien y bue­na volun­tad» y los demás. Patrio­tas y afran­ce­sa­dos. Fie­les y des­afec­tos. Espa­ño­les y sepa­ra­tis­tas. Cris­tia­nos vie­jos y con­ver­sos. Una heren­cia más del Tri­bu­nal de la San­ta Inquisición.
En una socie­dad de cada vez más gran­des dife­ren­cias socia­les, el nacio­na­lis­mo espa­ñol pre­ten­de cohe­sio­nar a obre­ros, empre­sa­rios, pobres, pijos, cata­la­nes, eus­kal­du­nes, gale­gos, oli­gar­quia y lum­pem­pro­le­ta­ria­do.… entorno al apa­ren­te úni­co ele­men­to de iden­ti­fi­ca­ción común: «La Roja».
La Roja no es la selec­ción espa­ño­la, es la Selec­ción. Y cuan­do gana, gana Espa­ña, el país, el Esta­do. Quien se iden­ti­fi­ca fer­vien­te­men­te con el nacio­na­lis­mo depor­ti­vo espa­ñol y sus sím­bo­los como «La Roja» se iden­ti­fi­ca­rá mas facil­men­te con otros sím­bo­los del Esta­do menos atrac­ti­vos. Los depor­tes de masas tie­nen un fuer­te valor sim­bó­li­co y de iden­ti­fi­ca­ción des­de el pri­mer ter­cio del pasa­do siglo, y esto no esca­pa a la aten­ción de los polí­ti­cos y el poder.

Espa­ña no es una nación de nacio­nes, es una macro­car­cel de Pueblos.

Narrar las vic­to­rias y derro­tas de los suyos como haza­ñas béli­cas y ala­bar a los juga­do­res como autén­ti­cos héroes des­pués de la bata­lla, se hace con la inten­ción de reno­var el «ima­gi­na­rio patrio» con nue­vas ges­tas e ído­los con­ti­nua­do­res de una tra­di­ción his­tó­ri­ca y que sir­van de refe­ren­cia para gene­ra­cio­nes futuras.

Her­ma­nos y her­ma­nas, hard­co­res, punks, roc­ke­ros de dis­tin­tos pela­jes, sí tam­bién rape­ros y grun­ges, o lo que que­de de ellos; hijos en defi­ni­ti­va de la sub­cul­tu­ra que nos libe­ra del tedio dia­rio y de una vida coti­dia­na vacia de vida, sabed que si os habeis suma­do a este tsu­na­mi patrio­te­ro dejais el lado oscu­ro para ser una puta cari­ca­tu­ra más de este paté­ti­co espec­tácu­lo. Que os jodan, voso­tros veréis con quien os jun­tais para hacer la farra, noso­tros pasa­mos de «la roja».

No es depor­te. Es la guerra!!
Y Car­ta­go debe ser destruida.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *