¿Qué sali­da a la cri­sís?- Iña­ki Gil de San Vicen­te

Nota: tex­to escri­to para la revis­ta Herria 2000 Eli­za.

1.- LA NECESIDAD DEL ESTADO VASCO

Antes de entrar a res­pon­der a esta pre­gun­ta, debe­mos decir cla­ra­men­te que para salir par­cial­men­te de la cri­sis que azo­ta al capi­ta­lis­mo el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co nece­si­ta con­quis­tar poder socio­eco­nó­mi­co, es decir, poder polí­ti­co. Esta es la con­di­ción inex­cu­sa­ble y pri­me­ra sin la cual no tie­ne sen­ti­do cual­quier res­pues­ta a la pre­gun­ta que enca­be­za este artícu­lo. ¿Por qué nece­si­ta­mos un poder polí­ti­co? Por una razón ele­men­tal, a saber, las cri­sis eco­nó­mi­cas, cual­quie­ra de ellas, tie­nen cau­sas esen­cial­men­te endó­ge­nas, inter­nas a las con­tra­dic­cio­nes estric­ta­men­te eco­nó­mi­cas, pero a la vez, dia­léc­ti­ca­men­te, la sali­da de cual­quie­ra de ellas es y debe ser una sali­da polí­ti­ca. La dia­léc­ti­ca entre cau­sas endó­ge­nas y sali­das polí­ti­cas se expli­ca, pri­me­ro, por el hecho de que toda cri­sis se incu­ba con carác­ter de nece­si­dad, es decir, de res­trin­gi­da efec­ti­vi­dad de la medi­das polí­ti­cas, por ejem­plo del key­ne­sia­nis­mo; y segun­do y des­pués, por el hecho de que toda cri­sis agu­di­za deter­mi­na­das con­tra­dic­cio­nes socia­les, estre­cha y fusio­na aún más las cone­xio­nes no visi­bles entre lo eco­nó­mi­co y lo polí­ti­co, siem­pre exis­ten­tes pero no visi­bles, de modo que cuan­do la cri­sis, la que fue­ra, se agu­di­za tam­bién lo hace la polí­ti­ca a ella uni­da, la que fue­se. Cuan­do se tra­ta de una cri­sis «nue­va» como la actual, enton­ces es toda la estruc­tu­ra polí­ti­ca pre­exis­ten­te a la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca la que cru­je y se cuar­tea, hacien­do urgen­te la nece­si­dad de un cam­bio de orien­ta­ción polí­ti­ca.

Esta es la cons­tan­te lec­ción teó­ri­ca extraí­da des­de la con­si­de­ra­da como pri­me­ra cri­sis finan­cie­ra en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo comer­cial a comien­zos de 1637, por no retro­ce­der a las quie­bras finan­cie­ras del siglo XVI. Des­de enton­ces, y sobre todo des­de que la esta­dís­ti­ca per­mi­tió seguir las regu­la­ri­da­des de las cri­sis en el capi­ta­lis­mo indus­trial de comien­zos del siglo XIX, el con­te­ni­do polí­ti­co de las medi­das anti­cri­sis ha que­da­do una y otra vez con­fir­ma­do. Y hablar de solu­cio­nes polí­ti­cas es hablar de poder, del sufi­cien­te poder como para inter­ve­nir en las entra­ñas de la cri­sis, orien­tan­do su evo­lu­ción. Pue­den ser pode­res peque­ños, de asam­bleas obre­ras y popu­la­res apo­ya­das por orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les, popu­la­res, etc., para resol­ver la cri­sis de una empre­sa según los intere­ses de la mayo­ría social; pue­den ser los pode­res muni­ci­pa­les o fora­les para inter­ve­nir sobre la cri­sis más exten­di­da, o pue­den lle­gar a ser los pode­res auto­nó­mi­cos. Pero des­de un prin­ci­pio, al ins­tan­te, cho­ca­mos con la cues­tión del Esta­do como cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de las medi­das socio­eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, inter­na­cio­na­les, etc., demo­crá­ti­ca­men­te deci­di­das para inter­ve­nir en la par­te más super­fi­cial, gra­ve y urgen­te de la cri­sis. Pero es obvio que no tene­mos ese urgen­te e impres­cin­di­ble poder esta­tal vas­co.

La dia­léc­ti­ca entre eco­no­mía y polí­ti­ca se plas­ma en el fun­da­men­tal papel que ha juga­do el Esta­do en el naci­mien­to y expan­sión del capi­ta­lis­mo, tema que sola­men­te pode­mos ana­li­zar aquí en la expe­rien­cia vas­ca. Los Esta­dos espa­ñol y fran­cés fue­ron deci­si­vos para la vic­to­ria polí­ti­ca del modo capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción en nues­tro país. Enten­de­mos por vic­to­ria polí­ti­ca bur­gue­sa la derro­ta defi­ni­ti­va del mode­lo socio­eco­nó­mi­co y socio­po­lí­ti­co del Régi­men Foral Vas­co que venía sien­do sis­te­má­ti­ca­men­te ata­ca­do des­de la irrup­ción de la bur­gue­sía comer­cial y des­de el expan­sio­nis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol y fran­cés, allá por los siglos XIV-XV. La vic­to­ria polí­ti­ca bur­gue­sa defi­ni­ti­va nece­si­tó de suce­si­vas inva­sio­nes mili­ta­res fran­co-espa­ño­las, apo­ya­das inter­na­men­te por frac­cio­nes de las cla­ses domi­nan­tes vas­cas. Ha sido esta diná­mi­ca nacio­nal de cla­se pre­bur­gue­sa y bur­gue­sa la que aho­ra nos impi­de dis­po­ner de un Esta­do vas­co inde­pen­dien­te, y la que, a la inver­sa, nos ha impues­to e impo­ne dos sen­dos Esta­dos opre­so­res que diri­gen abso­lu­ta­men­te lo esen­cial de la eco­no­mía vas­ca.

2.- LAS ALTERNATIVAS BURGUESAS

Digo que no pode­mos avan­zar en la res­pues­ta a la pre­gun­ta sobre las sali­das a la cri­sis si pre­via­men­te no recor­da­mos la exis­ten­cia del poder socio­po­lí­ti­co por­que las mis­mas teo­rías y defi­ni­cio­nes de eco­no­mía, de capi­ta­lis­mo, de socie­dad, de explo­ta­ción, etc., están mar­ca­das por la influen­cia del Esta­do fran­co-espa­ñol, de su poder ideo­ló­gi­co, edu­ca­ti­vo, cul­tu­ral, repre­sor. Y cuan­do habla­mos de poder socio­po­lí­ti­co tam­bién tene­mos que hablar de poder patriar­co-bur­gués, de poder de opre­sión nacio­nal e impe­ria­lis­ta, en todas sus for­mas. Por ejem­plo, las defi­ni­cio­nes de cri­sis, estan­ca­mien­to, ciclo, infla­ción, estan­fla­ción, rece­sión, depre­sión, recu­pe­ra­ción, PIB, valor, valor aña­di­do, ganan­cia, pre­cio, o sea, la defi­ni­ción de “eco­no­mía polí­ti­ca” está muy influen­cia­da por la domi­na­ción ideo­ló­gi­ca bur­gue­sa, inse­pa­ra­ble del poder de su Esta­do, y este pro­ble­ma se agu­di­za si pen­sa­mos en la supues­ta “neu­tra­li­dad axio­ló­gi­ca” y polí­ti­ca de los méto­dos esta­dís­ti­cos, deci­si­vos en eco­no­mía, y en reali­dad nada neu­tra­les. Habla­mos del para­dig­ma ideo­ló­gi­co-polí­ti­co bur­gués refor­za­do en todo momen­to por el Esta­do de esta cla­se pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas mate­ria­les e inma­te­ria­les.

Rea­li­za­da esta míni­ma e impres­cin­di­ble des­in­to­xi­ca­ción teó­ri­ca, el siguien­te paso es el de acla­rar que las cri­sis no son for­tui­tas y acci­den­ta­les, casua­les, o pro­vo­ca­das por los “erro­res” de la admi­nis­tra­ción y/​o por el egoís­mo y la psi­co­lo­gía huma­nas. Las cri­sis son recu­rren­tes e inevi­ta­bles por­que siem­pre laten y bullen en las entra­ñas del capi­ta­lis­mo debi­do a sus con­tra­dic­cio­nes inhe­ren­tes. Esta nece­si­dad gené­ti­co-estruc­tu­ral, obje­ti­va, se mate­ria­li­za cada deter­mi­na­do tiem­po en cri­sis dife­ren­tes en lo his­tó­ri­co-gené­ti­co, res­pon­dien­do a una com­ple­ja inter­ac­ción de fac­to­res secun­da­rios, con­tin­gen­tes, par­ti­cu­la­res en cada país, pero idén­ti­cas en el fon­do en todos ellos. Las cri­sis son inevi­ta­bles en su esen­cia pero varia­bles en su for­ma. Esto hace que las solu­cio­nes deban variar en lo acci­den­tal pero man­te­nien­do lo bási­co, a saber: aumen­tar la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo por el capi­tal y aumen­tar la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les en menos manos. Si estos méto­dos fallan, la bur­gue­sía recu­rre a vio­len­cias más bru­ta­les, como las gue­rras. Como se apre­cia, el Esta­do de cla­se es deci­si­vo para aumen­tar la explo­ta­ción y la con­cen­tra­ción, y para apli­car la vio­len­cia reac­cio­na­ria, explo­ta­do­ra. Por tan­to, las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras opri­mi­das, sin Esta­do, esta­mos total­men­te inde­fen­sas.

Las dife­ren­cias for­ma­les, aun sien­do impor­tan­tes, en los méto­dos apli­ca­dos por los Esta­dos para paliar la cri­sis actual, radi­can en dos gran­des tác­ti­cas inser­tas en la mis­ma estra­te­gia. Un méto­do es la de salir de la cri­sis pagan­do la deu­da públi­ca y pri­va­da a cual­quier pre­cio, sobre todo des­car­gán­do­la sobre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y la vie­ja peque­ña bur­gue­sía. Se pri­va­ti­za lo que que­da de sec­to­res públi­cos, de bie­nes colec­ti­vos, de gas­to e inver­sión social; se aumen­tan los impues­tos al con­su­mo, los copa­gos y las car­gas de todo tipo al pue­blo: se tra­ta de vol­ver al neo­li­be­ra­lis­mo ante­rior a 2007 pero a lo sumo y no siem­pre, con lige­ros cam­bios cos­mé­ti­cos en los con­tro­les de la pira­te­ría del capi­tal finan­cie­ro-indus­trial de altas tec­no­lo­gías, es decir, algo pare­ci­do a con­ver­tir a los pira­tas en cor­sa­rios finan­cie­ros, que pue­den saquear al pue­blo pero entre­gan­do una mayor can­ti­dad del expo­lio a las arcas del Esta­do. El sal­va­jis­mo de este ata­que exi­ge de medi­das repre­si­vas más duras que las ante­rio­res, medi­das pre­ven­ti­vas y disua­so­rias, pero sobre todo prác­ti­cas. Todo retro­ce­so en los dere­chos socia­les debe ir acom­pa­ña­do por el retro­ce­so demo­crá­ti­co corres­pon­dien­te.

El otro méto­do, es el de reavi­var una espe­cie de neo­kei­ne­sia­nis­mo basa­do en un gas­to públi­co más con­tro­la­do, con una tasa de infla­ción ase­qui­ble, con una nego­cia­ción sobre la deu­da que alar­gue los pla­zos del pago para dedi­car así par­te de los intere­ses a la inver­sión pro­duc­ti­va, en el sec­tor públi­co y en ayu­das al pri­va­do para crear pues­tos de tra­ba­jo que reduz­can la tasa de des­em­pleo y ace­le­ren la cir­cu­la­ción de capi­ta­les, etc. Se tra­ta de vol­ver en par­te al ini­cio de los «trein­ta glo­rio­sos» pero en las con­di­cio­nes mun­dia­les pre­sen­tes, tan dife­ren­tes a las de enton­ces. En este méto­do, el capi­tal finan­cie­ro y la eco­no­mía sumer­gi­da han de estar más con­tro­la­dos que en el ante­rior, aun­que sin coar­tar en exce­so la «liber­tad del mer­ca­do». No hace fal­ta decir que son múl­ti­ples las mez­clas posi­bles entre ambos méto­dos. Pero nin­gu­na de ellas pue­de lle­var­se a cabo sin la inter­ven­ción pla­ni­fi­ca­da y deci­di­da del poder esta­tal bur­gués.

3.- LA ALTERNATIVA SOCIALISTA

Sin embar­go exis­te otra alter­na­ti­va dife­ren­te, la socia­lis­ta. ¿En qué con­sis­te? Pri­me­ro, en un cam­bio de para­dig­ma: las cri­sis esta­lla­rán mien­tras no se aca­be con la dic­ta­du­ra del capi­tal. Por tan­to, de lo que se tra­ta es de ir crean­do islo­tes, espa­cios redu­ci­dos, zonas libe­ra­das de otra eco­no­mía, la soli­da­ria, allí en don­de el pue­blo tra­ba­ja­dor con­quis­te espa­cios sufi­cien­tes de poder: barrios, talle­res, escue­las, fábri­cas, ayun­ta­mien­tos, dipu­tacio­nes. Median­te coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción y con­su­mo, con eco­no­mía social, ayu­da mutua, ban­cos de tiem­po, recu­pe­ra­cio­nes de empre­sas, empre­sas públi­cas, prés­ta­mos públi­cos, nue­vos yaci­mien­tos de tra­ba­jo, repar­to del tra­ba­jo y reduc­ción de su jor­na­da, impues­tos direc­tos a la pro­pie­dad, des­gra­va­cio­nes a la crea­ción de empleo, inver­sio­nes en I+D+i, crea­ción de ban­ca públi­ca demo­crá­ti­ca­men­te diri­gi­da, mejo­ras sala­ria­les y socia­les, etc., con estos pri­me­ros pasos se pue­den redu­cir casi total­men­te los cos­tos socia­les de la cri­sis, aumen­tar la auto­con­fian­za popu­lar y su hege­mo­nía social, debi­li­tar a la bur­gue­sía.

Aho­ra bien, por cuan­to se tra­ta de embrio­nes muy bási­cos y ais­la­dos del socia­lis­mo, su debi­li­dad es extre­ma, pudien­do sobre­vi­vir y cre­cer sólo si el pue­blo tra­ba­ja­dor man­tie­ne una deci­di­da ofen­si­va social, lo que nos lle­va a la segun­da carac­te­rís­ti­ca: son con­quis­tas siem­pre al bor­de de la derro­ta, nece­si­tan­do de nue­vos avan­ces y de más poder popu­lar. Esta es la expe­rien­cia his­tó­ri­ca. La vía socia­lis­ta nun­ca esta­rá rela­ti­va­men­te segu­ra si no enraí­za más y más en el pue­blo, si no se extien­de en detri­men­to del capi­tal. Habla­mos de lucha de cla­ses. Por ejem­plo, la recu­pe­ra­cio­nes de empre­sas, las coope­ra­ti­vas, la polí­ti­ca fis­cal pro­gre­sis­ta, el sec­tor públi­co cre­cien­te, la lucha con­tra la eco­no­mía sumer­gi­da y el con­trol estric­to de las finan­zas, la lucha con­tra la fuga de capi­ta­les, los dere­chos de con­trol, coges­tión y auto­ges­tión obre­ra y popu­lar, todo esto es lucha de cla­ses, es decir, lucha entre pode­res enemi­gos, uno de los cua­les, el bur­gués, dis­po­ne toda­vía del apa­ra­to esta­tal fran­co-espa­ñol, mien­tras que el poder popu­lar vas­co sólo de ayun­ta­mien­tos y una dipu­tación. Lucha des­igual que si se detie­ne, retro­ce­de en bene­fi­cio del explo­ta­dor. Pura e inevi­ta­ble dia­léc­ti­ca.

Por esto mis­mo, aquí debe­mos tocar la ter­ce­ra carac­te­rís­ti­ca ya anun­cia­da al hablar de hege­mo­nía. El pue­blo tra­ba­ja­dor nece­si­ta expan­dir su hege­mo­nía entre las fran­jas inter­me­dias, en la vie­ja y nue­va peque­ña bur­gue­sía. El movi­mien­to socia­lis­ta ha defen­di­do esta idea bási­ca des­de la mitad del siglo XIX. En un con­tex­to de opre­sión nacio­nal, la hege­mo­nía popu­lar se basa en un mode­lo nacio­nal pro­gre­sis­ta, radi­cal­men­te demo­crá­ti­co e inde­pen­den­tis­ta. La peque­ña bur­gue­sía es una cla­se timo­ra­ta, egoís­ta, inde­ci­sa. Tien­de a obe­de­cer a un poder fuer­te, auto­ri­ta­rio y has­ta dic­ta­to­rial si no es con­ven­ci­da en los hechos de que su suer­te va uni­da a la de un blo­que nacio­nal demo­crá­ti­co, lo que en teo­ría mar­xis­ta se defi­ne como blo­que his­tó­ri­co, el úni­co que pue­de con­quis­tar el Esta­do inde­pen­dien­te. Y aquí es vital que la hege­mo­nía popu­lar dis­pon­ga tam­bién de un atra­yen­te mode­lo de des­co­ne­xión pau­la­ti­na del mer­ca­do impe­ria­lis­ta y de cone­xión a otro mer­ca­do inter­na­cio­nal más jus­to y equi­ta­ti­vo, que absor­ba la pro­duc­ción vas­ca sin caer en la dic­ta­du­ra euro­ale­ma­na y nor­te­ame­ri­ca­na. Unir la inde­pen­den­cia a la des­co­ne­xión del capi­tal finan­cie­ro, es deci­si­vo para lograr la hege­mo­nía.

Pero aho­ra lle­ga­mos al pun­to cuar­to, al crí­ti­co: nada de lo ante­rior sobre­vi­vi­rá si no se logra el Esta­do vas­co, es decir, podre­mos paliar los peo­res efec­tos de la cri­sis en bene­fi­cio del pue­blo, e inclu­so recu­pe­rar un poco la tasa de cre­ci­mien­to de un capi­ta­lis­mo vas­co podri­do inter­na­men­te por el avan­ce de los islo­tes socia­les y por el cre­cien­te poder popu­lar, pero segui­rá sien­do eco­no­mía capi­ta­lis­ta, o sea, más tem­prano que tar­de vol­ve­rán las cri­sis y con ellas, o antes inclu­so, las con­tra­ofen­si­vas sal­va­jes de la gran bur­gue­sía para rom­per al blo­que his­tó­ri­co, atraer hacia ella a la peque­ña bur­gue­sía y aplas­tar al pue­blo tra­ba­ja­dor. La cri­sis del capi­ta­lis­mo azu­za al extre­mo las nece­si­da­des de la sobre­ex­plo­ta­ción, del euro­im­pe­ria­lis­mo y de la sumi­sión de las bur­gue­sías débi­les a las más fuer­tes. Has­ta aho­ra, no exis­te expe­rien­cia algu­na que ava­le la creen­cia de que la media­na bur­gue­sía auto­no­mis­ta y regio­na­lis­ta vaya a sacri­fi­car volun­ta­ria­men­te su pro­pie­dad pri­va­da en aras de la inde­pen­den­cia socia­lis­ta vas­ca, del mis­mo modo que no exis­te nin­gu­na otra expe­rien­cia así en el mun­do. Y todo indi­ca, has­ta aho­ra, que no sere­mos la pri­me­ra excep­ción que con­fir­me la regla. ¿Enton­ces?: for­ta­le­cer al máxi­mo al pue­blo tra­ba­ja­dor.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 13-05-2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *