Dome­ni­co Losur­do: La lucha de cla­ses, en ple­na vigen­cia

Por mucho que el neo­li­be­ra­lis­mo y las filo­so­fías aso­cia­das –sobre todo, el rela­ti­vis­mo post­mo­derno- hayan pre­ten­di­do arrum­bar­la. A refle­xio­nar sobre “Ideo­lo­gía y lucha de cla­ses en el siglo XXI” ha dedi­ca­do Losur­do la sesión inau­gu­ral de la Uni­ver­si­dad de Verano de Socia­lis­mo 21 y El Vie­jo Topo, que en su pri­me­ra edi­ción lle­va por títu­lo “Poder, ideo­lo­gía y medios de comu­ni­ca­ción”.

Losur­do ha recor­da­do cómo, con ojos de hoy, “pode­mos son­reír” al leer los argu­men­tos con los que filó­so­fos como Dah­ren­dorf o Haber­mas refu­ta­ban la idea mar­xis­ta de lucha de cla­ses. Así, Jür­gen Haber­mas seña­la­ba que con­ser­va­do­res y labo­ris­tas (o libe­ra­les y social­de­mó­cra­tas) coin­ci­dían en su momen­to en la defen­sa del esta­do social. No había con­tra­dic­ción ideo­ló­gi­ca ni, por tan­to, lucha de cla­ses. “Con todos mis res­pe­tos, este argu­men­to es una ton­te­ría”, res­pon­de Losur­do. Y se pre­gun­ta: “¿Cómo nace en Euro­pa occi­den­tal (en Esta­dos Uni­dos nun­ca exis­tió) el esta­do social? Sin duda, es un pro­duc­to de la lucha de cla­ses; en nin­gún caso una con­ce­sión gra­cio­sa de las cla­ses domi­nan­tes”.

“¡Cómo han enve­je­ci­do estos dis­cur­sos sobre el final de la lucha de cla­ses!”, ha excla­ma­do el filó­so­fo ita­liano, quien recuer­da ade­más cómo Haber­mas reco­no­cía años des­pués en un artícu­lo que el capi­ta­lis­mo, al dejar de tener com­pe­ti­dor, ya no se preo­cu­pa por ocul­tar su ros­tro real. El filó­so­fo ale­mán, así pues, se des­men­tía. Las refle­xio­nes de Frie­drich Von Hayek –uno de los gran­des patro­nes del neo­li­be­ra­lis­mo y guía eco­nó­mi­co de la admi­nis­tra­ción Reagan- tam­bién reco­no­cen implí­ci­ta­men­te la exis­ten­cia de la lucha de cla­ses.

Y esto es así al vin­cu­lar los dere­chos eco­nó­mi­cos y socia­les inclui­dos en la Car­ta de los Dere­chos Huma­nos de 1948 (tra­ba­jo, ins­truc­ción y salud, entre otros) a la revo­lu­ción sovié­ti­ca. Es decir, según Hayek no se tra­ta de dere­chos cuya exis­ten­cia deba reco­no­cer­se, sino una crea­ción de la revo­lu­ción de 1917. “Implí­ci­ta­men­te Hayek nos está dicien­do que la lucha de cla­ses desa­rro­lla­da en Rusia per­mi­tió la con­quis­ta de estos dere­chos socio­eco­nó­mi­cos”, expli­ca Dome­ni­co Losur­do. Ade­más, “cuan­do nos dice que estos dere­chos han de erra­di­car­se, no es por fal­ta de recur­sos para garan­ti­zar­los, sino sim­ple­men­te por­que pien­sa que no exis­ten. Y es esto pre­ci­sa­men­te lo que está pasan­do hoy: asis­ti­mos al fin del esta­do social”.

Pro­fe­sor de Filo­so­fía de la His­to­ria en la Uni­ver­si­dad de Urbi­na, Losur­do ha escri­to dos obras fun­da­men­ta­les: “Con­tra­his­to­ria del Libe­ra­lis­mo” (“El Vie­jo Topo, 2007) y “Sta­lin. His­to­ria y crí­ti­ca de una leyen­da negra” (El Vie­jo Topo, 2011). Su prin­ci­pal ámbi­to de inves­ti­ga­ción es la filo­so­fía polí­ti­ca clá­si­ca ale­ma­na (de Kant a Marx). Tam­bién ha estu­dia­do con hon­du­ra a Nietz­sche y las ideas de Hei­deg­ger en rela­ción con la gue­rra.

Sín­to­mas de la vigen­cia de la lucha de cla­ses en el siglo XXI. Losur­do sub­ra­ya que ha retor­na­do la figu­ra del “wor­king poor” (tra­ba­ja­dor pobre), habi­tual en el siglo XVIII y prin­ci­pios del XIX. Se tra­ta de per­so­nas que, a pesar de con­tar con un pues­to de tra­ba­jo, no dis­po­nen de recur­sos sufi­cien­tes para vivir. A ellos hay que agre­gar los para­dos y los exclui­dos. Pero tam­bién en el ámbi­to de la polí­ti­ca pue­de adver­tir­se la lucha de cla­ses. “Por ejem­plo, en la com­pe­ten­cia elec­to­ral”, apun­ta el filó­so­fo ita­liano. “El peso de la rique­za es tal hoy en día, que asis­ti­mos a situa­cio­nes simi­la­res a las del siglo XIX, don­de exis­tía la dis­cri­mi­na­ción cen­si­ta­ria, es decir, sólo se tenían dere­chos polí­ti­cos si se alcan­za­ba un nivel de ren­ta deter­mi­na­do”. Ade­más, hace una déca­da Losur­do ya habla­ba de un “mono­par­ti­dis­mo com­pe­ti­ti­vo”, con for­ma­cio­nes polí­ti­cas que repre­sen­ta­ban a la mis­ma bur­gue­sía y exhi­bían la mis­ma ideo­lo­gía neo­li­be­ral.

Pero Dome­ni­co Losur­do insis­te en que cons­ti­tu­ye un serio error redu­cir la lucha de cla­ses (y otras cate­go­rías tra­di­cio­na­les del mar­xis­mo, como el impe­ria­lis­mo y el colo­nia­lis­mo) a los pro­ble­mas de la Euro­pa occi­den­tal. “Hay que enten­der la lucha de cla­ses a nivel mun­dial”, sen­ten­cia. Por ejem­plo, en Pales­ti­na, “don­de con­ti­núa el colo­nia­lis­mo en su for­mu­la­ción más clá­si­ca, es decir, la colo­ni­za­ción de un terri­to­rio y sus habi­tan­tes; se da en Pales­ti­na un pro­ce­so pare­ci­do al que Marx sub­ra­ya­ba en Irlan­da: la expro­pia­ción de tie­rras por par­te de los colo­nos ingle­ses (en el caso pales­tino, de los israe­líes); ade­más, igual que en Irlan­da, la cues­tión social se pre­sen­ta en Pales­ti­na como una lucha de libe­ra­ción nacio­nal”.

Losur­do recu­rre habi­tual­men­te a los para­le­lis­mos his­tó­ri­cos, aun­que con las sal­ve­da­des y los mati­ces que impo­nen los sal­tos en el tiem­po. Por ejem­plo, al abor­dar la lucha de cla­ses en Amé­ri­ca Lati­na se retro­trae a la Doc­tri­na Mon­roe y a los desig­nios del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Theo­do­re Roo­se­velt, que en 1904 ya plan­teó que Esta­dos Uni­dos debía ejer­cer de poli­cía inter­na­cio­nal en Amé­ri­ca Lati­na. “El obje­ti­vo, hoy, es tam­bién qui­tar­se de enci­ma la bota nor­te­ame­ri­ca­na”, sub­ra­ya el pro­fe­sor de Filo­so­fía de la His­to­ria. Y para ello resul­ta capi­tal la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca. El vice­pre­si­den­te de Boli­via, Álva­ro Gar­cía Line­ra, lan­zó en 2006 la pro­cla­ma “indus­tria­li­za­ción o muer­te”, igual que Mao advir­tió poco antes del triun­fo de la revo­lu­ción en 1949 de los ries­gos de que Chi­na se con­vir­tie­ra en una colo­nia de Esta­dos Uni­dos. El Che Gue­va­ra y Fidel Cas­tro en los 60 aler­ta­ron asi­mis­mo de la nece­si­dad de libe­rar­se de la opre­sión eco­nó­mi­ca del impe­ria­lis­mo, y Frantz Fanon, en Arge­lia, sub­ra­ya­ba que tras el triun­fo de la revo­lu­ción anti­co­lo­nial se impo­nía el desa­rro­llo eco­nó­mi­co.

Tras­la­da­do al siglo XXI, “los paí­ses que se han que­da­do atra­sa­dos en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, tec­no­ló­gi­co y mili­tar corren el ries­go de una agre­sión direc­ta por par­te del impe­ria­lis­mo; este desa­rro­llo es el pre­cio de su inde­pen­den­cia”, expli­ca Dome­ni­co Losur­do. Tam­bién es esto lucha de cla­ses. “Ya ha ocu­rri­do en Libia, y aho­ra pue­de pasar en Irán y Siria”, aña­de. Sin embar­go, “para des­truir un país no hace fal­ta agre­dir­lo mili­tar­men­te, pues el impe­ria­lis­mo cuen­ta con otra arma deci­si­va, el embar­go eco­nó­mi­co; Cuba lle­va pade­cién­do­lo más de 50 años; en Irak, antes de la gue­rra de 2003, el embar­go pro­du­jo cen­te­na­res de miles de muer­tos: eso si que resul­tó un arma de des­truc­ción masi­va; si las agre­sio­nes median­te el embar­go han per­di­do fuer­za en algu­nos casos, como en Cuba, es por la pre­sen­cia de Chi­na, que garan­ti­za deter­mi­na­dos inter­cam­bios comer­cia­les”.

En resu­men, a jui­cio de Dome­ni­co Losur­do, la lucha de cla­ses tie­ne lugar hoy en tres fren­tes, “y hay que enten­der­los de mane­ra uni­ta­ria”. En pri­mer lugar, los movi­mien­tos de masas que en occi­den­te (Esta­dos Uni­dos, Gre­cia o Espa­ña) pro­tes­tan en el con­tex­to de un capi­ta­lis­mo en cri­sis; Ade­más, las nacio­nes, como Pales­ti­na, que sufren una domi­na­ción –el colo­nia­lis­mo clá­si­co- polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca; por últi­mo, los paí­ses (por ejem­plo, los lati­no­ame­ri­ca­nos) que cuen­tan con inde­pen­den­cia polí­ti­ca pero han de con­quis­tar la eco­nó­mi­ca.

A la actual Euro­pa en cri­sis, frac­tu­ra­da por luchas des­ga­rra­do­ras entre el cen­tro y la peri­fe­ria, ¿Cuál es la prin­ci­pal crí­ti­ca que cabría for­mu­lar­le? Según Dome­ni­co Losur­do, “la subor­di­na­ción a los intere­ses de Esta­dos Uni­dos y la par­ti­ci­pa­ción en todas las aven­tu­ras impe­ria­les pro­mo­vi­das por los nor­te­ame­ri­ca­nos; si pre­ten­de­mos luchar con­tra el impe­ria­lis­mo, Euro­pa ha de plan­tear su auto­no­mía y, en con­se­cuen­cia, no par­ti­ci­par en el embar­go a Cuba, Irán, ni cola­bo­rar con Esta­dos Uni­dos en su obje­ti­vo de impe­dir que Chi­na acce­da a la tec­no­lo­gía”.

En medio de una cri­sis glo­bal a la que no se advier­te sali­da y con una izquier­da mor­te­ci­na, el recur­so a los clá­si­cos per­mi­te alum­brar el camino. Para cali­brar las pers­pec­ti­vas de cam­bio, Losur­do recu­rre a las cate­go­rías de Marx “cla­se en sí” (cla­se que aún no ha toma­do con­cien­cia de su situa­ción) y “cla­se para sí” (con ple­na con­cien­cia de cla­se). “El camino que nos que­da por reco­rrer para pasar del pri­mer esta­dio al segun­do es muy lar­go”, expli­ca el filó­so­fo. ¿Por qué? “La izquier­da en occi­den­te vie­ne de sufrir una derro­ta his­tó­ri­ca, la des­truc­ción del cam­po socia­lis­ta y lo que ello impli­có; por eso aho­ra cues­ta tan­to res­pon­der a la ofen­si­va ideo­ló­gi­ca del neo­li­be­ra­lis­mo”, res­pon­de.

Pero una cosa es impor­tan­te: “No con­fun­dir la auto­crí­ti­ca con el auto­odio para avan­zar; con todas las crí­ti­cas que pue­dan for­mu­lar­se a la revo­lu­ción de octu­bre, antes de 1917 las poten­cias occi­den­ta­les eran las due­ñas del pla­ne­ta. La revo­lu­ción rusa rom­pió este esce­na­rio y favo­re­ció los pro­ce­sos de inde­pen­den­cia colo­nial; ade­más, entre febre­ro y octu­bre de 1917, Rusia fue el pri­mer gran país don­de las muje­res logra­ron la eman­ci­pa­ción polí­ti­ca; y otra cues­tión, ¿pue­de enten­der­se la gene­ra­li­za­ción del sufra­gio uni­ver­sal sin la con­tri­bu­ción del movi­mien­to comu­nis­ta? Pien­so que no. En Ingla­te­rra (cuna del par­la­men­ta­ris­mo), antes de la revo­lu­ción de octu­bre la frac­ción más pobre del pro­le­ta­ria­do no tenía dere­cho al voto”. “Son cosas que no deben olvi­dar­se”, con­clu­ye Dome­ni­co Losur­do.

CALPU

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *