¡Cui­da­do: Niños tra­ba­jan­do!- Eduar­do Mon­tes de Oca

Ilu­sos o malin­ten­cio­na­dos, no impor­ta ‑la mejor mane­ra de cono­cer los abis­mos del alma sigue sien­do la con­duc­ta; no el ideal que los indi­vi­duos pre­go­nan o lo que ase­gu­ran de sí mismos‑, algu­nos se empe­ñan en con­ven­cer­nos de que en el capi­ta­lis­mo la coer­ción cons­ti­tu­ye un hecho pere­ce­de­ro, limi­ta­do a la “acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria”. Que si el sis­te­ma nació cho­rrean­do san­gre, al decir de Marx, ha remon­ta­do para siem­pre la ruta del láti­go, para auxi­liar­se solo del con­sen­so, el diá­lo­go, la demo­cra­cia.

¿Por dón­de empe­zar para refu­tar esas con­cien­cias, apo­lo­gé­ti­cas por cálcu­lo, mie­do, can­san­cio, o entre­ga al más sol­ven­te pos­tor? Ah, por el embrión, la poten­cia que podría tro­car­se en acto. Por los niños. Pero es tan­ta la iniqui­dad que sufren ellos en este orbe ena­je­na­do y ena­je­nan­te que, sin duda, resul­ta ímpro­ba la selec­ción de infor­ma­ción. Afor­tu­na­da­men­te, un repor­te de recien­te publi­ca­ción, entre­vis­to en una esti­ba de datos -¿azar o cau­sa­li­dad camu­fla­da?-, nos soco­rre con cifras expla­ya­das como pesa­di­llas:

“Unos 600 millo­nes de niños viven en la pobre­za. Y más de 27 mil meno­res de cin­co años mue­ren al día por cau­sas evi­ta­bles. Más de 250 millo­nes de infan­tes des­de cin­co a 14 años tra­ba­jan exten­sas y ago­ta­do­ras jor­na­das labo­ra­les. Otros 130 millo­nes no reci­ben siquie­ra edu­ca­ción ele­men­tal. Apro­xi­ma­da­men­te seis millo­nes pade­cen lesio­nes limi­tan­tes cau­sa­das por los con­flic­tos béli­cos o han falle­ci­do como con­se­cuen­cia de las gue­rras. En la actua­li­dad, unos 300 mil meno­res de 18 años sir­ven como com­ba­tien­tes (alre­de­dor del 10 por cien­to de las fuer­zas en armas en el pla­ne­ta). Según el Fon­do de las Nacio­nes Uni­das para la Infan­cia (Uni­cef), la pros­ti­tu­ción y la por­no­gra­fía infan­ti­les, los lla­ma­dos niños de la calle y el trá­fi­co de órga­nos extraí­dos a infan­tes enga­ña­dos o secues­tra­dos y lue­go ase­si­na­dos, reba­sa con cre­ces las más espe­luz­nan­tes expe­rien­cias…”

Sí, a todas luces lo peor del capi­ta­lis­mo no ha que­da­do en las dan­tes­cas imá­ge­nes des­cri­tas por Fede­ri­co Engels en La situa­ción de la cla­se obre­ra en Ingla­te­rra. El hecho de que aún hoy, en un mun­do que asom­bra por los avan­ces cien­tí­fi­cos, miría­das de padres se vean com­pe­li­dos a ven­der a sus hijos como máqui­nas de tra­ba­jo no solo nie­ga de plano la idea del pro­gre­so lineal, incon­tro­ver­ti­ble, que unos cuan­tos con­ti­núan pro­cla­man­do como ver­dad últi­ma, inape­la­ble e inte­li­gi­ble para cual­quier mor­tal, sino que reafir­ma la esen­cia bru­tal de una for­ma­ción socio­eco­nó­mi­ca que, en aras de maxi­mi­zar ganan­cias, per­mi­te, pro­pi­cia pri­var a la niñez de su poten­cial y dig­ni­dad, y aten­tar con­tra su desa­rro­llo físi­co y men­tal.

Que cons­te: esta situa­ción no resul­ta pri­va­ti­va de la peri­fe­ria, del Ter­cer Mun­do, pro­ver­bial ámbi­to de extrac­ción de plus­va­lía para las trans­na­cio­na­les. En la otro­ra opu­len­ta y pujan­te Euro­pa, sumi­da en la cri­sis en los últi­mos años, nada menos que 17 millo­nes de niños indi­gen­tes, entre los 80 millo­nes de pobres con­ta­bi­li­za­dos, cons­ti­tu­yen un pro­ver­bial men­tís a los defen­so­res de un sis­te­ma cuya prin­ci­pal poten­cia, EE.UU., no ha logra­do -¿lo que­rrá?- des­ha­cer el entuer­to de que unos 400 mil críos se arra­ci­men en menes­te­res agrí­co­las, emplean­do herra­mien­tas cor­tan­tes y peli­gro­sos pes­ti­ci­das, bajo el ampa­ro… de la ley.

Por eso, quie­nes se suman al carro neo­li­be­ral, pro­pug­nan­do la libe­ra­ción y des­re­gu­la­ción a ultran­za, mini­mi­zan­do el papel del Esta­do, no obs­tan­te la con­si­guien­te agu­di­za­ción del ham­bre, la mise­ria, la exclu­sión, el anal­fa­be­tis­mo y otros males, debe­rán tas­car el freno, rumiar el encono ante inob­je­ta­bles datos como el que sigue: “Cuba es el úni­co país de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be que ha eli­mi­na­do la des­nu­tri­ción infan­til seve­ra, gra­cias a los esfuer­zos del Gobierno para mejo­rar la ali­men­ta­ción del pue­blo, espe­cial­men­te la de aque­llos gru­pos más vul­ne­ra­bles”.

Y advir­ta­mos que el anun­cio pro­vie­ne de Uni­cef, para que nadie ven­ga a juz­gar­nos cho­vi­nis­tas o apo­lo­gis­tas en otro sen­ti­do. Para que nadie pien­se que, arri­man­do la bra­sa a su sar­di­na, uno se apar­ta siquie­ra un tan­ti­to así del leit­mo­tiv, de la tesis. Insis­ta­mos, por si aca­so. Se equi­vo­can, mani­pu­lan quie­nes pero­ran que el capi­ta­lis­mo dejó a un lado el láti­go. Por­que pre­ci­sa­men­te el láti­go podría ser el sím­bo­lo de un car­tel ima­gi­na­rio. Un enor­me car­tel que reza: “¡Cui­da­do: Niños tra­ba­jan­do!”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *