Cár­cel de Zaba­lla: vio­len­cia con­tra las muje­res- Salha­ke­ta

En las nue­vas macro­cár­ce­les se aís­la a las muje­res enfer­mas

Las enti­da­des aquí pre­sen­tes denun­cia­mos las con­di­cio­nes de encar­ce­la­mien­to en la que se encuen­tran las muje­res pre­sas en la nue­va macro-cár­cel de Zaba­lla y, en par­ti­cu­lar, la gra­ve situa­ción que se da en las cel­das espe­cia­les de ais­la­mien­to para muje­res en las que se aís­la y vigi­la a aque­llas con rie­go de sui­ci­dio, como pre­sun­ta medi­da “pre­ven­ti­va” para evi­tar que se qui­ten la vida.
Ésta medi­da coer­ci­ti­va sin embar­go resul­ta con­tra­pro­du­cen­te por­que como vamos a rela­tar, las con­di­cio­nes inhu­ma­nas de con­fi­na­mien­to en esas cel­das de ais­la­mien­to, rela­ta­das por las pro­pias muje­res ence­rra­das en ellas, no hacen sino agra­var más el ries­go de empeo­rar su salud men­tal y por tan­to de sui­ci­dio. Ade­más se con­vier­te a veces en una medi­da de ais­la­mien­to encu­bier­ta para apar­tar a muje­res con pato­lo­gías men­ta­les gra­ves del res­to de las pre­sas.
En el depar­ta­men­to de muje­res de la macro-cár­cel de Zaba­lla, exis­ten dos módu­los para muje­res. El módu­lo 9 que fun­cio­na como “módu­lo de res­pe­to” y el módu­lo 10 don­de se encuen­tran el res­to, apro­xi­ma­da­men­te hay en ésta pri­sión unas 80 muje­res pre­sas. Ade­más hemos podi­do cons­ta­tar la exis­ten­cia de cel­das de ais­la­mien­to espe­cia­les para muje­res que debi­do a su gra­ve situa­ción de dete­rio­ro men­tal son inclui­das en el lla­ma­do “Plan de pre­ven­ción de sui­ci­dios”. Resul­ta sor­pren­den­te que como medi­da para pre­ve­nir sui­ci­dios se apli­que a muje­res pre­sas con enfer­me­da­des men­ta­les gra­ves el artícu­lo 72 del Regla­men­to peni­ten­cia­rio espa­ñol que regu­la el uso de medios coer­ci­ti­vos tales como el ais­la­mien­to celu­lar.[1]
En con­cre­to las cel­das de ais­la­mien­to a las que nos refe­ri­mos son tres cel­das jun­tas, un poco más peque­ñas que las nor­ma­les. Están sepa­ra­das por dos cris­ta­les blin­da­dos y en medio de esos dos cris­ta­les hay una per­sia­na que solo pue­de subir y bajar la lla­ma­da “pre­sa de apo­yo” que en reali­dad es un pre­sa obli­ga­da a rea­li­zar fun­cio­nes de vigi­lan­cia que com­pe­ti­rían a per­so­nal labo­ral espe­cia­li­za­do en salud men­tal o en su caso al pro­pio fun­cio­na­ria­do de pri­sio­nes.
Las con­di­cio­nes en las que son ais­la­das las muje­res con gra­ves pro­ble­mas de salud men­tal con­sis­ten en su con­fi­na­mien­to en las cel­das cita­das en las siguien­tes con­di­cio­nes: no dis­po­nen ni de inodo­ro, ni de lava­bo, ni de ducha. Solo hay un agu­je­ro en el sue­lo para que hagan sus nece­si­da­des. El agua corrien­te sale por un gri­fo en la pared por lo que el agua cae a la cel­da, mojan­do el sue­lo. En cuan­to a obje­tos bási­cos de sub­sis­ten­cia no dis­po­nen de jabón para tener un míni­mo de higie­ne, ni de papel higié­ni­co, ni de un vaso –aun­que sea de plás­ti­co-. Y no siem­pre dis­po­nen de com­pre­sas o tam­po­nes, ni de cepi­llo y pas­ta de dien­tes. Tam­po­co tie­nen espe­jo en la cel­da a pesar de que para evi­tar ries­gos de auto­le­sión podría per­fec­ta­men­te ser de plás­ti­co. No dis­po­nen de ropa, ni siquie­ra de mudas. La úni­ca ropa que tie­nen es la que lle­van pues­ta, nada más. No pue­den lle­var nada para entre­te­ner­se (libros..) y por supues­to tam­po­co tie­nen TV. No se les faci­li­ta mate­rial de lim­pie­za para ade­cen­tar la cel­da, que­dan­do a cri­te­rio del fun­cio­na­ria­do pro­por­cio­nar­lo o no. La comi­da lle­ga tar­de y fría a estas cel­das de ais­la­mien­to.
Para poder comu­ni­car­se y hablar solo pue­den hacer­lo pegán­do­se al cris­tal blin­da­do y decir lo que les pasa, no tie­nen otra for­ma. Hay una espe­cie de tim­bre y por­te­ro auto­má­ti­co para lla­mar al funcionario/​a por si nece­si­tan o pasa algo. En algu­na oca­sión comen­tan que no han res­pon­di­do. Pero lo que resul­ta aún más gra­ves es que no se cum­ple la esti­pu­la­ción regla­men­ta­ria tan impor­tan­te en los casos de ais­la­mien­to: las pre­sas en estas cel­das no so visi­ta­das dia­ria­men­te por un médi­co para la impres­cin­di­ble eva­lua­ción cons­tan­te de su esta­do de salud ante el ries­go de sui­ci­dio.
Están vigi­la­das a tra­vés de un cris­tal por una “pre­sa de apo­yo” que es obli­ga­da a per­ma­ne­cer duran­te un turno de 12 horas hacien­do fun­cio­nes de vigi­lan­cia para poder avi­sar en caso de que la pre­sa ais­la­da se auto­le­sio­ne o sui­ci­de. Hemos teni­do cono­ci­mien­to de que si el funcionario/​a de turno no deja hacer el rele­vo, pue­den estar 24 horas segui­das sin ser rele­va­das. La pre­sa de vigi­lan­cia está obli­ga­da a rea­li­zar estas tareas si quie­re per­ma­ne­cer en el lla­ma­do “módu­lo de res­pe­to” (modu­lo 9 de la pri­sión) ya que para ello está obli­ga­da a fir­mar un docu­men­to de com­pro­mi­so en el que figu­ra acep­tar rea­li­zar estas fun­cio­nes, de tal modo que si se nie­gan son expul­sa­das del cita­do módu­lo y son tras­la­da­das al modu­lo 10 con el res­to de las muje­res reclui­das; en oca­sio­nes, tam­bién son san­cio­na­das por ello. Si acce­den a estas tareas de “acom­pa­ña­mien­to”, es decir, de vigi­lan­cia, se les dan hojas meri­to­rias. Con ésta acti­vi­dad ganan una comu­ni­ca­ción ínti­ma más al mes y tres meses de ade­lan­ta­mien­to de la liber­tad con­di­cio­nal si con­si­guen per­ma­ne­cer en el pro­gra­ma duran­te un año. Los tur­nos son de 12 horas, de 9 a 21 horas y de 21 a 9 horas.
Esta­mos denun­cian­do estas situa­cio­nes inhu­ma­nas, veja­to­rias y degra­dan­tes ante las ins­tan­cias judi­cia­les, polí­ti­cas y admi­nis­tra­ti­vas com­pe­ten­tes por­que estas medi­das coer­ci­ti­vas aten­tan con­tra los dere­chos bási­cos a la inti­mi­dad, a un tra­to digno y a la salud de las muje­res pre­sas. Resul­ta espe­cial­men­te preo­cu­pan­te y gra­ve que estas situa­cio­nes de vio­len­cia con­tra las muje­res, se den en el seno de ins­ti­tu­cio­nes públi­cas que son las que supues­ta­men­te ten­drían que com­ba­tir­las.
No nos olvi­de­mos de que las muje­res pre­sas son un colec­ti­vo tra­di­cio­nal­men­te olvi­da­do por el sis­te­ma social y penal. Ni la legis­la­ción penal ni la peni­ten­cia­ria se ha ocu­pa­do ape­nas de ellas. Para la socie­dad, casi no exis­ten. Como mucho cons­ti­tu­yen un apén­di­ce del colec­ti­vo de pre­sos, una cifra pér­di­da en las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les y sufren una doble con­de­na por ser muje­res ya que todo el sis­te­ma de eje­cu­ción penal está pen­sa­do para la reclu­sión de hom­bres y per­ma­nen­te­men­te son dis­cri­mi­na­das del acce­so a acti­vi­da­des y ser­vi­cios pen­sa­dos tan solo para ellos.
Estas situa­cio­nes extre­mas que des­cri­bi­mos no son las úni­cas que pade­cen las muje­res pre­sas en la nue­va macro-cár­cel de Zaba­lla. En un recien­te infor­me pre­sen­ta­do con fecha 23 de mayo de 2012 ante la Comi­sión de Dere­chos Huma­nos del Par­la­men­to Vas­co se valo­ra­ba la situa­ción de la nue­va macro-cár­cel de Zaba­lla, tras cin­co meses des­de que comen­zó su ocu­pa­ción con el tras­la­do de gran par­te de la pobla­ción pre­sa encar­ce­la­da en la otra pri­sión del muni­ci­pio de Iru­ña de Oca. En el infor­me, se rela­tan algu­nas de las situa­cio­nes que afec­tan a las muje­res pre­sas en este penal, des­ta­cán­do­se que el patio de muje­res al igual que el de enfer­me­ría es extre­ma­da­men­te peque­ño gene­ran­do la mis­ma sen­sa­ción de asfi­xia y claus­tro­fo­bia.
Ade­más, en el infor­me se reco­ge la preo­cu­pa­ción de algu­nas muje­res pre­sas por la exis­ten­cia de muchas más peleas que en la vie­ja cár­cel, redun­dan­do en una situa­ción mucho más estre­san­te. Muchas fun­cio­na­rias de la vie­ja cár­cel pidie­ron el tras­la­do a otras cár­ce­les por­que no que­rían ir a la macro-cár­cel, unas 10 más o menos. Se denun­cia ade­más que en el depar­ta­men­to de muje­res sigue sin haber un módu­lo para madres con hijas e hijos a su car­go (meno­res de 3 años) por lo que a las pre­sas resi­den­tes en la CAPV en esta situa­ción se las sigue tras­la­dan­do de pri­sión.
Por últi­mo que­re­mos tam­bién denun­ciar el carác­ter patriar­cal, dis­cri­mi­na­to­rio y ven­ga­ti­vo del actual sis­te­ma de eje­cu­ción penal espa­ñol pues­to que se ensa­ña espe­cial­men­te con las muje­res ya que las muje­res pre­sas pre­sen­tan la mayor tasa de la Unión Euro­pea de muje­res reclui­das en rela­ción con los hom­bres (casi el 8 % del total en Espa­ña, fren­te a 3,5 % en Fran­cia o 4,3 % en Ita­lia), tal y como des­ta­ca el recien­te infor­me de Abril del pre­sen­te año de Jue­ces para la Demo­cra­cia y la Unión de Fis­ca­les Pro­gre­sis­tas sobre el popu­lis­mo puni­ti­vo.
Vito­ria-Gas­teiz, Julio de 2012

[1] El artícu­lo 72 del Regla­men­to peni­ten­cia­rio espa­ñol, regu­la el uso de medios coer­ci­ti­vos en los siguien­tes tér­mi­nos: “Son medios coer­ci­ti­vos el ais­la­mien­to pro­vi­sio­nal, la fuer­za físi­ca per­so­nal, las defen­sas de goma, los aero­so­les de acción ade­cua­da y las espo­sas. Su uso será pro­por­cio­nal al fin pre­ten­di­do, nun­ca supon­drá una san­ción encu­bier­ta, y sólo se apli­ca­rán cuan­do no exis­ta otra mane­ra menos gra­vo­sa para con­se­guir la fina­li­dad per­se­gui­da y por el tiem­po estric­ta­men­te nece­sa­rio. No podrán ser apli­ca­dos los expre­sa­dos medios coer­ci­ti­vos a las muje­res ges­tan­tes y a las muje­res has­ta seis meses des­pués de la ter­mi­na­ción del emba­ra­zo, a las madres lac­tan­tes y a las que tuvie­ran hijos con­si­go. Tam­po­co a los enfer­mos con­va­le­cien­tes de enfer­me­dad gra­ve, sal­vo en los casos en los que de la actua­ción de aqué­llos pudie­ra deri­var­se un inmi­nen­te peli­gro para su inte­gri­dad o para la de otras per­so­nas. Cuan­do se apli­que la medi­da de ais­la­mien­to pro­vi­sio­nal el interno será visi­ta­do dia­ria­men­te por el Médi­co”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *