Apun­tes sobre la cri­sis glo­bal- Car­los Sán­chez

Car­los Sán­chez. Erai­kun­tza (Gru­po Vas­co de His­to­ria­do­res Socia­lis­tas)

Esta­mos vivien­do las pri­me­ras con­se­cuen­cias de la últi­ma cri­sis, y que es, inclu­yen­do la ini­cia­da en 1929 y que ter­mi­nó en 1945 con una gue­rra mun­dial por medio, la más seve­ra de toda la his­to­ria del capi­ta­lis­mo. De for­ma inme­dia­ta supo­ne una pro­fun­da ero­sión en los dere­chos socia­les adqui­ri­dos des­pués de nume­ro­sas luchas empren­di­das por nues­tras gene­ra­cio­nes pasa­das y con un enor­me esfuer­zo y sufri­mien­to. Men­gua de sala­rios reales y des­truc­ción pro­gre­si­va de sala­rios indi­rec­tos fun­da­men­ta­les para las mayo­rías socia­les como son la edu­ca­ción y la sani­dad públi­cas y de otros ser­vi­cios socia­les bási­cos, y que pue­de ir acom­pa­ña­da, como ha ocu­rri­do otras veces en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo, en una quie­bra de dere­chos y liber­ta­des polí­ti­cas que supon­ga una nue­va “cri­sis de la demo­cra­cia”.

Pero hay más fac­to­res que hacen de esta cri­sis una cri­sis total, una cri­sis de civi­li­za­ción, y que tie­ne, en nues­tra opi­nión, un carác­ter irre­ver­si­ble den­tro del actual orden capi­ta­lis­ta. Empe­ce­mos por la dimen­sión eco­nó­mi­ca de la cri­sis

La cri­sis era, des­de lue­go, más que pre­vi­si­ble, pese a lo que nos decían los “exper­tos” eco­no­mis­tas occi­den­ta­les, que no solo des­co­no­cen a Marx, si no que pare­cen tam­bién igno­rar a los nada sub­ver­si­vos Key­nes o Sraf­fa.

Para enten­der el ori­gen de esta cri­sis es nece­sa­rio com­pren­der la ver­da­de­ra estruc­tu­ra del capi­ta­lis­mo actual des­di­bu­ja­do insis­ten­te­men­te por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción que nos hablan de los “des­ajus­tes del mer­ca­do” o de la “deu­da incon­tro­la­da” como si se tra­ta­ra de un mosai­co de des­di­chas deri­va­das un capri­cho­so azar mate­má­ti­co.

Samir Amin ya había pre­ve­ni­do los ries­gos múl­ti­ples de lo que deno­mi­na un capi­ta­lis­mo finan­cia­ri­za­do. Para este autor, el cen­tro de gra­ve­dad de las deci­sio­nes eco­nó­mi­cas impor­tan­tes se ha trans­fe­ri­do de la pro­duc­ción de plus­va­lía en los sec­to­res pro­duc­ti­vos, hacia la redis­tri­bu­ción de pro­ve­chos oca­sio­na­dos por los pro­duc­tos deri­va­dos de las inver­sio­nes finan­cie­ras (Samir Amin 2009 ) Este sis­te­ma está domi­na­do por unos oli­go­po­lios que con­tro­lan no sola­men­te el sec­tor finan­cie­ro, sino tam­bién todos los sec­to­res pro­duc­ti­vos, y son por supues­to los que han obte­ni­do mayo­res bene­fi­cios en el pro­ce­so de finan­cia­ri­za­ción del capi­ta­lis­mo glo­bal.

Algu­nos incau­tos (y otros deci­di­da­men­te mal­va­dos) recuer­dan con nos­tal­gia los años del “cre­ci­mien­to espec­ta­cu­lar” de la segun­da mitad de los 90 y la pri­me­ra mitad de la pasa­da déca­da, cuan­do se ori­gino la hui­da hacia ade­lan­te de las inver­sio­nes finan­cie­ras y sur­gió el espe­jis­mo del “cre­ci­mien­to sin fin”. Lo cier­to es que la pro­gre­sión de las inver­sio­nes finan­cie­ras se reali­zó sobre un cre­ci­mien­to mucho más débil de la base pro­duc­ti­va. El volu­men mun­dial de las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras a fines de la déca­da ante­rior era de dos mil tri­llo­nes de dóla­res, mien­tras que el P.I.B. mun­dial ape­nas lle­ga­ba a los 44 tri­llo­nes de dóla­res. Una bur­bu­ja finan­cie­ra de tales dimen­sio­nes tenía que esta­llar… y final­men­te ocu­rrió. Pero lo ver­da­de­ra­men­te impor­tan­te de esta nue­va situa­ción es que esta deba­cle finan­cie­ra está estran­gu­lan­do a la base pro­duc­ti­va y pue­de que de una for­ma irre­ver­si­ble. Como reco­no­ció la repre­sen­tan­te del Ban­co Mun­dial para Amé­ri­ca Lati­na, Pame­la Cox en la Cum­bre Ibe­ro­ame­ri­ca­na cele­bra­da el pasa­do octu­bre, el peli­gro de un colap­so finan­cie­ro glo­bal que estran­gu­le a la eco­no­mía real es un esce­na­rio que se debe con­tem­plar.

Por otra par­te, el mode­lo de desa­rro­llo capi­ta­lis­ta basa­do en un cre­ci­mien­to del con­su­mo tal y como lo cono­ce­mos, ha traí­do de nue­vo apa­re­ja­da una cri­sis de endeu­da­mien­to de su base social. De hecho la pri­me­ra con­se­cuen­cia, o mejor dicho la más visi­ble, del gran des­pil­fa­rro en los años del espe­jis­mo, ha sido un pro­gre­si­vo endeu­da­mien­to de los sec­to­res popu­la­res y espe­cial­men­te en las socie­da­des de los pai­ses enri­que­ci­dos. El cré­di­to para el con­su­mo se ha con­ver­ti­do, de una for­ma simi­lar a lo ocu­rri­do en los años 20 del siglo pasa­do, en un cara­me­lo enve­ne­na­do. Las fami­lias así endeu­da­das deben res­trin­gir sus nive­les de con­su­mo, que caen de hecho en pica­do, y la con­se­cuen­te con­trac­ción de los mer­ca­dos con­clu­ye con el des­pi­do de miles de tra­ba­ja­do­res, que a su vez va a supo­ner una nue­va caí­da del con­su­mo y la repro­duc­ción del ciclo rece­si­vo.

Este pro­ce­so de retro­ali­men­ta­ción de la rece­sión se dio ya en la cri­sis de 1929 y fue agra­ván­do­se en la medi­da que los prin­ci­pios libe­ra­les, basa­dos en el con­trol del défi­cit públi­co median­te la reduc­ción del gas­to, estu­vie­ron vigen­tes, espe­cial­men­te bajo la admi­nis­tra­ción Hoo­ver en EEUU. Hobs­bawm lla­ma­ba la aten­ción recien­te­men­te sobre la increí­ble igno­ran­cia his­tó­ri­ca de las éli­tes polí­ti­cas actua­les al res­pec­to. Algu­nos, des­de la igno­ran­cia o des­de la mala fe, o mejor dicho, des­de una ade­cua­da com­bi­na­ción de ambas, argu­men­tan hoy que la inter­ven­ción esta­tal en las eco­no­mías de los pai­ses euro­peos en los años 30 ori­gi­nó la polí­ti­ca cono­ci­da como “fas­ti­dia a tu vecino” y que aque­llo fue la cau­sa de la II gue­rra mun­dial. Tal fue tam­bién la con­clu­sión de la con­fe­ren­cia de Bret­ton- Woods en 1944 que dio paso, una vez con­clui­da la gue­rra, al sis­te­ma de inter­cam­bios mun­dial domi­nan­te des­de enton­ces, base del neo­co­lo­nia­lis­mo y que es cono­ci­do por ese nom­bre. Sin embar­go esto es abso­lu­ta­men­te fal­so. La ver­da­de­ra cau­sa de la polí­ti­ca de “fas­ti­dia a tu vecino” y de la II gue­rra mun­dial es la mis­ma que la de la I Gran Gue­rra, cuan­do toda­vía esta­ban vigen­tes los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les del libe­ra­lis­mo. La cau­sa de las dos gue­rras mun­dia­les fue la lucha por el con­trol de los recur­sos del pla­ne­ta entre las dis­tin­tas poten­cias impe­ria­lis­tas, algo que no es un esce­na­rio ni mucho menos lejano en el momen­to pre­sen­te, cuan­do sufri­mos la apli­ca­ción de los prin­ci­pios de la “escue­la de Chica­go”.

En efec­to, otro fac­tor cla­ve en esta cri­sis de un sis­te­ma de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción basa­do en el des­pil­fa­rro por par­te de una mino­ría pla­ne­ta­ria-el 15% de la pobla­ción mun­dial con­su­me y des­pil­fa­rra el 85% de los recur­sos glo­ba­les- es pre­ci­sa­men­te el ago­ta­mien­to ace­le­ra­do de estos recur­sos. Por una par­te, cada vez es más limi­ta­do el acce­so a éstos por par­te de las mayo­rías pla­ne­ta­rias, y por otra las poten­cias impe­ria­lis­tas occi­den­ta­les nece­si­tan un con­trol cada vez más efec­ti­vo de dichos recur­sos (ener­gé­ti­cos, del sub­sue­lo, del sue­lo y de los recur­sos mari­nos). Ade­más, las nue­vas poten­cias eco­nó­mi­cas emer­gen­tes como Chi­na e India tam­bién nece­si­tan de éstos, así como los pai­ses del Sur en su con­jun­to. La res­pues­ta de EEUU y la U.E en la nue­va cri­sis de repar­to se resu­me en dos líneas de actua­ción:

La pri­me­ra, el des­plie­gue mili­ta­ris­ta de los EEUU, espe­cial­men­te des­de 2001, con la inva­sión de Afga­nis­tán y el con­trol del oleo­duc­to cen­troa­siá­ti­co que abas­te­ce de petró­leo a Chi­na, India y Rusia. La inten­ción por par­te de los EEUU y sus alia­dos de con­tro­lar el abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­co de sus cada vez más com­pe­ti­ti­vos adver­sa­rios asiá­ti­cos se escon­dió ade­cua­da­men­te detrás de la gran pan­ta­lla mediá­ti­ca de la “lucha con­tra el terro­ris­mo”.

Con la inva­sión de Irak se pro­se­guía con esa estra­te­gia de con­trol de los recur­sos por par­te de EEUU, pero esta vez tam­bién incluía el con­trol del abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­co de sus socios y alia­dos, Fran­cia y Ale­ma­nia (amis­tad y nego­cios, agua y acei­te, dice un vie­jo pro­ver­bio ita­liano).

Pero la cica­tri­za­ción de las heri­das abier­tas en el vie­jo blo­que impe­ria­lis­ta ha lle­ga­do de la mano de otra agre­sión de gran­des mag­ni­tu­des: La inva­sión de Libia que pare­ce supo­ner ade­más una tre­gua entre Euro­pa y EEUU en la pug­na por la hege­mo­nía en Áfri­ca, y el ini­cio de una polí­ti­ca de cola­bo­ra­ción en el expo­lio del con­ti­nen­te. Cola­bo­ra­ción efec­ti­va des­de 1961con la inter­ven­ción de la C.I.A. con­tra el pro­ce­so de cons­truc­ción nacio­nal y social en el Con­go y el ase­si­na­to de Patri­ce Lumum­ba jun­to a dece­nas de miles de con­go­le­ños. Man­te­ni­da des­pués por las impe­rio­sas nece­si­da­des de la Gue­rra Fría, se rom­pió, con­clui­da esta, por la riva­li­dad fran­co-esta­dou­ni­den­se en el con­trol del riquí­si­mo sub­sue­lo de la región cen­troa­fri­ca­na (que com­pren­de varios pai­ses del cen­tro del con­ti­nen­te des­es­ta­bi­li­za­dos de for­ma per­ma­nen­te) rica en petró­leo y mine­ra­les estra­té­gi­cos como el col­tán y el ura­nio, ade­más de dia­man­tes, oro, alu­mi­nio, sales de wol­fra­mio y un lar­go etc. En 1996 Ronald Brown, secre­ta­rio de comer­cio de EEUU decla­ra­ba “con­clui­da la era del domi­nio eco­nó­mi­co y de la hege­mo­nía comer­cial de Euro­pa sobre Áfri­ca, Áfri­ca nos intere­sa”. Sin embar­go, la lle­ga­da al gobierno de la admi­nis­tra­ción Oba­ma, que no ha varia­do en lo más míni­mo la apues­ta de los EEUU por el des­plie­gue mili­ta­ris­ta como eje estra­té­gi­co en la cri­sis de repar­to, pare­ce con­ve­nir aho­ra en la cola­bo­ra­ción con sus socios euro­peos en las tareas de con­trol glo­bal de los recur­sos mun­dia­les. Se tra­ta sin duda de com­par­tir los gas­tos. La agre­sión a Libia a tra­vés de la OTAN (el bra­zo arma­do del G‑7) y el derro­ca­mien­to del gobierno sobe­rano del país nor­te­afri­cano, la pro­ba­ble des­truc­ción total de su com­ple­ja socie­dad tra­di­cio­nal, inclu­so un even­tual repar­to del país a tra­vés de un sis­te­ma de con­ce­sio­nes a petro­le­ras de los pai­ses agre­so­res retra­tan per­fec­ta­men­te esta fase de acuer­dos en el repar­to.

El siguien­te paso en esta estra­te­gia por el con­trol de las fuen­tes ener­gé­ti­cas fósi­les, dis­po­ni­bles toda­vía, pue­de ser la inva­sión de Irán.

La inter­ven­ción en Irán está anun­cia­da des­de hace tiem­po. Se plan­teó ya en la reu­nión que el Club de Bil­der­berg tuvo en 2005 en loca­li­dad ale­ma­na de Rot­tach-Egern. En esta reu­nión par­ti­ci­pa­ron, entre otros el gene­ral ame­ri­cano, James L. Jones, coman­dan­te de las fuer­zas de la OTAN en Euro­pa, jun­to con Eival Gilady, con­se­je­ro estra­té­gi­co del enton­ces pri­mer minis­tro israe­lí, Ariel Sha­ron. Se dis­cu­tió sobre las con­se­cuen­cias que ten­dría una inter­ven­ción mili­tar de la OTAN con par­ti­ci­pa­ción israe­lí en sue­lo ira­ní. Al ter­mi­nar la reu­nión ya había pro­pues­tas dos fechas alter­na­ti­vas para la inva­sión (Daniel Estu­lin en la Revis­ta Épo­ca 08-07-2005, repro­du­ci­do en Soli​da​ri​dad​.net, 01-02 – 2006) Es muy pro­ba­ble que los suce­si­vos desas­tres mili­ta­res de las fuer­zas de ocu­pa­ción de EEUU y sus alia­dos, pro­pi­cia­dos por las resis­ten­cias afga­nas e ira­quí, hayan obli­ga­do a pos­po­ner la fecha del ini­cio de la agre­sión. Tam­bién habrían influi­do en este apla­za­mien­to los des­en­cuen­tros entre la admi­nis­tra­ción Bush y algu­nos de sus socios euro­peos (Fran­cia y Ale­ma­nia) por la cues­tión ira­kí. Sin embar­go EEUU ya ha cons­trui­do en el Afga­nis­tán ocu­pa­do exten­sas infra­es­truc­tu­ras mili­ta­res des­ti­na­das a sos­te­ner un ata­que a gran esca­la sobre Irán. Pero es pre­ci­so seña­lar aquí que seme­jan­te aven­tu­ra podría aca­rrear unas con­se­cuen­cias inter­na­cio­na­les del todo impre­vi­si­bles, inclu­so aun­que el gobierno ruso, acu­cia­do aho­ra por gra­ves pro­ble­mas polí­ti­cos inter­nos, pare­ce haber baja­do en las últi­mas sema­nas el tono con­tra la pre­sión occi­den­tal en la región (espe­cial­men­te sobre Siria). Tam­bién lla­ma la aten­ción a este res­pec­to el rela­ti­va­men­te limi­ta­do espa­cio que los media occi­den­ta­les han dedi­ca­do a la feroz repre­sión con que Putin ha res­pon­di­do a las que­jas de la opo­si­ción con­tra el gra­ve défi­cit demo­crá­ti­co en la Fede­ra­ción Rusa. ¿Silen­cio por silen­cio? ¿Omer­tá por omer­tá?

La segun­da estra­te­gia uti­li­za­da por occi­den­te en esta gue­rra por el con­trol de los recur­sos ener­gé­ti­cos (entre otros) y con el fin de aho­rrar ener­gía de ori­gen fósil ha sido la pro­duc­ción de agro-car­bu­ran­tes en detri­men­to de la pro­duc­ción de sub­sis­ten­cias. La pri­me­ra con­se­cuen­cia de la rea­li­za­ción de estos pro­yec­tos en EEUU y la U.E ha sido el alza bru­tal de los pre­cios en el mer­ca­do mun­dial de gra­nos y la apa­ri­ción de nue­vas y devas­ta­do­ras ham­bru­nas en el este afri­cano que ha cos­ta­do ya la vida a cen­te­na­res de miles de per­so­nas. El fan­tas­ma del ham­bre se pue­de exten­der a otras regio­nes del Sur, cuyas eco­no­mías se ven a la vez cas­ti­ga­das por la cri­sis glo­bal con el des­cen­so de los pre­cios de las mate­rias pri­mas, de cuya expor­ta­ción a los pai­ses del Nor­te obtie­nen los prin­ci­pa­les recur­sos para su super­vi­ven­cia, tenien­do en cuen­ta, ade­más, que deben des­ti­nar bue­na par­te de ellos al ser­vi­cio de la deu­da.

Pero hay otro ele­men­to de la cri­sis que hace de ésta una cri­sis total, y no sola­men­te una cri­sis eco­nó­mi­ca. Nos refe­ri­mos al hecho de que, jun­to a los gra­ves des­equi­li­brios en la base mate­rial del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, se desa­rro­lla un derrum­be en las estruc­tu­ras supe­rio­res del sis­te­ma, es decir en sus estruc­tu­ras cul­tu­ra­les. Habla­mos de una cri­sis de civi­li­za­ción. Cier­ta­men­te los valo­res que han carac­te­ri­za­do a la civi­li­za­ción occi­den­tal se repro­du­cían en el ima­gi­na­rio social gra­cias a la pre­ten­di­da supe­rio­ri­dad de estos fren­te a la bar­ba­rie que supues­ta­men­te carac­te­ri­za­ba al res­to de cul­tu­ras. J. Fon­ta­na ha rea­li­za­do ya una exce­len­te expo­si­ción del pro­ce­so de cons­truc­ción his­tó­ri­ca de los valo­res occi­den­ta­les en su Euro­pa ante el Espe­jo. Pero hoy ade­más con los avan­ces en la comu­ni­ca­ción, estos pre­su­pues­tos de supe­rio­ri­dad se con­vier­ten en una afir­ma­ción sen­ci­lla­men­te ridí­cu­la. La posi­bi­li­dad que tie­ne hoy cual­quier ciu­da­dano occi­den­tal de apro­xi­mar­se físi­ca o vir­tual­men­te a otras cul­tu­ras, y de cono­cer tam­bién la terri­ble expe­rien­cia his­tó­ri­ca de cien­tos de pue­blos que han vis­to des­trui­das mani­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les mile­na­rias, por la arbi­tra­ria bru­ta­li­dad de quie­nes se decían por­ta­do­res de la civi­li­za­ción y del pro­gre­so, hacen tam­ba­lear­se aho­ra los cimien­tos de unos pos­tu­la­dos que solo podían sobre­vi­vir en tan­to en cuan­to fue­ran con­si­de­ra­dos como abso­lu­tos. Cuan­do se hun­de pre­ci­sa­men­te su coar­ta­da prin­ci­pal, o sea, el para­dig­ma mis­mo del pro­gre­so, y con gran rapi­dez, para las mayo­rías socia­les pla­ne­ta­rias, inclui­das las mayo­rías del mun­do enri­que­ci­do, estas no pue­den por menos que replan­tear­se los pila­res mis­mos de una civi­li­za­ción- la civi­li­za­ción bur­gue­sa- que les pro­me­tió un futu­ro para ellos o para sus hijos, o para los hijos de sus hijos, que ya nadie pue­de creer.

Hoy los pue­blos rei­vin­di­can sus iden­ti­da­des cul­tu­ra­les-como lo hace Eus­kal Herria- como una prio­ri­dad fren­te a la catás­tro­fe a la que les empu­ja el impe­ria­lis­mo occi­den­tal y su acul­tu­ra­ción for­zo­sa. Pre­ci­sa­men­te esto ha sido reco­gi­do en su pro­pues­ta para una Quin­ta Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta por Noam Chomsky, Bill Flet­cher jr, Fer­nan­do Vegas y Michael Albert, entre otros: Las rela­cio­nes cul­tu­ra­les y comu­ni­ta­rias entre razas, gru­pos étni­cos, reli­gio­nes, y otros gru­pos cul­tu­ra­les deben pro­te­ger los dere­chos e iden­ti­da­des de cada comu­ni­dad bajo con­di­cio­nes de res­pe­to mutuo. Dicen en su mani­fies­to.

Qui­zá en estos prin­ci­pios estén las cla­ves de la alter­na­ti­va a un sis­te­ma que aho­ra pue­de haber lle­ga­do a su lími­te his­tó­ri­co, y que nació hace ya cin­co siglos des­tru­yen­do toda expre­sión cul­tu­ral (inclu­yen­do ver­da­de­ras civi­li­za­cio­nes) que se encon­tra­ba en su camino.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *