26 de Julio, y un millón de bru­jas- Mai­té Cam­pi­llo

Una vez con los pies en el sue­lo, dice con resig­na­ción: he roba­do un nabo. Es tan pobre que ha come­ti­do ese robo, evi­den­te­men­te… des­pués ya no sabe, no pue­de, agre­gar más deta­lles de su “pac­to con el demo­nio”

Esta puer­ta es sen­ten­cia de plo­mo, no es pre­gun­ta…

Es tan sólo una puer­ta clau­su­ra­da en nom­bre del azar, pero tie­ne el color de la incle­men­cia y se pare­ce a una lápi­da don­de se escri­be a cada paso lo impo­si­ble… ¿O son mol­des de hie­rro para fra­guar los pasos a ima­gen del mar­ti­rio y a seme­jan­za de la peni­ten­cia, para que te aco­rra­le con­tra el muro la ron­da de los cuer­vos?. (*)

Fór­mu­la de “bru­je­ría”, ele­va­da a los tem­plos escé­ni­cos:

Harrio­la, marrio­la, kin kuan kin, por­tan zela, por­tan min, arritxi­na­let (tx=ch), sege­ra, mege­ra, kiru, karun, pek eta itzau. Ilko al duk, amen! Ito­ko al duk, amen! Ler­tu­ko al duk, amen! Txi­mis­tak arre­ko al dik, amen! Lupuak jan­go al dik, amen! Lepe­zu­rra aus­tsi­ko al dik, amen! Amai­ka mila demo­ni­ñok ate­ra ta erre­ben­ta arraio Txi­mis­tak buru­tik sar­tu ta orpo­tik ate­ra ta erre­ben­ta arraio ingo al dik, amen!!!.

¿Impor­ta­ría algo la tra­duc­ción?, se enten­de­ría mejor en len­gua Afro­cu­ba­na o Gale­ga?. Sí, rei­vin­di­co a un millón de “bru­jas”, y el cas­ti­go a los cul­pa­bles que siguen per­pe­tuan­do ese cli­ma de des­pre­cio tan­to por sus actos como por su len­gua­je.

Mujer y cien­cia, o ocul­tar la ver­dad

(visión de un Tri­bu­nal, “suje­to al pie de la letra”, laca­yo abso­lu­tis­ta y sin fron­te­ras)

Cate­ri­na Ross, sol­te­ra, 32 años, es lle­va­da ante el tri­bu­nal del pue­blo véne­to de Pos­chia­vo. Su abue­la y su madre fue­ron que­ma­das por bru­jas. Uno de los acu­sa­do­res de Cate­ri­na es el caba­lle­ro Gio­van­ni Anto­nio Lan­fran­chin, hom­bre impor­tan­te del pue­blo. El inqui­si­dor la inte­rro­ga:

  • ¿Sabéis la cau­sa por la cual el caba­lle­ro Laan­fran­chin os ha acu­sa­do?
  • Sí señor, por­que le pedí dine­ros que me debía.

Des­pe­re­za­ron con esa sen­si­bi­li­dad espe­cial que la natu­ra­le­za dota a una bue­na par­te de las muje­res en el mun­do, bus­can­do otra for­ma de vida abrie­ron ino­cen­te­men­te sus alas para col­mar de aten­ción comu­ni­dad o tri­bu. Ah!, pero ya en el mun­do se des­per­ta­ba la máqui­na de matar, del some­ti­mien­to y opre­sión que divi­dió la socie­dad en frac­cio­nes de intere­ses de raza, cla­se y sexo, ya en manos de una cas­ta que empe­za­ba a entre­te­jer los hilos de la divi­sión social que alie­na­ría y supe­di­ta­ría por la fuer­za“ el naci­mien­to de los hijos del pue­blo. Su inte­gra­ción y des­per­tar a la vida se iría com­pli­can­do, en espe­cial la mujer, nun­ca pudo lle­gar a demos­trar sus dotes cien­tí­fi­cas, lo que bus­ca­ba como con­cep­to de eman­ci­pa­ción. Nue­va for­ma de vida gira­ba en sus men­tes, enri­que­cía en cono­ci­mien­tos, y un arte bien defi­ni­do, saber ejer­cer el desa­rro­llo y evo­lu­ción de la fami­lia en con­jun­to y su víncu­lo con la tri­bu, con el entorno a tra­vés de las cose­chas de ali­men­tos, la cul­tu­ra, el alum­bra­mien­to de los seres su inte­gra­ción, la docen­cia, los pri­me­ros auxi­lios, como curan­de­ras, y lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo por lo deter­mi­nan­te que pudo haber sido para ella, sus avan­ces en la medi­ci­na a nivel cien­tí­fi­co don­de des­ta­ca­ba, en las rela­cio­nes huma­nas, en la amis­tad y repar­to de recur­sos… Qui­zá, las aves sepan de su mora­da en algu­na par­te del lado del cora­zón ardien­te de Dan­te, de una póci­ma dia­léc­ti­ca, qui­zá…

Cla­ves para res­ta­ble­cer la ver­dad en la his­to­ria escri­ta…

Dicen que el védi­co Indra, dios hin­dú gue­rre­ro y borra­chín, se embria­ga­ba con el some, bre­ba­je mara­vi­llo­so al pare­cer que for­ti­fi­ca­ba de tal for­ma a la divi­ni­dad, que le per­mi­tía triun­far fácil­men­te a lo Axte­rix y Obe­lix, sobre el dra­gón Utre, ven­cer a los panis ‑ladro­nes de vacas- y some­ter a los negros dasas. En prin­ci­pio fue la mez­cla natu­ral­men­te, tan sober­bios y pode­ro­sos efec­tos del soma, no se repe­tían en los sacer­do­tes vedas, aun­que sí su divi­na gran­de­za; con rito y unión se bebían el licor divino, ver­da­de­ro eli­xir de vida y dicha, ela­bo­ra­do a base de la com­bi­na­ción de una plan­ta alu­ci­nó­ge­na, agua, leche, cua­ja­da… y gra­nos de tri­go. Dis­fru­te, secre­tos, enre­dos, domi­nio… que sólo podían per­mi­tír­se­lo entre hom­bres. La mujer alum­bra­ba vidas, y en ella lle­va­ba intrín­se­co el sen­ti­mien­to. Los lazos de amor y unión se des­que­bra­ja­ban en la medi­da que el odio y la ava­ri­cia toma­ba cuer­po de máqui­na, la inqui­si­ción ayu­dó a ello, como Hitler en otro tiem­po, y el impe­rio anglo­sa­jón has­ta nues­tros días.

Un con­fu­so par­lo­teo en boca de inqui­si­do­res toma for­ma de mons­truo, la máqui­na acu­sa­to­ria cae sobre sus cuer­pos ino­cen­tes, y una de las

acu­sa­das, pide que la des­li­guen del potro por­que quie­re con­fe­sar. Una vez con los pies en el sue­lo, dice con resig­na­ción: he roba­do un nabo. Es tan pobre que ha come­ti­do ese robo, evi­den­te­men­te… des­pués ya no sabe, no pue­de, agre­gar más deta­lles de su “pac­to con el demo­nio”.

Así es como en los pri­me­ros jui­cios, las acu­sa­das ter­mi­nan admi­tien­do median­te terri­bles tor­tu­ras, haber par­ti­ci­pa­do en el “jue­go con la seño­ra”…

Pero ni siquie­ra pue­den tomar­se como prue­bas que evi­den­cien que las muje­res acu­sa­das vue­lan, sino víncu­los que va fra­guan­do el ais­la­mien­to y la nos­tal­gia, ya que en un prin­ci­pio en los jui­cios, “la seño­ra”, apa­re­ce como algo res­pe­ta­ble, una mujer sabia, que cura las enfer­me­da­des, que se ale­gra cuan­do ve una casa lim­pia y orde­na­da… En esos rela­tos, según la escri­to­ra Lui­sa Mura­ro “no se podría afir­mar que hay espe­ran­za ideo­ló­gi­ca ni obse­sión del peca­do” sino armo­nía en evi­den­cia y equi­li­brio entre seres huma­nos y natu­ra­le­za.

Pero la máqui­na del cri­men ya esta­ba en mar­cha engra­sa­da y lan­za­da en dis­po­si­ción a mar­car de for­ma ejem­pla­ri­zan­te la his­to­ria, y la inqui­si­ción como poder real abso­lu­tis­ta que era, tran­có por­to­nes y con­tra­ven­ta­nas en torno a pala­cios y con­ven­tos a favor del domi­nio sobre tie­rras y lin­go­tes de oro. Den­tro de su poder abso­lu­to pre­sio­nó crean­do un ambien­te maca­bro y de opre­sión dan­do rien­da suel­ta a per­so­na­jes bíbli­cos de fun­ción más que abe­rran­te, así es como “suel­tan al demo­nio” sobre la esce­na social en los inte­rro­ga­to­rios impo­nién­do­le en las res­pues­tas.

Con el dia­blo entró el sexo, es decir, la defor­me con­cep­ción del inqui­si­dor sobre el sexo ya podri­da de sus prác­ti­cas en pala­cios y con­ven­tos. Entre ese con­cep­to maca­bro de la muer­te y degra­da­ción físi­co-psí­qui­ca ya escla­va de la luju­ria y opu­len­cia es don­de, “la seño­ra del jue­go”, se va per­dien­do como ser divino en los rela­tos, y empie­za a adqui­rir la fiso­no­mía de un ser defor­me ocu­pan­do un lugar secun­da­rio res­pec­to a Sata­nás.

El agre­ga­do del dia­blo es el agre­ga­do de la sexua­li­dad ‑nos cuen­ta Mura­ro, cuan­do los jue­ces empu­jan a las acu­sa­das a pre­sen­tar las cosas como si hubie­ren obra­do sobre todo por la sumi­sión car­nal al demo­nio, cuan­do los manua­les expli­can al gran públi­co que la bru­je­ría tie­ne su ori­gen en una sexua­li­dad des­bor­da­da de las muje­res- sugie­ren una simi­li­tud negan­do a las acu­sa­das una “con­sis­ten­cia social”, atán­do­las de pies y manos a un tipo de sexua­li­dad que obli­gue a ubi­car a la mujer “den­tro de las filas de su ejér­ci­to repro­duc­tor”.

La mujer en la medi­ci­na, y la repre­sión ejer­ci­da sobre ella

La mujer dejó de ser mujer como ser res­pe­ta­ble, para con­ver­tir­se en “bru­ja”, humi­lla­da y des­pres­ti­gia­da de toda inte­li­gen­cia y sabi­du­ría; aco­sa­da públi­ca­men­te a que diga “toda la ver­dad” ante el tri­bu­nal de la inqui­si­ción. Pero no sabe en reali­dad de qué se la acu­sa, la dimen­sión que pudie­ra tomar sus “semi-admi­sio­nes”, tra­ta de ubi­car­se; se la tor­tu­ra y envuel­ve en enre­dos para lle­var­la a un pun­to final deter­mi­na­do de ante­mano, el pun­to ini­cial de la inqui­si­ción…

Bru­ja, bru­ja!!!, has ven­di­do tu alma y tu cuer­po al demo­nio, serás lle­va­da a la hogue­ra, eres una bru­ja!!!, has teni­do rela­cio­nes sexua­les con él, pero el goce es insu­fi­cien­te por­que el dia­blo tie­ne un miem­bro frío, como el hie­lo, por­que ha comi­do car­ne huma­na y de ani­ma­les domés­ti­cos, ha bebi­do la san­gre de niños, por­que el demo­nio quie­re que las bru­jas hagan el mayor mal posi­ble y si no lo hacen, las apo­rrea, bru­ja!!!, pero ni la san­gre ni la car­ne de seres huma­nos y ani­ma­les sacia su ham­bre y su sed, ni tie­nen buen sabor, eres un ani­mal, una bru­ja!!! *Las res­pues­tas de las inte­rro­ga­das, apa­re­cen todas igua­les, escri­tas por el escri­bien­te del inqui­si­dor como obe­de­cien­do al dic­ta­do últi­mo.

En el valle del Fiem­me, a media­dos del siglo XVI tie­nen lugar unos pro­ce­sos por bru­je­ría, en ple­na épo­ca de suble­va­cio­nes de los cam­pe­si­nos de dicho valle, que exi­gían la eli­mi­na­ción de los impues­tos y de la ser­vi­dum­bre de la gle­ba, la liber­tad de caza y pes­ca , menos con­ven­tos, hos­pi­ta­les para los pobres y el dere­cho de cada pue­blo a ele­gir su párro­co; pero no obtu­vie­ron nin­gún tipo de res­pues­ta favo­ra­ble a sus peti­cio­nes, por lo que incen­dia­ron cas­ti­llos, monas­te­rios y capi­llas…

Masa­cra­ron a la gran mayo­ría y a [email protected] sobre­vi­vien­tes, les per­si­guió duran­te años la “jus­ti­cia” feu­dal.

La repre­sión bru­tal en extre­mo hacia la mujer tenía un obje­ti­vo bien defi­ni­do, qui­tar­la de en medio a nivel social, anu­lar­la a nivel eco­nó­mi­co, cul­tu­ral, cien­tí­fi­co, y doble­gar a las que que­da­ran de la esca­be­chi­na, a ejer­cer una sola fun­ción, la de órgano repro­duc­tor por supues­to sin cere­bro… ame­dren­tar­la, has­ta con­se­guir que sólo el silen­cio fue­ra su pala­bra y un úte­ro de ser­vi­cios varios: pro­crear, dar pla­cer, man­te­ner la casa en pie, criar a sus hijos y velar por su edu­ca­ción ‑a veces, ni ésto últi­mo se la per­mi­tía. Mien­tras tan­to, de lado de ésta Euro­pa que sólo “cua­tro” tenían dere­cho a vivir y millo­nes a morir entre mise­ria y gue­rras de rapi­ña, del Medioe­vo pasó a la Edad Moder­na: don­de se cal­cu­la que más de 1. 000. 000 de ellas ‑fun­da­men­tal­men­te de las cla­ses menos favo­re­ci­das- fue­ron acu­sa­das, apli­cán­do­las una de las armas por aque­llos tiem­pos más ató­mi­ca de nom­bre, “bru­jas”!!!.

Los efec­tos de dicha “bom­ba ató­mi­ca”

Qué ungüen­tos y póci­mas!, qué bre­ba­jes!, uti­li­zó la inqui­si­ción en sus cere­mo­nias de con­de­na a la mujer, para lle­gar a dicho nivel sádi­co sobre­na­tu­ral -¿esa es la esfe­ra don­de flo­tan sus almas cáli­das?… Las que­ma­ron, suma­ron el 80% de todas las per­so­nas ase­si­na­das acu­sa­das de bru­je­ría, un geno­ci­dio esca­lo­frian­te, no reco­no­ci­do por la his­to­ria como tal. Gran par­te de éstas muje­res ase­si­na­das por la inqui­si­ción se dedi­ca­ba sen­ci­lla­men­te a curar, con los cono­ci­mien­tos que tenía de los más avan­za­dos por enton­ces. Nadie podría negar el gran desa­rro­llo inte­lec­tual y huma­nís­ti­co res­pe­ta­ble tan­to como admi­ra­ble, que ejer­ció en los medios rura­les la mujer en cuan­to al arte de saber curar y tra­tar a los afec­ta­dos de dolen­cias múl­ti­ples. El apor­te de la mujer a la gine­co­lo­gía, obs­te­tri­cia y pedia­tría fue prác­ti­ca­men­te exclu­si­vo has­ta el siglo pasa­do. A par­tir de enton­ces “los hom­bres, des­de los pues­tos de man­do de la medi­ci­na aca­dé­mi­ca”, se apro­pian de estas espe­cia­li­da­des.

El poder que habían acu­mu­la­do las muje­res en este y otros cam­pos era peli­gro­so para el Esta­do, afir­mó Joye Lus­su, por eso pasa­ron a domi­nio del hom­bre… Las muje­res que cura­ban empe­za­ron a ser repri­mi­das, por­que encar­na­ban una suma de cono­ci­mien­tos y cul­tu­ra inde­pen­dien­te ‑popu­lar- empí­ri­ca- que moles­ta­ba al régi­men. Con la repre­sión hacia este avan­za­do sec­tor se rei­vin­di­có des­de el poder el oscu­ran­tis­mo para per­pe­tuar e impo­ner el de la ser­vi­dum­bre de la gle­ba y el papel exclu­si­va­men­te repro­duc­tor de la mujer en esa “su socie­dad”.

Para­del­so afir­mó en 1527, que todo lo que sabía sobre medi­ci­na popu­lar lo había apren­di­do de la bue­nas muje­res. Así es como de for­ma incons­cien­te, qui­zá, Para­del­so con sus pala­bras de afir­ma­ción can­tó para la espe­ran­za, la luz y el amor; así es como pasó por el pue­blo, reco­gió su man­da­to, sus ense­ñan­zas, lo ofre­ció con ale­gría y can­tó de algu­na mane­ra en su tiem­po, como Car­los Pue­bla lo hicie­ra en otro, con la revo­lu­ción cuba­na par­tí­ci­pe de un heroi­co 26 de julio, que cum­plió 59 años.

Así fue como Para­del­so, a tra­vés de sus sin­ce­ras y hones­tas decla­ra­cio­nes, can­tó lo que el pue­blo vivía y sen­tía ‑lo que la nue­va maqui­na­ria indus­trial hoy “lla­ma­da coci­na moder­na“ de hom­bres” no se atre­ve a can­tar- con­tri­bu­yen­do con ello a un futu­ro de espe­ran­za; sobre una situa­ción crí­ti­ca a nivel eco­nó­mi­co y social que se le iba de las manos al sis­te­ma feu­dal oscu­ran­tis­ta don­de la igle­sia pre­do­mi­na­ba sobre las Cor­tes: ven­gán­do­se con­tra un sec­tor avan­za­do a nivel cul­tu­ral y cien­tí­fi­co… Pero, la refor­ma agra­ria va, de todas las mane­ras irá, y se impon­drá con­tra el garro­te vil, caño­nes , fusi­les, hor­cas y hogue­ras…

Muchas han sido las muje­res de cien­cia en la his­to­ria

Muchas más podrían haber sido, pero solo al “hom­bre” se le ha dado cre­di­bi­li­dad a la hora de enjui­ciar­la, escri­bir­la; la mayo­ría de ellos, al ser­vi­cio del régi­men social impe­ran­te, tra­ba­jan­do de la mujer una ima­gen nega­ti­va, gene­ral­men­te fea, vie­ja, des­den­ta­da; hoy por hoy, en pleno siglo XXI, toda­vía impre­sio­na en algu­nos sec­to­res: obser­van­do rece­lo­sa­men­te y des­con­fian­do ‑esa es “bru­ja”!!!.

Ehren­reich y English, sos­tu­vie­ron que muchas de las hier­bas cura­ti­vas des­cu­bier­tas por las “bru­jas” for­man par­te de la moder­na far­ma­co­lo­gía. Dis­po­nían de anal­gé­si­cos, diges­ti­vos y cal­man­tes. Uti­li­za­ban una varie­dad del cen­teno para ace­le­rar el pro­ce­so del par­to; cuan­do la igle­sia toda­vía con­si­de­ra­ba los dolo­res de par­to una con­se­cuen­cia del cas­ti­go divino por el peca­do ori­gi­nal de Eva (?).

Sí, van a tener que cam­biar el mode­lo, van a tener!!!

Por ello, es que yo lucho y can­to con­tra esas olas de espan­to del deli­rio fas­cis­ta y su len­gua­je sobre la mujer, incul­to y blas­fe­mo que nos des­acre­di­ta como ser, como revo­lu­cio­na­rias, como par­te inte­gral de una cla­se cla­ra­men­te defi­ni­da, un estor­bo con­tra las resa­cas trai­do­ras, un hito con­tra la con­tra­cul­tu­ra retró­gra­da, lla­ma­da machis­ta, incen­dia­ria de una ideo­lo­gía basa­da en la dia­léc­ti­ca fas­cis­ta. Por­que la luz de [email protected] los que han ido cayen­do en sus manos lle­gue a sus puer­tos. Se que esa hora lle­ga­rá *El jui­cio de Cate­ri­na, fue uno de los últi­mos, el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social empe­za­ba a gene­rar “nue­vos sen­ti­mien­tos”. La ideo­lo­gía bur­gue­sa de la Repú­bli­ca Vene­cia­na abría las puer­tas a una nue­va épo­ca en la explo­ta­ción-repre­sión de la mujer: la del tra­ba­jo asa­la­ria­do en la indus­tria.

PD.

Cate­ri­na Ross, pare­ce poseer algu­nos vie­nes pro­pios

Por lo que el tri­bu­nal, infor­ma a sus parien­tes que el tes­ta­men­to que Cate­ri­na ha hecho antes de morir en la hogue­ra, no pue­de sub­sis­tir de mane­ra algu­na “pues los bie­nes de las “bru­jas” son con­fis­ca­dos y pasan a la comu­ni­dad reli­gio­sa del lugar”. A los parien­tes, el tri­bu­nal les pasa la cuen­ta de gas­tos por el jui­cio: merien­das de los jue­ces, trans­por­te del ver­du­go, cos­to de la leña uti­li­za­da para la hogue­ra, asno para trans­por­tar a la “bru­ja” has­ta el supli­cio final: las tor­tu­ras la han deja­do con impo­si­bi­li­dad físi­ca para trans­por­tar­se a pie…

*El libro de Lui­sa Mura­ro se lla­ma “La seño­ra del jue­go”, por­que en nume­ro­sos inte­rro­ga­to­rios apa­re­ce ésta mujer-divi­ni­dad (domi­na ludus, en latín), diri­gien­do el “jue­go”, nom­bre más anti­guo del“akelarre (ésta últi­ma pala­bra autóc­to­na del voca­blo vas­co). Las reunio­nes de bru­jas, des­cri­tas en éstas actas, tie­nen su ori­gen en suble­va­cio­nes cam­pe­si­nas que son un recuer­do mas menos recien­te en la vida de las acu­sa­das. Las reunio­nes noc­tur­nas, los encuen­tros clan­des­ti­nos, la ilu­mi­na­ción muy dis­cre­ta ‑y que en las actas de los jui­cios por bru­je­ría ilus­tran el ake­la­rre- corres­pon­den a la acti­vi­dad cons­pi­ra­ti­va de los [email protected] alza­dos con­tra la pre­po­ten­cia feu­dal.

Sobre los ojos de la leja­nía, con­deno el geno­ci­dio, y rei­vin­di­co el millón de “bru­jas” ase­si­na­das

Sobre los ojos de la leja­nía todo silen­cio y oscu­ran­tis­mo, tram­pa del tiem­po sobre la que impe­ran todos los pode­res fác­ti­cos. Sí, fue un geno­ci­dio. Peli­gro­so el oscu­ran­tis­mo, cui­da­di­to!, alie­na y hace sumi­sas nues­tras cuer­das voca­les; entra a for­mar par­te de noso­tros como “cole­ga” pros­ti­tu­yen­do la pala­bra y hacién­do­nos ver que es Cuba, Colom­bia, Hon­du­ras, Nica­ra­gua, El Sal­va­dor, Hai­tí, Etio­pía, Ugan­da, Gre­cia, Cata­lun­ya, o Eus­ka­di… la pro­pia Penín­su­la Ibé­ri­ca = a mise­ria -¿a qué vie­nen estas fra­ses “denun­cia ” arran­ca­das de con­tex­to?, pre­gun­to. Pero ya yo se hace tiem­po, que no hay quién crez­ca más allá de lo que vale, y nadie va a poder negar que, CAPITALISMO = MISERIA, y que sólo él, el capi­ta­lis­mo mil veces mal­di­to, es el úni­co res­pon­sa­ble en el mun­do de la ver­da­de­ra mise­ria de cie­los y sue­ños des­fon­da­dos y rotos por sus manos des­cuar­ti­za­do­ras.

Por eso es que yo quie­ro seguir cami­nan­do, ante el oscu­ran­tis­mo alie­nan­te quie­ro decir, el que nos ciñe por la cin­tu­ra y estran­gu­la la gar­gan­ta, y quie­re tapar los ojos; el que se codea entorno nues­tro como rol cul­tu­ral, pre­ten­dien­do babo­sear en mi pro­pia mesa (un ejem­plo). Por eso que yo odio todo lo que el capi­ta­lis­mo repre­sen­ta, con la mis­ma dig­ni­dad huma­na ‑tan des­co­no­ci­da en “tiem­pos moder­nos”- de un millón de “bru­jas”.

Mujer, capi­ta­lis­mo, y cien­cia… o ocul­tar la ver­dad?.

Pero con todo, y a pesar de todo, Cuba va!, ese es mi deseo.

(*)

Inter­pre­ta­ción libre de algu­nos ver­sos de, Olga Oroz­co ‑naci­da en Tovay, pro­vin­cia de La Pam­pa- poe­ti­sa y des­ta­ca­da actriz de radio­tea­tro que reci­bió varios pre­mios impor­tan­tes tan­to en poe­sía como tea­tro. Murió en Bue­nos Aires, un 15 de agos­to de 1999.

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de tea­tro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *