La otra cara de la cita olím­pi­ca- Txen­te Rekon­do

La cele­bra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres estos días ser­vi­rá para el bom­bar­deo mediá­ti­co de la cita depor­ti­va, sin embar­go más allá de los titu­la­res y noti­cias mera­men­te liga­das al depor­te, pode­mos encon­trar otra reali­dad muchas veces silen­cia­da u ocul­ta­da.

El lla­ma­do “espí­ri­tu olím­pi­co” se ha con­ver­ti­do en una mera ope­ra­ción de mar­ke­ting para ocul­tar el fabu­lo­so nego­cio que supo­ne este tipo de even­tos para las gran­des cor­po­ra­cio­nes, algu­nos sec­to­res empre­sa­ria­les e inclu­so para deter­mi­na­dos depor­tis­tas pro­fe­sio­na­les que verán aumen­tar con su par­ti­ci­pa­ción y vic­to­rias su pro­pio bol­si­llo.

Así mis­mo, casi nadie que­rrá hablar de los cos­tes que se gene­ran en torno a esta cita olím­pi­ca, paga­dos nor­mal­men­te por los ciu­da­da­nos a “tra­vés de los gobier­nos de turno”, unas inver­sio­nes que como hemos vis­to en los últi­mos años sue­len incre­men­tar­se sobre las pre­vi­sio­nes ini­cia­les, o como en el caso de Gre­cia (Ate­nas 2004) fue­ron uno de los deto­nan­tes de la actual situa­ción en aquél país.

En esta oca­sión ade­más, esta­mos asis­tien­do a la mili­ta­ri­za­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos, con un des­plie­gue mili­tar sin pre­ce­den­tes en el pasa­do, y que va uni­do a todo un sin­fín de prohi­bi­cio­nes, algu­nas “anec­dó­ti­cas”, como la prohi­bi­ción de ven­der pata­tas fri­tas que no sean de una cono­ci­da cade­na de comi­da rápi­da, y otras de mayor cala­do polí­ti­co, como el impe­dir la pre­sen­cia en el recin­to olím­pi­co de men­sa­jes polí­ti­cos (ni en cami­se­tas, ni en pan­car­tas…) o la ban­de­ra de cual­quier país que no par­ti­ci­pe en los Jue­gos (algu­nos seña­lan que esta medi­da está des­ti­na­da a evi­tar la pre­sen­cia de mani­fes­tan­tes tibe­ta­nos, pero evi­den­te­men­te alcan­za a otros pue­blos y nacio­nes), que­dan­do de mani­fies­to que la tan cacarea­da liber­tad de expre­sión es una víc­ti­ma más en este com­ple­jo entra­ma­do polí­ti­co-eco­nó­mi­co

La lla­ma­da segu­ri­dad de los Jue­gos Olím­pi­cos ha ser­vi­do tam­bién para mos­trar las caren­cias de deter­mi­na­dos hábi­tos que se esta­ban pro­du­cien­do en Gran Bre­ta­ña en los últi­mos años, y que guar­da estre­cha rela­ción con la polí­ti­ca de recor­tes y pri­va­ti­za­cio­nes en el sec­tor públi­co del país. La con­ce­sión a la empre­sa G4S de la segu­ri­dad de esta cita olím­pi­ca era un paso más en el rápi­do y sos­pe­cho­so desa­rro­llo que la mis­ma ha teni­do en los últi­mos tiem­pos.

A día de hoy, esa empre­sa ope­ra en 125 paí­ses (su lema es “ase­gu­ran­do tu mun­do”) y en Gran Bre­ta­ña ha logra­do hacer­se con ser­vi­cios poli­cia­les, el con­trol de pri­sio­nes y cen­tros de deten­ción para meno­res, for­man­do a dife­ren­tes sec­to­res, dotan­do de vigi­lan­cia a empre­sas pri­va­das y a cual­quier ciu­da­dano que lo deman­de… y todo ello gra­cias a las bue­nas rela­cio­nes con impor­tan­tes miem­bros del gobierno (la polí­ti­ca de las puer­tas gira­to­rias fun­cio­na a las mil mara­vi­llas en este país).

Jun­to a esta expan­sión empre­sa­rial se han suce­di­do las denun­cias por abu­sos de dere­chos huma­nos. En Aus­tra­lia detu­vie­ron a un pres­ti­gio­so abo­ri­gen y lo trans­por­ta­ron a tra­vés del desier­to en un vehícu­lo sin con­di­cio­nes, don­de murió a con­se­cuen­cia del calor, lo que supu­so una denun­cia sobre la mani­fies­ta inca­pa­ci­dad pro­fe­sio­nal de algu­nos miem­bros o inclu­so el dete­rio­ro de los ins­tru­men­tos y vehícu­los uti­li­za­dos.

Esta mis­ma empre­sa ha esta­do envuel­ta en la muer­te del ciu­da­dano ango­le­ño Jimmy Muben­ga, que falle­ció en un vue­lo cuna­do esta­ba sien­do depor­ta­do, mien­tras que sus pro­tes­tas eran igno­ra­das por el res­to de pasa­je­ros y tri­pu­la­ción. Un recien­te infor­me resal­ta­ba el récord que osten­ta esta empre­sa tam­bién a la hora de “dañar tan­to a niños como adul­tos a su car­go”.

El últi­mo escán­da­lo ha esta­do liga­do a las decla­ra­cio­nes de uno de sus res­pon­sa­bles, cuan­do hace unos días ha anun­cia­do que no esta­ban en con­di­cio­nes de garan­ti­zar la segu­ri­dad de los Jue­gos (o sea, en otras pala­bras de cum­plir el con­tra­to) y que por ello deman­da­ban la cola­bo­ra­ción del gobierno (socia­li­zar las pér­di­das y pri­va­ti­zar las ganan­cias). Los diri­gen­tes bri­tá­ni­cos ense­gui­da salie­ron en defen­sa de la empre­sa y movi­li­za­ron de for­ma urgen­te más de tres mil sol­da­dos que se unían a los des­ple­ga­dos ante­rior­men­te.

Los abu­sos tan­to de los miem­bros de G4S y de la poli­cía bri­tá­ni­ca se están con­vir­tien­do en una dra­má­ti­ca tóni­ca. En torno a esta situa­ción se ha veni­do gene­ran­do en los últi­mos tiem­pos una espe­cie de cul­tu­ra endé­mi­ca de la lla­ma­da vio­len­cia poli­cial envuel­ta en una evi­den­te sen­sa­ción de impu­ni­dad, lo que ha moti­va­do que una miem­bro de la asam­blea lon­di­nen­se, Jeny Jones, decla­ra­ra que esta­mos ante “mato­nes en uni­for­me, bus­can­do la legi­ti­mi­dad de una pla­ca poli­cial y la impu­ni­dad del sis­te­ma legal”.

Crí­ti­cas de impor­tan­tes figu­ras polí­ti­cas hacia acti­tu­des gro­se­ras y agre­si­vas y de fal­ta de res­pe­to hacia las mino­rías y las muje­res (Eric Ave­bury, Libe­ral Demó­cra­ta), hacia el ape­ti­to mone­ta­rio insa­cia­ble de algu­nos polí­ti­cos (Lord Dho­la­kia), o las pala­bras de Lord Mar­les­ford, seña­lan­do que el per­so­nal de la Agen­cia de Fron­te­ras ha demos­tra­do “ser, de mane­ra sis­te­má­ti­ca, corrup­to”.

Esta situa­ción de impu­ni­dad y abu­sos cuen­ta ade­más con la esti­ma­ble cola­bo­ra­ción de deter­mi­na­dos medios de comu­ni­ca­ción que ter­gi­ver­san la reali­dad para jus­ti­fi­car cual­quier abu­so, y cuan­do pos­te­rior­men­te van a apa­re­cien­do datos que con­tra­di­cen sus ver­sio­nes mani­pu­la­das tien­den a olvi­dar­se de la “his­to­ria”. Jun­to a ello es evi­den­te tam­bién la defi­cien­cia de un sis­te­ma judi­cial que apli­ca un doble rase­ro: mien­tras cri­mi­na­li­za las pro­tes­tas ordi­na­rias, pro­te­ge los des­ma­nes poli­cia­les.

La mili­ta­ri­za­ción de los Jue­gos de Lon­dres 2012 ha alcan­za­do unas cifras y un des­plie­gue que no se había vis­to en nin­gu­na cita ante­rior. Ade­más, algu­nos apun­tan a que pudie­re obe­de­cer a una estra­te­gia más allá de la cita olím­pi­ca. En ese sen­ti­do se esta­ría “acos­tum­bran­do” a la pobla­ción a pre­sen­ciar el des­plie­gue de las tro­pas para rea­li­zar labo­res poli­cia­les, no en esce­na­rios béli­cos como Afga­nis­tán o Iraq, sino den­tro de las fron­te­ras del pro­pio esta­do.

Nos encon­tra­ría­mos ante un inten­to de “inte­grar” al ejér­ci­to en labo­res socia­les, lo que ocul­ta una dimen­sión nue­va para este tipo de ser­vi­cios y sobre todo impor­tan­tes cam­bios en torno a la mis­ma con­cep­ción de los mis­mos. Este “expe­ri­men­to” pone en mar­cha la posi­ble coor­di­na­ción entre la poli­cía, las empre­sas pri­va­das de segu­ri­dad y los mili­ta­res, todo ello para garan­ti­zar la segu­ri­dad que esta­blez­can los diri­gen­tes polí­ti­cos del momen­to. En este con­tex­to, la cele­bra­ción de los Jue­gos Olím­pi­co es el esce­na­rio más ade­cua­do para poner en mar­cha lo que ya se está defi­nien­do como “la nue­va mili­ta­ri­za­ción urba­na”.

Mark Perry­man, que aca­ba de publi­car un libro (en inglés) titu­la­do “Por qué los Jue­gos Olím­pi­cos no son bue­nos para noso­tros y cómo podrían ser”, ha seña­la­do de mane­ra bas­tan­te acer­ta­da que “de la Noche a la maña­na “Help for Heroes” (una orga­ni­za­ción cari­ta­ti­va para ayu­dar a sol­da­dos bri­tá­ni­cos heri­dos en dife­ren­tes con­flic­tos) se ha con­ver­ti­do en mano de obra bara­ta pero no para pro­te­ger­lo a usted o a mí, sino a McDo­nalds, Coca-Cola, Hei­ne­ken y el res­to”.

Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN) /​La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *