Men­sa­je 48 ani­ver­sa­rio del PCMLE

(Pro­nun­cia­do por el c. Oswal­do Pala­cios J. Voce­ro Nacio­nalen el Acto de Ani­ver­sa­rio rea­li­za­do el vier­nes 20 de julio en el Tea­tro Nacio­nal de la CCE.)

Ami­gas, Ami­gos y Cama­ra­das, repre­sen­tan­tes popu­la­res, diri­gen­tes de la Coor­di­na­do­ra Plu­ri­na­cio­nal de las Izquier­das, com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de las orga­ni­za­cio­nes socia­les de todas las pro­vin­cias del país, invi­ta­dos espe­cia­les:
Que­re­mos ini­ciar este Acto par­ti­ci­pán­do­les a nues­tros ami­gos, a los tra­ba­ja­do­res y a los pue­blos del Ecua­dor, el júbi­lo y sano orgu­llo que inun­da las men­tes y los cora­zo­nes de nues­tros mili­tan­tes y diri­gen­tes al lle­gar a esta nue­va cele­bra­ción de los 48 años del Par­ti­do de la cla­se obre­ra, cuya vida y accio­nes están dedi­ca­das des­de los días de Agos­to de 1964 a empu­jar el cam­bio revo­lu­cio­na­rio en nues­tro país, que como se pue­de ver, es la úni­ca sali­da y solu­ción a los pro­ble­mas socia­les, eco­nó­mi­cos y de tra­ba­jo, de nues­tros pue­blos.
Con esta tras­cen­den­tal oca­sión, los mar­xis­tas leni­nis­tas exten­de­mos un men­sa­je de uni­dad, de sin­ce­ra cola­bo­ra­ción y deci­sión de avan­zar, a las diver­sas orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, a la Coor­di­na­do­ra Plu­ri­na­cio­nal de las Izquier­das y a cada uno de los par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes que la con­for­man, reite­rán­do­les que en los años de exis­ten­cia del PCMLE, hemos demos­tra­do una voca­ción de uni­dad y accio­nes con­cre­tas, para tra­ba­jar como esta­mos dis­pues­tos aho­ra, por­que los sec­to­res com­pro­me­ti­dos en trans­for­mar el Ecua­dor mar­che­mos jun­tos en bene­fi­cio del avan­ce del pro­ce­so de eman­ci­pa­ción.
Dra­má­ti­cos acon­te­ci­mien­tos ocu­rren en el mun­do en estos días. Hemos vivi­do una de las cri­sis cícli­cas del capi­ta­lis­mo que ini­cia­ra en el 2.007 y cuyos efec­tos toda­vía se sien­ten. Si bien algu­nos de los voce­ros de los mono­po­lios y los ban­cos afir­man que la eco­no­mía mun­dial se “ale­ja del pre­ci­pi­cio” por aho­ra, los efec­tos desas­tro­sos y las secue­las sufri­das en los diver­sos con­ti­nen­tes, regio­nes y paí­ses, han con­vul­sio­na­do el esce­na­rio eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social del pla­ne­ta.
Duran­te el perío­do, se han des­trui­do volú­me­nes inmen­sos de fuer­zas pro­duc­ti­vas; se pro­du­ce una baja de la pro­duc­ción y los ser­vi­cios, han que­bra­do miles de empre­sas y ban­cos; el gran bache ha pro­vo­ca­do la caí­da de los pre­su­pues­tos de los Esta­dos y un gran endeu­da­mien­to de las prin­ci­pa­les eco­no­mías, como la de los Esta­dos Uni­dos, por ejem­plo.
Pero, los prin­ci­pa­les efec­tos catas­tró­fi­cos han sufri­do las masas tra­ba­ja­do­ras, la juven­tud, los pue­blos, debi­do a que la cri­sis ha traí­do un aumen­to esca­lo­frian­te del des­em­pleo, dejan­do a cien­tos de miles en la calle, sin tra­ba­jo, sin poder pagar sus vivien­das, sus arren­da­mien­tos y sos­te­ner su vida. Sor­pren­den­tes son los índi­ces de la pobre­za en el mun­do.
La pre­sen­cia de la cri­sis mues­tra con más evi­den­cia, cómo el capi­ta­lis­mo – que algu­nos defien­den y ala­ban – es un sis­te­ma de injus­ti­cia, opre­sión y explo­ta­ción; es un sis­te­ma en des­com­po­si­ción, corroí­do por una serie de lacras, como la des­hu­ma­ni­za­ción, el egoís­mo, la inse­gu­ri­dad social, el cri­men, la delin­cuen­cia, las dro­gas, etc.
Sin embar­go, el ele­men­to más des­ta­ca­do en medio de la cri­sis, es que los tra­ba­ja­do­res y los pue­blos, los pobres del mun­do, no están dis­pues­tos a que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta los some­ta a una situa­ción opre­si­va. Fren­te a la situa­ción difí­cil que les ha toca­do vivir a las masas tra­ba­ja­do­ras, en casi todos los rin­co­nes del mun­do, inclu­so en aque­llas regio­nes que se decían tran­qui­las, han esta­lla­do gran­des explo­sio­nes socia­les: huel­gas, luchas, movi­li­za­cio­nes, pro­tes­tas, con­tra las ini­cuas medi­das que se han toma­do por par­te de los gobier­nos, las cor­po­ra­cio­nes y las ins­ti­tu­cio­nes del poder mun­dial, que les per­ju­di­can sus­tan­cial­men­te.
Hace más de un año en Espa­ña, ate­na­za­da por los efec­tos de la cri­sis, asfi­xia­da por las deu­das y las impo­si­cio­nes del capi­tal, esta­lló el movi­mien­to de los “indig­na­dos” y aho­ra al cum­plir­se su pri­mer ani­ver­sa­rio, en más de 80 ciu­da­des se han repli­ca­do con­cen­tra­cio­nes, movi­li­za­cio­nes y pro­tes­tas. La juven­tud uni­ver­si­ta­ria ha sido pro­ta­go­nis­ta del des­con­ten­to tra­du­ci­do en accio­nes calle­je­ras. En estos mis­mos días, los mine­ros han mar­cha­do des­de dis­tin­tos luga­res del país hacia Madrid para opo­ner­se al cie­rre de las minas de car­bón, que los deja­ría en la calle, des­ocu­pa­dos. Los tra­ba­ja­do­res del sec­tor públi­co, inclui­dos bom­be­ros y poli­cías pro­tes­tan por las reba­jas sala­ria­les, la anu­la­ción de dere­chos y las ame­na­zas de des­pi­dos que cons­tan en los “reajus­tes” que el gobierno de la dere­cha y las agen­cias del capi­tal han impues­to en ese país.
Euro­pa ha sido y es esce­na­rio de indig­na­das luchas y movi­li­za­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias en Gre­cia, Por­tu­gal, Bél­gi­ca, Ingla­te­rra, Ale­ma­nia pro­ta­go­ni­za­das por tra­ba­ja­do­res, migran­tes, pro­fe­sio­na­les, jóve­nes y des­em­plea­dos, que se opo­nen con la lucha calle­je­ra a los reajus­tes orde­na­dos por las agen­cias inter­na­cio­na­les como el FMI, el Ban­co Mun­dial, el BCE, etc. con los cua­les los círcu­los bur­gue­ses e impe­ria­lis­tas tra­tan de que sean los pue­blos los que paguen la cri­sis.
En los pro­pios Esta­dos Uni­dos, don­de esta­lló la lla­ma­da bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria de las hipo­te­cas, gran­des con­glo­me­ra­dos de migran­tes y tra­ba­ja­do­res han desa­rro­lla­do inten­sos com­ba­tes y pro­tes­tas para opo­ner­se a ser las víc­ti­mas de los efec­tos de la cri­sis, de los cie­rres de ban­cos y empre­sas indus­tria­les, del des­em­pleo, las leyes exclu­yen­tes y la dis­cri­mi­na­ción. Se ha pro­du­ci­do el masi­vo movi­mien­to “occupy” que se ha toma­do par­ques y luga­res neu­rál­gi­cos de las gran­des ciu­da­des, como for­ma de pro­tes­ta para opo­ner­se a las medi­das que afec­tan su vida y su tra­ba­jo.
Amé­ri­ca Lati­na vive una con­ti­nua e irre­duc­ti­ble serie de movi­li­za­cio­nes y luchas de dis­tin­tos sec­to­res, como en el Perú con­tra la explo­ta­ción mine­ra de los gran­des mono­po­lios; Chi­le, tie­ne en la calle pelean­do a miles de estu­dian­tes medios y secun­da­rios con­tra la refor­ma retró­gra­da de la edu­ca­ción públi­ca. En Méxi­co el com­ba­te social por la tie­rra y por aspi­ra­cio­nes sen­ti­das se une aho­ra a la pro­tes­ta por el frau­de elec­to­ral, exi­gien­do elec­cio­nes lim­pias; en Colom­bia se están ele­van­do las accio­nes del movi­mien­to social; Puer­to Rico con­ti­núa su vale­ro­sa acción por la inde­pen­den­cia en con­tra de la polí­ti­ca colo­nia­lis­ta de Puer­to Rico. En Argen­ti­na, Boli­via, Bra­sil, en Cen­troa­mé­ri­ca tie­nen lugar jor­na­das y accio­nes de com­ba­te por las nece­si­da­des, aspi­ra­cio­nes y rei­vin­di­ca­cio­nes de los diver­sos sec­to­res. En Vene­zue­la gran­des sec­to­res popu­la­res están en per­ma­nen­te acción en el impul­so de sus pro­pues­tas de cam­bio, movi­li­zán­do­se por radi­ca­li­zar el pro­ce­so polí­ti­co de trans­for­ma­cio­nes que se impul­san des­de el gobierno del Coro­nel Hugo Chá­vez Frías.
En el Ecua­dor, el vira­je hacia la dere­cha que ha lle­va­do a cabo el régi­men de Rafael Correa dejan­do de lado y trai­cio­nan­do sus ini­cia­les pro­pues­tas demo­crá­ti­cas, patrió­ti­cas y nacio­na­lis­tas, lo han con­ver­ti­do aho­ra en un gobierno al ser­vi­cio de sec­to­res nue­vos de la bur­gue­sía y de algu­nos otros tra­di­cio­na­les como la ban­ca, así como de los mono­po­lios petro­le­ros y mine­ros de Chi­na y de otras poten­cias mun­dia­les. En los últi­mos años se fir­ma­ron con­tra­tos petro­le­ros que han entre­ga­do lo fun­da­men­tal de nues­tros recur­sos hidro­car­bu­rí­fe­ros a empre­sas impe­ria­lis­tas, per­ju­di­can­do el inte­rés nacio­nal.
En el caso de la mine­ría, se ha plan­tea­do entrar de lleno a la explo­ta­ción de la mine­ría a gran esca­la y a cie­lo abier­to, fir­man­do un con­tra­to con la empre­sa Chi­na Ecsa, dejan­do de lado todas las decla­ra­cio­nes sobre el “res­pe­to de los dere­chos de la natu­ra­le­za”, cono­cien­do el desas­tre ambien­tal que ese tipo de mine­ría pro­vo­ca sobre la vida de las comu­ni­da­des, el agua, la flo­ra, la fau­na; pena­li­zan­do y per­si­guien­do a los diri­gen­tes de las comu­ni­da­des que se han opues­to a ello, pese a que los eco­lo­gis­tas, uni­ver­si­da­des y otros sec­to­res han expre­sa­do su abier­ta opo­si­ción.
En un ini­cial momen­to, Correa decla­ra­ba que tra­mos de la deu­da exter­na que habían con­traí­do los pasa­dos gobier­nos, cons­ti­tuía una cues­tión “ile­gal, inmo­ral e injus­ta”, y que no había que pagar­los. Sin embar­go, se reto­mó la nego­cia­ción y el pago de los bonos Glo­bal; se nego­ció con Chi­na 10 mil millo­nes de dóla­res que ésta habían entre­ga­do como una “com­pra anti­ci­pa­da” de petró­leo, pero a la vez car­gó por esa suma un inte­rés de has­ta el 6% de inte­rés que debe­mos pagar­la todos los ecua­to­ria­nos y ecua­to­ria­nas.
El sec­tor de la ban­ca ecua­to­ria­na – en perío­do de cri­sis mun­dial – ha incre­men­ta­do, al menos en los últi­mos tres años, ganan­cias millo­na­rias con el pleno apo­yo de las polí­ti­cas del gobierno actual, según lo rese­ñan los pro­pios anun­cios ofi­cia­les de las ins­ti­tu­cio­nes.
Se ha pro­du­ci­do hace pocas sema­nas un ver­da­de­ro aten­ta­do a la sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia nacio­na­les cuan­do una mayo­ría legis­la­ti­va en la Asam­blea – obe­de­cien­do la dis­po­si­ción del régi­men – apro­bó la sus­crip­ción de la Con­ven­ción de los Dere­chos del Mar, CONVEMAR, con lo cual el país pier­de su juris­dic­ción sobre las 200 millas de mar terri­to­rial, para dejar­lo a expen­sas de los intere­ses de los paí­ses que poseen pode­ro­sas flo­tas para apro­ve­char de las rique­zas ictio­ló­gi­cas de nues­tro océano.
Otra de las face­tas regre­si­vas del gobierno actual es el auto­ri­ta­ris­mo. En un pro­ce­so de arbi­tra­rie­da­des, abu­sos e ile­ga­li­da­des, Correa ha con­cen­tra­do en manos del eje­cu­ti­vo todos los pode­res del Esta­do, piso­tean­do la Cons­ti­tu­ción de Mon­te­cris­ti apro­ba­da por un refe­rén­dum.
En el Ecua­dor de hoy exis­te res­tric­ción y anu­la­ción de los dere­chos huma­nos, labo­ra­les, de infor­ma­ción, movi­li­za­ción. Impor­tan­tes con­quis­tas socia­les alcan­za­das con la lucha de los pue­blos están sien­do eli­mi­na­das, o se impo­nen nue­vas nor­mas que en la prác­ti­ca las des­apa­re­cen. Prue­bas al can­to: el dere­cho de orga­ni­za­ción, recla­mo y huel­ga de los tra­ba­ja­do­res; el ingre­so a las uni­ver­si­da­des y la gra­tui­dad de la edu­ca­ción supe­rior; el dere­cho a la movi­li­za­ción y par­ti­ci­pa­ción popu­lar en las prin­ci­pa­les deci­sio­nes nacio­na­les.
El gobierno de Correa ha des­ata­do la cri­mi­na­li­za­ción de la lucha social: diri­gen­tes indí­ge­nas y cam­pe­si­nos, pobla­do­res que se opo­nen a la mine­ría; diri­gen­tes socia­les y polí­ti­cos de izquier­da, pro­fe­sio­na­les y líde­res socia­les como los dete­ni­dos el 3 de mar­zo en Qui­to, diri­gen­tes estu­dian­ti­les como Mar­ce­lo Rive­ra y Edwin Las­lui­sa, el Rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Coto­pa­xi han sido obje­to de enjui­cia­mien­tos, per­se­cu­cio­nes y ata­ques ver­ba­les del Pre­si­den­te Correa; acu­sa­cio­nes ini­cuas “terro­ris­mo”, “cons­pi­ra­ción” supues­tos “aten­ta­dos a la segu­ri­dad nacio­nal”; se están apro­ban­do refor­mas al Códi­go Penal y el régi­men se intere­sa en que la gen­te sien­ta temor, como una medi­da para apla­car o sofo­car la lucha popu­lar.
Un apa­ra­to de pro­pa­gan­da crea­do a par­tir del apro­ve­cha­mien­to de los medios de comu­ni­ca­ción que fue­ron incau­ta­dos a los ban­que­ros deu­do­res, se encar­ga a cada momen­to de difun­dir en radio, TV y perió­di­cos, los logros del gobierno de la lla­ma­da “revo­lu­ción ciu­da­da­na”, exal­tar la figu­ra mesiá­ni­ca de Rafael Correa y de su obra iné­di­ta a favor de los “pobres”. El Pre­si­den­te Correa se auto­pro­cla­ma una figu­ra his­tó­ri­ca a la altu­ra de Eloy Alfa­ro, de Simón Bolí­var, de los gran­des “esta­dis­tas refor­ma­do­res”, que viven aho­ra no una “épo­ca de cam­bios”, sino un “cam­bio de épo­ca”.
Fren­te a esta reali­dad, sin embar­go, se levan­ta un movi­mien­to social com­pues­to por las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, UGTE, CEOSL, CEDOCUT, sec­to­res de las bases y diri­gen­tes de la CTE, la CONAIE, UNE,ECUARRUNARI, FEUNASSC, CUBE, FEUE, FESE que se opo­nen en los hechos a las polí­ti­cas nefas­tas, las accio­nes entre­guis­tas, el atro­pe­llo y auto­ri­ta­ris­mo del gobierno. Ese movi­mien­to social que al ini­cio del gobierno apo­yó a Correa con­si­de­rán­do­lo un ele­men­to demo­crá­ti­co y pro­gre­sis­ta, aho­ra se encuen­tra opues­to, al mis­mo tiem­po que se va movi­li­zan­do por sus pro­pias rei­vin­di­ca­cio­nes, en defen­sa de sus con­quis­tas y dere­chos que el correís­mo les arre­ba­ta y se com­pren­de la nece­si­dad de opo­ner­se, denun­ciar y movi­li­zar­se por ban­de­ras rei­vin­di­ca­ti­vas y demo­crá­ti­cas, a la vez que se abre paso la aspi­ra­ción de levan­tar un país nue­vo y dife­ren­te sobre la base de la orga­ni­za­ción y la lucha uni­ta­ria de esos sec­to­res.
Que­re­mos en esta noche salu­dar la acción de la Coor­di­na­do­ra Plu­ri­na­cio­nal de las Izquier­das que tra­ba­ja por cohe­sio­nar las fuer­zas polí­ti­cas y socia­les de nues­tro país para enfren­tar la polí­ti­ca anti­po­pu­lar del correis­mo y pro­po­ner a los pue­blos del Ecua­dor una pla­ta­for­ma de rei­vin­di­ca­cio­nes y con­quis­tas demo­crá­ti­cas socia­les y polí­ti­cas que sea capaz de pro­po­ner y gal­va­ni­zar las accio­nes para derro­tar al Pre­si­den­te Correa en las elec­cio­nes del 2013 y bus­car para el Ecua­dor la mar­cha hacia una nue­va situa­ción que avan­ce hacia los cam­bios pro­fun­dos que nece­si­tan las mayo­rías, que recla­ma el Ecua­dor, tenien­do en cuen­ta que esas accio­nes des­en­mas­ca­ren tam­bién a la dere­cha tra­di­cio­nal, que no está en el gobierno y que aspi­ra capi­ta­li­zar el des­con­ten­to para sus pro­pios obje­ti­vos.
El par­ti­do revo­lu­cio­na­rio de la cla­se obre­ra ecua­to­ria­na, el PCMLE reafir­ma su dis­po­si­ción para mar­char jun­to a los tra­ba­ja­do­res, la juven­tud y los pue­blos del Ecua­dor; jun­to con la izquier­da ecua­to­ria­na al logro efec­ti­vo de estas aspi­ra­cio­nes de cam­bio, de la movi­li­za­ción y el com­ba­te de quie­nes que­re­mos la trans­for­ma­ción del país.
Para ello, diri­gen­tes y bases de nues­tra orga­ni­za­ción, esta­mos en un pro­ce­so de cali­fi­ca­ción de nues­tra acti­vi­dad jun­to a las masas tra­ba­ja­do­ras; mejo­ran­do nues­tra rela­ción ideo­ló­gi­ca, polí­ti­ca y orga­ni­za­ti­va; dan­do pasos en la for­ma­ción comu­nis­ta de nues­tros cua­dros y mili­tan­tes, tra­ba­jan­do en la cons­truc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta, que de acuer­do a nues­tra con­cep­ción revo­lu­cio­na­ria es la herra­mien­ta indis­pen­sa­ble y efi­caz para el impul­so de las polí­ti­cas de izquier­da.
Reite­ra­mos nues­tra con­cep­ción inter­na­cio­na­lis­ta, que aca­ba de tener en estos días una expre­sión rele­van­te con la exi­to­sa rea­li­za­ción del 16to. Semi­na­rio Inter­na­cio­nal “Pro­ble­mas de la Revo­lu­ción en Amé­ri­ca Lati­na”, que ha con­ta­do con la pre­sen­cia de más de 60 dele­ga­dos inter­na­cio­na­les de nues­tro Con­ti­nen­te, Euro­pa y Asia. Hemos deba­ti­do sobre la pre­sen­cia en algu­nos esce­na­rios de Lati­noa­mé­ri­ca de la corrien­te cau­di­llis­ta y popu­lis­ta, gene­ra­da en los momen­tos de cri­sis que vive el mun­do capi­ta­lis­ta, que como en el caso del Ecua­dor está pre­sen­te en el inten­to de con­te­ner, con­fun­dir y des­viar las aspi­ra­cio­nes de cam­bio revo­lu­cio­na­rio de los pue­blos del Ecua­dor. Gra­cias a los dele­ga­dos de izquier­da de todos estos paí­ses por el deba­te fran­co de las ideas y el com­pro­mi­so para avan­zar en la uni­dad y la lucha por un mun­do dife­ren­tes.
Ren­di­mos home­na­je a nues­tras com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros caí­dos en la lucha revo­lu­cio­na­ria.
Reite­ra­mos la deci­sión y el com­pro­mi­so de con­ti­nuar – pese a los ata­ques, a las ame­na­zas – y a toda la arre­me­ti­da del gobierno y la dere­cha, con nues­tra lucha jun­to al pue­blo, por la revo­lu­ción, el poder popu­lar y el socia­lis­mo,
Vivan los 48 años del PCMLE!
Viva la lucha de la cla­se obre­ra y de nues­tros pue­blos!
Viva el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio!
Glo­ria al mar­xis­mo leni­nis­mo!
Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros!.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *