La lucha de cla­ses en Euro­pa y las raí­ces de la cri­sis mun­dial- Fra­nçois Ches­nais

Este artícu­lo tra­ta de repa­sar la raíz y la natu­ra­le­za de las cri­sis capi­ta­lis­tas que se han hecho par­ti­cu­lar­men­te noto­rias con la actual cri­sis y situar a esta en la “his­to­ria lar­ga”. La cri­sis que está en cur­so esta­lló al tér­mino de una fase muy lar­ga (más de cin­cuen­ta años) de acu­mu­la­ción casi inin­te­rrum­pi­da: la úni­ca fase de esta dura­ción en toda la his­to­ria del capi­ta­lis­mo. Por otro lado, la muy difí­cil situa­ción de los tra­ba­ja­do­res en cual­quier par­te del mun­do resul­ta de la posi­ción de fuer­za gana­da por el capi­tal, gra­cias a la mun­dia­li­za­ción del ejér­ci­to indus­trial de reser­va con la exten­sión de la libe­ra­ción de los inter­cam­bios y de la inver­sión direc­ta en Chi­na.

Des­pués de haber sido pre­sen­ta­da duran­te mucho tiem­po como “deu­da de los Esta­dos”, la cri­sis de los ban­cos euro­peos y del euro se desa­rro­lló con rapi­dez cre­cien­te a par­tir de octu­bre (2011). Su mar­co es la cri­sis eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra mun­dial en cur­so des­de hace más de cua­tro años y cons­ti­tu­ye un momen­to de la mis­ma en el terreno espe­cí­fi­ca­men­te finan­cie­ro. En las pri­me­ras fases de la cri­sis, el epi­cen­tro de la mis­ma estu­vo en Wall Street y la City. La dimen­sión y alcan­ce del sha­dow ban­king sys­tem y la debi­li­dad de las medi­das de segu­ri­dad intro­du­ci­das des­pués de las decla­ra­cio­nes del G20 de Lon­dres en mayo 2009 hacen que estos dos cen­tros neu­rál­gi­cos de las finan­zas, tar­de o tem­prano, mar­cha­rán hacia nue­vas con­vul­sio­nes finan­cie­ras. Por el momen­to, el esce­na­rio está en Euro­pa y la zona del euro. Des­de media­dos de octu­bre, para seguir la cri­sis harían fal­ta un artícu­lo o más por sema­na. Lo impi­den tan­to la perio­di­ci­dad de Carré rou­ge como los obje­ti­vos del colec­ti­vo que la edi­ta. Este artícu­lo toma dis­tan­cia de la situa­ción inme­dia­ta.

La cri­sis finan­cie­ra euro­pea es la mani­fes­ta­ción, en la esfe­ra de las finan­zas, de la situa­ción de semi­pa­rá­li­sis en que se encuen­tra la eco­no­mía mun­dial. En este momen­to es su mani­fes­ta­ción más visi­ble, pero de nin­gún modo la úni­ca. Las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad apli­ca­das simul­tá­nea­men­te en la mayor par­te de los paí­ses de la Unión Euro­pea (UE) con­tri­bu­yen a la espi­ral rece­si­va mun­dial, pero no cons­ti­tu­yen su úni­ca cau­sa. Fue­ron elo­cuen­tes los enca­be­za­mien­tos de la nota de pers­pec­ti­va de sep­tiem­bre de 2011 de la OCDE: “La acti­vi­dad mun­dial está cer­ca del estan­ca­mien­to”, “El comer­cio mun­dial se con­tra­jo, los des­equi­li­brios mun­dia­les per­sis­ten”, “En el mer­ca­do del tra­ba­jo, las mejo­ras son cada vez menos per­cep­ti­bles”, “La con­fian­za ha dis­mi­nui­do”, etcé­te­ra. Lue­go de las pro­yec­cio­nes de Euros­tat a media­dos de noviem­bre de una con­trac­ción eco­nó­mi­ca de la UE, a la que no esca­pa­ría ni siquie­ra Ale­ma­nia, la nota de la OCDE del 28 de noviem­bre seña­la un “con­si­de­ra­ble dete­rio­ro”, con un cre­ci­mien­to del 1,6% para el con­jun­to de la OCDE y del 3,4% para el con­jun­to de la eco­no­mía mun­dial.

Com­pren­si­ble­men­te, la aten­ción de los tra­ba­ja­do­res y los jóve­nes de Euro­pa está cen­tra­da en las con­se­cuen­cias del “fin de tra­yec­to” y el “sál­ve­se quien pue­da” de las bur­gue­sías euro­peas. La cri­sis polí­ti­ca de la UE y la zona euro, así como las inter­mi­na­bles vaci­la­cio­nes del BCE alre­de­dor del finan­cia­mien­to direc­to de los paí­ses en mayo­res difi­cul­ta­des, son sus mani­fes­ta­cio­nes más visi­bles. Se tien­de a endu­re­cer las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad y a mon­tar un ope­ra­ti­vo de “sal­va­ta­je total” del que no esca­pe país alguno. Sin embar­go, la situa­ción euro­pea no pue­de ser com­pren­di­da inde­pen­dien­te­men­te de la con­si­de­ra­ción de la situa­ción de la eco­no­mía mun­dial en su tota­li­dad.

La CNUCED comien­za su infor­me seña­lan­do que “el gra­do de inte­gra­ción e inter­de­pen­den­cia eco­nó­mi­cas en el mun­do actual no tie­ne pre­ce­den­tes” (CNUCED, 2011).Este reco­no­ci­mien­to es un inne­ga­ble pro­gre­so inte­lec­tual en el que muchos comen­ta­do­res e, inclu­so, mili­tan­tes de izquier­da bien podrían ins­pi­rar­se. El cam­po de la cri­sis es el del “sis­te­ma de cam­bio inter­na­cio­nal más desa­rro­lla­do” del que ya habla Marx en sus tem­pra­nos escri­tos eco­nó­mi­cos (Marx, 1971: 161). Hoy, tras la rein­te­gra­ción de Chi­na y la ple­na incor­po­ra­ción de la India en la eco­no­mía capi­ta­lis­ta mun­dial, la den­si­dad de las rela­cio­nes de inter­co­ne­xión y la velo­ci­dad de inter­ac­cio­nes en el mer­ca­do mun­dial alcan­zan un nivel jamás vis­to ante­rior­men­te. Este es el mar­co en el que deben ser abor­da­das las cues­tio­nes esen­cia­les: la sobre­acu­mu­la­ción y super­pro­duc­ción, los super­po­de­res de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras y la com­pe­ten­cia inter­ca­pi­ta­lis­ta.

No hay nin­gún “fin de cri­sis” a la vis­ta

En el usual len­gua­je eco­nó­mi­co de ins­pi­ra­ción key­ne­sia­na, el tér­mino “sali­da de la cri­sis” indi­ca el momen­to en que la inver­sión y el empleo se recu­pe­ran. En tér­mi­nos mar­xis­tas, es el momen­to en que la pro­duc­ción de valor y plus valor (toman­do y hacien­do tra­ba­jar a los asa­la­ria­dos y ven­dien­do las mer­can­cías a fin de rea­li­zar su apro­pia­ción por el capi­tal) está basa­da en la acu­mu­la­ción de nue­vos equi­pos y la crea­ción de nue­vas capa­ci­da­des de pro­duc­ción. Son muy raras las eco­no­mías que, como es el caso de Chi­na, a pesar de estar inser­tas en rela­cio­nes de inter­de­pen­den­cia, sigan dis­fru­tan­do de cier­ta auto­no­mía de modo tal que la sali­da de la cri­sis pue­da con­ce­bir­se a nivel de la eco­no­mía del Esta­do-nación. Todas las demás están inser­tas en rela­cio­nes de inter­de­pen­den­cia que deter­mi­nan que el cie­rre del ciclo del capi­tal (Dinero-Mercancía-Producto-Mercancía’-Dinero’) de la mayor par­te de las empre­sas (en cual­quier caso, de todas las gran­des) se reali­ce en el extran­je­ro. Y los mayo­res gru­pos direc­ta­men­te des­lo­ca­li­zan todo el ciclo de una par­te de sus filia­les.

A esto se debe el alcan­ce del ato­lla­de­ro regis­tra­do duran­te el últi­mo G20. A más de cua­tro años del comien­zo de la cri­sis (agos­to 2007) y tres des­de las con­vul­sio­nes pro­vo­ca­das por la quie­bra del ban­co Leh­mannn (sep­tiem­bre 2008), el con­jun­to de la situa­ción está mar­ca­do por la inca­pa­ci­dad, al menos por el momen­to, del “capi­tal” –los gobier­nos, los ban­cos cen­tra­les, el FMI y los gru­pos pri­va­dos de cen­tra­li­za­ción y poder del capi­tal colec­ti­va­men­te con­si­de­ra­dos– para encon­trar medios que per­mi­tan crear una diná­mi­ca como la indi­ca­da a nivel de la eco­no­mía mun­dial o, como míni­mo, en muy gran­des sec­to­res de la mis­ma. La cri­sis de la zona euro y sus impac­tos sobre un sis­te­ma finan­cie­ro opa­co y vul­ne­ra­ble son una expre­sión de esto. Pero esa inca­pa­ci­dad no impli­ca pasi­vi­dad polí­ti­ca. Lo que ocu­rre sim­ple­men­te es que la acción de la bur­gue­sía está cada vez mas movi­da exclu­si­va­men­te por la volun­tad de pre­ser­var la domi­na­ción de cla­se, en toda su des­nu­dez. En lo que hace de mane­ra inme­dia­ta y direc­ta a los tra­ba­ja­do­res de Euro­pa, los cen­tros de deci­sión capi­ta­lis­ta bus­can acti­va­men­te solu­cio­nes capa­ces de pro­te­ger los ban­cos y evi­tar el inmen­so cho­que finan­cie­ro que sig­ni­fi­ca­ría el default de pago de Ita­lia o Espa­ña, hacien­do caer más que nun­ca todo el peso de la cri­sis sobre las cla­ses popu­la­res. Un tes­ti­mo­nio de esto es el des­em­bar­co (con pocos días de inter­va­lo), en la cúpu­la de los gobier­nos grie­go e ita­liano, de comi­sio­na­dos del capi­tal finan­cie­ro que fue­ron desig­na­dos direc­ta­men­te por este, “eva­dien­do los pro­ce­di­mien­tos demo­crá­ti­cos”. Lo tes­ti­mo­nia asi­mis­mo la dan­za de rumo­res sobre pro­yec­tos de “gober­nan­cia” auto­ri­ta­ria que están sien­do dis­cu­ti­dos en el seno de la zona euro. Esto tie­ne impli­ca­cio­nes polí­ti­cas aún más gra­ves para los tra­ba­ja­do­res, por­que vie­ne acom­pa­ña­do por el refuer­zo del carác­ter pro­cí­cli­co de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad y pri­va­ti­za­ción que con­tri­bu­ye a la nue­va rece­sión en mar­cha.

Los ince­san­tes lla­ma­dos que des­de el otro lado del Atlán­ti­co Nor­te hacen Barak Oba­ma y el Secre­ta­rio del Teso­ro Tim Geith­ner para que los diri­gen­tes euro­peos den una rápi­da res­pues­ta a la cri­sis del euro tra­du­cen el hecho de que “el motor ame­ri­cano”, como dicen los perio­dis­tas, está “ave­ria­do”. Des­de 1998 (rebo­te de la cri­sis asiá­ti­ca), el fun­cio­na­mien­to macro­eco­nó­mi­co esta­dou­ni­den­se fue cons­trui­do casi ente­ra­men­te sobre la base del endeu­da­mien­to de los hoga­res, las PyMEs y las colec­ti­vi­da­des loca­les. Este “régi­men de cre­ci­mien­to” está muy arrai­ga­do: refor­zó con tan­ta fuer­za el jue­go de los meca­nis­mos de dis­tri­bu­ción des­igual de los ingre­sos [1] que los diri­gen­tes no tie­nen otra pers­pec­ti­va a la cual afe­rrar­se que el momen­to –lejano– en que la gen­te pue­da (o esté en reali­dad obli­ga­da a) endeu­dar­se nue­va­men­te.

Las dife­ren­cias “irre­con­ci­lia­bles” entre Demó­cra­tas y Repu­bli­ca­nos hacen a dos cues­tio­nes inter­co­nec­ta­das: cuál sería la mejor mane­ra de des­en­deu­dar al Esta­do Fede­ral des­de esa pers­pec­ti­va y si pue­de o, inclu­so debe endeu­dar­se más para alcan­zar tal obje­ti­vo. La inca­pa­ci­dad de con­ce­bir cual­quier otro “régi­men de cre­ci­mien­to” refle­ja la casi into­ca­ble fuer­za eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca de la oli­gar­quía polí­ti­co-finan­cie­ra que cons­ti­tu­ye ese 1%. El movi­mien­to OWS es un pri­mer signo del res­que­bra­ja­mien­to de esta domi­na­ción, pero, has­ta que no se pro­duz­ca un terre­mo­to mun­dial que inclu­ya a los Esta­dos Uni­dos, la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca nor­te­ame­ri­ca­na segui­rá redu­ci­da a las inyec­cio­nes de dine­ro del Ban­co Cen­tral (la Fed), o sea, a hacer fun­cio­nar la máqui­na de fabri­car bille­tes, sin que nadie sepa has­ta cuán­do pue­de durar eso. Chi­na e India pue­den ayu­dar, como lo hicie­ron en 2009, a limi­tar la con­trac­ción de la pro­duc­ción y del comer­cio. En par­ti­cu­lar, Chi­na segui­rá –pero con más difi­cul­ta­des que antes– ayu­dan­do a sur­fear la con­trac­ción mun­dial. Con la ple­na inte­gra­ción de India y de Chi­na en la eco­no­mía se pro­du­jo un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la dimen­sión del ejér­ci­to indus­trial de reser­va a dis­po­si­ción del capi­ta­lis­mo mun­dial en su con­jun­to. Adi­cio­nal­men­te, debe recor­dar­se que en Chi­na se encuen­tran algu­nos de los más impor­tan­tes focos de sobre­acu­mu­la­ción y de sobre­pro­duc­ción. Se habla mucho del efec­to de tije­ras entre la gran baja de los PIB de los paí­ses capi­ta­lis­tas indus­tria­les “vie­jos” y el ascen­so de los “gran­des emer­gen­tes”, y la cri­sis tam­bién ace­le­ró la fina­li­za­ción del perío­do de hege­mo­nía mun­dial de los Esta­dos Uni­dos (hege­mo­nía eco­nó­mi­ca, finan­cie­ra y mone­ta­ria des­de los años 1930, hege­mo­nía mili­tar no com­par­ti­da a par­tir de 1992). Sin embar­go, Chi­na no está de nin­gu­na mane­ra en con­di­cio­nes de tomar la pos­ta de los Esta­dos Uni­dos como poten­cia hege­mó­ni­ca.

Lo nove­do­so de la gran cues­tión polí­ti­ca del perío­do

Este artícu­lo tra­ta de repa­sar la raíz y la natu­ra­le­za de las cri­sis capi­ta­lis­tas que se han hecho par­ti­cu­lar­men­te noto­rias con la actual cri­sis y situar a esta en la “his­to­ria lar­ga”. La cri­sis que está en cur­so esta­lló al tér­mino de una fase muy lar­ga (más de cin­cuen­ta años) de acu­mu­la­ción casi inin­te­rrum­pi­da: la úni­ca fase de esta dura­ción en toda la his­to­ria del capi­ta­lis­mo. Pre­ci­sa­men­te, la cri­sis pue­de durar muchos años, has­ta una déca­da, por­que tie­ne como sus­tra­to una sobre­acu­mu­la­ción de capa­ci­da­des de pro­duc­ción espe­cial­men­te ele­va­da y, como excre­cen­cia, una acu­mu­la­ción de capi­tal fic­ti­cio de un mon­to tam­bién sin pre­ce­den­te. Por otro lado, la muy difí­cil situa­ción de los tra­ba­ja­do­res en cual­quier par­te del mun­do –por dife­ren­cia­da que sea la mis­ma de con­ti­nen­te a con­ti­nen­te e, inclu­so, de país a país, debi­do a sus ante­rio­res tra­yec­to­rias his­tó­ri­cas– resul­ta de la posi­ción de fuer­za gana­da por el capi­tal, gra­cias a la mun­dia­li­za­ción del ejér­ci­to indus­trial de reser­va con la exten­sión de la libe­ra­ción de los inter­cam­bios y de la inver­sión direc­ta en Chi­na.

Si en un hori­zon­te tem­po­ral pre­vi­si­ble no hay “sali­da de la cri­sis” para el capi­tal, de mane­ra com­ple­men­ta­ria y anta­gó­ni­ca, el futu­ro de los tra­ba­ja­do­res y de los jóve­nes depen­de, en gran medi­da, si no ente­ra­men­te, de la capa­ci­dad para abrir­se espa­cios y dar­se “tiem­pos de res­pi­ra­ción” polí­ti­cos pro­pios, a par­tir de diná­mi­cas que, hoy, solo ellos pue­den movi­li­zar. Esta­mos en una situa­ción mun­dial en la cual lo deci­si­vo ha pasa­do a ser la capa­ci­dad que logren estos movi­mien­tos –naci­dos sin avi­so– para orga­ni­zar­se de tal modo que con­ser­ven una diná­mi­ca de “auto­ali­men­ta­ción”, inclu­so en situa­cio­nes en las que no exis­tan, a cor­to pla­zo, des­en­la­ces polí­ti­cos cla­ros o defi­ni­dos. En Túnez, Gre­cia o Egip­to, pero tam­bién en los Esta­dos Uni­dos el movi­mien­tos OWS, en el espe­cial con­tex­to nacio­nal de la prin­ci­pal poten­cia capi­ta­lis­ta del mun­do y un espa­cio geo­grá­fi­co con­ti­nen­tal, lo mejor que los mili­tan­tes pue­den hacer es ayu­dar a que los acto­res de los movi­mien­tos con esta poten­cia­li­dad afron­ten los diver­sos y nume­ro­sos obs­tácu­los con que cho­can, y defen­der la idea de que, en últi­ma ins­tan­cia, las cues­tio­nes socia­les deci­si­vas son “quién con­tro­la la pro­duc­ción social, con qué obje­ti­vo, según qué prio­ri­da­des y cómo pue­de ser cons­trui­do polí­ti­ca­men­te ese con­trol social”. Posi­ble­men­te sea este el sen­ti­do de los pro­ce­sos y con­sig­nas “tran­si­cio­na­les” hoy en día. Algu­nos podrán decir que siem­pre fue así… Pero, dicho en los tér­mi­nos que aca­bo de uti­li­zar, para gran can­ti­dad de mili­tan­tes cons­ti­tu­ye una for­mu­la­ción en gran medi­da –si no com­ple­ta­men­te– nove­do­sa.

La valo­ri­za­ción “sin fin y sin lími­tes” del capi­tal como motor de la acu­mu­la­ción

Antes de reto­mar la cri­sis ini­cia­da en 2007, es pre­ci­so expli­ci­tar los resor­tes de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta. Deten­gá­mo­nos un ins­tan­te en la teo­ría de la acu­mu­la­ción en el lar­go pla­zo. El obje­ti­vo es ayu­dar, par­tien­do de una com­pren­sión pre­ci­sa de los resor­tes del movi­mien­to de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, a faci­li­tar la expli­ci­ta­ción de la natu­ra­le­za de las cri­sis y a situar cada gran cri­sis en la his­to­ria social y polí­ti­ca mun­dial. Como escri­bió Paul Mat­tick, al comen­tar una indi­ca­ción de Engels, “nin­gu­na cri­sis real pue­de ser enten­di­da si no se la sitúa en el con­tex­to más amplio de desa­rro­llo social glo­bal” (Mat­tick, 1977: 39). La mag­ni­tud y los ras­gos espe­cí­fi­cos de las gran­des cri­sis son la resul­tan­te de los medios a los que el capi­tal (en un sen­ti­do que inclu­ye a los gobier­nos de los paí­ses capi­ta­lis­tas más impor­tan­tes) uti­li­zó en el perío­do pre­ce­den­te para “supe­rar estos lími­tes inma­nen­tes” antes de ver “que vuel­ven a levan­tar­se estos mis­mos lími­tes toda­vía con mayor fuer­za” (Marx, 1973: III, 248). Las cri­sis esta­llan en el momen­to en que el capi­tal que­da nue­va­men­te “reatra­pa­do” por sus con­tra­dic­cio­nes, enfren­ta­do a las barre­ras que él mis­mo se crea. Mien­tras más impor­tan­tes hayan sido los medios uti­li­za­dos para supe­rar sus lími­tes, más pro­lon­ga­do haya sido el tiem­po en que esos medios de supera­ción logra­ron su obje­ti­vo, y más pudie­ron dife­rir su reve­la­ción, más impor­tan­te será la cri­sis y más difí­cil la bús­que­da de nue­vos medios para “supe­rar estos lími­tes inma­nen­tes”. De este modo, la his­to­ria inva­de la teo­ría de las cri­sis.

Cada gene­ra­ción lee y relee a Marx. Y lo hace tan­to para seguir la evo­lu­ción his­tó­ri­ca como tam­bién para dar cuen­ta de la expe­rien­cia de difi­cul­ta­des teó­ri­cas con las que tro­pe­zó. Duran­te muchas déca­das pre­do­mi­nó la pro­ble­má­ti­ca del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas en sus dis­tin­tas varian­tes, con las remi­nis­cen­cias de las teo­rías del pro­gre­so que la mis­ma podía toda­vía arras­trar. Hoy, el Marx que, como mili­tan­te-inves­ti­ga­dor, hay que leer es el que ayu­da a com­pren­der lo que sig­ni­fi­ca la toma del poder de las finan­zas D, el dine­ro en toda su bru­ta­li­dad, aquel sobre el que escri­bió en los Manus­cri­tos de 1857 – 58 dicien­do que “el capi­tal […] en tan­to repre­sen­tan­te de la for­ma uni­ver­sal de la rique­za –el dine­ro– cons­ti­tu­ye el impul­so desen­fre­na­do y des­me­su­ra­do de pasar por enci­ma de sus pro­pias barre­ras” (Ibíd.: 276). O tam­bién el que sos­tie­ne, en El capi­tal, que la “la cir­cu­la­ción del dine­ro como capi­tal lle­va en sí mis­mo su fin, pues la valo­ri­za­ción del valor sólo se da den­tro de este pro­ce­so cons­tan­te­men­te reno­va­do. El movi­mien­to del capi­tal es, por tan­to, ince­san­te” (Ibíd.: I, 108). A lo lar­go del siglo XX, mucho más que en el momen­to en que Marx lo estu­dia­ra, el capi­tal evi­den­ció un pro­fun­do nivel de indi­fe­ren­cia en cuan­to al uso social de las mer­can­cías pro­du­ci­das o a la fina­li­dad de las inver­sio­nes.

Des­de hace trein­ta años, la “rique­za abs­trac­ta” ha toma­do cada vez más la for­ma de masas de capi­tal-dine­ro en bus­ca de valo­ri­za­ción colo­ca­das en las manos de ins­ti­tu­cio­nes –gran­des ban­cos, socie­da­des de segu­ro, fon­dos de pen­sión y Hed­ge Funds – cuyo “ofi­cio” es el de valo­ri­zar sus habe­res de mane­ra pura­men­te finan­cie­ra, sin salir de la esfe­ra de los mer­ca­dos de títu­los y de acti­vos fic­ti­cios “deri­va­dos” de títu­los, sin pasar por la pro­duc­ción. En tan­to que las accio­nes y los títu­los de deu­da –públi­ca, de las empre­sas o los hoga­res– solo son “vales”, dere­chos a apro­piar­se de una par­te del valor y de la plus­va­lía, con­cen­tra­cio­nes inmen­sas de dine­ro se vuel­can al “ciclo cor­to Dine­ro-Dine­ro” que repre­sen­ta la supre­ma expre­sión de lo que Marx lla­ma el feti­chis­mo del dine­ro. Expre­sa­da median­te for­mas cada vez más abs­trac­tas, fic­ti­cias, “nocio­na­les” (tér­mino uti­li­za­do por los eco­no­mis­tas de las finan­zas) de dine­ro, la indi­fe­ren­cia ante las con­se­cuen­cias de la valo­ri­za­ción sin fin y sin lími­tes del capi­tal impreg­na la eco­no­mía y la polí­ti­ca, inclu­so en “tiem­pos de paz”.

Los ras­gos prin­ci­pa­les del capi­tal a inte­rés que fue­ron des­ta­ca­dos por Marx –man­te­ner­se “al mar­gen del pro­ce­so de pro­duc­ción” y pre­sen­tar “el inte­rés como el ver­da­de­ro fru­to del capi­tal, como lo ori­gi­na­rio, y con la ganan­cia trans­fi­gu­ra­da aho­ra como ganan­cia de empre­sa­rio, como sim­ple acce­so­rio y adi­ta­men­to aña­di­do en el pro­ce­so de repro­duc­ción” (Ibíd.: III, 374)– hoy enfren­tan a los diri­gen­tes capi­ta­lis­tas con toda la socie­dad, con el con­jun­to de la socie­dad. Lo que ocu­rre a nivel de la dis­tri­bu­ción (el 1% fren­te al 99%, según dice la con­sig­na de los mili­tan­tes de OWS) es solo la expre­sión más fácil­men­te per­cep­ti­ble de pro­ce­sos mucho más pro­fun­dos. En la cús­pi­de de los gran­des gru­pos finan­cie­ros –tan­to en los lla­ma­dos “con pre­do­mi­nio indus­trial” como en los demás – , exis­te una fusión casi com­ple­ta entre el “capi­tal-pro­pie­dad” y el “capi­tal-fun­ción”, que Marx iden­ti­fi­ca­ra para opo­ner­los par­cial­men­te. “La era de los mana­gers” dejó lugar a otra en la cual hay una iden­ti­dad de visión casi com­ple­ta entre los accio­nis­tas y los diri­gen­tes. Para un capi­tal en el que las finan­zas están en el pues­to de man­do, la bús­que­da “desen­fre­na­da y des­me­su­ra­da” de la valo­ri­za­ción debe ser con­du­ci­da mucho más impla­ca­ble­men­te si el sis­te­ma está en cri­sis. Los “vales” sobre la pro­duc­ción en for­ma de divi­den­dos o intere­ses están ame­na­za­dos y alcan­zan mon­tos que des­pués de los años 1920 nun­ca habían sido tan ele­va­dos. Es por esto que, ya sea que se tra­te de los tra­ba­ja­do­res que el capi­tal emplea pese a la situa­ción de sobre­pro­duc­ción, o de los recur­sos bási­cos que se rari­fi­can o inclu­so de la posi­ción a adop­tar fren­te al cam­bio cli­má­ti­co y sus pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias, el refle­jo pre­do­mi­nan­te en el capi­tal toma­do de con­jun­to es inten­si­fi­car la explo­ta­ción de “las dos fuen­tes ori­gi­na­les de toda rique­za: la tie­rra y el hom­bre” (Ibíd.: I, 424) y esto, ili­mi­ta­da­men­te, has­ta el ago­ta­mien­to, sean cua­les fue­ren las con­se­cuen­cias. No pue­do exten­der­me acá en el aná­li­sis de las cues­tio­nes eco­ló­gi­cas y su inter­ac­ción con el movi­mien­to de la acu­mu­la­ción y sus con­tra­dic­cio­nes, pero cabe seña­lar que, con la cri­sis, estas inter­ac­cio­nes se hacen aún más estre­chas, como lo mues­tra el últi­mo infor­me de la Agen­cia Inter­na­cio­nal de la Ener­gía (Rever­chon, 2011).

Cen­tra­li­za­ción y con­cen­tra­ción del capi­tal e inten­si­fi­ca­ción de la com­pe­ten­cia inter­ca­pi­ta­lis­ta

La idea aso­cia­da a la expre­sión “los amos del mun­do”, la de una socie­dad pla­ne­ta­ria del tipo de Metró­po­lis de Fritz Lang, aca­ba de ser refor­za­da por la difu­sión de un estu­dio esta­dís­ti­co muy impor­tan­te sobre las inter­co­ne­xio­nes finan­cie­ras entre los más gran­des ban­cos y empre­sas trans­na­cio­na­les, publi­ca­do por el Ins­ti­tu­to Fede­ral Sui­zo de la Tec­no­lo­gía de Zurich (Vita­li et al.). Sería nece­sa­rio un artícu­lo ente­ro para exa­mi­nar la meto­do­lo­gía, los datos de base y las con­clu­sio­nes de este ambi­cio­so estu­dio, cuyos resul­ta­dos tie­nen impor­tan­tes impli­ca­cio­nes pero deben ser cru­za­dos con otros hechos. ¿Qué sen­ti­do tie­ne cla­si­fi­car a cin­co gru­pos finan­cie­ros fran­ce­ses (Axa en el cuar­to lugar y la Socié­té Géné­ra­le en el pues­to vein­ti­cua­tro) entre los cin­cuen­ta pri­me­ros gru­pos mun­dia­les en base al núme­ro de sus lazos (carac­te­ri­za­dos como de “con­trol”) con otros ban­cos y empre­sas? ¿Cómo recon­ci­liar esta infor­ma­ción, con la exi­gen­cia de acu­dir al sal­va­ta­je de esos mis­mos gru­pos? ¿No será que la den­si­dad de inter­co­ne­xio­nes finan­cie­ras tra­du­ce sobre todo el flu­jo de ope­ra­cio­nes finan­cie­ras en las que los gru­pos en cues­tión son inter­me­dia­rios, y los nume­ro­sos lazos solo ten­drían el esta­tu­to de nudos del sis­te­ma y no el de cen­tra­li­za­do­res de valor y de plusvalía?[2]

En todo caso, la publi­ci­dad dada al estu­dio exi­ge hacer dos tipos de obser­va­cio­nes teó­ri­cas que son, al mis­mo tiem­po, indis­pen­sa­bles para com­pren­der la situa­ción mun­dial. Los pro­ce­sos de libe­ra­li­za­ción y pri­va­ti­za­ción for­ta­le­cie­ron muchí­si­mo los meca­nis­mos de cen­tra­li­za­ción y de con­cen­tra­ción del capi­tal, tan­to a nivel nacio­nal como de mane­ra trans­na­cio­nal. Son pro­ce­sos que alcan­za­ron tan­to al “Sur” como al “Nor­te”. En deter­mi­na­dos sec­to­res de los paí­ses lla­ma­dos “emer­gen­tes” –la ban­ca y los ser­vi­cios finan­cie­ros, la agro­in­dus­tria, la mine­ría y los meta­les bási­cos– hemos vis­to la cen­tra­li­za­ción y la con­cen­tra­ción del capi­tal y su expan­sión hacia los paí­ses veci­nos. En Bra­sil y Argen­ti­na, por ejem­plo, la for­ma­ción de pode­ro­sas “oli­gar­quías” moder­nas mar­chó a la par de fuer­tes pro­ce­sos endó­ge­nos de acu­mu­la­ción finan­cia­ri­za­da y la valo­ri­za­ción de “ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas” acor­des a las nece­si­da­des en mate­rias pri­mas de esta acu­mu­la­ción mun­dial en la que Chi­na pasó a ser el pivo­te.

Espe­cial­men­te en Bra­sil se han cons­ti­tui­do oli­go­po­lios que riva­li­zan con sus pares nor­te­ame­ri­ca­nos o aus­tra­lia­nos en la extrac­ción y la trans­for­ma­ción de meta­les y la agro­in­dus­tria. Debi­do a la mun­dia­li­za­ción, las inter­co­ne­xio­nes entre los ban­cos y entre ban­cos y empre­sas com­pro­me­ti­das con la pro­duc­ción indus­trial y los ser­vi­cios, ha pasa­do a ser más fuer­te­men­te trans­na­cio­nal que en cual­quier otro momen­to. El cam­po de acción de lo que Lenin lla­ma­ba “entre­la­za­mien­to”, es la eco­no­mía mun­dial. No por eso el capi­tal es mono­lí­ti­co. El entre­la­za­mien­to no borra la com­pe­ten­cia entre los oli­go­po­lios que, en oca­sión de la cri­sis, recu­pe­ran ras­gos nacio­na­les y com­por­ta­mien­tos poco coope­ra­ti­vos. Lo que hoy pre­va­le­ce en el are­na mun­dial es lo que Marx lla­ma “la anar­quía de la pro­duc­ción”, cuyo agui­jón es la com­pe­ten­cia, inclu­so si el mono­po­lio y el oli­go­po­lio son la for­ma abso­lu­ta­men­te domi­nan­te de los “múl­ti­ples capi­ta­les” que con­ju­ga el capi­tal con­si­de­ra­do como tota­li­dad. Los Esta­dos, o más exac­ta­men­te, algu­nos Esta­dos, los que toda­vía tie­nen medios para ello, son cada vez más los agen­tes acti­vos de esta com­pe­ten­cia. El úni­co Esta­do que en Euro­pa con­ti­nen­tal con­ser­va esos medios es Ale­ma­nia. No ocu­rre lo mis­mo en Fran­cia, don­de la bur­gue­sía se hizo nue­va­men­te finan­cie­ra y ren­tis­ta, dejó que se pro­du­je­ra un pro­ce­so de des­in­dus­tria­li­za­ción, se ence­rró en la opción ener­gé­ti­ca de lo nuclear y ve aho­ra que sus “cam­peo­nes nacio­na­les” caen uno tras otro. Por eso las dudas res­pec­to a la pre­sen­cia de ban­cos fran­ce­ses entre los cin­cuen­ta “amos del mun­do”.

La otra gran obser­va­ción refe­ri­da a la cen­tra­li­za­ción-con­cen­tra­ción del capi­tal nos devuel­ve a nues­tro hilo con­duc­tor. La razón por la cual las leyes coer­ci­ti­vas de la com­pe­ten­cia des­ha­cen las ten­den­cias que van en el sen­ti­do del acuer­do entre los oli­go­po­lios mun­dia­les, es que el capi­tal, por cen­tra­li­za­do que sea, no tie­ne, sin embar­go, el poder de libe­rar­se de las con­tra­dic­cio­nes que le son con­sus­tan­cia­les, así como no pue­de blo­quear el momen­to en que vuel­ve a encon­trar­se con sus “lími­tes inma­nen­tes”.

El capi­tal “reatra­pa­do” por los méto­dos ele­gi­dos duran­te cua­ren­ta años para supe­rar las barre­ras inma­nen­tes

Como ya diji­mos, la actual cri­sis se pro­du­ce al tér­mino de la fase de acu­mu­la­ción inin­te­rrum­pi­da más lar­ga de toda la his­to­ria del capi­ta­lis­mo. Las bur­gue­sías apro­ve­cha­ron ple­na­men­te la polí­ti­ca apli­ca­da por la URSS y más tar­de por la Chi­na (espe­cial­men­te en Indo­ne­sia entre 1960 y 1965) para con­te­ner la revo­lu­ción social anti­ca­pi­ta­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta en don­de esta apa­re­cie­ra y para que­brar al movi­mien­to anti buro­crá­ti­co, des­de Ber­lín en 1953 y Buda­pest en 1965 has­ta Tia­nan­men en 1989. El capi­tal –los gobier­nos de los prin­ci­pa­les paí­ses capi­ta­lis­tas con sus cam­bian­tes rela­cio­nes con los núcleos pri­va­dos de cen­tra­li­za­ción del capi­tal y de poder de las finan­zas y de la gran indus­tria– pudie­ron encon­trar, a par­tir de 1978 – 1980, res­pues­tas a las barre­ras resul­tan­tes de sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas. En 1973 – 1975, con la rece­sión, ter­mi­nó el perío­do lla­ma­do “los trein­ta glo­rio­sos” cuyo fun­da­men­to fue –nun­ca será super­fluo repe­tir­lo– la inmen­sa des­truc­ción de capi­tal pro­duc­ti­vo y de medios de trans­por­te y comu­ni­ca­ción pro­vo­ca­da por el efec­to suce­si­vo de la cri­sis de los años 1930 y de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. El capi­tal se encon­tró nue­va­men­te con­fron­ta­do con sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas, bajo la for­ma de lo que algu­nos han lla­ma­do “cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo”.

Se die­ron tres res­pues­tas suce­si­vas –que no se reem­pla­za­ron, sino que se super­pu­sie­ron unas a otras– que per­mi­tie­ron al capi­tal pro­lon­gar la acu­mu­la­ción de más de trein­ta años. Fue en pri­mer lugar –tras un últi­mo inten­to de “relan­za­mien­to key­ne­siano” en 1975 – 77– la adop­ción, a par­tir de 1978, de polí­ti­cas neo­con­ser­va­do­ras de libe­ra­li­za­ción y de des­re­gla­men­ta­ción con que se tejió la mun­dia­li­za­cion del capi­tal. La “ter­ce­ra revo­lu­ción indus­trial” de las Tec­no­lo­gías de la Infor­ma­ción y la Comu­ni­ca­ción estu­vo estre­cha­men­te aso­cia­da con esto. Pero si bien las TIC fue­ron un fac­tor que con­tri­bu­yó a ase­gu­rar su éxi­to, se tra­tó de una res­pues­ta ante todo polí­ti­ca. Estu­vo basa­da en el fuer­te basa­men­to ideo­ló­gi­co-polí­ti­co cons­trui­do por Frie­drich Hayek y Mil­ton Fried­man (Dar­dot & Laval, 2009). Lue­go, el “régi­men de cre­ci­mien­to” antes des­cri­to, en el cual el sos­tén cen­tral de la acu­mu­la­ción pasa­ron a ser el endeu­da­mien­to pri­va­do y, en menor medi­da, el endeu­da­mien­to públi­co. Y la ter­ce­ra res­pues­ta fue la incor­po­ra­ción, por eta­pas, de Chi­na en los meca­nis­mos de la acu­mu­la­ción mun­dial, coro­na­da con su ingre­so en la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio.

Toman­do como hilo con­duc­tor la idea de que el capi­tal se encuen­tra con que “vuel­ven a levan­tar­se los mis­mos lími­tes toda­vía con mayor fuer­za” y, par­tien­do de los tres fac­to­res que aca­bo de seña­lar, pue­de apre­ciar­se la mag­ni­tud y la pro­ba­ble dura­ción de la gran cri­sis comen­za­da en agos­to de 2007.

La sobre­acu­mu­la­ción como fun­da­men­tal sus­tra­to de la cri­sis

La excep­cio­nal dura­ción de la fase de acu­mu­la­ción, que tuvo momen­tos de des­ace­le­ra­ción y una can­ti­dad cre­cien­te de adver­ten­cias (espe­cial­men­te la cri­sis asiá­ti­ca de 1988), pero nun­ca un ver­da­de­ro cor­te, a la que se suma la inte­gra­ción de Chi­na, al fina­li­zar ese perío­do, en el mer­ca­do mun­dial, hacen que la sobre­acu­mu­la­ción sea la mayor barre­ra que el capi­tal encuen­tra, nue­va­men­te, fren­te sí. Más allá de los ras­gos espe­cí­fi­cos de cada gran cri­sis, la razón pri­me­ra de todas ellas es la sobre­acu­mu­la­ción de capi­tal. La insa­cia­ble sed de plus­va­lía del capi­tal y el hecho que el capi­tal “se para­li­za, no don­de lo exi­ge la satis­fac­ción de las nece­si­da­des, sino allí don­de lo impo­ne la pro­duc­ción y rea­li­za­ción de la ganan­cia” (Marx, 1973: III, 276), expli­can que las cri­sis siem­pre sean cri­sis de sobre­acu­mu­la­ción de medios de pro­duc­ción, cuyo coro­la­rio es la sobre­pro­duc­ción de mer­can­cías. Esta sobre­acu­mu­la­ción y sobre­pro­duc­ción son “rela­ti­vas”, su pun­to de refe­ren­cia es la tasa míni­ma de ganan­cia con la cual los capi­ta­lis­tas con­ti­núan invir­tien­do y pro­du­cien­do. La ampli­tud de la sobre­acu­mu­la­ción hoy se debe a que las con­di­cio­nes espe­cí­fi­cas que con­du­je­ron a la cri­sis y a su dura­ción ocul­ta­ron duran­te mucho tiem­po el sub­ya­cen­te movi­mien­to de caí­da de la ganan­cia. Es algo com­ple­ta­men­te dis­tin­to a la clá­si­ca eufo­ria de los booms de fin de ciclo. Menos aún se tra­ta de accio­nes impu­tables a los tra­ders.

En el caso de los Esta­dos Uni­dos y los paí­ses de la UE, hubo una des­ac­ti­va­ción de los meca­nis­mos de adver­ten­cia debi­do al endeu­da­mien­to cada vez más ele­va­do posi­bi­li­ta­do por las “inno­va­cio­nes finan­cie­ras”. En el caso de Chi­na, son razo­nes polí­ti­cas las que impi­den que la caí­da de la tasa de ganan­cia lle­gue a fre­nar la acu­mu­la­ción de nue­vas capa­ci­dad pro­duc­ti­vas y, menos aún, a dete­ner­la (Gau­lard, 2010).

En cada gran cri­sis, la sobre­acu­mu­la­ción de capa­ci­da­des de pro­duc­ción y la super­pro­duc­ción de mer­can­cías se da en sec­to­res e indus­trias espe­cí­fi­cas. La cri­sis con­du­ce por con­ta­gio al esta­do de super­pro­duc­ción en otras indus­trias y sec­to­res. El nivel de aná­li­sis per­ti­nen­te es sec­to­rial y, fre­cuen­te­men­te, nacio­nal. A par­tir del momen­to en que la cri­sis finan­cie­ra comen­zó, en 2007 – 2008, a difi­cul­tar los meca­nis­mos de endeu­da­mien­to y pro­vo­car la con­trac­ción del cré­di­to (el “cre­dit crunch”), algu­nos sec­to­res (el inmo­bi­lia­rio y la cons­truc­ción en los EEUU, Irlan­da, Espa­ña y el Rei­no Uni­do) y algu­nas indus­trias (la auto­mo­triz en los EEUU y todos los paí­ses fabri­can­tes en Euro­pa) evi­den­cian estar con una muy fuer­te sobre­ca­pa­ci­dad. Aún hoy se encuen­tran stocks de edi­fi­cios de habi­ta­cio­nes y ofi­ci­nas sin ven­der ni alqui­lar. En las indus­trias eléc­tri­cas y mecá­ni­cas, las sobre­ca­pa­ci­da­des de los riva­les oli­go­pó­li­cos más débi­les (Renault, Peu­geot, Fiat, Good­year) y de sus pro­vee­do­res fue­ron reab­sor­bi­das por el cie­rre de esta­ble­ci­mien­tos y la des­truc­ción o des­lo­ca­li­za­ción de las maqui­na­rias. Pero las sobre­ca­pa­ci­da­des mun­dia­les se man­tie­nen intac­tas.

A fines de 2008 y el 2009 hubo una des­truc­ción de “capi­tal físi­co”, de capa­ci­da­des de pro­duc­ción en Euro­pa y los EEUU. Los efec­tos de sanea­mien­to con vis­tas a una “recu­pe­ra­ción” fue­ron con­tra­rres­ta­dos por la con­ti­nua­ción de la acu­mu­la­ción en Chi­na. De 2000 a 2010, el cre­ci­mien­to de la inver­sión fija bru­ta en Chi­na fue de un pro­me­dio del 13,3% por año, de tal modo que el por­cen­ta­je de la inver­sión fija en el PBI sal­tó del 34% al 46%. Esta expan­sión de la inver­sión no se debe tan­to al aumen­to de los gas­tos guber­na­men­ta­les del que los otros miem­bros del G20 se feli­ci­ta­ron en 2009, sino que, más bien, es la resul­tan­te de meca­nis­mos pro­fun­dos reve­la­do­res de pro­ce­sos incon­tro­la­dos o se debe a una ver­da­de­ra a fuga hacia ade­lan­te. Los pri­me­ros están rela­cio­na­dos con la encar­ni­za­da com­pe­ten­cia que las pro­vin­cias y las gran­des muni­ci­pa­li­da­des man­tie­nen por la inver­sión en las indus­trias manu­fac­tu­re­ras y la cons­truc­ción. Está en jue­go el pres­ti­gio, pero tam­bién los ingre­sos ocul­tos de sec­to­res ente­ros de la “buro­cra­cia-bur­gue­sía” chi­na. Los minis­te­rios en Bei­jing reco­no­cen la exis­ten­cia de sobre­ca­pa­ci­da­des muy impor­tan­tes en las indus­trias pesadas.[3]

¿Por qué, enton­ces, no inter­vie­nen? Por­que las rela­cio­nes polí­ti­cas y socia­les carac­te­rís­ti­cas de Chi­na han ence­rra­do al Par­ti­do Comu­nis­ta Chino en la siguien­te situa­ción. Como con­di­ción para un míni­mo de paz social (ver la mul­ti­pli­ca­ción de huel­gas y el artícu­lo de Jac­ques Chas­taign), la direc­ción del PCC pro­me­tió al pue­blo “el cre­ci­mien­to” e, inclu­so, ha cal­cu­la­do que una tasa de cre­ci­mien­to del 7 – 8% era el míni­mo com­pa­ti­ble con la esta­bi­li­dad polí­ti­ca. Pero el cre­ci­mien­to no pue­de des­can­sar sobre el con­su­mo de la mayo­ría de la pobla­ción, el PCC no pue­de con­ce­der a los tra­ba­ja­do­res las con­di­cio­nes polí­ti­cas que le per­mi­tan luchar por alza de sala­rios, ni esta­ble­cer ser­vi­cios públi­cos (salud, edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, segu­ros a la vejez), pues­to que en la tra­di­ción polí­ti­ca chi­na, de la cual Tie­nan­men fue el gran jalón, esto sería inter­pre­ta­do como un signo de debi­li­ta­mien­to de su con­trol polí­ti­co. Los 7 – 8 % de tasa de cre­ci­mien­to fue­ron obte­ni­dos, enton­ces, median­te una demen­cial expan­sión del sec­tor de bie­nes de inver­sión (el sec­tor I en los esque­mas de repro­duc­ción amplia­da). La caí­da, entre 2000 y 2010, del por­cen­ta­je del con­su­mo pri­va­do en el PBI del 46% al 34% da una dimen­sión de la encru­ci­ja­da en que se colo­có el PCC. El exce­den­te comer­cial de Chi­na es “sola­men­te” del 5 – 7% del PBI, pero sus ven­tas repre­sen­tan casi el 10% de las expor­ta­cio­nes mun­dia­les.

Las expor­ta­cio­nes son la sopa­pa de la sobre­acu­mu­la­ción de Chi­na y el canal a tra­vés del cual esta crea un efec­to depre­si­vo sobre todos los paí­ses que sufren la com­pe­ten­cia de los pro­duc­tos chi­nos. Esto pro­vo­ca un efec­to de rebo­te de tal modo que, des­de el verano, Chi­na expe­ri­men­ta una dis­mi­nu­ción de sus expor­ta­cio­nes. La des­truc­ción de las capa­ci­da­des de pro­duc­ción de la indus­tria manu­fac­tu­re­ra de muchos paí­ses de los que se habla poco (tex­til en Marrue­cos, en Egip­to y Túnez, por ejem­plo), pero tam­bién en otros de los que se habla más, en don­de fue con­tra­par­ti­da de la expor­ta­ción de pro­duc­tos resul­tan­tes de las ramas tec­no­ló­gi­cas de meta­les ferro­sos y no ferro­sos y de la agro­in­dus­tria (caso de Bra­sil), expre­sa el peso que la super­pro­duc­ción chi­na hace caer sobre el mer­ca­do mun­dial en su con­jun­to.

Peso aplas­tan­te del capi­tal fic­ti­cio y poder casi incon­ce­bi­ble de los ban­cos

Vol­va­mos aho­ra a las finan­zas y al capi­tal fic­ti­cio, que ven­go tra­tan­do des­de 2007 en mis artícu­los y en el recien­te libro Les det­tes illé­gi­ti­mes. Efec­ti­va­men­te, el segun­do ras­go espe­cí­fi­co de la cri­sis actual es que esta­lló des­pués de haber recu­rri­do, como míni­mo duran­te vein­te años, al endeu­da­mien­to como la gran for­ma de sos­tén de la deman­da en los paí­ses de la OCDE. Este pro­ce­so con­lle­vó una crea­ción extre­ma­da­men­te ele­va­da de títu­los que tie­nen el carác­ter de “vales” sobre la pro­duc­ción pre­sen­te y futu­ra. Estos “vales” tie­nen un fun­da­men­to cada vez más estre­cho. Al lado de los divi­den­dos sobre las accio­nes y de los intere­ses sobre prés­ta­mos a los Esta­dos, estu­vo el cre­ci­mien­to del cré­di­to al con­su­mo y del cré­di­to hipo­te­ca­rio, que son pun­cio­nes direc­tas sobre los sala­rios. El peso del capi­tal se ejer­ce sobre los asa­la­ria­dos, simul­tá­nea­men­te, en el lugar de tra­ba­jo y como deu­dor ante los ban­cos. Son, pues, “vales” cada vez más frá­gi­les los que sir­vie­ron como base para una acu­mu­la­ción (uti­li­zo este pala­bra a fal­ta de una mejor) de acti­vos “fic­ti­cios a la enési­ma poten­cia”. La cri­sis de los cré­di­tos hipo­te­ca­rios sub­pri­me des­tru­yó momen­tá­nea­men­te una peque­ña par­te. Pero ni siquie­ra los ban­cos cen­tra­les cono­cen real­men­te su astro­nó­mi­co mon­to, ni –en razón del sis­te­ma finan­cie­ro “en la penum­bra”– los cir­cui­tos y tene­do­res exac­tos. Ape­nas dis­po­ne­mos de muy vagas esti­ma­cio­nes. Lo que hemos deno­mi­na­do finan­cia­ri­za­ción ha sido la inmer­sión casi estruc­tu­ral en una situa­ción des­crip­ta por Marx en un párra­fo poco comen­ta­do del pri­mer capí­tu­lo del libro II de El capi­tal.

Seña­la que, por extra­ño que pue­da pare­cer en pleno triun­fo del capi­tal indus­trial, “El pro­ce­so de pro­duc­ción no es más que el esla­bón inevi­ta­ble, el mal nece­sa­rio para poder hacer dine­ro. Por eso todas las nacio­nes en que impe­ra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción se ven asal­ta­das perió­di­ca­men­te por la qui­me­ra de que­rer hacer dine­ro sin uti­li­zar como medio el pro­ce­so de pro­duc­ción” (Marx, 1973: II, 52). A par­tir de los años 1980, en los paí­ses capi­ta­lis­tas cen­tra­les enca­be­za­dos por los Esta­dos Uni­dos, la “qui­me­ra” comen­zó a tomar un carác­ter casi estruc­tu­ral. Las finan­zas han dado a esta qui­me­ra, fru­to del feti­chis­mo del dine­ro, res­pal­dos polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­na­les muy fuer­tes. Con­si­guió hacer que el “poder de las finan­zas”, y las feti­chis­tas creen­cias que el mis­mo arras­tra, se sus­ten­ten en un gra­do de mun­dia­li­za­ción espe­cial­men­te finan­cie­ra iné­di­to en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo.

La pie­za cla­ve de este poder es la deu­da públi­ca del los paí­ses de la OCDE. En un pri­mer tiem­po, a par­tir de 1980, el ser­vi­cio de la deu­da pro­du­jo, por medio de los impues­tos, una inmen­sa trans­fe­ren­cia de valor y plus­va­lor hacia los fon­dos de inver­sión y los ban­cos, con el canal de la deu­da del Ter­cer Mun­do, por supues­to, pero a una esca­la mucho más ele­va­da por las de los paí­ses capi­ta­lis­tas avan­za­dos. Esta trans­fe­ren­cia es una de las cau­sas de la pro­fun­da modi­fi­ca­ción en la dis­tri­bu­ción del ingre­so entre el capi­tal y el tra­ba­jo. A medi­da que más refor­za­ba el capi­tal su poder social y polí­ti­co, en mejo­res con­di­cio­nes esta­ban las empre­sas, los tene­do­res de títu­los y los mayo­res patri­mo­nios de actuar polí­ti­ca­men­te para libe­rar­se de las car­gas impo­si­ti­vas. La obli­ga­ción de que los gobier­nos recu­rrie­ran a los prés­ta­mos cre­ció con­ti­nua­men­te. A par­tir del pri­mer gobierno de Clin­ton, en los Esta­dos Uni­dos comen­za­ron a ver­se, no ya polí­ti­cas mone­ta­rias de regu­la­ción de las finan­zas, sino un prin­ci­pio de “cap­tu­ra del Esta­do” por los gran­des ban­cos (John­son & Kwak, 2010). La desig­na­ción de Robert Rubin, Pre­si­den­te de Gold­mann Sachs, cons­ti­tu­yó un momen­to de esa cap­tu­ra. La cri­sis de sep­tiem­bre de 2008, con Henry Paul­son en las palan­cas de man­do, com­ple­tó el pro­ce­so. Este con­du­jo a la fase actual, que está mar­ca­da por una con­tra­dic­ción carac­te­rís­ti­ca del res­pal­do al cre­ci­mien­to duran­te un perío­do tan pro­lon­ga­do.

En los meses que vie­nen toma­re­mos con­cien­cia de mane­ra cada vez más agu­da –no sólo los redac­to­res y lec­to­res de esta publi­ca­ción, ¡sino tam­bién los “acto­res” y los que deci­den! – . Los “mer­ca­dos”, es decir, los ban­cos y los inver­so­res finan­cie­ros, dic­tan la con­duc­ta de los gobier­nos occi­den­ta­les ponien­do como eje –como tan cla­ra­men­te pudo ver­se en Gre­cia– la defen­sa de los intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos de los acree­do­res, sean cua­les fue­ren las con­se­cuen­cias en tér­mi­nos de sufri­mien­to social. Pero en razón del mon­to y de las con­di­cio­nes de acu­mu­la­ción de acti­vos fic­ti­cios, en cual­quier momen­to pue­de des­en­ca­de­nar­se una gran cri­sis finan­cie­ra, aun­que no pue­dan pre­ver­se ni el momen­to ni el lugar del sis­te­ma finan­cie­ro en que esta­lle. Las razo­nes van más allá de las carac­te­rís­ti­cas de las ope­ra­cio­nes ban­ca­rias en las que gene­ral­men­te se pone el acen­to –natu­ra­le­za de los acti­vos fic­ti­cios, depu­ra­ción muy incom­ple­ta de los acti­vos tóxi­cos de 2007, espe­cial­men­te por los ban­cos euro­peos, dimen­sión de lo que aca­ba de desig­nar­se como “efec­to palanca”,[4] etcé­te­ra – . El capi­tal sufre de una agu­da fal­ta de plus­va­lía, caren­cia que la sobre­ex­plo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res emplea­dos (con­se­cuen­cia del ejér­ci­to indus­trial de reser­va), así como el pilla­je de recur­sos del pla­ne­ta, com­pen­san cada vez menos. Si la masa de capi­tal pues­to en la extrac­ción de plus­va­lía se estan­ca o retro­trae, lle­ga un momen­to en que nin­gún incre­men­to de la tasa de explo­ta­ción pue­de con­tra­rres­tar sus efec­tos. Es lo que ocu­rre cuan­do el poder de los ban­cos es casi incon­ce­bi­ble y cuan­do exis­te, como nun­ca ante­rior­men­te, una masa muy impor­tan­te y muy vul­ne­ra­ble de “vales” sobre la pro­duc­ción, así como pro­duc­tos deri­va­dos y otros acti­vos “fic­ti­cios a la enési­ma poten­cia”. Con­tra un telón de fon­do de sobre­acu­mu­la­ción y de super­pro­duc­ción cró­ni­cos, tene­mos diver­sas con­se­cuen­cias.

En pri­mer lugar, se da paso a polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y mone­ta­rias que per­si­guen dos obje­ti­vos que pro­du­cen efec­tos con­tra­dic­to­rios. Es pre­ci­so, median­te las pri­va­ti­za­cio­nes, abrir al capi­tal sec­to­res pro­te­gi­dos social­men­te, para ofre­cer­les opor­tu­ni­da­des de ganan­cia has­ta tan­to o, mejor dicho, con la espe­ran­za de que se recons­ti­tu­yan con­di­cio­nes de con­jun­to para la “sali­da de la cri­sis” y, para eso, son apli­ca­dos y reite­ra­dos pro­yec­tos de pri­va­ti­za­ción y de “aper­tu­ra a la com­pe­ten­cia”. Pero es tam­bién pre­ci­so tra­tar de evi­tar que se pro­duz­ca un hun­di­mien­to eco­nó­mi­co que nece­sa­ria­men­te repre­sen­ta­ría la des­truc­ción de una par­te del capi­tal fic­ti­cio, comen­zan­do por el que ten­ga la for­ma de acreen­cias, de títu­los de la deu­da, pero el carác­ter pro­cí­cli­co (acen­tuan­do la rece­sión) del pri­mer obje­ti­vo tie­ne el efec­to de refor­zar la posi­bi­li­dad de tal hun­di­mien­to. Exis­te, para­le­la­men­te, la con­tra­dic­ción, algo seme­jan­te pero dife­ren­te, que con­sis­te en la impo­si­ción por los “mer­ca­dos” de polí­ti­cas de aus­te­ri­dad por temor al default de pagos, pro­vo­can­do que este sea cada vez más inevi­ta­ble por el solo hecho mecá­ni­co de la acen­tua­da con­trac­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Y otra impor­tan­te con­se­cuen­cia del poder de las finan­zas y de su inca­pa­ci­dad para limi­tar la des­truc­ción de capi­tal fic­ti­cio en los paí­ses de la OCDE es la exis­ten­cia de esta inmen­sa masa de dine­ro –masa fic­ti­cia pero con efec­tos reales– que con­ti­nua­men­te pasa de una a otra for­ma de colo­ca­ción, crean­do una muy fuer­te ines­ta­bi­li­dad finan­cie­ra, gene­ran­do bur­bu­jas que pue­den ser des­en­ca­de­nan­tes de cri­sis gene­ra­li­za­da y fre­cuen­te­men­te agu­di­zan­do –espe­cial­men­te cuan­do la espe­cu­la­ción se rea­li­za con los pro­duc­tos ali­men­ta­rios– con­flic­tos socia­les.

La extre­ma debi­li­dad de los ins­tru­men­tos de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca Final­men­te, el últi­mo gran ras­go de la cri­sis es que la mis­ma esta­lló y se desa­rro­lló des­pués que las polí­ti­cas de libe­ra­li­za­ción y des­re­gla­men­ta­ción hubie­ran lle­ga­do a des­truir las con­di­cio­nes geo­po­lí­ti­cas y macro­so­cia­les en las que ins­tru­men­tos anti­cí­cli­cos de cier­ta efi­ca­cia habían sido pre­pa­ra­dos pre­ce­den­te­men­te. Para el capi­tal, las polí­ti­cas de libe­ra­li­za­ción han teni­do su “lado bueno”, pero tie­nen tam­bién su “lado malo”. La libe­ra­li­za­ción puso a los tra­ba­ja­do­res a com­pe­tir de país a país y de con­ti­nen­te a con­ti­nen­te como nun­ca antes.

Abrió la vía a la des­re­gla­men­ta­ción y a las pri­va­ti­za­cio­nes. Las posi­cio­nes del tra­ba­jo ante el capi­tal fue­ron muy debi­li­ta­das, eli­mi­nan­do has­ta el pre­sen­te “el mie­do a las masas” como agui­jón de las con­duc­tas del capi­tal. El otro lado de la meda­lla está cons­ti­tui­do por esta caren­cia de ins­tru­men­tos anti­cí­cli­cos, debi­do a que no se ha encon­tra­do nin­gún sus­ti­tu­to a los del key­ne­sia­nis­mo, así como a la inten­sa riva­li­dad entre los gran­des pro­ta­go­nis­tas de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta mun­dia­li­za­da, en una fase en la que la poten­cia hege­mó­ni­ca esta­ble­ci­da ha per­di­do todos los medios de su hege­mo­nía –con la excep­ción de los medios mili­ta­res de los que pue­de uti­li­zar solo una par­te, y has­ta el momen­to sin gran éxi­to – . El úni­co ins­tru­men­to dis­po­ni­ble es la emi­sión de mone­da, la plan­cha de impre­sión de bille­tes por cuen­ta de los gobier­nos (en el caso de los Esta­dos Uni­dos, don­de la Fed com­pra una par­te de los bonos del Teso­ro), pero, sobre todo, en bene­fi­cio de los ban­cos. Este terreno es tam­bién el úni­co en que cier­ta for­ma de coope­ra­ción inter­na­cio­nal fun­cio­na. El anun­cio el 30 de noviem­bre 2011 de la crea­ción de liqui­de­ces en dóla­res, de común acuer­do entre Ban­cos cen­tra­les y por ini­cia­ti­va de la Fed, para con­tra­rres­tar el ago­ta­mien­to de las fuen­tes de refi­nan­cia­mien­to de los ban­cos euro­peos por par­te de sus homó­lo­gos esta­dou­ni­den­ses, ha sido el últi­mo ejem­plo.

Resis­tir y lan­zar­se en aguas en las que has­ta aho­ra nun­ca nave­ga­mos Al igual que otros [5] he expli­ca­do la nece­si­dad inevi­ta­ble, abso­lu­ta, de pre­pa­rar­se para la pers­pec­ti­va de un gran crack finan­cie­ro y para tomar los ban­cos. Pero este artícu­lo requie­re de una con­clu­sión más amplia. A nivel mun­dial, no se avi­zo­ra nin­gu­na “sali­da de la cri­sis” en un hori­zon­te tem­po­ral pre­vi­si­ble. Para los gran­des cen­tros sin­gu­la­res de valo­ri­za­ción del capi­tal, que son los gru­pos indus­tria­les euro­peos, es tiem­po de migrar hacia cie­los más bene­vo­len­tes, hacia eco­no­mías que com­bi­nen una taza de explo­ta­ción alta y un mer­ca­do domés­ti­co impor­tan­te. Las con­di­cio­nes de la repro­duc­ción social de las cla­ses popu­la­res están ame­na­za­das. El ascen­so de la pobre­za y la pau­pe­ri­za­ción ram­pan­te que afec­ta a capas cada vez más impor­tan­tes de asa­la­ria­dos lo demues­tra.

El Rei­no Uni­do fue uno de los labo­ra­to­rios, antes inclu­so del esta­lli­do de la crisis.[6] Mien­tras más dure, más se ale­ja­rá para los asa­la­ria­dos cual­quier otro futu­ro que no sea la pre­ca­ri­za­ción y la caí­da del nivel de vida. Las pala­bras cla­ve que se repi­ten son “adap­ta­ción”, “sacri­fi­cio nece­sa­rio”. Cada tan­to, para man­te­ner un míni­mo de legi­ti­mi­dad, los sin­di­ca­tos pue­den lla­mar a jor­na­das de acción. La huel­ga de un día de los emplea­dos públi­cos en el Rei­no Uni­do es el ejem­plo más recien­te. Pero, como escri­bí antes, el por­ve­nir de los tra­ba­ja­do­res y de los jóve­nes depen­de, sobre todo, si no ente­ra­men­te, de su capa­ci­dad para dar­se espa­cios y “tiem­pos de res­pi­ra­ción” pro­pios, a par­tir de diná­mi­cas que solo ellos mis­mos pue­den moto­ri­zar. Otro mun­do es posi­ble, segu­ra­men­te, pero no podrá dise­ñar­se sino en la medi­da en que la acción abra camino al pen­sa­mien­to que, más que nun­ca, no pue­de sino ser colec­ti­vo. Es una com­ple­ta inver­sión de los perío­dos en que exis­tían, al menos apa­ren­te­men­te, pla­nes pre­es­ta­ble­ci­dos de la socie­dad futu­ra, fue­sen los de algu­nos socia­lis­tas utó­pi­cos o los de la Komin­tern de Dimi­trov. En el siglo XVI, los nave­gan­tes ingle­ses for­ja­ron la bella expre­sión “unchar­ted waters”: aguas que nun­ca se nave­ga­ron y para las cua­les no hay nin­gún mapa o car­ta marí­ti­ma. Hoy esta­mos en esa situa­ción.

Notas:

1. La con­sig­na del movi­mien­to Ocu­par Wall Street “Somos el 99%”, refle­ja la tre­men­da dis­tan­cia entre los muy, muy altos ingre­sos y los del res­to de los nor­te­ame­ri­ca­nos.

2. Algu­nas de las pre­gun­tas que sería pre­ci­so res­pon­der para ver si el estu­dio de Zurich pue­de apli­car­se a una pro­ble­má­ti­ca rela­cio­na­da con el capi­tal finan­cie­ro de Hil­fer­ding y Lenin.

3. El sitio de la edi­ción en inglés del dia­rio del PCC abun­da en ejem­plos.

http://​english​.peo​ple​daily​.com​.cn/​B​a​sta tipear las pala­bras “Chi­na over­ca­pa­city” para encon­trar­los. Pue­de con­sul­tar­se tam­bién el estu­dio rea­li­za­do por la Cáma­ra de Comer­cio de Euro­pa:

http://​www​.roland​ber​ger​.com/​m​e​d​i​a​/​p​d​f​/​R​o​l​a​n​d​_​B​e​r​g​e​r​_​O​v​e​r​c​a​p​a​c​i​t​y​_​i​n​_​C​h​i​n​a​_​2​0​0​9​1​2​0​1​.​pdf

4. Ver mi libro Les det­tes illé­gi­ti­mes y el de Louis Gill, La cri­se finan­ciè­re et moné­tai­re mon­dia­le. Endet­te­ment, spé­cu­la­tion, aus­té­ri­té.

5. En pri­mer lugar, Fré­dé­ric Lor­don.

6. Ver el libro de Owen Jones, Chavs. The Demo­ni­za­tion of the Wor­king Class.

Biblio­gra­fía

Ches­nais, Fra­nçois. Les det­tes illé­gi­ti­mes. Rai­sons d’Agir: París, 2011 CNUCED, “L’économie mon­dia­le face aux enjeux poli­ti­ques d‘après cri­se”, Gine­bra, sep­tiem­bre 2011.

Dar­dot, Pie­rre; Laval, Chris­tian. La nou­ve­lle rai­son du mon­de. Essai sur la socié­té néo­li­bé­ra­le. La Décou­ver­te: París, 2009.

Gau­lard, Mylè­ne, “Los lími­tes del cre­ci­mien­to chino”. En: Herra­mien­ta web 4 (febre­ro de 2010) http://www.herramienta.com.ar/content/herramienta-web‑4

Gill, Louis, La cri­se finan­ciè­re et moné­tai­re mon­dia­le. Endet­te­ment, spé­cu­la­tion, aus­té­ri­té. M édi­teur: Que­bec, 2011.

John­son, S.; Kwak, J. 13 Ban­kers – The Wall Street Take Over and the Next Finan­cial Melt­down. Pantheon Books: Nue­va York, 2010. Jones, Owen. Chavs. The Demo­ni­za­tion of the Wor­king Class. Ver­so: Lon­dres, 2011.

Marx, Karl, El capi­tal. 3 vols. Trad. de Wen­ces­lao Roces. Méxi­co: FCE, 1973. –, Ele­men­tos fun­da­men­ta­les para la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca (borra­dor). 1857 – 1858. Trad. de Pedro Sca­ron. Edi­ción a car­go de José Ari­có, Miguel Mur­mis y Pedro Sca­ron. 3 vols. Siglo XXI: Bue­nos Aires, 1972.

Mat­tick, Paul, Cri­sis & Teo­ría de la Cri­sis. Penín­su­la: Bar­ce­lo­na, 1977. Dis­po­ni­ble en http://​www​.geo​ti​cies​.com/​c​i​c​a​_​web Rever­chon, Antoi­ne, “Que­lle est la vraie valeur des réser­ves d’énergie fos­si­le (valeur bour­siè­re ou valeur pour la socié­té humai­ne)”. En: Le Mon­de de l’économie (15 de noviem­bre de 2011).

Vita­li, S.; Glatt­fel­der, J.B.; Bat­tis­ton, S. The net­work of glo­bal cor­po­ra­te con­trol. Chair of Sys­tems Design, ETH: Zurich, www​.plo​so​ne​.org

Fra­nçois Ches­nais es Pro­fe­sor emé­ri­to en la Uni­ver­si­dad de París 13-Ville­ta­neu­se; inves­ti­ga­dor mar­xis­ta del Con­se­jo cien­tí­fi­co de ATTAC-Fran­cia, direc­tor de Carré rou­ge, y miem­bro del Con­se­jo ase­sor de Herra­mien­ta. Es autor de La Mon­dia­li­sa­tion du capi­tal y coor­di­na­dor de La finan­ce mon­dia­li­sée, raci­nes socia­les et poli­ti­ques, con­fi­gu­ra­tion, con­sé­quen­ces. La finan­ce capi­ta­lis­te, últi­mo libro bajo su direc­ción, aca­ba de ser publi­ca­do por Edi­cio­nes Herra­mien­ta. E‑mail: [email protected]​free.​fr.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *