Car­ta a Hugo Chá­vez- Fidel Cas­tro

Que­ri­do Hugo, te escu­ché hoy por la tar­de cuan­do hablas­te en Guá­ri­co, sor­pre­sa total, pen­sé que lo harías en Bari­nas, bue­na tác­ti­ca, el fac­tor sor­pre­sa des­con­cier­ta a la alian­za, nada sub­es­ti­ma­ble, de yan­quis y oli­gar­cas en Vene­zue­la.

Supe así, por esa vía, que den­tro de 10 días cum­pli­rás 58 años. Tenía algu­na duda sobre el núme­ro exac­to que suma­rías en esa fecha, pen­sa­ba que tal vez era 59, de todas for­mas ese día no te feli­ci­ta­ré por tu 58° ani­ver­sa­rio, ya que des­de aho­ra mis­mo lo hago con el inva­ria­ble y sin­ce­ro afec­to de siem­pre.

Creo que yo era ya vie­jo cuan­do hice algu­nas cosas que muchas per­so­nas atri­buían sim­ple­men­te a mi juven­tud. Cier­ta­men­te es una ver­güen­za que hubie­ra per­di­do tan­to tiem­po cuan­do ter­mi­né el bachi­lle­ra­to, al que se le aña­dió un año más has­ta sumar doce, había cum­pli­do ya 19 y no tenía ni siquie­ra nocio­nes de la dis­ci­pli­na y expe­rien­cia mili­tar. Tú en cam­bio te habías gra­dua­do como ofi­cial de la Aca­de­mia Mili­tar.

Menos mal que los medio­cres polí­ti­cos bur­gue­ses de Vene­zue­la admi­tían que un ciu­da­dano, a pesar de su con­di­ción social y ori­gen étni­co, podía ser guar­dián del orden oli­gár­qui­co, con­fia­ban que el dine­ro, los hono­res y el inte­rés per­so­nal pre­va­le­ce­rían en la ins­ti­tu­ción mili­tar de un país lati­no­ame­ri­cano.

Duran­te casi 200 años con­ge­la­ron los sue­ños del Liber­ta­dor, que esta vez vol­vie­ron a tener vigen­cia ple­na sólo 210 años des­pués y cuan­do ya el más pode­ro­so impe­rio era due­ño del mun­do.

Vein­ti­séis años tenía yo cuan­do el gol­pe mili­tar pro­yan­qui de Batis­ta, par­tien­do sólo de ideas inver­tí un año, cua­tro meses y 16 días en orga­ni­zar, entre­nar y armar a los jóve­nes patrio­tas que ata­ca­ron los cuar­te­les de San­tia­go de Cuba y de Baya­mo.

Cuan­do tú tenías la mis­ma edad poseías ya un nivel de cono­ci­mien­tos mili­ta­res y polí­ti­cos en espe­cial los que ema­na­ban de las ideas de Miran­da, de Bolí­var y de toda una gene­ra­ción de patrio­tas que escri­bie­ron una de las más bri­llan­tes his­to­rias del pla­ne­ta en pro de la liber­tad y la jus­ti­cia para los pue­blos opri­mi­dos.

Me asom­bra como aún hoy segui­mos apren­dien­do de ellos, espe­cial­men­te tú que repre­sen­tas al pue­blo boli­va­riano en este ins­tan­te sin­gu­lar de su his­to­ria. 58 años no es nada, Hugo, yo que ten­go casi 28 años más he vivi­do una par­te impor­tan­te de los últi­mos 100 años pue­da dar fe de lo que sig­ni­fi­ca el tiem­po en esta épo­ca.

Honor espe­cial mere­ce el pue­blo vene­zo­lano por su inmen­sa capa­ci­dad de com­pren­der la haza­ña que jun­to a ti lle­va a cabo. No impor­ta que mis men­sa­jes se acu­mu­len, algún día qui­zás ten­gan deter­mi­na­do valor como tes­ti­mo­nio de esta épo­ca sin­gu­lar que ambos pue­blos, me atre­ve­ría a decir nues­tro úni­co pue­blo, el de Bolí­var y Mar­tí, está vivien­do.

¡Has­ta la vic­to­ria Siem­pre!

Fidel Cas­tro

18 de julio de 2012

9:14 PM

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *