Pode­mos ser otra cosa- Iker Casa­no­va

Entre el entu­sias­mo de los suyos el pre­si­den­te de Espa­ña lee los tér­mi­nos de la decla­ra­ción de gue­rra a su pro­pio pue­blo. El mapa de los recor­tes apli­ca­dos en los últi­mos meses cons­ti­tu­ye un auto­rre­tra­to ideo­ló­gi­co de la dere­cha espa­ño­la. Según el PP, los pro­ble­mas del Esta­do son los siguien­tes: los nacio­na­lis­tas han hun­di­do el país obli­gan­do a hacer auto­no­mías; los fun­cio­na­rios son unos vagos, al igual que los estu­dian­tes, los sin­di­ca­lis­tas y los disi­den­tes en gene­ral; la sani­dad está en quie­bra por los inmi­gran­tes y los simu­la­do­res de bajas y enfer­me­da­des; los para­dos chu­pan del bote sin bus­car empleo; des­pe­dir es muy difí­cil; el Esta­do está sobre­di­men­sio­na­do, lo públi­co está siem­pre mal ges­tio­na­do y lo pri­va­do es efi­cien­te; exis­ten dema­sia­das regu­la­cio­nes que asfi­xian la eco­no­mía.…

Sus pro­pues­tas de solu­ción no plan­tean nin­gu­na crí­ti­ca ni pro­pó­si­to de enmien­da sobre el mode­lo pro­duc­ti­vo y polí­ti­co que ha gene­ra­do esta cri­sis, sino al con­tra­rio, una pro­fun­di­za­ción faná­ti­ca en la orto­do­xia neo­li­be­ral: pri­va­ti­zar y libe­ra­li­zar, con el aña­di­do his­pano de recen­tra­li­zar. Sin embar­go, los acree­do­res del Esta­do exi­gen dine­ro y no decla­ra­cio­nes ideo­ló­gi­cas, así que Rajoy ha hecho para tapar los desa­gui­sa­dos que sus ami­gos han crea­do en la ban­ca espa­ño­la lo que no esta­ba dis­pues­to a hacer para pagar las medi­ci­nas a ancia­nos indi­gen­tes: subir los impues­tos de for­ma masi­va. Pero la cabra tira al mon­te y de for­ma deli­ran­te y sui­ci­da, como el escor­pión que pica a la rana en medio del río, «es mi natu­ra­le­za», lo ha hecho solo a los pobres y de for­ma letal para la eco­no­mía.

El Gobierno ha dado la espal­da de for­ma pre­me­di­ta­da a la posi­bi­li­dad de aco­me­ter refor­mas estruc­tu­ra­les para salir de la cri­sis sin afron­tar recor­tes socia­les, lo que es lógi­co si tene­mos en cuen­ta que la fun­ción de un gobierno de dere­chas es bene­fi­ciar a las cla­ses altas. Pero, inclu­so des­de esa ópti­ca, han aña­di­do la mio­pía a la mal­dad. La refor­ma fis­cal no con­tem­pla una subida/​reimplantación/​creación de los impues­tos de suce­sio­nes, plus­va­lías, patri­mo­nio, de los tra­mos más altos del IRPF, del Impues­to de Socie­da­des, del IVA de lujo, sobre las gran­des for­tu­nas…, ni la anu­la­ción de las SICAV y otras for­mas de eva­sión legal, ni anun­cia un plan de cho­que con­tra el frau­de. De hecho, la prin­ci­pal apro­xi­ma­ción de este gobierno al frau­de ha sido una amnis­tía para los defrau­da­do­res.

La subi­da de los impues­tos indi­rec­tos es la más injus­ta por­que qui­ta a todos lo mis­mo, inde­pen­dien­te­men­te de su ren­ta. Pero ade­más, el resul­ta­do inme­dia­to será un des­cen­so del con­su­mo que, apar­te de frus­trar la pre­vi­sión recau­da­to­ria, resul­ta­rá fatal para el comer­cio tra­di­cio­nal, la indus­tria del ocio, la cul­tu­ra… afec­ta­das tam­bién por otras des­re­gu­la­cio­nes que solo bene­fi­cia­rán a las mul­ti­na­cio­na­les. El des­cen­so gene­ral del con­su­mo, empu­ja­do tam­bién por los recor­tes a los fun­cio­na­rios y otros colec­ti­vos que dedi­can al gas­to bási­co la tota­li­dad de sus ingre­sos, va a hacer que des­pués el res­to de los sec­to­res se vean afec­ta­dos en cade­na, has­ta caer en una rece­sión de dimen­sio­nes iné­di­tas.

Esta­mos asis­tien­do al colap­so del mode­lo socio­eco­nó­mi­co de las bur­bu­jas implan­ta­do por el PPSOE en el Esta­do espa­ñol en las últi­mas déca­das. Una eco­no­mía que de for­ma irres­pon­sa­ble se había basa­do en los apa­ren­te­men­te espec­ta­cu­la­res datos de cre­ci­mien­to apor­ta­dos por la «bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria» y su her­ma­na del sec­tor públi­co, la «bur­bu­ja de las infra­es­truc­tu­ras». Des­cui­dan­do la for­ma­ción y la inves­ti­ga­ción; tra­tan­do de ganar com­pe­ti­ti­vi­dad úni­ca­men­te a tra­vés de la mode­ra­ción sala­rial; trans­fi­rien­do ren­ta de los tra­ba­ja­do­res a los empre­sa­rios; pri­va­ti­zan­do empre­sas públi­cas ren­ta­bles; gene­ra­li­zan­do la pre­ca­rie­dad labo­ral; bajan­do impues­tos a los ricos; endeu­dán­do­se de for­ma teme­ra­ria e inne­ce­sa­ria; fomen­tan­do un mode­lo ban­ca­rio que se había hecho fuer­te a tra­vés del ladri­llo y del cobro de hipo­te­cas con­fis­ca­to­rias… el Esta­do espa­ñol cami­na­ba con paso fir­me hacia el desas­tre. El esta­lli­do par­cial del sis­te­ma espe­cu­la­ti­vo de las finan­zas glo­ba­les fue el prin­ci­pio del fin. Las medi­das adop­ta­das por el PP van a pro­fun­di­zar aho­ra la deba­cle. Tal y como dijo Rajoy sobre la hoy que­bra­da Comu­ni­dad Valen­cia­na: «Ese es el mode­lo que yo quie­ro apli­car para el Gobierno de Espa­ña».

El mode­lo auto­nó­mi­co espa­ñol (para­dig­ma de una infla­ción ins­ti­tu­cio­nal que se extien­de a otros ámbi­tos) es absur­do, caro e insos­te­ni­ble. Los dipu­tados de Amaiur lo deno­mi­na­ban esta sema­na «bur­bu­ja ins­ti­tu­cio­nal». Este mode­lo sur­ge en la tran­si­ción, con la inten­ción de disi­mu­lar el hecho nacio­nal vas­co y cata­lán, prin­ci­pal­men­te, cuyo reco­no­ci­mien­to era obli­ga­do por la deman­da real exis­ten­te. Pen­sa­ron que la mejor for­ma de escon­der un árbol era plan­tar un bos­que y aho­ra el café para todos demues­tra su cos­te. Pare­ce absur­do crear toda una auto­no­mía para repre­sen­tar a cier­tas pro­vin­cias cuyos legí­ti­mos intere­ses podrían ser admi­nis­tra­dos por una dipu­tación pro­vin­cial que se encar­ga­ra de la ges­tión cul­tu­ral y la pro­mo­ción socio­eco­nó­mi­ca del terri­to­rio, pero pre­fi­rie­ron esa vía que adop­tar una estruc­tu­ra que des­ta­ca­ra la sin­gu­la­ri­dad de vas­cos y cata­la­nes.

Una vez pues­to en mar­cha el sis­te­ma, el PPSOE cayó sobre el poder auto­nó­mi­co como una pla­ga de lan­gos­tas. Sin lugar a dudas, los más inefi­cien­tes y des­pil­fa­rra­do­res han sido los gober­nan­tes del PP, empe­ña­dos en actuar como reye­zue­los en unas comu­ni­da­des que aca­ba­ban sobre­di­men­sio­na­das por sus ansias de poder y las nece­si­da­des de ali­men­tar una red clien­te­lar de carác­ter neo­ca­ci­quil, con las cajas de aho­rros pros­ti­tui­das para el sos­te­ni­mien­to de la polí­ti­ca del ladri­llo y la infra­es­truc­tu­ra absur­da. Sobran los ejem­plos de su mala ges­tión: las auto­no­mías y ayun­ta­mien­tos más endeu­da­dos, el mayor núme­ro de pro­ce­sa­dos por corrup­ción, las infra­es­truc­tu­ras más inú­ti­les, las tele­vi­sio­nes públi­cas más sec­ta­rias y defi­ci­ta­rias, las cajas más arrui­na­das… El PP ha situa­do a una cater­va de corrup­tos a saquear y arrui­nar el Esta­do, y cuan­do lo ha con­se­gui­do denun­cia la inefi­cien­cia de lo públi­co y pide su pri­va­ti­za­ción. Así se aho­rra­ran tener que pasar por el moles­to tran­ce de unas elec­cio­nes para acce­der a la ges­tión de aque­llas par­ce­las de poder que la eli­te eco­nó­mi­ca a la que sir­ven no tie­ne aún en pro­pie­dad.

La inde­pen­den­cia es una nece­si­dad vital para nues­tra eco­no­mía. Que nadie ven­ga con la memez de que en el mun­do actual no exis­te la inde­pen­den­cia. Hay esta­dos con el máxi­mo nivel de sobe­ra­nía y hay pue­blos suje­tos a domi­na­cio­nes aña­di­das a la lógi­ca inter­de­pen­den­cia de un mun­do glo­bal. ¿Por qué los vas­cos no dis­po­ne­mos de los recur­sos legis­la­ti­vos, eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos con los que sí cuen­ta el Gobierno espa­ñol, para poder usar­los en sen­ti­do dis­tin­to, en con­so­nan­cia con nues­tra reali­dad socio­eco­nó­mi­ca y nues­tra volun­tad polí­ti­ca? ¿Por qué no tene­mos voz ni voto en los foros inter­na­cio­na­les don­de se deci­de nues­tro futu­ro? Por­que no somos un esta­do inde­pen­dien­te.

Es cier­to que hay medi­das que hay que tomar ya, y que pue­den poner­se en prác­ti­ca inclu­so des­de el men­gua­do mar­co com­pe­ten­cial actual, pero si no libra­mos a nues­tro país del ancla his­pa­na nos ter­mi­na­re­mos por hun­dir. Pon­ga­mos un ejem­plo: Patxi López dice que no acep­ta las medi­das de Rajoy pero ¿qué pasa­rá si, como es pre­vi­si­ble, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal obli­ga a apli­car los recor­tes? Que gra­cias a la fal­ta de com­pe­ten­cias nues­tros pen­sio­nis­tas ten­drán que pagar sus medi­ci­nas, los fun­cio­na­rios redu­cir sus suel­dos y los peque­ños comer­cian­tes echar la per­sia­na. ¿Segui­rá dicien­do enton­ces López que el deba­te sobre el nivel de auto­go­bierno, y en su caso la inde­pen­den­cia, es una preo­cu­pa­ción iden­ti­ta­ria aje­na a las nece­si­da­des e inquie­tu­des coti­dia­nas de la ciu­da­da­nía?

En el Esta­do espa­ñol han esta­lla­do las bur­bu­jas inmo­bi­lia­ria, de infra­es­truc­tu­ras e ins­ti­tu­cio­nal. Ha esta­lla­do la bur­bu­ja Espa­ña. Que­da un esta­do arrui­na­do eco­nó­mi­ca y moral­men­te, pró­xi­mo a la inter­ven­ción. Espa­ña cum­ple de for­ma cre­cien­te los requi­si­tos para ser cali­fi­ca­do como un esta­do falli­do: las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas, judi­cia­les y eco­nó­mi­cas se per­ci­ben como un pro­ble­ma en sí mis­mas y es el pro­pio Esta­do, por su polí­ti­ca y estruc­tu­ra, la cau­sa direc­ta del des­cen­so de la cali­dad de vida de su pobla­ción. Ade­más no ha podi­do, ni podrá ya nun­ca, supe­rar las ten­sio­nes deri­va­das de la negli­gen­te ges­tión de su plu­ri­na­cio­na­li­dad. Las fuer­zas cen­trí­fu­gas ya están des­ata­das y a medio pla­zo se cum­pli­rá el ada­gio de Cáno­vas de que «son espa­ño­les los que no pue­den ser otra cosa». Noso­tras sí pode­mos, que­re­mos y vamos a ser otra cosa: ciu­da­da­nas de Eus­kal Herria, un esta­do inde­pen­dien­te, peque­ño y bien ges­tio­na­do, con una eco­no­mía popu­lar basa­da en el res­pe­to a la natu­ra­le­za y des­ti­na­da a garan­ti­zar el bien­es­tar mate­rial y cul­tu­ral de sus gen­tes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *