Repor­ta­je a Wal­ter Wen­de­lin, coor­di­na­dor de Aska­pe­na. «El ries­go de ser inter­na­cio­na­lis­ta y vas­co»

Dick Ema­nuels­son

Rebe­lión

Ter­mi­nan­do una mul­ti­tu­di­na­ria mani­fes­ta­ción de tra­ba­ja­do­res del comer­cio en alian­za con peque­ños comer­cian­tes, pro­tes­tan­do con­tra la deci­sión del ayun­ta­mien­to de per­mi­tir que las gran­des cade­nas del comer­cio pue­dan abrir sus por­to­nes del domin­go, entre­vis­ta­mos a Wal­ter Wen­de­lin, ale­mán-vas­co que pre­si­de Aska­pe­na.

Es una orga­ni­za­ción vas­ca e inter­na­cio­na­lis­ta que tra­ba­ja y actúa como un puen­te entre la lucha de los pue­blos y la cons­truc­ción de un esta­do vas­co libre e inde­pen­dien­te.

Y como tal ha enfren­ta­do con toda índo­le de repre­sión por par­te del esta­do espa­ñol, no ile­ga­li­zán­do­la pero per­si­guien­do sus dife­ren­tes voce­ros y coor­di­na­do­res, como el caso de Wal­ter, acu­sán­do­los de estar al ser­vi­cio al “Bra­zo inter­na­cio­nal de la ETA”.

Video: https://​vimeo​.com/​3​9​8​6​4​1​76/
AUDIO:
https://​www​.box​.com/​s​/​a​3​d​1​d​6​3​2​4​3​4​c​e​5​b​0​2​0dc

Con Wal­ter con­ver­sa­mos sobre el pano­ra­ma vas­co.

Dick Ema­nuels­son (DE): Para uno que vie­ne de afue­ra es alta­men­te intere­san­te ver estas movi­li­za­cio­nes del pue­blo vas­co en lucha por sus dere­chos. Y es ade­más, un gus­to para mí vol­ver a encon­trar­te, Wal­ter. La últi­ma vez que nos vimos fue en sep­tiem­bre de 2002 en la capi­tal de Colom­bia cuan­do lle­gas­te allí como voce­ro de la orga­ni­za­ción Aska­pe­na, un movi­mien­to de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal, prin­ci­pal­men­te con Amé­ri­ca Lati­na, así como con movi­mien­tos euro­peos en lucha: pales­ti­nos, tur­cos, kur­dos. Cuén­ta­nos, Wal­ter, ¿Aska­pe­na, cuán­do fue fun­da­do y cuá­les fue­ron los prin­ci­pios de tra­ba­jo que tenían en sus orí­ge­nes y los que tie­nen hoy día?

WW: – Aska­pe­na es una orga­ni­za­ción de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta, sur­gi­da en base a la revo­lu­ción nica­ra­güen­se, poco antes del triun­fo san­di­nis­ta, en el ’79. Sur­gió como tan­tas otras orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­lis­tas de apo­yo a esa revo­lu­ción y de allí se fue desa­rro­llan­do. En prin­ci­pio hubo un pri­mer momen­to cla­ve, sobre el ’86 que es cuan­do hubo una par­ti­ción de los comi­tés de soli­da­ri­dad con la revo­lu­ción san­di­nis­ta, cuan­do otros com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras siguie­ron tra­ba­jan­do la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta pero no con una pers­pec­ti­va nacio­nal vas­ca, mien­tras que otros com­pa­ñe­ros insis­tía­mos en bus­car la cohe­ren­cia máxi­ma entre la soli­da­ri­dad, no sólo con Nica­ra­gua sino ade­más con otros paí­ses: Cuba, Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor, Méxi­co, en lo que se difie­re del pro­pio pro­ble­ma nacio­nal.

– El país vas­co, Eus­kal Herria, es un país muy peque­ño, pero está en Euro­pa, evi­den­te­men­te tene­mos una socie­dad euro­pea, mode­lo de desa­rro­llo euro­peo, modo de vida tam­bién euro­peo con todo lo que tie­ne eso, prin­ci­pal­men­te de malo, vamos a decir. Eso sí, tene­mos que reco­no­cer que no pasa­mos ham­bre, pero sí, hay un euro cen­tris­mo visi­ble. Nece­si­tá­ba­mos, para ir desa­rro­llan­do y pro­fun­di­zan­do en el inter­na­cio­na­lis­mo esa cohe­ren­cia con el pro­pio pro­yec­to nacio­nal.

– Eus­kal Herria tie­ne un pro­yec­to de libe­ra­ción nacio­nal, prin­ci­pal­men­te por­que está gober­na­da por dos esta­dos. En el nor­te, tres pro­vin­cias vas­cas están gober­na­das por la repú­bli­ca de Fran­cia y las cua­tro del sur están gober­na­das por el gobierno espa­ñol.

– Esto pro­du­ce la lucha que tene­mos hace más de 500 años con­tra la opre­sión de estos dos esta­dos; pri­me­ro rei­nos, lue­go esta­dos, aho­ra que vuel­ve a ser rei­no, por lo tan­to tene­mos esos pun­tos de encuen­tros con tan­tos y tan­tos pue­blos, inclu­so esta­dos que tie­nen que libe­rar­se del impe­ria­lis­mo. En nues­tro caso lo lla­ma­mos sub impe­ria­lis­mo, por ser espa­ñol y fran­cés pero que fun­cio­nan de la mis­ma mane­ra. Así fue como plan­tea­mos la nece­si­dad de hacer soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta no ya des­de un gru­po, comi­té, aso­cia­ción, ONG, sino des­de un pro­yec­to nacio­nal de libe­ra­ción socia­lis­ta, inde­pen­den­tis­ta.

DE: ¿Hay una rela­ción entre el movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal del país vas­co con otros movi­mien­tos inter­na­cio­na­lis­tas en otros con­ti­nen­tes tam­bién?

WW: – Par­ti­mos de la con­cep­ción que esta­ble­ce que no se pue­de ser real­men­te inter­na­cio­na­lis­ta si no se es en prin­ci­pio, nacio­na­lis­ta. El inten­tar negar el nacio­na­lis­mo es un pro­ble­ma que tie­ne gran par­te de la izquier­da euro­pea. Esa nega­ción a inter­pre­tar el nacio­na­lis­mo es lo que te impi­de ser real­men­te inter­na­cio­na­lis­ta. Tú pue­des hacer soli­da­ri­dad con otros pue­blos, pero siem­pre será des­de un esta­do nacio­na­lis­ta opre­sor, si uno nie­ga su pro­pia libe­ra­ción y más des­de una socie­dad lla­ma­da desa­rro­lla­da eco­nó­mi­ca­men­te, esto es mucho más difí­cil de lo que supo­ne­mos. Por­que es fácil con­fun­dir el inter­na­cio­na­lis­mo con la cari­dad que es lo que ha pasa­do con los movi­mien­tos de oene­gei­za­ción en el mun­do a par­tir del ’92, sub­ra­ya Wen­del.

DE: Jus­ta­men­te, el Aska­pe­na se ha man­te­ni­do fiel a sus prin­ci­pios por lo cual había muchos comi­tés de soli­da­ri­dad euro­peos con la lucha de los pue­blos opri­mi­dos en Asia, Áfri­ca, Amé­ri­ca Lati­na, que hacían sus tra­ba­jos des­de ofi­ci­nas pri­va­das con aire acon­di­cio­na­do, como­di­da­des, total­men­te ale­ja­dos de la reali­dad de las pul­gas y los pio­jos don­de están dán­do­se los pro­ble­mas, en los barrios popu­la­res, para decir­lo en for­ma cruel.

WW: ­– Cla­ro, por eso noso­tros esta­mos obli­ga­dos a man­te­ner nues­tra pos­tu­ra por­que veni­mos tam­bién de una lucha de libe­ra­ción, dis­tin­ta a la de otros paí­ses, pero tenien­do cla­ro que el enemi­go es exac­ta­men­te el mis­mo. Jus­ta­men­te, esta maña­na vimos como las gran­des mul­ti­na­cio­na­les de las gran­des super­fi­cies comer­cia­les trans­na­cio­na­les inter­na­cio­na­les, y en otros casos serán las trans­na­cio­na­les de capi­tal vas­co como el Ban­co Bil­bao Viz­ca­ya, como Ende­sa, Iber­dro­la, ahí tene­mos mucha res­pon­sa­bi­li­dad des­de lo que somos como socie­dad capi­ta­lis­ta desa­rro­lla­da y eso es lo que tene­mos que desa­rro­llar y cam­biar.

– Si no hay for­ma de cam­biar el pro­pio mode­lo de desa­rro­llo y la pro­pia polí­ti­ca, como habla­re­mos de inter­na­cio­na­lis­mo, por­que como gru­po de per­so­nas muy soli­da­rias, eso está muy bien, es muy res­pe­ta­ble, pero tene­mos que bási­ca­men­te cam­biar hacia otro mun­do no solo posi­ble sino impres­cin­di­ble. Ese mun­do soli­da­rio exi­ge que nos ocu­pe­mos de nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad.

– Tene­mos que hacer­nos car­go de esta reali­dad, de cómo desa­rro­llar la pro­pia socie­dad par­tien­do des­de la base de la pro­pia libe­ra­ción.

DE: Toma­mos el ejem­plo de la revo­lu­ción san­di­nis­ta del ’79, había tam­bién con­tin­gen­tes inter­na­cio­na­les de lucha­do­res en apo­yo a esa pelea, luchan­do con fusil en mano para derro­car la dic­ta­du­ra somo­cis­ta. Hubo allí chi­le­nos, argen­ti­nos, uru­gua­yos pelean­do al lado del pue­blo nica­ra­güen­se ¿había tam­bién vas­cos en esa pelea?

WW: – Si, bueno, hay gen­te creí­da en Nica­ra­gua como en El Sal­va­dor y otros luga­res que han par­ti­do des­de aquí a hacer el inter­na­cio­na­lis­mo allá, lo cual es impor­tan­te y son un ejem­plo que hon­ra­mos y recor­da­mos, home­na­jea­mos, pero a pesar de ello segui­mos pen­san­do que el ver­da­de­ro inter­na­cio­na­lis­mo se hace des­de el pro­pio pue­blo. Pen­se­mos, si ese pue­blo no tie­ne esta­do ten­drá que for­mar­lo pri­me­ro.

DE: Esto que dices me hace recor­dar cuan­do par­tió la con­sig­na en 1936 en Sue­cia, para Espa­ña; “La lucha del pue­blo espa­ñol es tam­bién la lucha nues­tra”. Des­de allá vinie­ron casi 700 sue­cos y con el fusil en mano defen­die­ron a la Repú­bli­ca espa­ño­la, con­tra el gol­pe de esta­do de Fran­co y la inva­sión de las tro­pas ale­ma­nas, ita­lia­nas, de apo­yo al fas­cis­mo espa­ñol.

WW: – Eso se dio en la épo­ca del inter­na­cio­na­lis­mo que por un lado lucha­ba y se com­pro­me­tía mucho más de lo que se lla­ma hoy la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal. Tam­bién tenían más cla­ro cuál era el ver­da­de­ro enemi­go con­tra el que había que luchar. Hoy es total­men­te dife­ren­te, más com­pli­ca­do, pero el com­pro­mi­so y la lucha sigue de todos modos igual.

DE: El año pasa­do has sido encar­ce­la­do, per­se­gui­do, como voce­ro de Aska­pe­na para Amé­ri­ca Lati­na y sufris­te segui­mien­tos. Cuén­ta­nos como está el caso ante el esta­do espa­ñol.

WW: – Segui­mien­to hemos teni­do como mili­tan­tes de esta orga­ni­za­ción en muchos sitios, nun­ca sabe­mos si es el pro­pio esta­do el que vie­ne siguién­do­nos o pro­vie­ne de las emba­ja­das espa­ño­las en los dife­ren­tes paí­ses. O es direc­ta­men­te ejer­ci­do des­de los pro­pios paí­ses.

– Tuvi­mos segui­mien­to y mani­pu­la­ción mediá­ti­ca tra­tán­do­nos como terro­ris­tas, emba­ja­do­res de la orga­ni­za­ción arma­da, con todos estos epí­te­tos inten­tan­do rela­cio­nar­nos en trá­fi­co de armas, lo típi­co que hacen en estos casos.

– Creen que la opi­nión públi­ca está asen­ta­da como para con­si­de­rar a una per­so­na por lo que dicen lo que ellos mis­mos han fil­tra­do a los medios de comu­ni­ca­ción y así para­li­zar, evi­tar, demo­rar, inten­tas que se tra­ba­je el inter­na­cio­na­lis­mo des­de el pro­yec­to nacio­nal y nacio­na­lis­ta.

DE: ¿Las emba­ja­das (espa­ño­las) en el exte­rior tam­bién tie­nen como tie­ne el gobierno colom­biano, su red de sapos que infor­man sobre cual­quier acti­vi­dad que ten­ga que ver con el País Vas­co?

WW: – Si, evi­den­te­men­te ellos están siguien­do abso­lu­ta­men­te todo lo que pue­den, tan­to a las per­so­nas que via­ja­mos con fin soli­da­rio así como están hacien­do segui­mien­to a las per­so­nas que han teni­do que huir de la tor­tu­ra, per­se­cu­cio­nes, seña­li­za­ción. Para ser dete­ni­dos por cual­quier cosa bas­ta que el esta­do diga que uno es un terro­ris­ta y sabe­mos que se adju­di­ca esa ter­mi­no­lo­gía con fina­li­dad polí­ti­ca, tra­tan­do de evi­tar que nadie diga la ver­dad sobre lo que está ocu­rrien­do aquí. Así como tam­po­co pode­mos traer aquí la reali­dad que está ocu­rrien­do en otros paí­ses, por­que eso podría cam­biar la per­cep­ción, la idea que tie­ne la socie­dad sobre que es lo que hay que hacer o como hay que gober­nar aquí.

– Enton­ces tra­tan de evi­tar toda comu­ni­ca­ción por intere­ses polí­ti­cos, podría­mos deno­mi­nar­los razo­nes de esta­do, o por intere­ses en esa lla­ma­da demo­cra­cia espa­ño­la.

DE: Y la dere­cha, diga­mos en paí­ses como Argen­ti­na, Colom­bia, cuan­do lle­ga un lucha­dor vas­co es til­da­do como “terro­ris­ta de la ETA” y has­ta la izquier­da ante ese bom­bar­deo mediá­ti­co se que­da un poco como para­li­za­da.

WW: – Nor­mal­men­te tene­mos pro­ble­mas con la dere­cha que sale a defen­der los suyo así como la izquier­da que no com­pren­de la dife­ren­cia entre la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y lo que se lla­ma hoy terro­ris­mo.

– Por­que antes había una dife­ren­cia­ción gran­de entre terro­ris­mo y libe­ra­ción, lucha polí­ti­ca, que pue­de ser acer­ta­da o no, que pue­de ser vio­len­ta o no vio­len­ta, de una for­ma o de otra, legí­ti­ma o no legí­ti­ma, y has­ta podría­mos decir cri­mi­nal. Antes era terro­ris­mo de esta­do, hoy pare­ce que lo que exis­te es lo con­tra­rio.

– La izquier­da, con sus excep­cio­nes que tam­bién la hay, en cuan­to a la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca, pero tie­ne mucho mie­do y se ha vuel­to muy prag­má­ti­ca y cree o con­fun­de el tra­ba­jo en los res­qui­cios del poder con el cola­bo­ra­cio­nis­mo muy cómo­do, man­te­nien­do 4 o 5 sím­bo­los, como mucho , aun­que algu­nos has­ta están qui­tan­do la sim­bo­lo­gía.

DE: Com­pa­ran­do la lucha de las déca­das ’70, ’80 con las de aho­ra, en 2012, aun­que hubo avan­ces en Amé­ri­ca Lati­na, hay varios paí­ses que han impues­to legis­la­cio­nes anti­te­rro­ris­tas don­de se redu­ce el deba­te, casi como una varian­te moder­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal del Pen­tá­gono, en la déca­da del ’60 que se cen­tra­ba en la visión del enemi­go interno. Se redu­ce así el espa­cio demo­crá­ti­co. Tene­mos tam­bién en el con­ti­nen­te euro­peo, pano­ra­ma muy oscu­ro, don­de la izquier­da euro­pea en muchos espa­cios ha redu­ci­do su peso ¿Es difí­cil tra­ba­jar en ese ámbi­to?

WW: – Evi­den­te­men­te es así, el enemi­go está sien­do cada día más impla­ca­ble por­que hay que reco­no­cer que está cada día más débil y se con­vier­te en el mons­truo que está dan­do sus cole­ta­zos. Si ana­li­za­mos bien la cri­sis de la que esta­mos hablan­do hoy en cual­quier rin­cón del mun­do, debe­mos tener cla­ro que el capi­tal, el impe­ria­lis­mo, la demo­cra­cia occi­den­tal, el pode­río ya no es tan hege­mó­ni­co, está per­dien­do espa­cio y está ata­can­do más débil. El ejem­plo está en la debi­li­dad del esta­do espa­ñol que tra­ta de man­te­ner una posi­ción, den­tro de los esta­dos del mun­do, que no le corres­pon­de, eco­nó­mi­ca­men­te, inte­lec­tual­men­te, artís­ti­ca­men­te, terri­to­rial­men­te, socio­ló­gi­ca­men­te ni de nin­gu­na mane­ra.

– En otros esta­dos tam­bién ocu­rre que quie­ren man­te­ner los pode­res fác­ti­cos y la herra­mien­ta que tie­nen es la demo­cra­cia for­mal. Pero eso fun­cio­na cuan­do el esta­do está fuer­te, cuan­do el pue­blo no se levan­ta, cuan­do está resig­na­do, quie­to, pero cuan­do lle­ga la cri­sis la gen­te empie­za a mover­se y enton­ces el esta­do como tal pier­de su pro­pia fuer­za y pode­río, pues aca­ba sien­do lo que siem­pre ha sido en el fon­do, cri­mi­nal, ata­can­do más fuer­te.

DE: Esta maña­na he vis­to un deba­te del pue­blo vas­co don­de el comi­sio­na­do por el tema de la con­vi­ven­cia.

WW: – Lehen­da­ka­ri es el pre­si­den­te de la comu­ni­dad autó­no­ma vas­ca, com­pues­ta por 3 pro­vin­cias que tie­nen el esta­tus de comu­ni­dad autó­no­ma, aun­que eso no quie­ra decir que es real­men­te autó­no­ma.

DE: En todo caso en el infor­me que dio al par­la­men­to vas­co es que aquí pode­mos tener es una ponen­cia, pero no dice nada de una comi­sión de ver­dad don­de se des­ta­quen los 30 ó 40 años de con­flic­to social y arma­do en el pue­blo vas­co. Y se nota que tie­nen temor que la izquier­da vas­ca ten­ga un espa­cio, un lugar don­de plan­tear estos años de con­flic­to. Yo, en estas sema­nas acá pude com­pro­bar que la izquier­da vas­ca tie­ne un tre­men­do peso, mucha sim­pa­tía entre la gen­te, como vimos en las elec­cio­nes pasa­das don­de el movi­mien­to popu­lar se unió.

WW: – La cosa es sen­ci­lla; si pasá­ra­mos de una demo­cra­cia for­mal a una demo­cra­cia real, todo el con­flic­to se solu­cio­na rápi­da­men­te. Aun­que segui­ría sien­do difí­cil por­que al insis­tir en el con­flic­to des­de hace tan­to tiem­po, al pre­ten­der ganar y ser los con­quis­ta­do­res vic­to­rio­sos del terri­to­rio vas­co, han crea­do muchí­si­mo sufri­mien­to.

– Cla­ra­men­te lo ha dicho el señor López en su inter­lo­cu­ción par­la­men­ta­ria, no exis­te más ver­dad que una, la suya, por lo tan­to, toda­vía están muy lejos de un reco­no­ci­mien­to de como se solu­cio­na entre huma­nos, de for­ma éti­ca, cual­quier con­flic­to como real­men­te hay acá.

– No acep­tan siquie­ra que exis­tan víc­ti­mas gene­ra­das por las fuer­zas públi­cas sino que a eso se los lla­ma peque­ños erro­res de algu­na per­so­na, nie­gan gran par­te de la his­to­ria y la ver­dad

DE: ¿Y Bata­su­na debe tener espa­cio allí?

WW: – No es que deba tener­lo, sino es que sim­ple­men­te tie­ne.

DE: ¿Habría una con­vi­ven­cia real?

WW: – No esta­mos hablan­do de Bata­su­na como par­ti­do que ha sido ile­ga­li­za­do y no exis­te como tal, pero uno no pue­de hacer des­apa­re­cer así nomás a las per­so­nas. Ellos tie­nen el poder pero las per­so­nas segui­mos vivien­do has­ta que nos metan direc­ta­men­te a la cár­cel. Pero eso sería meter en la cár­cel la con­vic­ción de 300 mil per­so­nas. En un pue­blo peque­ño como éste sería man­dar a la cár­cel a una de cada 10 per­so­nas.

– Quie­ren lega­li­zar sus deli­tos ile­ga­li­zan­do a las per­so­nas, para influen­ciar ad hoc a la socie­dad y a sus ins­ti­tu­cio­nes. Des­de el movi­mien­to de la Izquier­da Aber­tza­le, tene­mos muy cla­ro que aquí nadie va a hacer nada si no tene­mos el vis­to bueno de la mayo­ría de la socie­dad. Esa es la demo­cra­cia sim­ple y lla­na y a eso nos com­pro­me­ti­mos y lucha­mos por ello. Por eso nos meten a la cár­cel, nos repri­men has­ta admi­nis­tra­ti­va, judi­cial­men­te. Admi­nis­tra­ti­va­men­te crean­do esa leyes ad hoc, que es un absur­do para lo que pue­da sig­ni­fi­car la pala­bra dere­cho.

DE: Hay que men­cio­nar el hecho de que Espa­ña es el país que tie­ne más fosas comu­nes del mun­do, víc­ti­mas de la gue­rra implan­ta­da por el fran­quis­mo y el fas­cis­mo ita­liano-ale­mán. Vemos aquí que ese es el temor que tie­nen para con­for­mar esta comi­sión de ver­dad aquí en el país vas­co.

WW: – Tie­nen muchí­si­mo temor. Ahí cabe resal­tar lo siguien­te. Ahí hay que resal­tar la lla­ma­da gue­rra civil que no fue gue­rra civil sino gol­pe del esta­do del ejér­ci­to espa­ñol con­tra el pue­blo que evi­den­te­men­te tuvo que armar­se y tam­bién el pos gue­rra. Los 40 años de fran­quis­mo pode­mos incluir­lo en esa fase que real­men­te hubo una masa­cre en el ámbi­to de la izquier­da y las orga­ni­za­cio­nes nacio­na­lis­tas de Gali­cia, Cata­lu­ña, Anda­lu­cía, País Vas­co.

– Nadie quie­re sacar eso a la luz. Es más, el acuer­do a fina­les del 70 con lo que ellos lla­man tran­si­ción y no lo fue sino que fue una trai­ción demo­crá­ti­ca de aque­llos diri­gen­tes de izquier­da que que­da­ron. Hay que rom­per de algu­na for­ma una rama dejan­do muy cla­ro una cues­tión, la debi­li­dad, la carac­te­rís­ti­cas de la izquier­da tan nefas­ta vie­ne de la eli­mi­na­ción sis­te­má­ti­ca de la izquier­da.

– Al final del fran­quis­mo no se ha recu­pe­ra­do, esta­ba allí Feli­pe Gon­zá­lez y fue de los que lle­vo a cabo esa trai­ción. Los pro­pios espa­ño­les y la izquier­da nece­si­tan una ver­da­de­ra tran­si­ción.

DE: Hay que recor­dar que todos los jue­ces fue­ron ase­si­na­dos por el apa­ra­to fran­quis­ta. Las fuer­zas arma­das, mili­ta­res, poli­cia­les, que­da­ron intac­tas muy poco se depu­ró de esas ins­ti­tu­cio­nes.

WW: – No fue depu­ra­do abso­lu­ta­men­te nada. No diga­mos poco sino direc­ta­men­te nada. Es más, con otros nom­bres segui­mos tenien­do los mis­mos tri­bu­na­les, los mis­mos jue­ces, las mis­mas fami­lias ideo­ló­gi­cas. Uno de ellos por haber que­ri­do ser la gran estre­lla se cono­ce como ex magis­tra­do aho­ra, Bal­ta­sar Gar­zón. No hay que dar­le dema­sia­da impor­tan­cia a este señor, pero tam­po­co dejar de ver que es un ins­tru­men­to del eje­cu­ti­vo espa­ñol. Y no digo del eje­cu­ti­vo del PP o del PSOE, hablo de otro eje­cu­ti­vo que está por enci­ma de ellos para evi­tar lo que es un prin­ci­pio bási­co de la demo­cra­cia, la inde­pen­den­cia judi­cial.

– Con­vir­tie­ron la jus­ti­cia en un ins­tru­men­to de este eje­cu­ti­vo de poder fác­ti­co espa­ñol que sigue en últi­ma ins­tan­cia fun­cio­nan­do tan­to des­de el ejér­ci­to espa­ñol, como des­de el rey que es el máxi­mo regen­te del ejér­ci­to.

– Hay una cosa muy cla­ra, el artícu­lo VI de la cons­ti­tu­ción espa­ño­la dice que el ejér­ci­to es el garan­te de la Espa­ña uni­da por enci­ma, esto no lo dice pero lo deja cla­ro, de cual­quier deci­sión toma­da por cual­quier gobierno demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do y por enci­ma de la socie­dad espa­ño­la.

– Eso se man­tie­ne, cons­ti­tu­cio­nal­men­te y legal­men­te, pero sigue sien­do un esta­do gol­pis­ta. Eso lo hemos vis­to el 23 de febre­ro del ’81 don­de hubo una reafir­ma­ción de este pun­to en el par­la­men­to, cuan­do hubo un gol­pe de esta­do, dicen algu­nos que falli­do, pero no lo fue en abso­lu­to ya que se pre­ten­dió res­tau­rar aque­llo de que el ejér­ci­to es en últi­ma ins­tan­cia el que tie­ne el man­do sobre cual­quier deci­sión que les afec­ta. Algo simi­lar a lo que ha pasa­do en Hon­du­ras, gol­pe de esta­do que no pare­ce mili­tar pero que lo es y eso lo sabe­mos bien.

DE: ¿El apa­ra­to mili­tar es el pun­to cla­ve del esta­do espa­ñol?

WW: – Exac­ta­men­te, vamos a ver cómo pue­de con­ti­nuar den­tro de un mun­do y des­de un mode­lo que cree­mos que está en cri­sis y par­tien­do de esta reali­dad debe­mos pre­pa­rar­nos en ese sen­ti­do.

Dice Wal­ter y son­ríe como un autén­ti­co Papa Noel.

Pero el esta­do espa­ñol no lo ve así. Pero se ríe y pare­cen total­men­te cal­ma­das y tran­qui­las antes las acu­sa­cio­nes absur­das que pue­de lle­var­lo a 8 – 12 años de cár­cel, solo por ser inter­na­cio­na­lis­ta y luchar por un esta­do vas­co inde­pen­dien­te.

Rebe­lión ha publi­ca­do este artícu­lo con el per­mi­so del autor median­te una licen­cia de Crea­ti­ve Com­mons, res­pe­tan­do su liber­tad para publi­car­lo en otras fuen­tes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *