«Es urgen­te derri­bar el régi­men lo antes posi­ble para poder sal­var al pue­blo». Entre­vis­ta a Erri­kos Finalis

Según esta­dís­ti­cas ofi­cia­les, el 38% de la pobla­ción vive ya por deba­jo del umbral de la pobre­za. El Esta­do ha con­ce­di­do ya a los ban­cos 120.000 millo­nes de euros (cin­co veces su valor en Bol­sa), y lo ha hecho a cam­bio de nada; pero ha apro­ba­do ya sie­te impues­tos suplementarios.

Repu­bli­ca­nos: En pri­mer lugar, nos gus­ta­ría que nos resu­mie­ras la actual situa­ción polí­ti­ca en Gre­cia, tras las elec­cio­nes que han dado lugar al gobierno ND-PASOK-DIMAR.

E. Fina­lis: Las elec­cio­nes de mayo y junio no han sido elec­cio­nes “nor­ma­les”; han sido acon­te­ci­mien­tos espe­cia­les, en el sen­ti­do de que han segui­do a gran­des movi­li­za­cio­nes: huel­gas gene­ra­les, el movi­mien­to de los indig­na­dos, el 28 de octu­bre [cuan­do la ira popu­lar se mani­fes­tó ante el pre­si­den­te dela Repú­bli­ca, duran­te un gran des­fi­le mili­tar, echan­do de la tri­bu­na al pre­si­den­te y los minis­tros], fue­ron sen­das mues­tras de la radi­ca­li­za­ción popu­lar, como lo han sido tam­bién las elec­cio­nes. Lo que se ha pro­du­ci­do es un reen­cuen­tro de la izquier­da con este movi­mien­to popu­lar, que ha lan­za­do con­sig­nas más avan­za­das inclu­so que la pro­pia izquier­da. Este reen­cuen­tro ha per­mi­ti­do que la izquier­da radi­cal haya pasa­do de ser mino­ri­ta­ria a más que dupli­car su apoyo.

El pun­to de infle­xión se pro­du­jo cuan­do Syri­za mani­fes­tó que ya no que­ría ser opo­si­ción, sino dar paso a un gobierno popu­lar. A par­tir de enton­ces, se ha incre­men­ta­do el apo­yo popu­lar, pero tam­bién ha habi­do una pre­sión increí­ble y la inter­ven­ción de las fuer­zas impe­ria­lis­tas, de cara a las elec­cio­nes del 7 de junio. La pola­ri­za­ción social exis­ten­te se ha expre­sa­do en for­ma de una pola­ri­za­ción tam­bién polí­ti­ca: de esta mane­ra se ha pro­du­ci­do un refuer­zo, al mis­mo tiem­po, tan­to de Syri­za como de la dere­cha, entre el voto de cam­bio y el voto del mie­do al cam­bio. Sin embar­go, la dere­cha no ha podi­do movi­li­zar al pue­blo para apo­yar a la troi­ka.

Repu­bli­ca­nos: ¿Cómo valo­ráis el ascen­so de los nazis de Auro­ra Dora­da y el que hayan man­te­ni­do su por­cen­ta­je de votos en junio?

E. Fina­lis: Los medios se han preo­cu­pa­do más por difun­dir el éxi­to del nazis­mo que el de la izquier­da radi­cal, que han pro­cu­ra­do tapar. El resul­ta­do fun­da­men­tal de las elec­cio­nes es el hun­di­mien­to del sis­te­ma polí­ti­co tra­di­cio­nal, que por el momen­to no tie­ne alter­na­ti­va que plantear.

En Gre­cia siem­pre ha habi­do una ultra­de­re­cha tra­di­cio­nal, pero el nazis­mo es dife­ren­te. Par­te de los votan­tes de LAOS han pasa­do a los nazis, por el apo­yo de ese par­ti­do a la troi­ka. Los nazis, por su par­te, se han pre­sen­ta­do como un par­ti­do anti­sis­te­ma, anti troi­ka y con­tra los inmigrantes.

En este sen­ti­do, hay que decir que hay un ver­da­de­ro pro­ble­ma con los inmi­gran­tes sin pape­les, que ya son un millón en Gre­cia, y que care­cen de la infra­es­truc­tu­ra nece­sa­ria para aten­der­los. Pero esta situa­ción ha sido pro­vo­ca­da por el Tra­ta­do de Dublín II, que esta­ble­ce que, una vez han entra­do en Gre­cia, los inmi­gran­tes no pue­den salir hacia el res­to dela UE, so pena de ser devuel­tos aquí. Con esto se ha crea­do una increí­ble cri­sis, espe­cial­men­te en los barrios pobres de las gran­des ciu­da­des, que ha sido explo­ta­da por los nazis. Nues­tra pro­pues­ta en este cam­po es que Gre­cia sal­ga de Dublín II, y dar pape­les a estos inmi­gran­tes para que pue­dan salir del país, ya que nues­tro país y su cri­sis no son tam­po­co una sali­da para ellos.

Vol­vien­do al pro­ble­ma gene­ral, lo fun­da­men­tal de los nazis es su papel “anti­sis­te­ma”, anti troi­ka y el ase­gu­rar que son quie­nes van a «cas­ti­gar a los corrup­tos». Sin embar­go, su secre­ta­rio gene­ral es pro­pie­ta­rio de un nego­cio de pros­ti­tu­ción que explo­ta a inmi­gran­tes sin pape­les, y fue agen­te de los ser­vi­cios secre­tos con el gobierno del PASOK en 1981. Pero, cla­ro está, los medios no denun­cian nada de esto. Sub­es­ti­man el peli­gro del fas­cis­mo, que ata­ca tan­to a inmi­gran­tes como a los mili­tan­tes de la izquier­da, pero no a los repre­sen­tan­tes del sis­te­ma con­tra el que se supo­ne que está.

Aho­ra bien, lo ver­da­de­ra­men­te peli­gro­so es que, según sabe­mos por la for­ma en que se orga­ni­zan las elec­cio­nes en Gre­cia, la mitad de los anti­dis­tur­bios les ha vota­do. Tam­bién es muy peli­gro­so el hecho de que explo­ten el pro­ble­ma de la inmi­gra­ción y la corrup­ción, mien­tras que la izquier­da, has­ta aho­ra, no había dicho nada sobre esto. Bue­na par­te de los votan­tes de los nazis, de hecho, son sec­to­res popu­la­res y lum­pen ame­na­za­dos por la cri­sis, y que ven degra­dar­se sin cesar las con­di­cio­nes de vida en sus barrios.

Repu­bli­ca­nos: Ante la situa­ción que has des­cri­to, ¿qué está pro­po­nien­do Syriza?

E. Fina­lis: Hay que pre­pa­rar una revuel­ta popu­lar, con pers­pec­ti­va, pero de mane­ra urgen­te, por­que si no el país será des­trui­do y se crea­rá una situa­ción impo­si­ble de ges­tio­nar. Según esta­dís­ti­cas ofi­cia­les, el 38% de la pobla­ción vive ya por deba­jo del umbral de la pobre­za. La polí­ti­ca impues­ta por la troi­ka no pue­de resol­ver la situa­ción; al con­tra­rio, nos han hun­di­do en el círcu­lo vicio­so de la rece­sión. El Esta­do ha con­ce­di­do ya a los ban­cos 120.000 millo­nes de euros (cin­co veces su valor en Bol­sa), y lo ha hecho a cam­bio de nada; pero ha apro­ba­do ya sie­te impues­tos suple­men­ta­rios. A nivel polí­ti­co, tam­po­co tie­nen ya nin­gu­na alter­na­ti­va que ofre­cer para mani­pu­lar al pueblo.

Con­si­de­ra­mos que las con­tra­dic­cio­nes impe­ria­lis­tas per­mi­ti­rían a un gobierno popu­lar jugar con ellos y aguan­tar lo sufi­cien­te para recons­truir la eco­no­mía pro­duc­ti­va. Un ejem­plo: los tra­ba­ja­do­res de los asti­lle­ros ase­gu­ran que ellos podrían pasar a cons­truir aero­ge­ne­ra­do­res, que aho­ra son impor­ta­dos des­de Dinamarca.

Pero el fac­tor fun­da­men­tal es la movi­li­za­ción popu­lar. Se ha pro­du­ci­do un cam­bio impor­tan­te en la men­ta­li­dad de la pobla­ción: ya nadie pien­sa que se pue­da vol­ver a la situa­ción de los años noven­ta; han asu­mi­do que hace fal­ta sacri­fi­car­se y luchar para ganar, para con­se­guir un futu­ro para sus hijos. Esta es la fuer­za motriz de Syri­za y lo que le ha impe­di­do recu­lar ante las presiones.

Repu­bli­ca­nos: ¿Y a nivel organizativo?

E. Fina­lis: Aho­ra se nos plan­tea la nece­si­dad de cam­biar las estruc­tu­ras de Syri­za para aco­ger a toda la gen­te que quie­re estar en la orga­ni­za­ción: es nece­sa­rio que Syri­za sea, más una coa­li­ción, una orga­ni­za­ción que aco­ja no sólo a par­ti­dos, sino a las per­so­nas. Hay que pen­sar que somos la pri­me­ra fuer­za entre los jóve­nes de 18 a 25 años y entre los 25 y los 37 (con un 40% y un 35% de apo­yos, res­pec­ti­va­men­te). Lo mis­mo suce­de entre los tra­ba­ja­do­res tan­to públi­cos como privados.

Antes de las elec­cio­nes, ade­más, Syri­za fue asu­mien­do tam­bién la nece­si­dad de cam­biar su línea. Había que preo­cu­par­se más por los pro­ble­mas con­cre­tos de la gen­te. De otra for­ma, la derro­ta de la troi­ka no habría bas­ta­do para abrir la pers­pec­ti­va de un gobierno demo­crá­ti­co y popular.

Y es que han des­trui­do el teji­do pro­duc­ti­vo y mucha gen­te está pasan­do ham­bre, o pasa el invierno sin cale­fac­ción, aumen­ta el núme­ro de sui­ci­dios… Se tra­ta de una autén­ti­ca cri­sis huma­ni­ta­ria. Es urgen­te derri­bar el régi­men lo antes posi­ble, para poder sal­var al pueblo.

Fuen­te: http://​mupre​pu​bli​ca​no​selx​.word​press​.com/​2​0​1​2​/​0​7​/​1​8​/​s​y​r​i​z​a​-​e​s​-​u​r​g​e​n​t​e​-​d​e​r​r​i​b​a​r​-​e​l​-​r​e​g​i​m​e​n​-​l​o​-​a​n​t​e​s​-​p​o​s​i​b​l​e​-​p​a​r​a​-​p​o​d​e​r​-​s​a​l​v​a​r​-​a​l​-​p​u​e​b​lo/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *