El Gran Orien­te de Oba­ma- Man­lio Dinuc­ci

El Gran Orien­te de Oba­ma

Duran­te 236 años Esta­dos Uni­dos ha defen­di­do en todas par­tes la demo­cra­cia: esto es lo que ha ase­gu­ra­do Clin­ton en El Cai­ro. Se tie­ne que borrar por lo tan­to de la his­to­ria las más de 160 inter­ven­cio­nes mili­ta­res rea­li­za­das por Esta­dos Uni­dos en el extran­je­ro has­ta los años 40; las gue­rras de la gue­rra fría en Corea, Viet­nam, Laos, Cam­bo­ya, Líbano; los gol­pes de Esta­do orques­ta­dos por la CIA en Gua­te­ma­la, Indo­ne­sia, Bra­sil, Chi­le, Argen­ti­na; las gue­rras de des­pués de la gue­rra fría en Irak, Soma­lia, Yugos­la­via, Afga­nis­tas. Ese mis­mo com­pro­mi­so, garan­ti­za Clin­ton, es el com­pro­mi­so adqui­ri­do por la Admi­nis­tra­ción Oba­ma.

En efec­to, de la estra­te­gia del Gran Orien­te Medio (que incluía Áfri­ca del Nor­te y Asia cen­tral), lan­za­da por el repu­bli­cano Bush, el demó­cra­ta (y Pre­mio Nobel de la Paz) Oba­ma ha pasa­do a la estra­te­gia del Gran Orien­te, que mira hacia toda la región Asia/​Pacífico en abier­to desa­fío a Chi­na y a Rusia. El pri­mer paso ha sido la gue­rra con­tra Libia, con la cual (como hicie­ra antes Bush con la de Yugos­la­via) un todo Esta­do ha sido demo­li­do para poner en el poder a gober­nan­tes fie­les a Washing­ton. Se ha lle­ga­do a las «elec­cio­nes libres» en la «Libia libre», gana­das por el «libe­ral» Mah­moud Jibril, cuyo éxi­to se ha atri­bui­do a la volun­tad popu­lar. Se igno­ra que Esta­dos Uni­dos y otras poten­cias occi­den­ta­les han gas­ta­do millo­nes de dóla­res en Libia para ase­gu­rar­se el apo­yo de orga­ni­za­cio­nes y sec­to­res tri­ba­les. Se igno­ra que Jubril es el hom­bre de con­fian­za de Washing­ton: eco­no­mis­ta for­ma­do en Esta­dos Uni­dos, encar­ga­do de pro­mo­ver las libe­ra­li­za­cio­nes en el mun­do ára­be, fue pues­to en 2007 en Libia a la cabe­za de la Ofi­ci­na Guver­na­men­tal para el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co, uni­da a las mul­ti­na­cio­nes esta­dou­ni­den­sas y bri­tá­ni­cas. En este con­tex­to, Jubril advir­tió a Washing­ton que el plan para pri­va­ti­zar la eco­no­mía libia y for­mar una nue­va cla­se diri­gen­te pro-occi­den­tal había sido blo­quea­do por Kada­fi, y que la com­pe­ten­cia chi­na y rusa se desa­rro­lla­ba. La vic­to­ria de Jibril esta­ba pro­gra­ma­da. El 30 de mar­zo de 2011 (diez días des­pués del prin­ci­pio de la gue­rra, el New York Times escri­bía a par­tir de infor­ma­cio­nes guver­na­men­ta­les: «Si la inter­ven­ción ame­ri­ca­na (esta­dou­ni­den­se) y occi­den­tal derri­ba a Muam­mar Kada­fi, Mah­mud Jibril podría ser el líder de Libia». La gue­rra con­tra Libia es el mode­lo que Esta­dos Uni­dos adop­ta para inten­tar dis­gre­gar otros Esta­dos, entre los cua­les se encuen­tran Siria e Irán, que son obs­tácu­los a su avan­ce hacia el este.

Como nume­ro­sos paí­ses son reti­cen­te a alber­gar bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, el Pen­tá­gono está des­ple­gan­do en aguas inter­na­cio­na­les, des­de el Gol­fo hacia el este, bar­cos apro­pia­dos para ser­vir como bases flo­tan­tes para las fuer­zas espe­cia­les. Otras bases aéreas y nava­les se han ins­ta­la­do o poten­cia­li­za­do en Tai­lan­dia, Fili­pi­nas, Sin­ga­pur, Aus­tra­lia y otros paí­ses. En Sin­ga­pur ha lle­ga­do el pri­mer «lit­to­ral com­bat ship», un nue­vo navío de gue­rra que pue­de apro­xi­mar­se a la cos­ta para ata­car en pro­fun­di­dad. La mari­na de Esta­dos Uni­dos des­ple­ga­rá más de 50 en el Pací­fi­co. En la ofen­si­va diplo­má­ti­ca, para crear enfren­ta­mien­tos entre Chi­na y sus paí­ses limí­tro­fes, Clin­ton ha efec­tua­do una «visi­ta his­tó­ri­ca» a Laos. Pro­me­tien­do 9 millo­nes de dóla­res para lim­piar al país de minas, se ha deja­do foto­gra­fiar con un hom­bre joven muti­la­do: una de las nume­ro­sas víc­ti­mas de las muni­cio­nes que no han explo­ta­do[1], alre­de­dor del 30% de los dos millo­nes de bom­bas lan­za­das por Esta­dos Uni­dos sobre Laos de 1964 a 1973. Para defen­der la demo­cra­cia, natu­ral­men­te.

Man­lio Dinuc­ci

17 de julio de 2012

El Mani­fies­to

[Tra­du­ci­do del fran­cés por Boltxe kolek­ti­boa.]


[1]«Washing­ton lan­zó más de dos millo­nes de tone­la­das de bom­bas sobre el país duran­te su «gue­rra secre­ta» entre 1964 y 1973, es decir una tone­la­da de muni­cio­nes por cada habi­tan­te del país, hom­bre, mujer y niños jun­tos. Esto sobre­pa­sa la can­ti­dad de bom­bas lan­za­das sobre Ale­ma­nia y Japón duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, lo que hace que Laos sea el país más bom­bar­dea­do de la his­to­ria.» [Nota de la tra­duc­to­ra del ita­liano al fran­cés.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *