[Vídeo] Tor­tu­ras: No es una “cul­tu­ra”, es una polí­ti­ca de esta­do- Corre­pi

En las imá­ge­nes se obser­va cómo un poli­cía aga­rra de los pelos a un joven, casi un niño, pre­so mania­ta­do y semi­des­nu­do y comien­za a asfi­xiar­lo con una bol­sa mien­tras otros dos agen­tes tor­tu­ran en segun­do plano a otro joven pre­so.

Los hechos suce­die­ron en el patio de una comi­sa­ría situa­da en el muni­ci­pio de Gene­ral Güe­mes, situa­da a 50 kiló­me­tros de la loca­li­dad turís­ti­ca de Sal­ta. Al pre­so al que asfi­xian se le oye decir «Te juro que no sé, te juro por Dios, te juro que yo no vi al ase­sino». El poli­cía, mien­tras repi­te sin cesar la mis­ma pre­gun­ta, le colo­ca la bol­sa en la cabe­za y se la aprie­ta. El reclu­so gime y gri­ta bas­ta, aho­gán­do­se.

Estos “apre­mios”, o sea, la tor­tu­ra y los tor­men­tos, son coti­dia­nos en las comi­sa­rías y cár­ce­les de Argen­ti­na, según María del Car­men Ver­dú, abo­ga­da de la Coor­di­na­do­ra con­tra la Repre­sión Poli­cial e Ins­ti­tu­cio­nal (CORREPI). “El ries­go aho­ra es que esto se que­de en una suer­te de hecho ais­la­do aso­cia­do a la situa­ción de una pro­vin­cia en par­ti­cu­lar. Cuan­do lo úni­co par­ti­cu­lar de este caso, lo úni­co que lo dife­ren­cia de muchos otros, es que tras­cen­dió y se hizo públi­co. Pero la tor­tu­ra es sis­te­má­ti­ca, las denun­cias son coti­dia­nas en la Argen­ti­na. Si entrás en nues­tra pági­na (http://​corre​pi​.lahai​ne​.org ) y ponés tor­tu­ra o tor­men­to te van a salir cien­tos de ellas”.

La Coor­di­na­do­ra infor­ma que el año pasa­do 145 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das por poli­cías. A menu­do, los agen­tes fede­ra­les de las 23 pro­vin­cias argen­ti­nas y de la capi­tal sue­len ocu­par los titu­la­res de perió­di­cos con una amplia gama de deli­tos: sobor­nos a nar­co­tra­fi­can­tes, pro­tec­ción de pros­tí­bu­los, nego­cios con talle­res tex­ti­les clan­des­ti­nos, robo de coches y camio­nes, obli­gar a delin­cuen­tes comu­nes a que per­pe­tren deli­tos, ase­si­na­to de otros poli­cías… Y, por supues­to, tor­tu­ras. El año pasa­do tras­cen­dió otro vídeo de tor­tu­ras a pre­sos gra­ba­do en el penal San Feli­pe de la ciu­dad de Men­do­za.

“Las tor­tu­ras no son hechos que se pue­dan atri­buir a un loqui­to suel­to o a la poca pre­pa­ra­ción de la poli­cía en mate­ria de dere­chos huma­nos”, seña­la Ver­dú. “Y no son pro­duc­to de la heren­cia reci­bi­da por la dic­ta­du­ra de 1976 – 1983. La pica­na eléc­tri­ca fue inven­ta­da en una comi­sa­ría argen­ti­na en la déca­da de los 30. Pero en el perio­do 76 – 83, el Gobierno tuvo que recu­rrir al terro­ris­mo de Esta­do. Y enton­ces, estos deli­tos se vol­vie­ron invi­si­bles. Fren­te a 30.000 des­apa­re­ci­dos, ¿quién se iba a preo­cu­par por­que al pre­so común lo tor­tu­ra­ban? Pero recu­rrir a la dic­ta­du­ra para bus­car­le una expli­ca­ción a la tor­tu­ra de aho­ra es una mane­ra de des­po­jar de res­pon­sa­bi­li­dad al Esta­do y a los suce­si­vos Gobier­nos. Es el Esta­do el que la ampa­ra”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *