Los rebel­des tie­nen que seguir sién­do­lo des­pués de la toma del poder

Andrés Figue­roa Cor­ne­joLa Hai­ne

Entre­vis­ta con el inter­na­cio­na­lis­ta argen­tino Darío Ama­dor a 33 años de la vic­to­ria sandinista

“Yo había esta­do pre­so en Argen­ti­na en 1971, a los 15 años de edad. Mi cum­plea­ños núme­ro 16 me lo fes­te­ja­ron mis cap­to­res tor­tu­rán­do­me 24 horas segui­das”, recuer­da Darío Ama­dor, rebel­de y fuma­dor empe­der­ni­do, argen­tino y polí­glo­ta, revo­lu­cio­na­rio de memo­ria inoxi­da­ble, una pala­bra mon­ta­da sobre la siguien­te, fácil de risa, sin un plie­gue dela­tor en la frente.

“A fines de los 70’ muchos de los argen­ti­nos está­ba­mos exi­lia­dos. En mí caso, me halla­ba fue­ra del país por una deci­sión del Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res-Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo (PRT-ERP). Fue una de las pocas órde­nes que no qui­se cum­plir. Pero la pro­pia reali­dad me demos­tró que no exis­tía otra alter­na­ti­va. Con un gru­po de com­pa­ñe­ros sali­mos a Bra­sil don­de nos asi­la­mos en la ONU y par­ti­mos a Holanda.”

Es tem­prano en el invierno de Bue­nos Aires. Mien­tras arru­ga un siguien­te ciga­rri­llo con­tra el fon­do del ceni­ce­ro, Darío Ama­dor cuen­ta que “Para algu­nos el exi­lio era una situa­ción sólo de paso; la idea era retor­nar a Argen­ti­na a recom­po­ner lo des­trui­do. Sin embar­go, lo que muchos pen­sa­mos que podía ocu­rrir en Sura­mé­ri­ca, se dio en Nica­ra­gua, cuan­do Anas­ta­sio Somo­za comen­zó a debi­li­tar­se debi­do al des­con­ten­to popu­lar. En tan­to, en el exi­lio el PRT se divi­dió. Me que­dé en el sec­tor de Enri­que Gorria­rán Mer­lo que desea­ba ir a Nica­ra­gua a luchar median­te un acuer­do con los san­di­nis­tas. Yo era de la opi­nión de que había que tomar con­tac­to direc­to con el Fren­te San­di­nis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (FSLN). Y eso hice. Tenía 23 años. A tra­vés del Sub­co­man­dan­te Smith, nica­ra­güen­se y repre­sen­tan­te del FSLN en Euro­pa me enrolé.”

FIN DE LA ‘EXCEPCIÓN’ CUBANA

-¿Qué sig­ni­fi­ca­dos polí­ti­cos tenía la Revo­lu­ción Nica­ra­güen­se en curso?

“Lo que pasa­ba en Nica­ra­gua resol­vía en los hechos un deba­te muy pro­fun­do res­pec­to de la Revo­lu­ción Cuba­na. Un terri­to­rio de la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na plan­tea­ba que la expe­rien­cia cuba­na era irre­pe­ti­ble y excep­cio­nal. En cam­bio, los san­di­nis­tas esta­ban com­pro­ban­do que esa ‘excep­ción’ no era tal, y que efec­ti­va­men­te era posi­ble tomar el poder en un país a par­tir de la cons­truc­ción de un ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio y el empleo de la lucha arma­da en un perío­do deter­mi­na­do, bajo un con­tex­to espe­cí­fi­co. En bue­nas cuen­tas, Nica­ra­gua con­fir­ma­ba que lo que había­mos efec­tua­do noso­tros en Argen­ti­na y tan­tas otras orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas en toda Amé­ri­ca Lati­na era la con­se­cuen­cia lógi­ca de un pro­ce­so his­tó­ri­co y la úni­ca posi­bi­li­dad de desa­rro­llar un enfren­ta­mien­to real con las bur­gue­sías loca­les y el Imperialismo.”

-¿Y en par­ti­cu­lar para los revo­lu­cio­na­rios argen­ti­nos que sufrían una repre­sión ine­na­rra­ble des­de antes aun del gol­pe de Esta­do de 1976?

“Cuan­do se pade­ce una derro­ta, como en el caso argen­tino, la crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca nece­sa­ria ter­mi­nan por con­ver­tir­se en un lamen­to auto­fla­ge­lan­te, en un arre­pen­ti­mien­to de todo lo bueno que pudi­mos hacer y la exal­ta­ción de todos los erro­res come­ti­dos. Los san­di­nis­tas mos­tra­ban sin que­rer­lo, que lo de Cuba, si bien no era un mode­lo para cal­car, en tér­mi­nos gene­ra­les, vali­da­ba los méto­dos uti­li­za­dos por Fidel Cas­tro. Pero no los res­trin­gi­dos a la lucha arma­da. El pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio cubano estu­vo lide­ra­do por un movi­mien­to –el 26 de Julio- que incluía a sec­to­res mar­xis­tas y a sec­to­res nacio­na­lis­tas revo­lu­cio­na­rios. Es decir, ense­ña­ba la for­ma­ción de una con­duc­ción polí­ti­ca diversa.”

-De todos modos ya el Fren­te San­di­nis­ta era una herra­mien­ta polí­ti­co-mili­tar bien poco convencional…

“Si bien el FSLN nace de una matriz mar­xis­ta leni­nis­ta for­mu­la­da por su fun­da­dor, el Coman­dan­te Car­los Fon­se­ca, toma la figu­ra y el lega­do de San­dino como un eje cen­tral de su polí­ti­ca. Es pre­ci­so recor­dar que el Fren­te no siem­pre se lla­mó Fren­te San­di­nis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal. Un tiem­po, en los 60’, se deno­mi­nó sim­ple­men­te Fren­te de Libe­ra­ción Nacio­nal. Des­pués el san­di­nis­mo se adquie­re como iden­ti­dad polí­ti­ca por­que, de algu­na mane­ra, con­den­sa­ba el sen­ti­mien­to popu­lar, por un lado, y el sen­ti­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta, por otro, muy ale­ja­do de los nacio­na­lis­mos bur­gue­ses. Esto es, un nacio­na­lis­mo liga­do a la resis­ten­cia con­tra el impe­ria­lis­mo inva­sor, la pobre­za y la depen­den­cia. Por lo demás, el san­di­nis­mo lle­vó ade­lan­te un tra­ba­jo muy fuer­te con los cris­tia­nos. Se tra­ta­ba de pue­blo cató­li­co que se incor­po­ró a la lucha arma­da, pero no yén­do­se de la letra del Evan­ge­lio, sino que ins­pi­ra­da en ella. El san­di­nis­mo supo inter­pre­tar a su pueblo.”

LA UNIDAD INEVITABLE PARA VENCER

-¿Cuál era la com­po­si­ción polí­ti­ca del sandinismo?

“Enton­ces el san­di­nis­mo esta­ba divi­di­do en tres ver­tien­tes. Las tres se deno­mi­na­ban FSLN. Una era la ten­den­cia insu­rrec­cio­nal o ‘ter­ce­ris­ta’; otra la Gue­rra Popu­lar Pro­lon­ga­da (GPP); y otra era la pro­le­ta­ria. Se tra­ta­ba de tres con­cep­cio­nes dis­tin­tas y bien pelea­das entre ellas. Sin embar­go, como ocu­rrió en Cuba, se demos­tró que para ven­cer al enemi­go la uni­dad era un paso impres­cin­di­ble e inevi­ta­ble. La uni­dad casi no era una deci­sión de cada sec­tor: fue una impo­si­ción de la reali­dad que obli­ga­ba a uni­fi­car fuerzas.”

-¿Y qué ten­den­cia hegemonizaba?

“Nin­gu­na. Se dio una mez­cla tan pode­ro­sa que resul­ta­ron situa­cio­nes insó­li­tas. Por ejem­plo, los ‘insu­rrec­cio­na­lis­tas’ cobra­ron más fama en el Fren­te Sur don­de se cons­ti­tu­yó prác­ti­ca­men­te un ejér­ci­to de línea (pro­pio de la GPP); mien­tras que los GPP obtu­vie­ron sus mayo­res éxi­tos en las insu­rrec­cio­nes de Este­lí, Geno­te­ca. ¡Es decir, insu­rrec­cio­na­ron pue­blos con el apo­yo de las fuer­zas de la mon­ta­ña! La ver­tien­te pro­le­ta­ria desem­pe­ñó un papel impor­tan­te en la for­ma­ción y la polí­ti­ca. Todos cum­plie­ron un rol que fue com­ple­men­ta­rio. Y aquí yo acen­túo un nue­vo apor­te del FSLN al pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio lati­no­ame­ri­cano: la vie­ja dis­cu­sión entre GPP o Gue­rra Insu­rrec­cio­nal es deter­mi­na­da por la reali­dad y sus nece­si­da­des. Esto es, la revo­lu­ción com­por­ta una inte­gra­li­dad que no pue­de fun­dar­se sobre rece­tas, libros o manua­les. Y la reali­dad es la lucha de cla­ses, la debi­li­dad y for­ta­le­za del enemi­go, los nive­les de con­cien­cia del pue­blo (que no nece­sa­ria­men­te son teó­ri­cos, sino de con­cien­cia de cla­se y reque­ri­mien­tos objetivos).”

LA CONTRARREVOLUCIÓN

-¿Se obser­va­ba 1979 como ‘el año decisivo’?

“En 1978 los san­di­nis­tas pen­sa­ban qué harían para las elec­cio­nes del 1980. El 19 de julio de 1979 se pre­ci­pi­tó por el accio­nar del pro­pio FSLN en tér­mi­nos polí­ti­cas (no se diga ‘mili­ta­res’. La revo­lu­ción no se hace ‘con hue­vos’, se hace con cere­bro bási­ca­men­te.). Y, por otra par­te, el con­tex­to inter­na­cio­nal toda­vía per­mi­tía en aque­lla épo­ca el apo­yo de sec­to­res exter­nos, que no gra­vi­ta­ban sus­tan­ti­va­men­te en el deve­nir nica­ra­güen­se, pero que per­mi­tie­ron el cor­te pau­la­tino del apo­yo del gobierno nor­te­ame­ri­cano a Somo­za lle­va­do a cabo por Carter.”

-¿Y el fac­tor que cons­ti­tu­yó el ase­si­na­to de Pedro Cha­mo­rro por Somoza?

“Cha­mo­rro era el can­di­da­to de los yan­quis para las elec­cio­nes del 80. Era un hom­bre que dispu­taba el poder con la dinas­tía somo­cis­ta des­de una pers­pec­ti­va libe­ral bur­gue­sa. Su des­apa­ri­ción hace que cier­tos seg­men­tos de la bur­gue­sía comien­cen a mirar al san­di­nis­mo como una alter­na­ti­va ‘no tan terri­ble’. El san­di­nis­mo no apa­re­ció dicien­do ‘vamos a rea­li­zar la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do’. El pri­mer gobierno lue­go de la revo­lu­ción es de recons­truc­ción del país. Se esta­ble­ce una Cons­ti­tu­ción que plan­tea cla­ra­men­te la eco­no­mía mix­ta, por­que no había con­di­cio­nes en Nica­ra­gua para un ‘Esta­do pro­le­ta­rio’. En ver­dad, el pro­le­ta­ria­do era muy peque­ño en rela­ción al cam­pe­si­na­do, y la indus­tria era ínfi­ma y depen­dien­te del extran­je­ro, y en par­ti­cu­lar de EEUU.”

-El gobierno revo­lu­cio­na­rio debió ‘dar el ancho’ para empren­der su estabilización…

“En ese con­tex­to, los san­di­nis­tas des­pués del triun­fo cons­tru­ye­ron un gobierno vario­pin­to, don­de esta­ba has­ta Vio­le­ta Cha­mo­rro, viu­da de Pedro Cha­mo­rro, que en 1990 ganó las elec­cio­nes al FSLN. Recuer­do que en la pri­me­ra épo­ca, Vio­le­ta Cha­mo­rro tenía dos hijos: uno mili­ta­ba en el FSLN y el otro era par­te de la ‘Con­tra’

-¿Esen­cial­men­te qué era la Contrarrevolución?

“Un ejér­ci­to mer­ce­na­rio basa­do en los res­tos de la Guar­dia Nacio­nal somo­cis­ta, al que pos­te­rior­men­te se fue­ron incor­po­ran­do cam­pe­si­nos por mie­do y por la influen­cia de pas­to­res evan­gé­li­cos nor­te­ame­ri­ca­nos. Los cató­li­cos tam­bién esta­ban divi­di­dos. Es impor­tan­te que se con­si­de­re que el nue­vo gobierno san­di­nis­ta era el que más sacer­do­tes tenía en su gabi­ne­te de todo el planeta.”

“LA REALIDAD SUPERA LAS FICCIONES Y LOS MANUALES”

-¿Cómo entras a Nicaragua?

“Ingre­san con­tin­gen­tes inter­na­cio­na­lis­tas de todas par­tes. Algu­nos lle­ga­mos inde­pen­dien­tes, solos y solas al FSLN. Otros lle­ga­ron orga­ni­za­dos, como Gorria­rán. De los argen­ti­nos ‘solos’, unos par­tie­ron al Fren­te Sur, otros al Fren­te Norte.”

-¿Cómo fue la recep­ción a los inter­na­cio­na­lis­tas ‘solos’?

“Bue­na, por­que en la pro­pia direc­ción nacio­nal del FSLN con­for­ma­da uni­ta­ria­men­te había un mexi­cano, por ejem­plo. Hubo hon­du­re­ños, cos­ta­rri­cen­ses, pana­me­ños des­de el prin­ci­pio. Lue­go el inter­na­cio­na­lis­mo se exten­dió a chi­le­nos, uru­gua­yos, que eran más que los argen­ti­nos y que lle­gan con una for­ma­ción dis­tin­ta, con otras expe­rien­cias. Muchos caye­ron en la insu­rrec­ción y des­pués en la lucha fren­te a la ‘Con­tra’. Pero para los nica­ra­güen­ses el inter­na­cio­na­lis­mo era natu­ral. Nun­ca exis­tió algún pro­ble­ma por esa con­di­ción. Es más, nin­gún inter­na­cio­na­lis­ta se equi­vo­có inten­tan­do vol­car su pro­ta­go­nis­mo en la revo­lu­ción. Todos nos enco­lum­na­mos tras la direc­ción del FSLN. Éra­mos com­pa­ñe­ros de otros luga­res que íba­mos a cola­bo­rar con una revo­lu­ción legí­ti­ma­men­te nicaragüense.”

-¿Los diri­gen­tes del pue­blo de Nica­ra­gua pen­sa­ron úni­ca­men­te la revo­lu­ción en su territorio?

“Aquel que sos­ten­ga que los san­di­nis­tas nun­ca con­si­de­ra­ron la revo­lu­ción inter­na­cio­nal, se equi­vo­ca por des­co­no­ci­mien­to o mien­te. Los san­di­nis­tas siem­pre pen­sa­ron que pos­te­rior al triun­fo en Nica­ra­gua ven­dría Hon­du­ras, por­que es un país fron­te­ri­zo y el pro­pio FSLN se creó allí (Car­los Fon­se­ca, Tomás Bor­ge, etc.), cuan­do ape­nas eran no más de 10 nica­ra­guen­ses exi­lia­dos en Hon­du­ras. Cos­ta Rica juga­ba el papel de una Sui­za Cen­tro­ame­ri­ca­na don­de ope­ra­ba tan­to la CIA, como los san­di­nis­tas. A la vez, sabían que El Sal­va­dor era un pol­vo­rín y que, al igual que en Gua­te­ma­la, exis­tían con­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias. Y sin per­der de vis­ta el caso de Colombia.”

-Pero tam­bién Argen­ti­na y Chi­le esta­ban some­ti­dos a cruen­tas dic­ta­du­ras militares…

“Al día siguien­te de la muer­te de Mario Rober­to San­tu­cho , caí­do en com­ba­te jus­ta­men­te un 19 de julio, pero de 1976, un coman­do del Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo de El Sal­va­dor arro­jó una bom­ba y tiro­teó la emba­ja­da de Argen­ti­na en ese país. Eso nos sor­pren­dió por­que para los argen­ti­nos El Sal­va­dor que­da­ba tan lejos del sur y tan cer­ca de EEUU que siem­pre nos pre­gun­ta­mos ‘¿Cómo podrá tomar el poder esta gen­te? La van a bom­bar­dear al día des­pués’. Pero la reali­dad supera las fic­cio­nes que trans­mi­te la lec­tu­ra exce­si­va que no se con­fron­ta con la prác­ti­ca. Hay que leer, cómo no, pero sin dog­ma­ti­zar jamás. Los manua­les se escri­ben lue­go de las expe­rien­cias, remi­ten a una situa­ción empí­ri­ca, con­cre­ta y espe­cí­fi­ca y no pue­den apli­car­se mecá­ni­ca­men­te a nin­gún lado.”

-¿Cuál fue tu pues­to en la lucha?

“Uno tenía que estar don­de lo deman­da­ra el FSLN. Yo venía de la gue­rri­lla urba­na, que en Nica­ra­gua era muy difí­cil. Ima­gí­na­te que la capi­tal de Nica­ra­gua, Mana­gua, se lla­ma­ba ‘Fren­te Interno’. Se tra­ta de un país muy peque­ño. En fin, uno iba a apren­der. Ahí viví la expe­rien­cia más rica de mi vida, y no sola­men­te por el triun­fo. La pri­me­ra vez que pisé sue­lo nica­ra­güen­se fue en mar­zo de 1979. Las tareas que me enco­men­da­ron tenían que ver con la Inte­li­gen­cia de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias y me obli­ga­ban a salir y a entrar per­ma­nen­te­men­te al país. Ya en mayo de 1979, cuan­do comien­za la ofen­si­va final, me que­dé en Nica­ra­gua has­ta la vic­to­ria y más tar­de con­ti­nué con las labo­res antes encomendadas.”

-¿Dón­de te sor­pren­dió el día del triunfo?

“Yo esta­ba en el nor­te de Nica­ra­gua (zona fron­te­ri­za con Hon­du­ras) el 19 de julio. Allí se encon­tra­ba a car­go el Coman­dan­te Julio Ramos, quien lue­go sería el Jefe de la Inte­li­gen­cia Mili­tar del país. Tan­to el Fren­te Sur, como el Fren­te Orien­tal fue­ron los que en defi­ni­ti­va toma­ron Managua.”

-El 19 de julio de 1979 ape­nas empe­za­ba el trabajo…

“A par­tir de allí había que cons­truir un nue­vo Esta­do, un nue­vo Ejér­ci­to, una nue­va con­cien­cia. ¿Cuál era el pro­ble­ma? Que gran par­te de los insu­rrec­cio­na­dos eran per­so­nas sin con­cien­cia polí­ti­ca. Y el FSLN fue con­so­li­dán­do­se sobre una alian­za que hizo con sec­to­res de la bur­gue­sía para qui­tar­le todo el apo­yo posi­ble a Somo­za. Pos­te­rior­men­te se con­fi­gu­ró una Jun­ta de Recons­truc­ción de 5 miem­bros, don­de había dos san­di­nis­tas en rigor: Daniel Orte­ga y Moi­sés Has­san. Este últi­mo era mili­tan­te san­di­nis­ta, pero no con las carac­te­rís­ti­cas de Orte­ga. Al tiem­po renun­ció Has­san, de hecho.”

-¿Qué hicis­te en la nue­va eta­pa que se abrió? 

“Par­ti­ci­pé en la crea­ción del nue­vo Ejér­ci­to. No había gra­dos. Mi cali­dad, jun­to a muchos, era de ase­sor. Por otro lado, la lucha para enfren­tar a la ‘Con­tra’ comien­za en 1980 orga­ni­za­da por el Impe­ria­lis­mo y mate­ria­li­za­da en un prin­ci­pio por los mis­mos coro­ne­les, mayo­res, agen­tes de Inte­li­gen­cia argen­ti­nos que nos habían repri­mi­do en mi país de ori­gen. Esta­ba, por ejem­plo, el Coro­nel Valín, José Osval­do Rivei­ro, etc. Su cen­tro de ope­ra­cio­nes se situa­ba en Hon­du­ras. Ello era mate­ria de un acuer­do entre la CIA con el Ejér­ci­to argen­tino, con Leo­pol­do Gal­tie­ri bási­ca­men­te. Ade­más de las rela­cio­nes del pro­pio somo­cis­mo con la dic­ta­du­ra argen­ti­na. Exis­te una foto famo­sa de ‘Tacho’ Somo­za con el Almi­ran­te Mas­se­ra. Hay que recor­dar que la Guar­dia Nacio­nal de Somo­za con­ta­ba con un arma­men­to muy diver­so. De Argen­ti­na pro­ve­nía el FAL, pie­zas de arti­lle­ría, mor­te­ros. Mucho de ori­gen israe­lí tam­bién. Al res­pec­to, los san­di­nis­tas tenían una enor­me sim­pa­tía por la cau­sa pales­ti­na. Por eso se expli­ca que un año des­pués del triun­fo se inau­gu­ra­ra la Emba­ja­da de Pales­ti­na en Nicaragua.”

LA IMAGINACIÓN Y LA REBELDÍA

-Es difí­cil sin­te­ti­zar todos los apren­di­za­jes obte­ni­dos en una expe­rien­cia seme­jan­te. ¿Qué con­te­ni­dos des­ta­ca­rías en especial?

“El pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio de Nica­ra­gua demos­tró que la ima­gi­na­ción de la huma­ni­dad, de la mujer y el hom­bre, debe libe­rar­se, cobrar poder. Los rebel­des tie­nen que seguir sien­do rebel­des des­pués de la toma del poder. Más que antes, inclu­so. Los rebel­des deben ser fle­xi­bles, crí­ti­cos y auto­crí­ti­cos; poner todo en duda has­ta que no se com­prue­be su efec­ti­vi­dad. Si el revo­lu­cio­na­rio no es rebel­de, no pue­de ser revo­lu­cio­na­rio nun­ca. Y si el rebel­de no es revo­lu­cio­na­rio es pre­ci­so hacer lo posi­ble para que se trans­for­me en un revo­lu­cio­na­rio. El revo­lu­cio­na­rio es un rebel­de orga­ni­za­do colec­ti­va­men­te. En este ámbi­to, los san­di­nis­tas fue­ron muy ima­gi­na­ti­vos. No había nada de orto­do­xia. En 1980, pro­duc­to de la inmen­sa cam­pa­ña de alfa­be­ti­za­ción rea­li­za­da, el san­di­nis­mo ter­mi­nó por ganar el cora­zón de su pue­blo. Eso lue­go sufrió cam­bios debi­do a algu­nos diri­gen­tes san­di­nis­tas que se des­pren­die­ron del pro­pio san­di­nis­mo y por­que la gue­rra y su cos­to en vidas fue feroz. Las cifras en este sen­ti­do son opa­cas y dolo­ro­sas en un país que cuan­do se lle­gó al poder con­ta­ba con menos de tres millo­nes de habi­tan­tes. Los años más duros de la gue­rra corrie­ron entre 1982 y 83.”

-¿Qué aspec­tos y per­so­nas rele­va­rías de la par­ti­ci­pa­ción de revo­lu­cio­na­rios argentinos?

“Yo creo que la pre­sen­cia más des­ta­ca­da fue la juga­da por Enri­que Gorria­rán des­de todo pun­to de vis­ta. El com­pa­ñe­ro efec­tuó ope­ra­cio­nes y apor­tes gigan­tes­cos a la revo­lu­ción nica­ra­güen­se, sobre todo des­pués de la vic­to­ria. Y me refie­ro cam­pos aso­cia­dos a la Inte­li­gen­cia, la Segu­ri­dad y la Polí­ti­ca Exte­rior del nue­vo Esta­do. El ajus­ti­cia­mien­to de Somo­za, por ejem­plo, no fue un acto de ven­gan­za ni nada que se le parez­ca. Ocu­rrió que Somo­za pre­ten­día ins­ta­lar­se en Mia­mi y des­de allí diri­gir en con­jun­to la ‘Con­tra’ con el obje­ti­vo de regre­sar al poder. Y se supo de la auto­ría de la eje­cu­ción de Somo­za por la caí­da de uno de los más gran­des gue­rri­lle­ros que cono­cí en mi vida que fue el Capi­tán San­tia­go (Alfre­do Irur­zún) y que cayó en esa acción. Toda­vía hay que recu­pe­rar su cuer­po que está en Para­guay. El Capi­tán San­tia­go fue uno de los seres huma­nos más bellos y valio­sos que me he encon­tra­do en mis anda­das. Lo cono­cí en 1975. Era un argen­tino ori­gi­na­rio de San­tia­go del Este­ro. La pri­me­ra vez que estu­ve con él en Argen­ti­na pen­sé que me habla­ría de polí­ti­ca tres horas, y en reali­dad con­ver­só dos horas de la vida y sólo un rato de polí­ti­ca. Él decía que la polí­ti­ca no podía estar sepa­ra­da de la vida per­so­nal. Pri­me­ro pre­gun­ta­ba cómo se sen­tía uno.”

-Es inevi­ta­ble evo­car al Che Gue­va­ra fren­te a un revo­lu­cio­na­rio argentino…

“Creo que es pre­ci­so bajar­lo a la tie­rra al Che Gue­va­ra y trans­for­mar­lo en un hom­bre común que hizo cosas poco comu­nes en situa­cio­nes poco comu­nes. Para mí ha habi­do dece­nas de miles de Che en Amé­ri­ca Latina.”

-¿Y hoy?

“No es el tiem­po de crear dos, tres, muchos Viet­nam por­que no hay con­di­cio­nes. Pero sí es tiem­po de crear muchos Che, muchos San­tu­cho, y muchos lucha­do­res anó­ni­mos que ten­gan una con­duc­ta cohe­ren­te con los intere­ses pro­fun­dos del géne­ro humano, y que supera con cre­ces la lucha arma­da, que es sólo un méto­do. El hom­bre y no el arma es lo esen­cial. No siem­pre hay que emplear la lucha arma­da, como no siem­pre hay que usar la lucha pací­fi­ca. Lo que sí está más que cla­ro es que nun­ca en la his­to­ria de la huma­ni­dad, ya no sólo del capi­ta­lis­mo, un sec­tor domi­nan­te per­dió pací­fi­ca­men­te ni se rin­dió sin pelear. Y la toma del poder no es el obje­ti­vo de los revo­lu­cio­na­rios. Es el medio para crear una socie­dad nueva.”

-¿Y en Argen­ti­na en particular?

“Hay que recons­truir el para­dig­ma que se des­plo­mó jun­to al muro de Ber­lín y tra­ba­jar coti­dia­na­men­te por la uni­dad del pueblo.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *