Las rup­tu­ras revo­lu­cio­na­rias no son pre­es­ta­ble­ci­das- Miguel Urbano

Las rup­tu­ras revo­lu­cio­na­rias, con raras excep­cio­nes, se pro­du­cen sin fecha en el calen­da­rio. En otras pala­bras, no son fácil­men­te pre­vi­si­bles y ocu­rren en luga­res don­de no eran espe­ra­das.

Cito entre otras, la mexi­ca­na, la boli­via­na, la viet­na­mi­ta, la cuba­na, la argelina,la chi­le­na, la por­tu­gue­sa de Abril del 74. En la pro­pia Rusia, la Revo­lu­ción de Octu­bre de 1917, en secuen­cia de la Revo­lu­ción de Febre­ro, con­tra­di­jo tesis de Marx al asu­mir­se como socia­lis­ta en un país capi­ta­lis­ta atra­sa­do.

Difie­ren mucho las moti­va­cio­nes com­ple­jas que están en el ori­gen de esas y otras revo­lu­cio­nes, así como el rum­bo y des­en­la­ce de cada una. Un deno­mi­na­dor común –resul­ten ellas de levan­ta­mien­tos popu­la­res o del fun­cio­na­mien­to de meca­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les- es él recha­zo de los opri­mi­dos a seguir some­ti­dos pasi­va­men­te a las polí­ti­cas de la cla­se domi­nan­te que no dis­po­ne más de la fuer­za sufi­cien­te para impo­ner­las. El aná­li­sis de Lenin sobre el tema man­tie­ne su vali­dez.

En las rup­tu­ras vio­len­tas en que el pue­blo actúa como suje­to direc­to, el momen­to en que las masas se movi­li­zan con­tra el Esta­do opre­sor y lo des­tru­yen es inse­pa­ra­ble de situa­cio­nes his­tó­ri­cas que varían de caso en caso.

En la gran Revo­lu­ción Fran­ce­sa de 1789 una gene­ra­ción de bri­llan­tes pen­sa­do­res había demos­tra­do hace mucho que la monar­quía de dere­cho divino, con sus res­qui­cios feu­da­les, era un régi­men mons­truo­so, una abe­rra­ción en la Fran­cia sete­cen­tis­ta. Más fue pre­ci­so que el pre­cio del pan aumen­ta­ra des­pués de una suce­sión de cose­chas desas­tro­sas para que en el auge de una cri­sis eco­nó­mi­ca pro­fun­da, se pro­du­je­se el levan­ta­mien­to popu­lar en una rup­tu­ra que asu­mió rápi­da­men­te los con­tor­nos del desa­fío revo­lu­cio­na­rio.

En las gue­rras colo­nia­les, la deses­pe­ra­ción de pue­blos some­ti­dos por las poten­cias euro­peas a sis­te­mas de explo­ta­ción con carac­te­rís­ti­cas casi escla­vis­tas fun­cio­nó cómo mecha de las luchas de libe­ra­ción. Jean Paul Sar­tre sub­ra­yó que, el colo­nia­lis­mo degra­da tan­to al hom­bre que la pro­pia vida, bien supre­mo, pier­de sig­ni­fi­ca­do y la insu­rrec­ción arma­da sur­ge como la opción impues­ta por la defen­sa de la dig­ni­dad.

El impo­si­ble apa­ren­te pue­de trans­for­mar­se enton­ces en reali­dad, como acon­te­ció en Viet­nam y en Arge­lia, cuan­do dos peque­ños y pobres pue­blos derro­ta­ron gran­des poten­cias impe­ria­les.

TIEMPO DE VIRAJE

La huma­ni­dad enfren­ta una cri­sis de civi­li­za­ción sin pre­ce­den­tes. Difie­re de otras por­qué es glo­bal. El impe­ria­lis­mo, trans­for­mán­do­se, sin renun­ciar a su esen­cia inhu­ma­na y depre­da­do­ra, pre­ten­de, sobre todo a tra­vés de su polo hege­mó­ni­co, los Esta­dos Uni­dos, man­te­ner a los pue­blos some­ti­dos a su pro­yec­to de domi­na­ción uni­ver­sal. Inca­pa­ces de supe­rar la cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo, los EEUU, con el apo­yo de los gran­des de la Unión Euro­pea, des­en­ca­de­na­ran con­tra paí­ses de Asia y de Áfri­ca gue­rras geno­ci­das para saquear sus recur­sos natu­ra­les.

Empan­ta­na­do en esas agre­sio­nes, el impe­ria­lis­mo pre­ten­de jus­ti­fi­car­las uti­li­zan­do un engra­na­je mediá­ti­co pla­ne­ta­rio que for­ja una reali­dad vir­tual. Trans­mu­ta el cri­men en vir­tud y enmas­ca­ra gue­rras des­truc­to­ras como “inter­ven­cio­nes huma­ni­ta­rias” en defen­sa de la liber­tad y de la demo­cra­cia.

Una cons­tan­te en esa per­ver­sa masa­cre mediá­ti­ca es la for­ma­ción de que la era de las revo­lu­cio­nes fina­li­zó y que el neo­li­be­ra­lis­mo, reba­sa­das cri­sis coyun­tu­ra­les, emer­ge como la ideo­lo­gía defi­ni­ti­va.

No con­ven­ce a los pue­blos. El caos mun­dial gene­ra­do por el sis­te­ma capi­ta­lis­ta demues­tra cada nue­vo día que la lucha de cla­ses se inten­si­fi­ca en dece­nas de paí­ses y que la huma­ni­dad se encuen­tra en el umbral de una era de nue­vas revo­lu­cio­nes.

Tóme­se a Gre­cia cómo ejem­plo. No hay cam­pa­ña mediá­ti­ca, ni dis­cur­so de Oba­ma o Mer­kel, o deci­sión de ban­que­ros de los EEUU o de la UE que pue­da apa­gar la evi­den­cia de que los tra­ba­ja­do­res de Gre­cia res­pon­sa­bi­li­zan al impe­ria­lis­mo por los sufri­mien­tos de su pue­blo.

PORTUGAL, ANTES Y HOY

En Por­tu­gal ocu­rrie­ron en el siglo XX trans­for­ma­cio­nes socia­les pro­fun­das que los his­to­ria­do­res y cien­tis­tas polí­ti­cos tie­nen difi­cul­ta­des para expli­car. Duran­te casi medio siglo el pue­blo por­tu­gués fue some­ti­do a una dic­ta­du­ra fas­cis­ta. Una úni­ca fuer­za polí­ti­ca orga­ni­za­da, el Par­ti­do Comu­nis­ta Por­tu­gués, com­ba­tió en la clan­des­ti­ni­dad con­tra ese régi­men, bru­tal­men­te repre­si­vo, que man­tu­vo al país en un atra­so eco­nó­mi­co y cul­tu­ral inocul­ta­ble. Las Fuer­zas Arma­das, la igle­sia y la bur­gue­sía apo­ya­ron a Sala­zar. Hubo resis­ten­cia, pero solo una mino­ría par­ti­ci­pó en las luchas socia­les lide­ra­das por la van­guar­dia comu­nis­ta. Fue la gue­rra colo­nial la que fun­cio­nó como espo­le­ta del des­con­ten­to popu­lar, crean­do con­di­cio­nes para la rup­tu­ra de Abril de 1974.

Ocu­rrió enton­ces lo inima­gi­na­ble. El derro­ca­mien­to del fas­cis­mo por el Movi­mien­to de las Fuer­zas Arma­das des­em­bo­co en un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. La alian­za del Pue­blo con la van­guar­dia mili­tar, el MFA, per­mi­tió que en tiem­po muy bre­ve Por­tu­gal fue­ra esce­na­rio de una gran revo­lu­ción.

En poco más de un año, en los gobier­nos pro­vi­sio­na­les del gene­ral Vas­co Gonçal­ves, el pue­blo, reasu­mién­do­se como suje­to de la His­to­ria, reali­zó con­quis­tas revo­lu­cio­na­rias que Euro­pa Occi­den­tal no cono­cía des­de la Comu­na de París.

La rup­tu­ra de la alian­za del movi­mien­to popu­lar con el MFA-afec­ta­do por gra­ves divi­sio­nes inter­nas- abrió las puer­tas al ini­cio de la con­tra­rre­vo­lu­ción. El gol­pe del 25 de Noviem­bre del 75 seña­ló el fin del perio­do revo­lu­cio­na­rio. En la nue­va corre­la­ción de fuer­zas, un MFA que renun­cia­ba a su pro­gra­ma, per­mi­tió que el Par­ti­do Socia­lis­ta y el Par­ti­do Popu­lar Demo­crá­ti­co, hoy PSD, des­en­ca­de­na­sen la con­tra­rre­vo­lu­ción legis­la­ti­va, en un reflu­jo his­tó­ri­co des­con­cer­tan­te.

Pero la gra­dual supre­sión de las con­quis­tas de Abril fue len­ta, en un pro­ce­so sinuo­so, ini­cia­do por Mario Soa­res. Los tra­ba­ja­do­res lucha­ron tenaz­men­te en defen­sa de las nacio­na­li­za­cio­nes. Fue­ron nece­sa­rios casi quin­ce años para que el PS y el PSD, en com­pli­ci­dad, recons­ti­tu­ye­sen el lati­fun­dio, des­tru­yen­do la Refor­ma Agra­ria que resis­tió en una ges­ta heroi­ca.

LUCHAS Y ABSURDOS

Alter­nán­do­se en el poder, el PS y el PSD eje­cu­ta­ron polí­ti­cas de dere­cha de recor­te neo­li­be­ral y en el plano exte­rior se some­tie­ron a todas las exi­gen­cias del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y euro­peo.

El gran capi­tal finan­cie­ro recu­pe­ró el poder polí­ti­co y una estruc­tu­ra mono­po­lis­ta más pode­ro­sa de la que tuvo el fas­cis­mo –en gran par­te con­tro­la­da por el impe­ria­lis­mo domi­na la eco­no­mía nacio­nal, asfi­xián­do­la. Hoy, el país, some­ti­do a uno de los gobier­nos más reac­cio­na­rios de la Comu­ni­dad Euro­pea, está arrui­na­do y fue con­du­ci­do a ori­lla del abis­mo.

¿Cómo fue posi­ble? Se for­mu­la la pre­gun­ta dia­ria­men­te, pero encon­trar una res­pues­ta no es fácil. Al gobierno de dere­cha y proim­pe­ria­lis­ta de Sócra­tes le suce­dió otro aún peor, más agre­si­vo y más sumi­so a las exi­gen­cias de Bru­se­las y Washing­ton. Las exi­gen­cias tor­tuo­sas del capi­tal entre­gan en oca­sio­nes las insig­nias del poder a polí­ti­cos osten­si­ble­men­te medio­cres. Los EEUU tuvie­ron un Geor­ge Bush hijo; Sala­zar impu­so a Amé­ri­co Tomás.

Pero rara­men­te, igual­men­te en la era fas­cis­ta, Por­tu­gal habrá sopor­ta­do un gobierno con tama­ño rami­lle­te de gen­te per­ver­sa, igno­ran­te o pri­va­da de inte­li­gen­cia míni­ma.

El Pri­mer Minis­tro refle­ja la ima­gen del con­jun­to. Cul­ti­va un dis­cur­so can­tin­fles­co en que amon­to­na fra­ses pom­po­sas sin sig­ni­fi­ca­do. Pero a dife­ren­cia del mexi­cano Mario Moreno, siem­pre soli­da­rio con los opri­mi­dos, Pas­sos, en sus aren­gas reac­cio­na­rias, pres­ta vasa­lla­je a los opre­so­res.

¿Y qué decir de su minis­tro de Eco­no­mía, per­so­na­je que hace recor­dar a los com­pè­res de las anti­guos espec­tacu­los de veau­de­vi­lle de Lisboa?¿Y de un Rel­vas, cria­tu­ra que pare­ce arran­ca­da de una pie­za de tea­tro del Absur­do?

HASTA CUANDO

La con­de­na de esa estra­te­gia de trai­ción nacio­nal es evi­den­te. Que­dó expre­sa­da en gigan­tes­cas y fre­cuen­tes mani­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta y en dos huel­gas gene­ra­les. ¿Has­ta cuan­do esto va a durar? Cual­quier pre­vi­sión sería irres­pon­sa­ble. La úni­ca cer­te­za es que el fin de la pesa­di­lla exi­ge una rup­tu­ra. Pero las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas para que ella asu­ma un carác­ter revo­lu­cio­na­rio no están aún crea­das.

¿Qué hacer enton­ces, en esta dra­má­ti­ca cur­va de la his­to­ria por­tu­gue­sa?

La mayo­ría del pue­blo, bom­bar­dea­do por un engra­na­je mediá­ti­co mon­ta­do por el gran capi­tal, cree aún en la posi­bi­li­dad de una sali­da ins­ti­tu­cio­nal fren­te a la cri­sis, es decir, admi­te que las fuer­zas pro­gre­sis­tas pue­den lle­gar al gobierno a tra­vés de elec­cio­nes para reto­mar el pro­yec­to demo­crá­ti­co de Abril. Esta­mos fren­te a una ilu­sión. La rup­tu­ra, para ser real, no pue­de pro­ce­sar­se en el ámbi­to del sis­te­ma: ten­drá que inten­tar la difí­cil, pero nece­sa­ria, des­truc­ción del sis­te­ma.

Ella depen­de de la par­ti­ci­pa­ción torren­cial de las masas popu­la­res. Pero ésta, por la diná­mi­ca de cho­que con el poder, asu­mi­rá gra­dual­men­te un carác­ter revo­lu­cio­na­rio anti­sis­te­mi­co, por­que el obje­ti­vo será enton­ces no un impo­si­ble regre­so a Abril, sino la des­truc­ción del pro­pio sis­te­ma, esto es, del capi­ta­lis­mo. Repi­to la afir­ma­ción ini­cial. Las rup­tu­ras revo­lu­cio­na­rias no son pre­es­ta­ble­ci­das. Con­tra­rían pre­vi­sio­nes y toman casi siem­pre un rum­bo ines­pe­ra­do.

En Por­tu­gal, la actual polí­ti­ca de trai­ción nacio­nal es con­de­na­da por la aplas­tan­te mayo­ría de la pobla­ción. Será final­men­te el pue­blo el que le pon­ga fin.

Vila Nova de Gaia, 13 de Julio de 2012
Tra­duc­ción: Jaz­min Padi­lla. www​.odia​rio​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *