El Sucre se con­so­li­da- Emi­lio Mey­net

sucre

Se tra­ta de una herra­mien­ta de inter­cam­bio bene­fi­cio­sa para la coope­ra­ción entre nues­tras nacio­nes. Se fun­da­men­ta en los prin­ci­pios de com­ple­men­ta­rie­dad, soli­da­ri­dad y res­pe­to a la sobe­ra­nía de los pue­blos, los cua­les «repre­sen­tan la base de todos los pro­ce­sos de inte­gra­ción», seña­ló el vice­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral de Vene­zue­la, Eudo­mar Tovar.

A casi un mes del hecho bochor­no­so de la des­ti­tu­ción de Fer­nan­do Lugo, a manos del Par­la­men­to Nacio­nal que vio­ló el desa­rro­llo del pro­ce­so de debi­da defen­sa y dere­chos ele­men­ta­les de la demo­cra­cia. El momen­to his­tó­ri­co que vive la Nación Lati­no­ame­ri­ca­na per­mi­te que, más allá de las con­tra­mar­chas, siem­pre exis­tan argu­men­tos que con­so­li­den el paso de uni­dad con el que fir­me­men­te se ali­nea la mayo­ría de la región.

Cla­ro que no solo fue la des­ti­tu­ción de Fer­nan­do Lugo, tam­bién las cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas. Ante tan opa­co esce­na­rio teñi­do por la nega­ti­va que Suda­mé­ri­ca le pro­pi­nó a las auto­ri­da­des gol­pis­tas, inten­ta­ron rela­cio­nar al gobierno boli­va­riano de Vene­zue­la con la movi­da des­ti­tu­yen­te, o mejor dicho, con una supues­ta con­tra­ofen­si­va a la mis­ma.

Fue a tra­vés de un mon­ta­je de edi­ción audio­vi­sual, que supo­nía al can­ci­ller vene­zo­lano Nico­lás Madu­ro ‑uno de los prin­ci­pa­les cua­dros polí­ti­cos estra­té­gi­cos del pro­yec­to lati­no­ame­ri­cano- en reunio­nes con­fi­den­cia­les con la cúpu­la mili­tar para­gua­ya ins­tan­tes pre­vios al gol­pe.

Por suer­te ‑y por ofi­cio- la cade­na mul­ti­es­ta­tal Tele­sur se encar­gó de des­ar­ti­cu­lar dicha ope­ra­ción polí­ti­co-mediá­ti­ca pro­mo­vi­da por Tele­fu­tu­ro de Para­guay. Ade­más Madu­ro obtu­vo el hono­ra­ble pre­mio de ser nom­bra­do “per­so­na no gra­ta” por el gobierno de fac­to que enca­be­za Fede­ri­co Fran­co.

Pero la nota sobre­sa­lien­te de la sema­na que demues­tra el avan­ce popu­lar en la región está vin­cu­la­do a núme­ros arro­ja­dos por la Agen­cia Vene­zo­la­na de Noti­cias (AVN). En los infor­mes de AVN se demues­tra una con­tun­den­te con­so­li­da­ción del Sis­te­ma Uni­ta­rio de Com­pen­sa­ción Regio­nal (Sucre) como mone­da de inter­cam­bio intra­rre­gio­nal en Amé­ri­ca del Sur.

El pre­si­den­te del Con­se­jo Mone­ta­rio Regio­nal del Sucre, Eudo­mar Tovar, afir­ma con noto­ria segu­ri­dad que «vamos en el camino correc­to», al refe­rir­se al impul­so que las rela­cio­nes comer­cia­les intra­re­gio­na­les, entre acto­res de los paí­ses miem­bros de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (Alba), han otor­ga­do al Sucre como meca­nis­mo de inte­gra­ción finan­cie­ra.

Tovar fue aún más explí­ci­to a la hora de vol­car cifras que sus­ten­ten su tes­ti­mo­nio acer­ca del éxi­to de la imple­men­ta­ción del Sucre, pues a dos años y medio de su pues­ta en mar­cha, las ope­ra­cio­nes a tra­vés del dicho sis­te­ma pasa­ron de seis en el 2010 a 667 en los pri­me­ros cin­co meses de este año. «El meca­nis­mo ya está gene­ran­do con­fian­za entre los empre­sa­rios», enfa­ti­zó.

Esas 667 ope­ra­cio­nes en lo que va de 2012 repre­sen­tan 228 millo­nes de sucres, equi­va­len­tes a 285 millo­nes de dóla­res. La meta del 2012, según Tovar, es que se transen 750 millo­nes de sucres (unos 900 millo­nes de dóla­res). El año pasa­do se efec­tua­ron un total de 431 ope­ra­cio­nes, por un mon­to de 216 millo­nes de sucres (245 millo­nes de dóla­res).

Actual­men­te, 112 empre­sas transan en Sucre, entre las que se encuen­tran empre­sas gran­des, media­nas y peque­ñas, de pro­pie­dad pri­va­da, públi­ca, social y/​o mix­ta. De este gru­po, el 86,23 por cien­to son empre­sas pri­va­das; 9,72 por cien­to per­te­ne­cen al sec­tor públi­co; y 4,04 por cien­to son de pro­pie­dad mix­ta, según la actua­li­za­ción de datos del 7 de junio del Con­se­jo Mone­ta­rio Regio­nal.

El Sucre: reali­dad y pers­pec­ti­vas

Según la defi­ni­ción de Tovar, el Sucre no tie­ne limi­ta­cio­nes des­de el pun­to de vis­ta del tipo de pro­duc­to para hacer tran­sac­cio­nes, la úni­ca con­di­ción a cum­plir es que se tra­te de un pro­duc­to ori­gi­na­rio. Se pre­sen­ta abier­to a todas las alter­na­ti­vas comer­cia­les que pue­dan desa­rro­llar­se, res­pe­tan­do des­de lue­go, las leyes inter­nas de cada país.

Según un muy cono­ci­do dicho «el tiem­po es oro» y, en ese sen­ti­do, el Sucre repre­sen­ta una gran ganan­cia para los comer­cian­tes por­que los tiem­pos de trans­fe­ren­cia del dine­ro de un país a otro son rápi­dos. De hecho, el Con­se­jo Mone­ta­rio Regio­nal ase­gu­ra que prác­ti­ca­men­te las tran­sac­cio­nes son en tiem­po real.

La inme­dia­tez es una de las carac­te­rís­ti­cas pro­pias del Sucre por las cua­les obtu­vo en pocos años pres­ti­gio en gran par­te de la región; y sobre todo en círcu­los de peque­ños y media­nos pro­duc­to­res de la “Zona Alba”, como Boli­via o Vene­zue­la.

Sería un paso defi­ni­to­rio para el pro­ce­so lati­no­ame­ri­cano que este tipo de arti­cu­la­cio­nes invo­lu­cre a la tota­li­dad de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos para refor­zar a la mone­da como uni­dad de cam­bio común, uni­dad de cuen­ta común y depó­si­to de valor.

De esta for­ma se gana­ría terreno en cuan­to a sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca, ya que la mone­da que media la mayor can­ti­dad de rela­cio­nes socio-eco­nó­mi­cas de una geo­gra­fía deter­mi­na­da, es la que con­tro­la el terri­to­rio refe­ri­do.

A par­tir de esta con­cep­ción se entien­de aquel gran obje­ti­vo ‑que estu­vo muy cer­ca del cum­plir- del Par­ti­do Repu­bli­cano para el año 2003. Se pro­pu­so enton­ces dola­ri­zar Argen­ti­na como pun­ta­pié para avan­zar sobre el res­to de la región. Ante cual­quier duda, véa­se la pla­ta­for­ma de la fór­mu­la pre­si­den­cial con­for­ma­da por Car­los Menem y Juan Car­los Rome­ro de dicho año.

Bra­sil y Argen­ti­na serían los acto­res que des­ni­ve­la­rían la rela­ción de fuer­zas entre mone­das cir­cu­lan­tes de la región, por la impor­tan­cia de su eco­no­mía, de su pro­duc­to bru­to anual, de su desa­rro­llo en tér­mi­nos indus­tria­lis­tas ‑sobre todo en la últi­ma década‑, y por la poten­cia­li­dad de su bio­di­ver­si­dad.

Un avan­ce ante la cri­sis mun­dial

Siem­pre se remar­ca que la cri­sis del sis­te­ma finan­cie­ro glo­bal está ata­da a pug­nas inter­nas del capi­ta­lis­mo mun­dial, que nues­tra región debe apro­ve­char para poder cre­cer y con­so­li­dar­se como blo­que de poder.

Pre­ci­sa­men­te, en el mis­mo año que se pro­fun­di­za la pelea al inte­rior del capi­tal con la caí­da del Leh­man Brothers, el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) pro­nos­ti­ca­ba una «rece­sión mode­ra­da» para los Esta­dos Uni­dos por el colap­so del mer­ca­do de hipo­te­cas de alto ries­go en ese país: «El impac­to se ha nota­do en todo el sis­te­ma finan­cie­ro mun­dial, inclui­dos los mer­ca­dos emer­gen­tes que lo sien­ten con una inten­si­dad cada vez mayor «, afir­ma­ba el FMI.

El infor­me sobre Pers­pec­ti­vas de la Eco­no­mía Mun­dial, de octu­bre del 2008 del FMI, sen­ten­cia­ba: «No hay indi­cios de la recu­pe­ra­ción y es pro­ba­ble que esta sea gra­dual cuan­do apa­rez­ca». Era el ini­cio de lo que hoy se reco­no­ce como la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, que afec­ta dura­men­te a Euro­pa, y lan­za drás­ti­cos cole­ta­zos por el res­to del mun­do.

La res­pues­ta del Alba ante ese pano­ra­ma don­de Esta­dos Uni­dos, el país emi­sor de dóla­res ‑la mone­da inter­na­cio­nal del sis­te­ma mone­ta­rio mun­dial des­de 1944- esta­ba visi­ble­men­te afec­ta­do por una cri­sis finan­cie­ra inter­na, fue pro­po­ner un sis­te­ma que per­mi­tie­ra el incre­men­to de las rela­cio­nes comer­cia­les pero dis­mi­nu­ye­ra el uso de la divi­sa.

Tan­to en el Sucre como en el res­to de polí­ti­cas de los paí­ses del Alba, se mane­jan valo­res como: la com­ple­men­ta­rie­dad, la coope­ra­ción, la soli­da­ri­dad y res­pe­to a la sobe­ra­nía de los pue­blos. El obje­ti­vo supre­mo es «que la for­ta­le­za de los paí­ses sean com­ple­men­ta­rias a sus debi­li­da­des» agre­ga Tovar.

Qui­zás estas pala­bras para un eco­no­mis­ta for­ma­do en algu­na uni­ver­si­dad con enfo­que neo­li­be­ral en la mate­ria, sig­ni­fi­quen poco o nada. Pero el gran abis­mo de dife­ren­cias entre la mone­da lati­no­ame­ri­ca­na y las demás radi­ca en los obje­ti­vos genui­nos por los cua­les desea con­so­li­dar­se.

Es muy dis­tin­to crear una mone­da con fines de com­ple­men­ta­rie­dad y soli­da­ri­dad, que sim­ple­men­te con el fin de acu­mu­lar poder real para enfren­tar a otras poten­cias, una tan devo­ra­do­ra como la otra, y sim­ple­men­te a mane­ra de dispu­ta finan­cie­ra como pre­fa­cio a una dispu­ta en el terreno mili­tar.

Para dicho obje­ti­vo, vol­vien­do al Sucre, es impor­tan­te que las tran­sac­cio­nes de impor­ta­ción y expor­ta­ción man­ten­gan una rela­ción esta­ble, es decir, que no exis­tan paí­ses con gran­des défi­cit de impor­ta­ción o paí­ses con défi­cit de expor­ta­ción. Los défi­cit advier­ten que «un país está tra­ba­jan­do en fun­ción de otro, es decir, está gene­ran­do un des­equi­li­brio entre un país que tie­ne pro­duc­ción y un país que no tie­ne pro­duc­ción», acla­ra Tovar

Por últi­mo, Tovar, que tam­bién se desem­pe­ña como vice­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral de Vene­zue­la rema­tó: «El Sucre está dise­ña­do para tener cone­xión con cual­quier pro­ce­so de inte­gra­ción en la región, como es el caso de la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (Una­sur), la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (Celac), el Mer­ca­do Común del Sur (Mer­co­sur) y cual­quie­ra de los pro­ce­sos que se están crean­do en el Cari­be y Amé­ri­ca Lati­na”.

Fuen­te: http://​www​.apas​di​gi​tal​.org/​a​p​a​s​/​n​o​t​a​_​c​o​m​p​l​e​t​a​.​p​h​p​?​i​d​n​o​t​a​=​5​620

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *