El inevi­ta­ble hun­di­mien­to del Esta­do y la eco­no­mía espa­ño­la- Edi­to­rial de Gara

Ayer fue un día don­de el hun­di­mien­to del Esta­do y la eco­no­mía espa­ño­la se hicie­ron más trá­gi­cos y evi­den­tes que nun­ca. La pri­ma de ries­go reba­só los 610 pun­tos y anun­ció irre­me­dia­ble­men­te el res­ca­te del Esta­do espa­ñol. La ren­ta­bi­li­dad del bono a 10 años en el 7,27% hace ya insos­te­ni­ble la finan­cia­ción de la deu­da. La Bol­sa vivió una deba­cle que cul­mi­nó con la peor jor­na­da del año con una caí­da del 5,8%. La comu­ni­dad valen­cia­na, pro­to­ti­po de corrup­ción y de mala ges­tión, abrió ofi­cial­men­te el bai­le de las comu­ni­da­des que piden ser res­ca­ta­das. Todos los indi­ca­ti­vos seña­lan que el Esta­do espa­ñol con­ti­núa des­cen­dien­do por una vía de des­truc­ción, en un agu­je­ro negro sin seña­les de luz.

No hay razón para sobre­ac­tuar en la dra­ma­ti­za­ción de la situa­ción espa­ño­la. Esta habla por sí sola. Pero a la cri­sis eco­nó­mi­ca, se une, ade­más, otra cri­sis de con­fian­za y de cre­di­bi­li­dad que gol­pea a todas las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do. La fami­lia real, el sis­te­ma polí­ti­co, la judi­ca­tu­ra, la éli­te eco­nó­mi­ca… El mode­lo y la for­ma de Esta­do, tan­to o más que el sis­te­ma ban­ca­rio o la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria, han sido pin­cha­dos y han reven­ta­do hacien­do que esta cri­sis sea sis­té­mi­ca y metas­tá­si­ca en su pro­pa­ga­ción.

Inter­ve­ni­do de fac­to por el Euro­gru­po, el PP se adhie­re a la orto­do­xia de la aus­te­ri­dad que dic­tan Bru­se­las y Ber­lín. Los recor­tes dra­co­nia­nos y la subi­da de impues­tos al con­su­mo son una medi­ci­na que hará que el «enfer­mo» no se recu­pe­re. Que los dere­chos bási­cos de los ciu­da­da­nos se ero­sio­nen más aún. Que la des­igual­dad, la pobre­za y el paro con­ti­núen aumen­tan­do. Y, con ello, com­pren­si­ble­men­te, tam­bién la indig­na­ción social y las revuel­tas has­ta res­que­bra­jar la frá­gil «paz social».

El Gobierno del PP está total­men­te des­bor­da­do y con ape­nas otro mar­gen de manio­bra que no sea el de com­prar y ganar tiem­po. Saquean­do a la gen­te y a los bie­nes públi­cos para que los ban­cos pue­dan equi­li­brar sus balan­ces, en seve­ra rece­sión y sin mode­lo pro­duc­ti­vo alter­na­ti­vo, Rajoy se limi­ta a hacer lo que hizo el pia­nis­ta del Tita­nic, seguir tocan­do mien­tras el bar­co se hun­de.

De nada sir­ve ir tapan­do esca­pes de agua cuan­do hay enor­mes boque­tes. Es hora de sal­tar de ese bar­co para que este país pue­da cam­biar de rum­bo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *