Dos bodas y un fune­ral- Iña­ki Ega­ña

No se tra­ta de la pelí­cu­la de Mike Newell, sino de una refle­xión sobre la cama­da que lle­va gober­nan­do Espa­ña des­de hace mucho tiem­po. Dema­sia­do. Julio Angui­ta lo decía recien­te­men­te. Sus ciu­da­da­nos son, en su mayo­ría, hones­tos. Sus gober­nan­tes, en cam­bio, unos sin­ver­güen­zas.

Juan Manuel Sán­chez Gor­di­llo, alcal­de de Mari­na­le­da, aña­día a esta idea que era men­ti­ra eso de que en Espa­ña dos par­ti­dos se suce­die­ran en tareas de gobierno. El par­ti­do en el poder era sólo uno des­de hace muchí­si­mos años, ya que las dife­ren­cias entre PP y PSOE, sobre todo a la hora de abor­dar la cri­sis, las encon­tra­ba tan nimias que ape­nas era capaz de dife­ren­ciar­las. No le fal­ta razón.

En la cer­ca­nía, Arnal­do Ote­gi, en las decla­ra­cio­nes hechas a un dia­rio mexi­cano, mati­za­ba que la ausen­cia de par­ti­dos de extre­ma dere­cha en Espa­ña se debe a que, pre­ci­sa­men­te, su men­sa­je for­ma par­te del que tras­la­da el PP. La alga­ra­da el día que el pre­si­den­te Rajoy jus­ti­fi­ca­ba en las Cor­tes madri­le­ñas los recor­tes socia­les y el «¡que se jodan!» de la hija del afor­tu­na­do lote­ro, han arro­pa­do su ase­ve­ra­ción.

Hace unos días ha sido des­cu­bier­to el cri­mi­nal de gue­rra nazi más bus­ca­do del mun­do. En Buda­pest. No ha habi­do, como en el caso de Osa­ma Bin Laden, un asal­to a su man­sión, sino unos cuan­tas pre­gun­tas de varios perio­dis­tas ingle­ses que seguían su pis­ta des­de hace meses. Ni su nom­bre es rele­van­te. Las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas.

Por eso, por lo de las com­pa­ra­cio­nes, trai­go a cola­ción la muer­te de vie­jo, en la cama como se decía en mi tiem­po, de otro cri­mi­nal de gue­rra nazi. Hace unos meses, en Donos­tia para más señas. Nos sor­pren­dió a unos cuan­tos el haber podi­do com­par­tir con Paul van Aers­chot mesa en algu­na cafe­te­ría de la ciu­dad.

Y más que esa posi­bi­li­dad, el hecho de que hubie­ra sido ocul­ta­do y pro­te­gi­do, has­ta hace unos días, por los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia espa­ño­les. Esos mis­mos que aho­ra se han vis­to invo­lu­cra­dos en un gigan­tes­co robo de infor­ma­ción pri­va­da, la nues­tra sin duda, para ven­der­la pos­te­rior­men­te a empre­sas intere­sa­das en nues­tra salud y en nues­tras afi­cio­nes.

Un dia­rio gui­puz­coano, el mis­mo que anun­ció en cla­ve en 1936 el día del gol­pe que pre­pa­ra­ban los mili­ta­res, reco­gió la esque­la del tal van Aers­chot. Y lue­go comen­tó la noti­cia, ante el revue­lo de quie­nes habían sido sus víc­ti­mas, en tono rela­ja­do. Dicen que dicen de ese vie­ji­to que se ha muer­to y cuya fami­lia ha paga­do la esque­la…

El fune­ral.

Recien­te­men­te, asi­mis­mo, las revis­tas del cora­zón ofre­cían un par de noti­cias de tapa­di­llo. La pri­me­ra rela­ti­va a la boda de Jai­me del Bur­go con la her­ma­na de la prin­ce­sa que un día será rei­na de Espa­ña. Fue en el monas­te­rio de Lei­re, pero con repe­ti­ción este­lar en uno de esos luga­res a los que la mayo­ría de los mor­ta­les no tene­mos acce­so, un hotel del millo­na­rio Paul Getty, en Ita­lia. Como se afir­ma en la pro­pa­gan­da del hotel de la cele­bra­ción, «en este lugar está garan­ti­za­da la Dol­ce Vita».

Jai­me del Bur­go Azpi­roz, hijo de Jai­me Igna­cio del Bur­go Taja­du­ra, nie­to de Jai­me del Bur­go Torres, saga nava­rra de alcur­nia. Hace años, en pleno fran­quis­mo, la sola pro­nun­cia­ción del ape­lli­do pro­du­cía terror. En la Tran­si­ción y ya más cer­ca­nos a nues­tros días, las haza­ñas de Del Bur­go Taja­du­ra, des­de su paso por FASA has­ta su esti­li­za­do aná­li­sis del 11M (ETA tras los mis­mos) pasan­do por la jus­ti­fi­ca­ción de la con­quis­ta de Nava­rra en 1512, deja­rán hue­lla, la de la infa­mia.

Sin rela­ción apa­ren­te como no fue­ra la de las simi­li­tu­des en las lis­tas de invi­ta­dos a los espon­sa­les, hace bien poco, asi­mis­mo, se ajus­tó la alian­za matri­mo­nial el hijo mayor de otro ilus­tre de la polí­ti­ca vas­ca. En esta oca­sión se tra­ta­ba pre­ci­sa­men­te del hijo de Mayor. Ore­ja para enten­der­nos. De saga que lle­ga has­ta la Unión Cerra­je­ra y aque­lla huel­ga en la que su ante­ce­sor se negó a nego­ciar una sola línea de lo que pedían los tra­ba­ja­do­res. Dicen que dijo «antes come­rán hier­ba que yo ceder».

La boda en Boa­di­lla (Madrid) ha ser­vi­do para reu­nir a lo gra­na­do de la dere­cha (extre­ma dere­cha) en un acto diri­gi­do por el car­de­nal Anto­nio Cañi­za­res, aquel que dijo que fren­te al abor­to, la pede­ras­tia de los curas es un peca­do venial. Arro­pa­ron a Jai­me Mayor Ore­ja los ultras de siem­pre, des­de Aznar a Rajoy. No todos del PP. ¿Ima­gi­nan? Acer­ta­ron. Tam­bién esta­ba Enri­que Múgi­ca Her­zog, el ex «defen­sor» del pue­blo.

Las dos bodas.

Los tres ejem­plos de pelí­cu­la, con sus para­fer­na­lias para­le­las y, a pesar, con­ver­gen­tes, son la sín­te­sis de la mar­ca Espa­ña. La his­tó­ri­ca. Refu­gio de nazis, por un lado. Gra­cias a Washing­ton que fue alia­do no solo de Fran­co sino de Suá­rez, los Bor­bo­nes, Aznar y has­ta Feli­pe Gon­zá­lez. El sen­ti­mien­to espa­ñol está ínti­ma y socio­ló­gi­ca­men­te liga­do al con­cep­to clá­si­co del nazis­mo.

La per­vi­ven­cia de su rama, el fran­quis­mo, ha sido gra­cias a una dere­cha que lle­gó intac­ta a la Tran­si­ción, mar­can­do pau­tas y rit­mos. Y a una izquier­da timo­ra­ta que en unos meses fue capaz de echar por tie­rra déca­das de opo­si­ción clan­des­ti­na. Y que cuan­do entró en la ges­tión de poder derra­mó defi­ni­ti­va­men­te el últi­mo res­qui­cio de dig­ni­dad que le que­da­ba. Acier­ta Gor­di­llo.

En cuan­to al sig­ni­fi­ca­do de las bodas, las mis­mas no pasa­rían de un mero acto social sino fue­ra por­que han logra­do con­den­sar a los dos pode­res, tam­bién para­le­los y a pesar tam­bién con­ver­gen­tes que se repar­ten la direc­ción de ese lla­ma­do con­flic­to vas­co-espa­ñol. Un con­flic­to his­tó­ri­co, y un abor­da­je tam­bién his­tó­ri­co.

Por sim­pli­fi­car, Mayor Ore­ja esce­ni­fi­ca­ría la ver­tien­te mili­tar y Del Bur­go la ideo­ló­gi­ca. Más de uno recor­da­ría el cri­te­rio polí­ti­co-mili­tar. Mi sabi­du­ría, bien poca por cier­to, no sería sufi­cien­te para afir­mar­lo. Qui­zás intuir­lo. No más. Jun­to a ellos, los con­di­men­tos habi­tua­les: ban­que­ros (Rato), igle­sia (Cañi­za­res), monar­quía (Bor­bón)… todos ellos intere­sa­dos en un esce­na­rio muy simi­lar al de hace cien años.

En oca­sio­nes mis comen­ta­rios pue­den pare­cer lle­va­dos al extre­mo. Esta es una de ellas y por ello acu­do a la heme­ro­te­ca. ¿Recuer­dan que Aznar echó en cara a los ára­bes el no haber per­di­do per­dón por una supues­ta inva­sión de la Penín­su­la Ibé­ri­ca hace 800 años? Más. Tal como lo supi­mos, gra­cias a los tele­gra­mas des­ve­la­dos por Wiki­leaks, Rava Bha­lla, direc­to­ra de Inte­li­gen­cia Polí­ti­ca de la CIA, dijo que Aznar era «un ultra, mucho más que todos los fun­cio­na­rios israe­líes a los que he escu­cha­do».

Hace una déca­da, Xabier Arza­lluz levan­tó las fal­das a los Ore­ja, a quie­nes denun­ció por estar detrás de agen­cias de segu­ri­dad, escol­tas, etc. Tres her­ma­nos Mayor Ore­ja más el actual pre­si­den­te his­pano Rajoy pre­sen­ta­ron una deman­da por las decla­ra­cio­nes. La per­die­ron. Lo dicho por Arza­lluz era cier­to has­ta el pun­to que apa­re­cie­ron, gra­cias a los regis­tros, otras empre­sas rela­cio­na­das con la segu­ri­dad, todas con sello Ore­ja. La gue­rra siem­pre ha sido nego­cio, más para unos que para otros.

La ideo­lo­gía tota­li­ta­ria de Del Bur­go, su ape­go a los valo­res de la que su igle­sia lla­mó Cru­za­da, su mani­pu­la­ción de la his­to­ria, su peso en las deci­sio­nes de Espa­ña (has­ta el pun­to de mar­car la línea de dis­cur­so bor­bó­ni­ca en las cele­bra­cio­nes de los 500 años de la con­quis­ta de Nava­rra)… carac­te­ri­za el otro sur­co. Uno de los albo­ro­za­dos de pata negra con la polí­ti­ca de exter­mi­nio, con el apartheid… Recon­ver­ti­do, como Fra­ga, del fran­quis­mo (nazis­mo) a la demo­cra­cia.

En una Euro­pa sin el ato­mis­mo espa­ñol, con una cul­tu­ra demo­crá­ti­ca for­ja­da de la derro­ta del nazis­mo en 1945 (excep­to en Espa­ña), per­so­na­jes como los cita­dos for­ma­rían par­te de las cúpu­las del NPD ale­mán, FPÖ aus­tria­co, FN fran­cés, SRS ser­bio o el recien­te Ama­ne­cer Dora­do grie­go. La mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción se mue­ven tam­bién en esa órbi­ta. Si des­cen­dié­ra­mos al más pro­fun­do de los infier­nos, el de los ter­tu­lia­nos, la per­cep­ción sería más agu­da, aún. Este es, pre­ci­sa­men­te, el núcleo gor­diano. El freno a cual­quier avan­ce demo­crá­ti­co, a la reso­lu­ción his­tó­ri­ca de un lar­go con­flic­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *