Ser el no ser- Xabier Sil­vei­ra

Ter­mi­na­ba hace quin­ce días mi «Jo Pun­tua» acep­tan­do mi no cam­bio y mi fal­ta de valor por no decir lo que desea­ba decir. Pero me pare­ce que se me han des­bor­da­do las ganas. Y lo sien­to en el alma por quien no vaya a poder inge­rir esta ensa­la­da de letras. Es lo que hay.

Vis­to lo vis­to duran­te los últi­mos años era para todos evi­den­te que el pre­cio a pagar por prac­ti­car la lucha arma­da nos lle­va­ría a la rui­na. Cues­tión pura­men­te téc­ni­ca, no entra­ré en mora­li­da­des de las de aho­ra ten­go y maña­na ven­do. Dis­pa­rar sale caro por­que es pro­ba­ble que te aca­ben dis­pa­ran­do a ti y a toda tu fami­lia, esa es la demo­cra­cia que se sus­ten­ta en poli­cías y mili­ta­res tec­no­ló­gi­ca­men­te sobra­dos. Has­ta aquí, por si a alguien la duda lo car­co­mía, lo dejo por escri­to.

Tras el cese de accio­nes vio­len­tas por par­te de la orga­ni­za­ción arma­da el vuel­co popu­lar a caba­llo gana­dor era más que pre­vi­si­ble, aun­que acep­to que por inme­dia­to lle­gó a sor­pren­der­me a la vez de ale­grar­me, fal­ta­ría más. No obs­tan­te, el sis­te­ma de votar a repre­sen­tan­tes ins­ti­tu­cio­na­les con­lle­va man­te­ner el triun­fo y el lide­raz­go duran­te todos los días una vez nos recu­pe­re­mos de la resa­ca elec­to­ral, y ahí el caba­llo sufre más. Pri­me­ro fue Bil­du y más tar­de Amaiur la que devol­vie­ra a la vida públi­ca al espec­tro aber­tza­le ‑que no pro­gre­sis­ta- que el PNV no pudo o no qui­so com­prar. Hay de todo en la viña del señor, de todo, menos Josetxo Iba­ze­ta.

Y la eufo­ria crea­da al saber­nos tan­tos, no sé yo si no nos hizo ton­tos.

Nos pasa a los de pue­blo cuan­do ate­rri­za­mos en una gran ciu­dad: de que­rer pare­cer que no somos de pue­blo nos com­por­ta­mos de modos extra­ños has­ta el lími­te de pare­cer cual­quier cosa menos lo que somos. Y somos, tam­bién los de pue­blo, per­so­nas. Pero rene­ga­mos de nues­tras raí­ces, de nues­tras mane­ras y has­ta de noso­tros mis­mos. Todo por ser como ellos. Es ser el no ser.

Y me pare­ce que nues­tro cam­bio de rum­bo tie­ne mucho de com­ple­jos y poco de efi­caz. Pala­bras boni­tas, bue­nas mane­ras… ¿Diri­gi­das a quién? Por­que que yo sepa has­ta el momen­to en el Minis­te­rio del Inte­rior ni siquie­ra cogen el telé­fono a las lla­ma­das con pre­fi­jo 943. Vamos, que pasan de noso­tros como de la mier­da. Enton­ces, ¿cuál es el fin de nues­tra ejem­plar acti­tud? Ganar más votos en las pró­xi­mas elec­cio­nes es una opción, pero no se yo si es vali­da tenien­do en cuen­ta que a día de hoy ya esta­mos fami­lia­ri­zán­do­nos con las prác­ti­cas que tan suyas hizo el PNV cuan­do cor­ta­ba el baca­lao en Aju­ria Enea. Yo y mis ami­gui­tos.

Por tan­to, si no es para enfren­tar­nos a Espa­ña y a Fran­cia de tú a tú, ¿para qué que­re­mos ganar en votos y en fuer­za ins­ti­tu­cio­nal? ¿Para que la reco­gi­da de basu­ras sea puer­ta a puer­ta? Si es así, debe­ría­mos saber­lo. De la mis­ma for­ma en la que debe­ría­mos saber cómo va el supues­to pro­ce­so de paz, tan lau­rea­do inter­na­cio­nal­men­te como inexis­ten­te aquí, en nues­tra casa. Pero mejor me callo no me vayáis a meter en la mis­ma cel­da que a Josetxo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *