La cri­sis como pre­tex­to con­tra el eus­ke­ra

Como una evi­den­cia más de su sec­ta­ris­mo en este ámbi­to, el Gobierno de Bar­ci­na ha supri­mi­do las sub­ven­cio­nes a la pren­sa en eus­ke­ra, con­fian­do a las empre­sas pri­va­das la pro­mo­ción de la “lin­gua nava­rro­rum” en un momen­to deli­ca­do para el sec­tor

lA cri­sis no está dejan­do títe­re con cabe­za y, sin embar­go, en el día a día, la aten­ción se cen­tra en la macro­eco­no­mía, en la deu­da de los Esta­dos, en las difi­cul­ta­des de los ban­cos, en las estre­che­ces de gran­des sec­to­res pro­duc­ti­vos… y, si en algún momen­to se baja a pie de calle, se habla de cifras glo­ba­les en las que se mete en un saco de cin­co millo­nes de para­dos lo que en reali­dad son cin­co millo­nes de dra­mas indi­vi­dua­les, con cara, nom­bre y ape­lli­dos. Pero las nefas­tas con­se­cuen­cias de la rece­sión van más allá y afec­tan aún de for­ma más dra­má­ti­ca a los esla­bo­nes más débi­les de la cade­na, en lo que ata­ñe a Nava­rra el eus­ke­ra y más con­cre­ta­men­te su pre­sen­cia como herra­mien­ta de comu­ni­ca­ción en los medios de difu­sión.

Es cier­to que no todas las ins­ti­tu­cio­nes se com­por­tan de igual mane­ra a la hora de bus­car víc­ti­mas pro­pi­cia­to­rias para la tije­ra. Es más, algu­nas del ámbi­to muni­ci­pal rea­li­zan un esfuer­zo por enci­ma de sus posi­bi­li­da­des y aun de sus com­pe­ten­cias. Sin embar­go, el Gobierno de Bar­ci­na ha tras­la­da­do su polí­ti­ca de recor­tes al eus­ke­ra diría­se que gus­to­sa­men­te, sin apli­car nin­gún meca­nis­mo correc­tor ante la ya de por sí errá­ti­ca aten­ción que pres­ta a la lin­gua nava­rro­rum, con­fun­dien­do de for­ma sec­ta­ria sus par­ti­cu­la­res fobias ideo­ló­gi­cas con un ele­men­to del patri­mo­nio cul­tu­ral de Nava­rra de pri­mer orden.

De hecho, el Eje­cu­ti­vo de UPN ha supri­mi­do este año la par­ti­da des­ti­na­da a pri­mar el uso del eus­ke­ra en los medios de comu­ni­ca­ción social, asig­na­ción que ya había caí­do en 2011 a los 190.000 euros cuan­do por ejem­plo en 2008 fue­ron 310.000.

Una san­gría tan inten­cio­na­da como into­le­ra­ble, des­de la pre­mi­sa ele­men­tal de que los medios de comu­ni­ca­ción cum­plen una deter­mi­nan­te labor de socia­li­zar una len­gua y con­ver­tir­la en vía de expre­sión de men­sa­jes y con­te­ni­dos de infi­ni­dad de ámbi­tos. Así pues, que­da al albur de cada empre­sa pri­va­da de comu­ni­ca­ción cómo con­tri­bu­ye a pro­mo­ver en la Comu­ni­dad Foral esta len­gua mino­ri­za­da, en el caso de este dia­rio con un com­pro­mi­so pleno, cons­ta­tan­do que el sec­tor pasa un momen­to deli­ca­do ante el des­plo­me gene­ra­li­za­do de la inver­sión publi­ci­ta­ria y que la razón le asis­te ple­na­men­te al Defen­sor del Pue­blo en Nava­rra cuan­do pide un plan plu­ri­anual para los medios de comu­ni­ca­ción en eus­ke­ra de acuer­do con el espí­ri­tu de la Ley del Vas­cuen­ce, ya de por sí res­tric­ti­va al con­sa­grar la zoni­fi­ca­ción lin­güís­ti­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *