La cemen­te­ra de FCC y la inci­ne­ra­ción en Nava­rra

El peli­gro de los resi­duos, peli­gro­sos o no, resi­de en su que­ma, por las peli­gro­sí­si­mas emi­sio­nes de com­pues­tos can­ce­rí­ge­nos ante las que no hay un valor segu­ro de expo­si­ción

Ulti­ma­men­te nos encon­tra­mos con infor­ma­cio­nes que, en torno a la nue­va acti­vi- dad que la cemen­te­ra de la mul­ti­na­cio­nal de las basu­ras FCC quie­re rea­li­zar en Nava­rra, resul­tan con­tra­dic­to­rias y en oca­sio­nes nada fáci­les de enten­der. A estas altu­ras, todo el mun­do sabe que se tra­ta de una inci­ne­ra­ción de resi­duos encu­bier­ta, y es pre­ci­sa­men­te por eso, por­que la empre­sa no sabe como encu­brir­la, por lo que muchas infor­ma­cio­nes pro­ve­nien­tes de esas fuen­tes resul­tan total­men­te infu­ma­bles. Des­de la Pla­ta­for­ma 3MB que­re­mos inci­dir en algu­nos de estos aspec­tos para acla­rar en lo posi­ble algu­nas cues­tio­nes rela­cio­na­das con este tema.

Una de las afir­ma­cio­nes repe­ti­das por la empre­sa es que va a pro­du­cir cemen­to y que no va a cam­biar de acti­vi­dad. Ante esto sur­ge una pre­gun­ta: si para hacer cemen­to ya tie­ne una auto­ri­za­ción des­de junio de 2007, la Auto­ri­za­ción Ambien­tal Inte­gra­da (AAI), ¿para qué nece­si­ta otra nue­va auto­ri­za­ción?

La res­pues­ta es que nece­si­ta una nue­va AAI por­que, ade­más de fabri­car cemen­to, va a rea­li­zar una nue­va acti­vi­dad de ges­tión de resi­duos regu­la­da por el RD 6532003 de inci­ne­ra­ción de resi­duos, el mis­mo que regu­la la inci­ne­ra­ción en ins­ta­la­cio­nes espe­cí­fi­cas (inci­ne­ra­do­ras). Para ello, ade­más, la empre­sa ha fir­ma­do un con­ve­nio de cola­bo­ra­ción con el Gobierno de Nava­rra para que­mar los resi­duos pro­ve­nien­tes «pre­fe­ren­te­men­te» de Nava­rra. Un con­ve­nio con el obje­ti­vo de jus­ti­fi­car la decla­ra­ción del pro­yec­to de la mul­ti­na­cio­nal de las basu­ras FCC de inte­rés públi­co y pasar así por enci­ma de las nor­ma­ti­vas loca­les que no per­mi­ten la rea­li­za­ción de esa acti­vi­dad.

Otra cues­tión es la refe­ri­da a que que­ma­rán resi­duos «no peli­gro­sos», para tras­la­dar a la ciu­da­da­nía el men­sa­je de que su nue­va acti­vi­dad no es peli­gro­sa.

El RD653/​2003 de inci­ne­ra­ción de resi­duos, que regu­la la acti­vi­dad de ges­tión de resi­duos en plan­tas de valo­ri­za­ción (inci­ne­ra­do­ras) y en plan­tas cemen­te­ras que que­man resi­duos, dice: «la dife­ren­cia­ción entre resi­duos peli­gro­sos y no peli­gro­sos tie­ne su fun­da­men­to en las carac­te­rís­ti­cas de los resi­duos con carác­ter pre­vio a su inci­ne­ra­ción, pero es irre­le­van­te en rela­ción con la emi­sión de con­ta­mi­nan­tes a la atmós­fe­ra por lo que exi­ge unos valo­res lími­te de emi­sión comu­nes…». Es decir, el peli­gro de los resi­duos, peli­gro­sos o no, resi­de en su que­ma, por las peli­gro­sí­si­mas emi­sio­nes de com­pues­tos can­ce­rí­ge­nos ante las que no hay un valor segu­ro de expo­si­ción.

El argu­men­to de la uti­li­za­ción de la «bio­ma­sa vege­tal» solo le era nece­sa­rio para abrir­se camino y aden­trar­se en lo que real­men­te resul­ta ren­ta­ble para la empre­sa: la que­ma de basu­ra (eufe­mís­ti­ca­men­te deno­mi­na­da CDR, com­bus­ti­ble deri­va­do de resi­duo), lodos, plás­ti­cos, neu­má­ti­cos, etc, por supues­to, «resi­duos no reci­cla­bles cuyo des­tino es el ver­te­de­ro». No es cier­to que los resi­duos que quie­re que­mar FCC en Ola­za­gu­tia solo ten­gan como des­tino final el ver­te­de­ro y la prue­ba es que, por ejem­plo, los neu­má­ti­cos son 100% reci­cla­bles y su que­ma, al igual que el res­to de resi­duos, está prohi­bi­da sin ir más lejos en las veci­nas Ara­ba o Ara­gón, don­de sus Pla­nes de Resi­duos no con­tem­plan la inci­ne­ra­ción ‑valo­ri­za­ción de resi­duos- como méto­do de ges­tión de los mis­mos, sino otros méto­dos basa­dos en el reci­cla­je y el com­pos­ta­je.

Con res­pec­to al man­te­ni­mien­to del empleo, tan­to la empre­sa como el pre­si­den­te del comi­té han decla­ra­do que con la implan­ta­ción de esta acti­vi­dad no se ase­gu­ran los pues­tos de tra­ba­jo, algo que como esta­mos vien­do suce­de en otras cemen­te­ras que que­man resi­duos.

Pero si Pórtland difí­cil­men­te pue­de camu­flar su nue­va acti­vi­dad, igual suer­te corre el Gobierno de Nava­rra al inten­tar jus­ti­fi­car un PrSIS para el pro­yec­to de un gru­po como Pórtland, cono­cien­do como cono­ce la reso­lu­ción de la Comi­sión Nacio­nal de la Com­pe­ten­cia, en la que con­si­de­ra acre­di­ta­das las prác­ti­cas ile­ga­les y frau­du­len­tas de la mul­ti­na­cio­nal, que según un pri­mer cálcu­lo han supues­to direc­ta­men­te para las arcas fora­les un frau­de de más de 100 millo­nes de euros. Uti­li­za per­ver­sa­men­te este ins­tru­men­to excep­cio­nal, nun­ca antes emplea­do en la auto­ri­za­ción a una cemen­te­ra, para puen­tear la nor­ma­ti­va muni­ci­pal de Olaz­ti, que prohí­be la que­ma de resi­duos en todo su tér­mino muni­ci­pal y esta­ble­ce unas dis­tan­cias de segu­ri­dad para acti­vi­da­des noci­vas y peli­gro­sas que el pro­yec­to de Pórtland no cum­ple. Es un atro­pe­llo anti­de­mo­crá­ti­co que debe­ría acti­var todos los meca­nis­mos de alar­ma de todos los par­ti­dos polí­ti­cos.

Somos cons­cien­tes que los ver­da­de­ros paga­nos serán los veci­nos de las zonas afec­ta­das, que sufri­rán las con­se­cuen­cias de la impo­si­ción de una acti­vi­dad que nadie ha que­ri­do en sus zonas, y que ha sus­ci­ta­do el recha­zo de polí­ti­cos, con­sor­cios de desa­rro­llo, aso­cia­cio­nes de turis­mo y casas rura­les, ayun­ta­mien­tos, …

El sába­do, día 21 de julio, a las sie­te de la tar­de des­de la Pla­za de Olaz­ti, sal­drá una mani­fes­ta­ción de recha­zo, que cuen­ta con el apo­yo de colec­ti­vos eco­lo­gis­tas, sin­di­ca­tos, casas rura­les, ayun­ta­mien­tos y cien­tos de par­ti­cu­la­res, bajo el lema «Erraus­ke­ta­rik ez-No a la inci­ne­ra­ción». Os espe­ra­mos.

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *