Dete­ni­do Vicen­te, mili­tan­te de Red Roja en Cádiz: Se soli­ci­ta urgen­te solidaridad

Esta maña­na ha sido dete­ni­do nues­tro cama­ra­da Vicen­te en su casa de Cádiz y se le ha apli­ca­do la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta. Aún no se cono­ce la acu­sa­ción, le tie­nen inco­mu­ni­ca­do y no sabe­mos dón­de está; pero, como en tan­tos otros casos, los medios de comu­ni­ca­ción –repro­du­cien­do sin duda fuen­tes de la policía‑, le pre­sen­tan a él y a sus com­pa­ñerxs como peli­gro­sos criminales.

Vicen­te es mili­tan­te de Red Roja en Cádiz des­de su fun­da­ción, y pode­mos ase­gu­rar que su impor­tan­te acti­vi­dad, tan­to en nues­tra orga­ni­za­ción como en los movi­mien­tos popu­la­res, se ha veni­do desa­rro­llan­do exclu­si­va­men­te en ámbi­tos polí­ti­cos y socia­les. Vicen­te fue mili­tan­te del PCE‑r, no de los GRAPO, y ya fue repre­sa­lia­do por ello, y por pose­sión de docu­men­ta­ción falsa.

Vicen­te es bien cono­ci­do en Cádiz. No ha habi­do lucha obre­ra y popu­lar en la que él, jun­to al res­to de la mili­tan­cia de Red Roja, no tuvie­ra una pre­sen­cia destacada.

Su gene­ro­si­dad y su com­pro­mi­so, se cris­ta­li­za­ban no sólo en su mili­tan­cia polí­ti­ca sino en su tra­ba­jo a pie de calle, en los barrios, con las y los tra­ba­ja­do­res –como los de Delphi‑, con el 15M, con la aso­cia­ción de veci­nos de su barrio, dan­do cla­ses gra­tui­tas a los hijos y las hijas de los tra­ba­ja­do­res, dejan­do cla­ro su ejem­plo de com­pro­mi­so con los pro­ble­mas de la gen­te, par­ti­ci­pan­do y ani­man­do en todas las luchas con espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio. Es decir, mos­tran­do des­de lo con­cre­to, que el capi­ta­lis­mo no ofre­ce solu­ción algu­na a los pro­ble­mas de la cla­se trabajadora.

Si Ernes­to Car­de­nal decía: “si los medios de comu­ni­ca­ción mien­ten tan gro­se­ra­men­te al hablar de mi país que conoz­co tan bien, no pue­do creer ni una pala­bra cuan­do hablan de otros luga­res que no conoz­co”. Cono­cien­do pro­fun­da­men­te a Vicen­te y escu­chan­do lo que dicen de él, esta­mos en con­di­cio­nes de afir­mar que asis­ti­mos al enési­mo mon­ta­je poli­cial con­tra un mili­tan­te sin tacha. Su lucha fren­te a un sis­te­ma cri­mi­nal y a unos gobier­nos sátra­pas y corrup­tos, tie­ne como úni­cas armas la con­cien­cia de la gen­te y la volun­tad de resis­ten­cia que cada momen­to que pasa se hace más masiva.

La exten­sión de la con­di­ción de sos­pe­cha (abso­lu­ta­men­te sin fun­da­men­to alguno en el caso de Vicen­te, como se demos­tra­rá), y la con­si­guien­te repre­sión que se aba­te sobre un núme­ro cre­cien­te de com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de otras orga­ni­za­cio­nes, for­man par­te de una gue­rra pre­ven­ti­va que inten­ta impe­dir, median­te la cri­mi­na­li­za­ción, que los pue­blos se orga­ni­cen y bus­quen alter­na­ti­vas fue­ra de sus corrom­pi­das instituciones.

En estos momen­tos en que millo­nes de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras arran­can la más­ca­ra de la oli­gar­quía espa­ño­la y la de la Unión Euro­pea y des­cu­bren su ver­da­de­ro ros­tro de atra­ca­do­res con­tra la inmen­sa mayo­ría, lo que más temen es a lucha­do­res y lucha­do­ras como Vicen­te, capa­ces de abrir un camino hacia la cons­truc­ción del poder popular.

Red Roja, des­de su soli­da­ri­dad mili­tan­te con las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros repri­mi­dos de otras orga­ni­za­cio­nes, soli­ci­ta así mis­mo soli­da­ri­dad de los colec­ti­vos de todo tipo con los que codo con codo y día a día tra­ba­ja­mos, evi­tan­do lo que el poder per­si­gue, que la cri­mi­na­li­za­ción nos aís­le y nos debi­li­te. Agra­de­ce­mos las mues­tras de soli­da­ri­dad que ya esta­mos recibiendo.

¡Liber­tad para Vicen­te y para todos los pre­sos y pre­sas políticos!

¡La lucha es el úni­co camino!

19 de julio de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *