Vene­zue­la: ¿Una Ame­na­za para Washing­ton?- Eva Golin­ger

Des­de la pri­me­ra vez que Hugo Chá­vez fue elec­to pre­si­den­te de Vene­zue­la en 1998, Washing­ton y sus alia­dos han inten­ta­do soca­var su man­da­to. Cuan­do Chá­vez ape­nas era can­di­da­to pre­si­den­cial, el gobierno de Esta­dos Uni­dos le negó una visa para par­ti­ci­par en algu­nas entre­vis­tas tele­vi­sa­das en el país nor­te­ame­ri­cano. Lue­go, cuan­do ganó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, el enton­ces emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se en Cara­cas, John Mais­to, lo lla­mó per­so­nal­men­te para feli­ci­tar­lo y ofre­cer­le su visa. Los meses siguien­tes fue­ron lle­nos de inten­tos de “com­prar” al nue­vo pre­si­den­te de Vene­zue­la. Empre­sa­rios, polí­ti­cos y jefes de esta­do des­de Washing­ton a Espa­ña lo pre­sio­na­ban para que se subor­di­na­ra a sus agen­das. “Ven­te con noso­tros”, le urgía el enton­ces pri­mer minis­tro espa­ñol, José María Aznar, sedu­cién­do­lo con ofer­tas de lujo y rique­za, si sim­ple­men­te cum­plía con sus órde­nes.

Cuan­do Chá­vez no se dejó com­prar, lo saca­ron con un gol­pe de esta­do el 11 abril 2002, finan­cia­do y dise­ña­do des­de Washing­ton. Cuan­do el gol­pe fra­ca­só, y el pue­blo res­ca­tó la demo­cra­cia y su pre­si­den­te en menos de 48 horas, comen­za­ron a des­es­ta­bi­li­zar al país, inten­tan­do hacer­lo impo­si­ble para gober­nar. Des­bor­da­ron la nación con sabo­teos eco­nó­mi­cos, huel­gas eje­cu­ti­vas en la indus­tria petro­le­ra, caos en las calles, y una bru­tal gue­rra mediá­ti­ca que ter­gi­ver­sa­ba la reali­dad del país a nivel nacio­nal e inter­na­cio­nal. El com­plot para ase­si­nar­lo con para­mi­li­ta­res colom­bia­nos en mayo 2004 fue impe­di­do por las fuer­zas de segu­ri­dad del país. Meses des­pués, inten­ta­ron revo­car su man­da­to a tra­vés de un refe­rén­dum revo­ca­to­rio en agos­to 2004, pero el pue­blo lo sal­vó con un voto de 60 – 40.

Mien­tras más popu­lar se hacía, más millo­nes fluían des­de las agen­cias de Washing­ton a los gru­pos anti-cha­vis­tas para des­es­ta­bi­li­zar­lo, des­acre­di­tar­lo, des­le­gi­ti­mar­lo, derro­car­lo, ase­si­nar­lo, o sacar­lo de cual­quier mane­ra. En diciem­bre 2006, Chá­vez fue reelec­to con 64% del voto. Su apro­ba­ción cre­cía den­tro de Vene­zue­la y por toda Amé­ri­ca Lati­na. Nue­vos gobier­nos en Argen­ti­na, Bra­sil, Boli­via, Ecua­dor, Hon­du­ras, Nica­ra­gua, Uru­guay y varios paí­ses cari­be­ños se unie­ron a las ini­cia­ti­vas de inte­gra­ción, sobe­ra­nía y unión lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña impul­sa­das des­de Cara­cas. Washing­ton comen­zó a per­der su influen­cia y con­trol sobre su anti­guo “patio tra­se­ro”.

Fue­ron crea­dos la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA), la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (UNASUR), Petro­Ca­ri­be, Petro­Sur, Tele­SUR, Ban­co de ALBA, Ban­co del Sur y la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (CELAC). En nin­gu­na de esas orga­ni­za­cio­nes está Washing­ton, ni la éli­te que antes domi­na­ba la región, impo­nien­do sus intere­ses por enci­ma de los pue­blos.

En enero 2005, la nue­va Secre­ta­ria de Esta­do, Con­do­leez­za Rice, dijo que Chá­vez era “una ame­na­za” para la región. Jus­to des­pués, la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) colo­có a Vene­zue­la en su lis­ta de los “Top 5 Hot Spots” (5 luga­res más ines­ta­bles) del mun­do. Unos meses lue­go, el reve­ren­do esta­dou­ni­den­se Pat Rober­tson decla­ró públi­ca­men­te que era mejor “ase­si­nar” a Chá­vez ya en lugar de ini­ciar una gue­rra con­tra Vene­zue­la, que cos­ta­ría millo­nes de dóla­res. Ese mis­mo año, cuan­do Vene­zue­la sus­pen­dió la coope­ra­ción con la Agen­cia Anti-Dro­ga de Esta­dos Uni­dos (DEA), por estar inmis­cu­yén­do­se en sus asun­tos inter­nos, espian­do y sabo­tean­do sus tra­ba­jo anti-dro­ga, Washing­ton cla­si­fi­có a Vene­zue­la como un país que “no coope­ra en la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co”. Nun­ca pre­sen­ta­ron prue­bas para fun­da­men­tar sus gra­ves acu­sa­cio­nes.

En febre­ro 2006, el enton­ces Direc­tor Nacio­nal de Inte­li­gen­cia, John Negro­pon­te, se refi­rió a Vene­zue­la como un “peli­gro” para Esta­dos Uni­dos. El Secre­ta­rio de Defen­sa Donald Rums­feld com­pa­ró a Chá­vez con Hitler. Ese mis­mo año, Washing­ton esta­ble­ció una Misión Espe­cial de Inte­li­gen­cia para Vene­zue­la y Cuba, reorien­tan­do recur­sos de la comu­ni­dad de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se para aumen­tar sus ope­ra­cio­nes en estos luga­res, con­si­de­ra­dos “ame­na­zas” para Esta­dos Uni­dos. En junio 2006, la Casa Blan­ca colo­có a Vene­zue­la en una lis­ta de paí­ses que “no apo­yan sufi­cien­te­men­te la lucha con­tra el terro­ris­mo”, y lo san­cio­na­ron con una prohi­bi­ción de poder com­prar armas y equi­pos mili­ta­res de empre­sas esta­dou­ni­den­ses o aque­llas con uti­li­zan tec­no­lo­gía esta­dou­ni­den­se. Nun­ca mos­tra­ron evi­den­cias de los supues­tos víncu­los de Vene­zue­la con el terro­ris­mo.

En 2008, el Pen­tá­gono reac­ti­vó la Cuar­ta Flo­ta de la Arma­da, la coman­dan­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se encar­ga­da de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Había sido des­ac­ti­va­da en 1950 y no fun­cio­na­ba des­de enton­ces, has­ta que deci­die­ron que era nece­sa­rio aumen­tar la pre­sen­cia “y fuer­za” mili­tar de Esta­dos Uni­dos en la región. En 2010, Washing­ton se acor­dó con Colom­bia para esta­ble­cer 7 bases mili­ta­res en su terri­to­rio. Un docu­men­to ofi­cial de la Fuer­za Aérea de Esta­dos Uni­dos jus­ti­fi­ca­ba estas bases debi­do a la “ame­na­za de los gobier­nos anti-esta­dou­ni­den­ses en la región”.

En la pren­sa inter­na­cio­nal, decían que Chá­vez era un dic­ta­dor, tirano, auto­ri­ta­rio, nar­co, anti-ame­ri­cano, terro­ris­ta, pero nun­ca pre­sen­ta­ron prue­bas para tan peli­gro­sos sobre­nom­bres. Con­vir­tie­ron la ima­gen de Vene­zue­la en vio­len­cia, inse­gu­ri­dad, cri­men, corrup­ción y caos, sin men­cio­nar los gran­des logros y avan­ces socia­les duran­te la últi­ma déca­da, ni las cau­sas de las des­igual­da­des socia­les deja­das des­de gobier­nos ante­rio­res.

Duran­te años, un gru­po de con­gre­sis­tas esta­dou­ni­den­ses, demó­cra­tas y repu­bli­ca­nos, han inten­ta­do colo­car a Vene­zue­la en su lis­ta de “esta­dos terro­ris­tas”. Des­ta­can la rela­ción entre Vene­zue­la e Irán, Vene­zue­la y Cuba, y has­ta Vene­zue­la y Chi­na, como evi­den­cia de la “gra­ve ame­na­za” que el país sur­ame­ri­cano repre­sen­ta para Washing­ton. Inten­ta­ron des­truir ALBA con el gol­pe de esta­do con­tra Manuel Zela­ya en Hon­du­ras en 2009. Bus­ca­ron debi­li­tar la UNASUR con el gol­pe con­tra Fer­nan­do Lugo en Para­guay en junio 2012. No fun­cio­nó.

Dicen una y otra vez que Vene­zue­la y Chá­vez son ame­na­zas para Esta­dos Uni­dos. “Hay que parar­lo”, dicen, antes de que “lan­cen sus bom­bas ira­níes con­tra noso­tros”.

El Pre­si­den­te Barack Oba­ma decla­ró en estos días que Chá­vez no era una ame­na­za para la segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos. El can­di­da­to Mitt Rom­ney dijo que sí. La furia de los extre­mis­tas mia­me­ros cayó enci­ma de Oba­ma. Pero no deben preo­cu­par­se, por­que Oba­ma aumen­tó el finan­cia­mien­to mul­ti­mi­llo­na­rio a los anti-cha­vis­tas este año. Son más de 20 millo­nes de dóla­res que han cana­li­za­do de las agen­cias esta­dou­ni­den­ses para la cam­pa­ña opo­si­to­ra en Vene­zue­la.

¿Es Vene­zue­la una ame­na­za para Washing­ton? En Vene­zue­la, el úni­co terro­ris­mo que hay es de los gru­pos que bus­can des­es­ta­bi­li­zar al país, la mayo­ría con el apo­yo polí­ti­co y finan­cie­ro de Esta­dos Uni­dos. Los nar­co­tra­fi­can­tes son de Colom­bia, don­de la pro­duc­ción y tran­si­to de dro­gas han incre­men­ta­do duran­te la inva­sión esta­dou­ni­den­se en ese país a tra­vés del Plan Colom­bia. La rela­ción con Irán, con Cuba, con Chi­na, con Rusia y con los demás paí­ses del mun­do es una coope­ra­ción bila­te­ral – o mul­ti­la­te­ral – nor­mal entre paí­ses. No hay bom­bas, no hay pla­nes de ata­que, no hay secre­tos sinies­tros.

No, Vene­zue­la no es esa tipa de ame­na­za para Washing­ton. Es otra.

La pobre­za ha sido redu­ci­da en más de 50% des­de que Chá­vez lle­gó al poder en 1998. Las polí­ti­cas de inclu­sión de su gobierno han crea­do una socie­dad de alta par­ti­ci­pa­ción en las deci­sio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y socia­les. Sus pro­gra­mas socia­les – las misio­nes – han garan­ti­za­do aten­ción médi­ca gra­tui­ta, edu­ca­ción gra­tis y acce­si­ble – des­de los nive­les bási­cos has­ta los más avan­za­dos – ali­men­ta­ción en pre­cios alcan­za­bles, y herra­mien­tas para crear y man­te­ner coope­ra­ti­vas, empre­sas peque­ñas y media­nas, con­se­jos comu­na­les y comu­nas, para todo el pue­blo. La cul­tu­ra vene­zo­la­na ha sido res­ca­ta­da y valo­ra­da, recu­pe­ran­do el orgu­llo e iden­ti­dad nacio­nal, crean­do un sen­ti­mien­to de dig­ni­dad en lugar de infe­rio­ri­dad. Medios de comu­ni­ca­ción e infor­ma­ción se han pro­li­fe­ra­dos duran­te la últi­ma déca­da, ase­gu­ran­do espa­cios para la expre­sión de todos.

La indus­tria petro­le­ra de Vene­zue­la, nacio­na­li­za­da en 1976 pero que fun­cio­na­ba como una empre­sa pri­va­da, ha sido recu­pe­ra­da al bene­fi­cio del país, y no de las mul­ti­na­cio­na­les y una mino­ría oli­gar­ca. Alre­de­dor de 60% del pre­su­pues­to anual se dedi­ca a los pro­gra­mas socia­les en el país, con el enfo­que prin­ci­pal en la erra­di­ca­ción de la pobre­za.

Cara­cas, la capi­tal, ha sido embe­lle­ci­da. Los par­ques y pla­zas se han con­ver­ti­do en espa­cios de reu­nión, dis­fru­te y segu­ri­dad para los visi­tan­tes. Hay músi­ca en las calles, arte en las pare­des, y una rica deba­te de ideas entre los habi­tan­tes. La nue­va poli­cía comu­nal tra­ba­ja en con­jun­to con las comu­ni­da­des para luchar con­tra los terri­bles pro­ble­mas de la vio­len­cia, la inse­gu­ri­dad y la delin­cuen­cia, pro­ble­mas que no se ata­can sola­men­te des­de el super­fi­cie, sino des­de la raíz.

El des­per­tar de Vene­zue­la se ha expan­di­do por todo el con­ti­nen­te y hacia el nor­te por el mar Cari­be. El sen­ti­mien­to de sobe­ra­nía, inde­pen­den­cia y unión en la región ha ente­rra­do la som­bra de sub­de­sa­rro­llo y subor­di­na­ción impues­ta por los pode­res colo­ni­za­do­res duran­te siglos pasa­dos.

No, Vene­zue­la no es una ame­na­za para la segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos. Vene­zue­la es un ejem­plo de como un pue­blo levan­ta­dor, fren­te a los obs­tácu­los más difí­ci­les y la fuer­za bru­tal de las gran­des poten­cias, pue­de cons­truir un mode­lo en don­de la jus­ti­cia social rei­na, y la pros­pe­ri­dad huma­na se cele­bra por enci­ma de la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca. Vene­zue­la es el país en don­de millo­nes antes invi­si­bles, hoy son visi­bles, hoy tie­nen voz y el poder de deci­dir sobre el futu­ro de su patria, sin ser asfi­xia­dos por las garras impe­ria­les. Hoy, gra­cias a la revo­lu­ción lide­ra­da por el Pre­si­den­te Chá­vez, Vene­zue­la es uno de los paí­ses más feli­ces del mun­do.

Esa es la ame­na­za que repre­sen­ta el Pre­si­den­te Hugo Chá­vez y la Vene­zue­la Revo­lu­cio­na­ria para Washing­ton. Es la ame­na­za del buen ejem­plo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *