Lla­ma­mien­to a la men­di martxa Urrug­na-Her­na­ni

PORQUE AMAMOS LA TIERRA, PAREMOS EL TAV Y LAS GRANDES INFRAESTRUCTURAS

Diver­sos ami­gos y gru­pos de Ipa­rral­de y Hegoal­de, nos hemos reu­ni­do para pro­cla­mar a los cua­tro vien­tos que ama­mos la tie­rra. Las per­so­nas que en el día a día actua­mos a favor de la tie­rra. Las per­so­nas que en el día a día actua­mos a favor de la tie­rra nos uni­mos en esta mar­cha para cami­nar jun­tas. Ire­mos des­de Urru­ña a Her­na­ni del 27 al 29 de julio.

cartel

calendario actividades
Peque­ñas cam­pe­si­nas, pro­duc­to­ras, gana­de­ras que garan­ti­záis una ali­men­ta­ción eco­ló­gi­ca y sana. Peque­ñas arte­sa­nas, quie­nes inter­cam­biáis semi­llas, quie­nes estáis a favor de uti­li­zar las casas vacías de los barrios y los pue­blos, quie­nes vinis­teis aquí obli­ga­dos a aban­do­nar vues­tro lejano país, quie­nes recu­pe­ráis el cono­ci­mien­to de los ante­pa­sa­dos, quie­nes abrís espa­cios de crea­ti­vi­dad en pue­blos y barrios a tra­vés de fies­tas e ini­cia­ti­vas popu­la­res. Quie­nes soñáis, escri­bís, habláis, can­táis, edu­cáis, creáis, criáis, ense­ñáis, apren­déis y tra­ba­jáis en eus­ke­ra, quie­nes cul­ti­váis huer­tas en pue­blos y ciu­da­des, quie­nes pro­pa­gáis las ondas libres, quie­nes man­te­néis la tra­di­ción del auzo­lan, quie­nes tenéis en cuen­ta las pro­pues­tas de las muje­res, quie­nes pes­cáis de modo equi­li­bra­do, quie­nes defen­déis vues­tra casa, quie­nes lucháis por una ciu­dad a medi­da de las per­so­nas, quie­nes lucháis por los dere­chos de los ani­ma­les, quie­nes defen­déis los bos­ques, ríos y rega­tas, maris­mas, tie­rra, mar, plan­tas, vege­ta­ción, árbo­les, cue­vas acuí­fe­ros y ani­ma­les. Quie­nes estáis inmer­sos en el paro y la pre­ca­rie­dad, quie­nes coméis y tra­ba­jáis en los come­do­res popu­la­res. Quie­nes cree­mos, en defi­ni­ti­va, que la tie­rra es un prés­ta­mo de nues­tros ante­pa­sa­dos que hemos de dejar a nues­tros des­cen­dien­tes en usu­fruc­to, esta­mos invi­ta­dos a cami­nar en esta men­di martxa.

La tie­rra es crea­ti­vi­dad, liber­tad, modo de vida, lla­ve y garan­tía de un mode­lo de socie­dad digno, libre y humano. Inter­cam­bian­do y mejo­ran­do semi­llas nos libe­ra­mos de las empre­sas de quí­mi­cos y trans­gé­ni­cos. Cul­ti­van­do pro­duc­tos eco­ló­gi­cos del tiem­po y de la zona, nos ale­ja­mos de las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les agro­ali­men­ta­rias mien­tras cons­trui­mos la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria. Si los ani­ma­les cre­cie­ran libre y sana­men­te nos libe­ra­ría­mos de las indus­trias gana­de­ras y de cos­mé­ti­cos que tor­tu­ran a los ani­ma­les. Orga­ni­zán­do­nos de for­ma auto­ges­tio­na­da recu­pe­ra­mos casas vacías y limi­ta­mos el saqueo de la tie­rra para la cons­truc­ción. Vivien­do en eus­ke­ra defen­de­mos nues­tro rico patri­mo­nio cul­tu­ral mien­tras resis­ti­mos al mode­lo cul­tu­ral hege­mó­ni­co y domi­nan­te, basa­do solo en cri­te­rios de efi­cien­cia. Crean­do coope­ra­ti­vas y mer­ca­dos de pro­duc­ción y con­su­mo direc­tos sur­gen modos de vida vin­cu­la­dos a la agri­cul­tu­ra. Cada vez más gen­te joven se decan­ta por vivir de la tie­rra y por todo ello rei­vin­di­ca­mos alto y cla­ro que una de las sali­das a la cri­sis está en una agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca a peque­ña esca­la, libre de las garras del mer­ca­do, de los inter­me­dia­rios y res­pe­tuo­sa con la tie­rra.

Noso­tras defen­de­mos la tie­rra coti­dia­na­men­te de for­ma muy diver­sa en nues­tros pue­blos y barrios. La cla­se diri­gen­te, sin embar­go, con­ti­núa hacien­do des­apa­re­cer de un plu­ma­zo todo aque­llo que la Natu­ra­le­za ha cons­trui­do a lo lar­go de miles de años. La situa­ción de la tie­rra es moti­vo de preo­cu­pa­ción. Según el sin­di­ca­to EHNE, cada año se arti­fi­cia­li­zan el equi­va­len­te a 700 cam­pos de fút­bol en la Comu­ni­dad Autó­no­ma Vas­ca. Los que han crea­do la cri­sis eco­ló­gi­ca, eco­nó­mi­ca y social inten­tan una y otra vez impo­ner­nos el mis­mo mode­lo de siem­pre. Repi­ten has­ta la sacie­dad el man­tra del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la com­pe­ti­ti­vi­dad y el pro­gre­so, mien­tras cubren la tie­rra por com­ple­to de hor­mi­gón. Dejan sin futu­ro a las siguien­tes gene­ra­cio­nes mien­tras el des­em­pleo cre­ce a nues­tro alre­de­dor, con lo que ?a más infra­es­truc­tu­ras más empleo? demues­tra ser una fala­cia.

Tene­mos datos de sobra que prue­ban que el mode­lo de la cla­se diri­gen­te hace aguas por todas par­tes. Y tal como dijo Eins­tein, ?un pro­ble­ma no se pue­de solu­cio­nar con los ele­men­tos que lo crea­ron?. Sin embar­go, los polí­ti­cos y oli­gar­cas siguen impo­nien­do un mode­lo de orde­na­ción terri­to­rial caó­ti­co y des­truc­ti­vo, dan­do al tras­te con el patri­mo­nio natu­ral día a día, minu­to a minu­to. Ríos, rega­tas, sur­gen­cias, acuí­fe­ros, cue­vas, bos­ques mix­tos de vege­ta­ción atlán­ti­ca, haye­dos, roble­da­les, fres­ne­das, pina­res, pas­tos de ove­jas, vacas y caba­llos, valles, lade­ras de mon­tes des­apa­re­cen en segun­dos y son sus­ti­tui­dos por corri­mien­tos de tie­rra, túne­les y esca­léx­tric.

Nos lo lle­nan todo de auto­vías y auto­pis­tas, las exca­va­do­ras agu­je­rean los mon­tes, cubren de hor­mi­gón los ríos, rega­tas y valles, atra­vie­san fal­das de mon­tes con via­duc­tos, homo­ge­nei­zan los pai­sa­jes y al fin y al cabo le arran­can la iden­ti­dad al entorno mien­tras vamos acos­tum­brán­do­nos a un pai­sa­je infer­nal a medi­da que la memo­ria de lo que era se des­va­ne­ce para siem­pre. ¿Qué lega­do natu­ral vamos a dejar a nues­tros des­cen­dien­tes?.

El TAV está pro­vo­can­do un estro­pi­cio sin pre­ce­den­tes en Hegoal­de, don­de está pen­sa­do para via­je­ros y lo mis­mo suce­de­rá en Ipa­rral­de don­de está pen­sa­do para mer­can­cías. Y el TAV no vie­ne solo, le acom­pa­ñan pla­ta­for­mas logís­ti­cas e inter­mo­da­les, el super­puer­to de Jaiz­ki­bel y con todo ello un rosa­rio de infra­es­truc­tu­ras. Cuan­do el TAV lle­ga a las capi­ta­les se ponen en mar­cha ope­ra­cio­nes urba­nís­ti­co-espe­cu­la­ti­vas de gran cala­do. A Irun le espe­ra una trans­for­ma­ción de gran impac­to con la crea­ción del nue­vo espa­cio ferro­via­rio. Don­de hoy están las pla­yas de vías quie­ren cons­truir casas, ofi­ci­nas, espa­cios de mer­ca­deo, pla­zas de gara­je y como no, un cen­tro comer­cial gigan­te para finan­ciar par­cial­men­te el men­cio­na­do espa­cio.

Jun­to a ello tene­mos el PTP de la comar­ca Txin­gu­di- Bida­soa don­de quie­ren pro­lon­gar por Ola­be­rría el segun­do cin­tu­rón de Donos­tia des­de Oiar­tzun has­ta Biria­tou y ade­más han reser­va­do hec­tá­reas de tie­rras para la cons­truc­ción de una pla­ta­for­ma logís­ti­ca y una cen­tral tér­mi­ca. A todo esto le aña­di­ría­mos lo pro­yec­ta­do en la comar­ca de Oar­soal­dea, don­de pre­vén una zona indus­trial en Gain­tzu­riz­ke­ta y la metro­po­li­za­ción irre­ver­si­ble de Pasa­jes. Her­na­ni y Asti­ga­rra­ga han sufri­do y sufren la embes­ti­da de las gran­des infra­es­truc­tu­ras con el TAV, el segun­do cin­tu­rón y la varian­te del Uru­mea.

Alre­de­dor del TAV se mul­ti­pli­can las opcio­nes de acu­mu­lar dine­ro por medio de obras y movi­mien­tos espe­cu­la­ti­vos. Pero en este caso tene­mos la par­ti­cu­la­ri­dad de que no son solo ban­cos y las empre­sas, los pro­mo­to­res de estas obras, sino las mis­mí­si­mas ins­ti­tu­cio­nes públi­cas, que son las que des­tru­yen el terri­to­rio y empeo­ran la cali­dad de vida de la ciu­da­da­nía. Quie­nes eje­cu­tan los pla­nes de orde­na­ción del terri­to­rio son las éli­tes que diri­gen nues­tras vidas. Tec­nó­cra­tas, pla­ni­fi­ca­do­res, empre­sa­rios, ban­que­ros, legis­la­do­res y polí­ti­cos for­man entre todos un entra­ma­do muy bien entre­te­ji­do y saben bene­fi­ciar­se eco­nó­mi­ca­men­te del mar­gen que deja para una mino­ría la pla­ni­fi­ca­ción terri­to­rial. Quie­nes se han enri­que­ci­do con la cons­truc­ción han inver­ti­do en infra­es­truc­tu­ras via­rias mien­tras han impul­sa­do la movi­li­dad indi­vi­dual moto­ri­za­da y la espe­cia­li­za­ción de las ciu­da­des. Y mien­tras al pue­blo le dejan deu­das como las de Bide­gi, de 900 millo­nes de euros.

A medi­da que la metró­po­lis se expan­de, se nos impo­ne el mode­lo domi­nan­te y la cul­tu­ra hege­mó­ni­ca de la cla­se diri­gen­te lo que nos impi­de la opción de crear un modo de vida alter­na­ti­vo y libre. El freno a la metró­po­li es revo­lu­cio­na­rio por­que le damos la vuel­ta al mode­lo que nos plan­tea la éli­te domi­nan­te.

En vis­ta de todo lo ante­rior, exi­gi­mos la rura­li­za­ción de Irun, Hon­da­rri­bia, Txin­gu­di Bida­soa, Oar­soal­dea, Her­na­ni y Asti­ga­rra­ga y exi­gi­mos la para­li­za­ción inme­dia­ta del TAV y los pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra.

Fren­te a una eco­no­mía indus­trial fun­da­men­ta­da en los sec­to­res de trans­por­te y ser­vi­cios exi­gi­mos rela­cio­nes basa­das en la cer­ca­nía, en la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y modos de vida enrai­za­dos en la tie­rra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *