Muje­res per­ma­nen­te­men­te en cri­sis- Ana Etxar­te y Car­men Gar­cía

Pare­ce que hay un empe­ño gene­ral en hablar exclu­si­va­men­te de cri­sis eco­nó­mi­ca o de esta­lli­do finan­cie­ro, cuan­do lo que real­men­te esta­mos vivien­do es una cri­sis civi­li­za­to­ria en toda su exten­sión. Esto es, una cri­sis que afec­ta a los pará­me­tros bási­cos del sis­te­ma vigen­te ‑socia­les, eco­ló­gi­cos, ali­men­ta­rios, cli­má­ti­cos, polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y de géne­ro- y que ade­más no nace en 2007, sino que esta­lla en ese año, sien­do su ges­ta­ción muy ante­rior en el tiem­po.

De esta mane­ra, la pun­ta se con­fun­de con el con­jun­to del ice­berg, y la dimen­sión finan­cie­ra ocul­ta múl­ti­ples cri­sis, espa­cial­men­te la cri­sis per­pe­túa que aso­la a más de la mitad de la pobla­ción mun­dial, las muje­res.

Es inacep­ta­ble cons­ta­tar cómo los diag­nós­ti­cos sobre la cri­sis son abso­lu­ta­men­te cie­gos a la reali­dad de pre­ca­rie­dad, explo­ta­ción y subor­di­na­ción de las muje­res, y cómo las medi­das que se toman en base a estos diag­nós­ti­cos, en nin­gún caso estu­dian ni prio­ri­zan su impac­to sobre las muje­res. El resul­ta­do de todo ello es que nues­tra cri­sis no es “la cri­sis” y por tan­to las lógi­cas de domi­na­ción de acen­túan expo­nen­cial­men­te.

Espe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va es la invi­si­bi­li­za­ción y el des­pre­cio del tra­ba­jo repro­duc­ti­vo y de cui­da­dos, bási­ca­men­te desa­rro­lla­do por muje­res, y cómo se está tra­tan­do en esta eta­pa de cri­sis. No nos enga­ñe­mos, la famo­sa eco­no­mía ‑real y finan­cie­ra- tam­bién es otra pun­ta del ice­berg, que se sos­tie­ne sobre un sis­te­ma de tra­ba­jo repro­duc­ti­vo sin el cual todo el sis­te­ma se ven­dría aba­jo. Así de cla­ro, las muje­res sos­te­ne­mos la vida y el pla­ne­ta, y el mer­ca­do y la eco­no­mía ofi­cial sólo pue­den exis­tir si exis­te un tra­ba­jo repro­duc­ti­vo, y éste, por supues­to, o es no remu­ne­ra­do o es pre­ca­rio. A pesar de ello, y en vez de dar valor a este tra­ba­jo, se le dis­cri­mi­na como si no fue­ra par­te de la cri­sis real. Así, se están toman­do deci­sio­nes que ahon­dan en esta lógi­ca. Es nece­sa­rio denun­ciar que con la excu­sa de la cri­sis y median­te los recor­tes de dere­chos, nos quie­ren ence­rrar de nue­vo en el hogar, en el hogar pro­pio y en el ajeno, y en una situa­ción cada vez más pre­ca­ria.

La invi­si­bi­li­za­ción y el des­pre­cio del tra­ba­jo repro­duc­ti­vo y de cui­da­dos, bási­ca­men­te desa­rro­lla­do por muje­res, es espe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo

Prue­ba de esto son los recor­tes anun­cia­dos en la Ley de Depen­den­cia, una ley que ya fue del todo insu­fi­cien­te en su for­mu­la­ción, y que no solu­cio­nó, ni mucho menos, la cues­tión del reco­no­ci­mien­to social del tra­ba­jo de cui­da­dos ni de la corres­pon­sa­bi­li­dad ‑en muchos casos, per­pe­tuó a las muje­res en el tra­ba­jo domés­ti­co y pro­mo­cio­nó la pre­ca­ri­za­ción del empleo sumer­gi­do y sin dere­chos a tra­vés de la con­tra­ta­ción de muje­res migrantes‑, pero que al menos sacó a la luz públi­ca la reali­dad y la rele­van­cia de estos tra­ba­jos mayo­ri­ta­ria­men­te, como deci­mos, desa­rro­lla­dos por muje­res.

Pero en vez de mejo­rar la ley y de avan­zar en el reco­no­ci­mien­to de la explo­ta­ción y domi­na­ción his­tó­ri­ca de las muje­res, lo que plan­tea la dere­cha con la cri­sis es car­gar­se de un plu­ma­zo las tími­das medi­das toma­das. Ya nos lo anun­ció el PP hace unos meses: “La ley de depen­den­cia no es via­ble y se hará lo que se pue­da”. Y lo que se pue­da es recor­tar­la y eli­mi­nar dere­chos, pre­ca­ri­zan­do aún más su situa­ción, y refor­zan­do un sis­te­ma patriar­cal cada vez más con­ser­va­dor y repre­si­vo para con las muje­res.

De esta mane­ra, el gobierno de Rajoy nos ha anun­cia­do, pri­me­ro, que las CCAA tie­nen liber­tad para redu­cir como míni­mo un 15% la pres­ta­ción eco­nó­mi­ca a per­ci­bir, como si los 400 euros men­sua­les que se reci­bían de media fue­ran un exce­so inasu­mi­ble. Segun­do, que las per­so­nas cui­da­do­ras, muje­res la mayo­ría, ya no coti­za­rán a la Segu­ri­dad Social, sien­do de nue­vo un tra­ba­jo de segun­da; ter­ce­ro, las cui­da­do­ras debe­rán vivir con las per­so­nas depen­dien­tes para per­ci­bir las ayu­das: la mujer en casa y con la pata que­bra­da, que es don­de mejor está. Y cuar­to, como últi­ma des­fa­cha­tez, se aprue­ba que para resol­ver las soli­ci­tu­des y otor­gar las ayu­das, las admi­nis­tra­cio­nes ten­drán un pla­zo máxi­mo de dos años ‑fren­te a los 6 meses actua­les-. Han oído bien, dos años. Pare­ce una toma­du­ra de pelo, pero no lo es. Para los ban­cos, todo. Para la eco­no­mía pro­duc­ti­va, poco, pero algo. Para el tra­ba­jo de cui­da­dos, nada, para las muje­res, las lógi­cas patriar­ca­les más nau­sea­bun­das.

Con las medi­das de Rajoy las admi­nis­tra­cio­nes ten­drán un pla­zo de has­ta dos años para resol­ver las soli­ci­tu­des y otor­gar las ayudas,algo que pare­ce una toma­du­ra de pelo

Aun con ello, el gobierno tie­ne la des­ver­güen­za de afir­mar que este tipo de medi­das crea­rá más empleo, ya que las fami­lias, las muje­res mejor dicho, opta­rán por con­tra­tar estos ser­vi­cios. Lum­pen-empleo, por supues­to.

¿Pero no debe­rían ser las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas quie­nes garan­ti­za­ran los dere­chos en situa­ción de depen­den­cia? Este es un ejem­plo más de cómo mien­tras hay res­ca­tes millo­na­rios para los cul­pa­bles, las per­so­nas ino­cen­tes vemos nues­tros dere­chos con­cul­ca­dos, pri­va­ti­zan­do la res­pon­sa­bi­li­dad públi­ca y aumen­tan­do la pesa­da mochi­la de pie­dras que las muje­res tene­mos que asu­mir hoy en día.

Bas­ta ya. Por ello hace­mos una lla­ma­da a la movi­li­za­ción, una lla­ma­da a que los sin­di­ca­tos, los par­ti­dos polí­ti­cos, las orga­ni­za­cio­nes socia­les a que se mani­fies­ten con fuer­za en con­tra de estos recor­tes. Es ver­gon­zo­so ver cómo la eter­na alian­za entre capi­ta­lis­mo y patriar­ca­do se agu­di­za aún más, man­te­nién­do­nos en cri­sis per­ma­nen­te median­te la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia como méto­do de con­trol de nues­tras cuer­pos, de nues­tras deci­sio­nes, de nues­tros deseos y nece­si­da­des, en defi­ni­ti­va, de nues­tras vidas. Nues­tras vidas pri­me­ro, no a los recor­tes de depen­den­cia, no al capi­ta­lis­mo, no al patriar­ca­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *