Car­ta abier­ta de la Cla­se Domi­nan­te a la Cla­se Domi­na­da- Niko­las Stolp­kin

No sabes cuán­to agra­de­ce­mos el que sigas per­ma­ne­cien­do en el lugar que noso­tros mis­mos hemos dise­ña­do y ele­gi­do para ti.

1

Nos gus­ta tan­to saber que no te atrai­ga ni la polí­ti­ca ni la ideo­lo­gía y que solo te cau­se indi­fe­ren­cia o repul­sión.

Noso­tros naci­mos para apro­piar­nos de la polí­ti­ca y de la ideo­lo­gía para defen­der nues­tros intere­ses, prin­ci­pal­men­te, y de paso hacer­les creer que defen­de­mos los tuyos.

2

Nos gus­ta tan­to saber que sue­ñas des­pier­to a ser como uno de los nues­tros con poder e influen­cia.

Sabes bien que nun­ca esta­rás don­de esta­mos noso­tros, pero te damos para soñar al com­prar la lote­ría o al ver una pelí­cu­la o tele­no­ve­la.

3

Nos gus­ta tan­to saber que creas estar en un lugar supe­rior al que está más deba­jo de ti y ten­gas inclu­so el valor de piso­tear­lo.

Sién­te­te impor­tan­te mien­tras pue­das que noso­tros de vez en cuan­do te habre­mos saber lo peque­ño que eres fren­te a noso­tros, si es que tu inten­ción será algu­na vez inco­mo­dar­nos.

4

Nos gus­ta tan­to saber que te haga feliz el mos­trar a tu alre­de­dor las lla­ves de tu auto espe­cial o el mos­trar la tec­no­lo­gía de últi­ma gene­ra­ción.

Tu feli­ci­dad es nues­tra mayor feli­ci­dad. Mien­tras com­pres todos nues­tros pro­duc­tos de lujo menos pro­ble­mas te habre­mos de dar. Nos satis­fa­ce mucho el que pue­das inflar tu ego con la com­pra de nues­tros pro­duc­tos “estre­lla” y que se los res­trie­gues a los que están más deba­jo de ti.

5

Nos gus­ta tan­to saber que te haga feliz el mos­trar ropa de “mar­ca” o que tus ami­gos sepan que has com­pra­do algo de “mucho valor”.

Mien­tras te entre­ten­ga inflar tu ego todo esta­rá a nues­tro favor. Es mucho más impor­tan­te tener­te entre­te­ni­do con “mar­cas” y obje­tos de “mucho valor” a tener­te pen­san­do en noso­tros.

6

Nos gus­ta tan­to saber que te entre­ten­ga de mane­ra ideal los par­ti­dos de fút­bol, las pelí­cu­las, tele­no­ve­las, músi­ca, jue­gos en línea, pro­gra­mas idio­tas de tele­vi­sión o las famo­sas “redes socia­les” de Inter­net, o qué se yo.

Mien­tras más ale­ja­do y ais­la­do estés, más opor­tu­ni­da­des habrán para que no se te ocu­rra pen­sar y quie­ras poner en tela de jui­cio todos nues­tros pri­vi­le­gios obte­ni­dos gra­cias al sudor de vues­tra fren­te.

7

Nos gus­ta tan­to saber que aún sigas cre­yen­do en que pue­das algún día ganar el pre­mio gor­do de la lote­ría.

No te des­ani­mes, sigue inten­tán­do­lo. Mien­tras más com­pres la lote­ría más opor­tu­ni­da­des ten­drás de sacar­te el pre­mio gor­do. Ya vez, de vez en cuan­do te rega­la­mos un “ejem­plo” de “per­se­ve­ran­cia”, saca­do de cual­quier par­te, para que no pier­das nun­ca el sue­ño de ser algún día más supe­rior a otros y más cer­ca de noso­tros.

8

Nos gus­ta tan­to saber que aún creas en que la cla­se polí­ti­ca gober­nan­te son los que deten­tan todo el “Poder” y que de ellos mis­mos depen­den todos los cam­bios polí­ti­cos o estruc­tu­ra­les.

Recuer­da bien que mien­tras menos este­mos en el ojo de la crí­ti­ca más liber­tad ten­dre­mos para seguir cre­cien­do. Los niños deben ocu­par su tiem­po en jugar y estar per­ma­nen­te­men­te entre­te­ni­dos; los mayor­do­mos deben admi­nis­trar bien la casa de los due­ños, saben bien que su paga no es un par de cara­me­los como los tuyos.

9

Nos gus­ta tan­to saber que esta­rás dis­pues­to a ir a la gue­rra para defen­der lo que te hemos pues­to des­de muy tem­prano en tu pobre psi­quis: el amor a la “Patria”.

Como toda fami­lia debe­mos cui­dar nues­tra casa. No pode­mos per­mi­tir que un vecino se quie­ra hacer el lis­to. Pero si noso­tros nos que­re­mos hacer el lis­to, no te preo­cu­pes, siem­pre habrá una excu­sa para que vayas a luchar por la “Patria”. La “Patria” es tu casa aun­que sepas bien que no poseas casi nada, más que tu peque­ño espa­cio para que pue­das jugar y entre­te­ner­te. No que­rrás per­der tus jue­gos y entre­ten­cio­nes ¿ver­dad?

10

Nos gus­ta tan­to saber que den­tro de tu con­cien­cia sigas cre­yen­do en que la poli­cía y los mili­ta­res están para defen­der­te y cui­dar aque­llo que se es lla­ma­do “Patria”.

Lamen­ta­ble­men­te den­tro de nues­tra casa no pue­den haber niños que se den el lujo de com­por­tar­se como adul­tos. Pue­den soñar o jugar a ser adul­tos, pero com­por­tar­se o hacer cosas como adul­tos no está per­mi­ti­do. Por lo que siem­pre habrá una mano con un garro­te para que sepas bien cual sigue sien­do tu lugar.

11

Nos gus­ta tan­to saber que en tu lugar de tra­ba­jo pue­das dar­te el lujo de humi­llar a los que están más aba­jo; y tú, en cam­bio, chu­par las medias de tu supe­rior.

Tan­to tene­mos que ni siquie­ra entre noso­tros pudié­ra­mos humi­llar a uno de los nues­tros. Somos como una gran fami­lia y no exis­te aque­llo de “humi­llar” ni “chu­par medias”, ya que no exis­te entre noso­tros supe­rio­res ni infe­rio­res. Exis­te el res­pe­to, como en toda gran fami­lia. Cla­ro que, si alguien se “des­cui­da” y se hace “peque­ño”, no habrá más reme­dio que ate­ner­se a la “ley del más fuer­te”.

12

Nos gus­ta tan­to saber que siglo tras siglo sigas cre­yen­do en un tal “Dios”, que te hizo a “ima­gen y seme­jan­za” de él mis­mo y que sue­les deno­mi­nar­lo como el “señor crea­dor” de todo a tu alre­de­dor.

Sue­le ser muy gra­cio­so el que les incul­ques a tus hijos des­de tem­pra­na edad la creen­cia de un tal “vie­ji­to pas­cue­ro”, “papá noel” o “san­ta Claus” y que si se por­tan bien les habrá de hacer un boni­to rega­lo. Pues bien, eres tan peque­ño para noso­tros que tam­bién te hemos incul­ca­do la creen­cia en un tal “Dios”. Y si te por­tas bien ten­drás el cie­lo gana­do.

13

Nos gus­ta tan­to saber que gene­ra­ción tras gene­ra­ción sigas cre­yen­do en el pro­duc­to estre­lla de nues­tro sis­te­ma de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta: la Demo­cra­cia.

Increí­ble como sigues com­pran­do nues­tro pro­duc­to estre­lla de la mano de nues­tros repre­sen­tan­tes que supues­ta­men­te están diz­que para “repre­sen­tar­te”.

Te vemos cada cier­to tiem­po fiel­men­te asis­tien­do a la fies­ta de la Demo­cra­cia: las elec­cio­nes. Sabes en el fon­do que no va a cam­biar en nada sig­ni­fi­can­te tu vida, pero igual ter­mi­nas vali­dan­do con tu voto secre­to el actual sta­tus quo con la espe­ran­za de que pue­da al fin cam­biar en algo tu paté­ti­ca vida.

¿Qué haría­mos noso­tros sin los Gran­des Medios de Difu­sión Masi­va? ¿Qué sería de noso­tros si no pudié­ra­mos rein­ven­tar los jue­gos y entre­ten­cio­nes de nues­tros niños? ¿Qué niño no ha soña­do con lle­gar a ser adul­to?

La fies­ta de la Demo­cra­cia siem­pre será el jue­go de los adul­tos para que los niños cada cier­to tiem­po se sien­tan lle­gar a ser adul­tos sin lle­gar a ser­los. Cla­ro que, siem­pre habrá un niño mal­cria­do que quie­ra sen­tir­se como adul­to des­pués de la fies­ta. A esos tam­bién les tene­mos su lugar: la habi­ta­ción de los cas­ti­gos; sin tele­vi­sión ni jue­gos. Para que apren­dan a estar en el lugar que les corres­pon­de como niños.

Por tan­to haz­nos caso. No te que­re­mos ni poli­ti­za­do ni ideo­lo­gi­za­do. Recuer­da que la polí­ti­ca y la ideo­lo­gía no son para los niños, es para la gen­te gran­de como noso­tros. ¿Por qué crees que nun­ca habla­mos de polí­ti­ca e ideo­lo­gías con­ti­go? Es más, te hace­mos creer que no somos polí­ti­cos ni usa­mos ideo­lo­gías. Ya sabes la razón ¿no? ¿Nun­ca te han ense­ña­do a que nun­ca te debes meter en las con­ver­sa­cio­nes de los adul­tos? Pues ten mucho cui­da­do por­que ya sabes: está el garro­te y está la habi­ta­ción del cas­ti­go. Lo mejor que pue­des hacer o seguir hacien­do, es seguir sien­do como un niño nor­mal: jugar y entre­te­ner­te jun­to a tus pares, jugar a ser adul­to como al “papá y la mamá”… Pero no te preo­cu­pes, cada cier­to tiem­po te dare­mos el pri­vi­le­gio de jugar con los adul­tos, ves­ti­dos de niño y con com­por­ta­mien­to infan­til. ¿Nos vas a decir que cada cier­to tiem­po los adul­tos no se vis­ten ni com­por­tan como niños para poder atraer­te y pue­das jugar a ser adul­to? ¿Nun­ca se han acer­ca­do a ti, de vez en cuan­do, con rega­li­tos insig­ni­fi­can­tes para poder cele­brar a lo gran­de la fies­ta de la Demo­cra­cia?

Gra­cias por seguir sien­do como eres. Un com­ple­to Idio­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *