La doc­tri­na Parot y el Tri­bu­nal de Estras­bur­go: ¿fin de una ano­ma­lía?- Jau­me Asens y Gerar­do Pisa­re­llo

El Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go ha con­de­na­do al Rei­no de Espa­ña por apli­car la “doc­tri­na Parot” a Inés del Río, encar­ce­la­da duran­te 25 años por la comi­sión de varios aten­ta­dos mor­ta­les con­tra miem­bros de las fuer­zas de segu­ri­dad orga­ni­za­dos por ETA. La deci­sión, sin embar­go, exce­de el caso de la pre­sa de Tafa­lla. Cons­ti­tu­ye una seve­ra cen­su­ra a una polí­ti­ca anti­te­rro­ris­ta que, bajo la vie­ja impron­ta de la retri­bu­ción, ha aca­ba­do por degra­dar en un sen­ti­do liber­ti­ci­da la vida social e ins­ti­tu­cio­nal den­tro y fue­ra de Eus­ka­di.

En reali­dad, el pro­ce­so de regre­sión en la uti­li­za­ción de los cas­ti­gos pena­les lle­va ya varias déca­das. El Códi­go Penal y el Regla­men­to Peni­ten­cia­rio, apro­ba­dos por el gobierno del PSOE en 1995, dibu­ja­ron un nue­vo esce­na­rio puni­ti­vo. Su entra­da en vigor, con medi­das como la dero­ga­ción de los bene­fi­cios peni­ten­cia­rios por tra­ba­jo, lle­vó a la masi­fi­ca­ción de unas cár­ce­les que muy pron­to pasa­ron a exhi­bir la tasa de pre­sos más alta de la Unión Euro­pea. No por casua­li­dad, el ante­rior Minis­tro de Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, reco­no­ció en su día que “el sis­te­ma peni­ten­cia­rio espa­ñol es el más duro de Euro­pa”. Este afán puni­ti­vo se diri­gió con espe­cial saña con­tra los con­de­na­dos por deli­tos de terro­ris­mo, obje­to de una autén­ti­ca legis­la­ción de excep­ción pro­pia del Dere­cho penal del enemi­go. En efec­to, las polí­ti­cas de dis­per­sión, la limi­ta­ción del acce­so a per­mi­sos, al ter­cer gra­do o a la liber­tad con­di­cio­nal, o el aumen­to del lími­te máxi­mo de las penas de 30 a 40 años fue­ron algu­nos de los hitos prin­ci­pa­les de esta deri­va con­ce­bi­da tan solo para un colec­ti­vo espe­cí­fi­co de pre­sos [1]. La pro­pia “doc­tri­na Parot” –aho­ra repro­ba­da por Estras­bur­go- fue la res­pues­ta del Tri­bu­nal Supre­mo a una inten­sa cam­pa­ña mediá­ti­ca que exi­gía ence­rrar de mane­ra irre­vo­ca­ble a un tipo de delin­cuen­tes que prác­ti­ca­men­te eran con­si­de­ra­dos “no per­so­nas”. Impor­tan­tes diri­gen­tes del PP como María Dolo­res de Cos­pe­dal insis­tie­ron, una y otra vez, en que no bas­ta­ba con que los pre­sos cum­plie­ran sus con­de­nas. Era nece­sa­rio ir más allá y evi­tar por cual­quier medio que pudie­ran salir a la calle. Para con­se­guir­lo, el Tri­bu­nal Supre­mo for­zó la lógi­ca jurí­di­ca y apro­ve­chó el caso del pre­so de ETA Hen­ri Parot para esta­ble­cer que los bene­fi­cios peni­ten­cia­rios a los que podía acce­der un reclu­so debían apli­car­se sobre cada una de las penas a las que hubie­ra sido con­de­na­do, y no sobre el lími­te máxi­mo de estan­cia en pri­sión, de 30 años.

Como en otras oca­sio­nes, una par­te con­si­de­ra­ble de la ciu­da­da­nía, sobre todo fue­ra de Eus­ka­di, reac­cio­nó con indi­fe­ren­cia fren­te a la deci­sión. Sin embar­go, en otros sec­to­res de la socie­dad civil y del pro­pio ámbi­to jurí­di­co las alar­mas no tar­da­ron en acti­var­se. Tres magis­tra­dos del lla­ma­do sec­tor pro­gre­sis­ta del pro­pio Supre­mo no duda­ron en cali­fi­car la nue­va doc­tri­na como un “insó­li­to e insos­te­ni­ble giro inter­pre­ta­ti­vo” de la ley, fru­to de un caso par­ti­cu­lar que iba en con­tra de la posi­ción man­te­ni­da y apli­ca­da has­ta enton­ces por todos los tri­bu­na­les espa­ño­les, inclui­do el alto Tri­bu­nal. Ya enton­ces, estos magis­tra­dos seña­la­ron que la doc­tri­na alum­bra­da a pro­pó­si­to del caso Parot cons­ti­tuía una gra­ve quie­bra de los pará­me­tros ordi­na­rios de apli­ca­ción del dere­cho y una peli­gro­sa uti­li­za­ción retro­ac­ti­va de cas­ti­gos agra­va­dos [2]. Es este espí­ri­tu retri­bu­ti­vo, con­tra­rio a la fina­li­dad que la pro­pia cons­ti­tu­ción espa­ño­la atri­bu­ye a las penas, el que ha gene­ra­do la con­de­na uná­ni­me del Tri­bu­nal de Estras­bur­go. Según el Tri­bu­nal, la apli­ca­ción de la doc­tri­na Parot en el caso de Ire­ne del Río ha com­por­ta­do una cla­ra vul­ne­ra­ción del Con­ve­nio Euro­peo de Dere­chos Huma­nos, por varias razo­nes. Por­que intro­du­ce una pena sin ley que la ava­le y por­que auto­ri­za una inad­mi­si­ble inter­pre­ta­ción exten­si­va del dere­cho penal en detri­men­to de la acu­sa­da. “Las juris­dic­cio­nes inter­nas –sos­tie­ne el Tri­bu­nal- no debe­rían apli­car retro­ac­ti­va­men­te y en detri­men­to del pena­do los cam­bios legis­la­ti­vos rea­li­za­dos des­pués de la comi­sión de la infrac­ción. La apli­ca­ción retro­ac­ti­va de las leyes pena­les pos­te­rio­res sólo se pue­de admi­tir cuan­do el cam­bio legis­la­ti­vo sea favo­ra­ble al acu­sa­do”. A la luz de estos razo­na­mien­tos, se ins­ta al Esta­do espa­ñol a poner en liber­tad a la reclu­sa “en el pla­zo de tiem­po más bre­ve posi­ble”, ya que su estan­cia en pri­sión es “irre­gu­lar” des­de el 3 de julio del 2008, y a indem­ni­zar­la con 30.000 euros como daños mora­les.

Aun­que esta deci­sión solo afec­ta a un caso con­cre­to, todo apun­ta a que los más de trein­ta pen­dien­tes de resol­ver por el Tri­bu­nal euro­peo van a correr igual suer­te: la exi­gen­cia inme­dia­ta de liber­tad para los pre­sos con­de­na­dos por aten­ta­dos ante­rio­res a 1995 a los que se les ha apli­ca­do la doc­tri­na Parot y la corres­pon­dien­te indem­ni­za­ción [3]. Un gobierno razo­na­ble y res­pe­tuo­so de su pro­pia lega­li­dad debe­ría saber leer estas seña­les, que se suman a las emi­ti­das con la abso­lu­ción de los encau­sa­dos en pro­ce­sos como Egun­ka­ria, Uldal­bitza, D3M o Aska­ta­su­na o con la recien­te lega­li­za­ción de Sor­tu por par­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Ello exi­gi­ría no solo fini­qui­tar de una vez la doc­tri­na Parot. Recla­ma­ría, tam­bién, cum­plir con las reite­ra­das exi­gen­cias de la ONU para que se res­pe­ten los dere­chos huma­nos en la mate­ria. Entre ellas, aca­bar con una polí­ti­ca de dis­per­sión de pre­sos que, ade­más de ser dis­cri­mi­na­to­ria, ha aca­ba­do por cri­mi­na­li­zar a los pro­pios fami­lia­res. O acep­tar la libe­ra­ción de los reclu­sos con gra­ves enfer­me­da­des o la con­ce­sión de la liber­tad pro­vi­sio­nal de aque­llos que hayan cum­pli­do los requi­si­tos lega­les para obte­ner­la. De este modo, se avan­za­ría en la pro­gre­si­va supre­sión de un sis­te­ma puni­ti­vo que toda­vía hoy dis­pen­sa un tra­to dis­cri­mi­na­to­rio a los pre­sos “polí­ti­cos”, con reclu­sio­nes “espe­cia­les y extra­or­di­na­rias” opues­tas al sis­te­ma “gene­ral y ordi­na­rio” del que gozan los pre­sos “comu­nes”.

La reac­ción del gobierno del PP no invi­ta, cier­ta­men­te, al opti­mis­mo. La des­ca­li­fi­ca­ción de la sen­ten­cia, tacha­da por el minis­tro del Inte­rior Jor­ge Fer­nán­dez Díaz de “abso­lu­ta­men­te lamen­ta­ble”, es un exabrup­to irres­pon­sa­ble y peli­gro­so. Tan­to como con­si­de­rar­la un “caso ais­la­do” e igno­rar las adver­ten­cias de refor­ma esti­pu­la­das por el pro­pio Tri­bu­nal. Des­pués de todo, las sen­ten­cias del Tri­bu­nal de Estras­bur­go son todo menos una sim­ple reco­men­da­ción. Su cum­pli­mien­to es obli­ga­to­rio y la acti­tud insu­mi­sa de un Esta­do pue­de dar lugar a dife­ren­tes for­mas de res­pon­sa­bi­li­dad inter­na­cio­nal. De per­sis­tir en el tiem­po, de hecho, podría aca­rrear san­cio­nes finan­cie­ras por par­te del Comi­té de Minis­tros del Con­se­jo Euro­peo e inclu­so medi­das más per­sua­si­vas como la exclu­sión tem­po­ral del Esta­do espa­ñol, algo que ya ocu­rrió en su momen­to con Gre­cia tras el gol­pe de los coro­ne­les.

En reali­dad, el gobierno espa­ñol pare­ce no acep­tar que con el alto al fue­go per­ma­nen­te de ETA y con la aper­tu­ra de un hori­zon­te de paci­fi­ca­ción y de repa­ra­ción de todas las víc­ti­mas, que­dan pocas excu­sas para no des­man­te­lar las nume­ro­sas res­tric­cio­nes de dere­chos y liber­ta­des que se han pues­to en pie con la excu­sa de la lucha anti­te­rro­ris­ta. En un con­tex­to de cri­sis eco­nó­mi­ca como el actual, no cabe duda de que esa cerra­zón puni­ti­va pue­de pres­tar­le bue­nos ser­vi­cios en otros ámbi­tos, como el de la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta. Pero se tra­ta de una acti­tud necia y cor­to­pla­cis­ta. Ade­más de supo­ner un acto de des­pre­cio por la lega­li­dad inter­na­cio­nal en mate­ria de dere­chos huma­nos y de obs­ta­cu­li­zar la erra­di­ca­ción defi­ni­ti­va de la vio­len­cia, la reac­ción del gobierno solo pue­de con­tri­buir a arrai­gar unas prác­ti­cas que nacie­ron como excep­cio­na­les y que corren el ries­go de difu­mi­nar­se por el con­jun­to del entra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal, gene­ran­do pode­res y resis­ten­cias que ni sus impul­so­res podrán con­tro­lar. Des­de esa pers­pec­ti­va, tan­to el Minis­tro como quie­nes le dan órde­nes harían bien en no olvi­dar que quien se habi­túa a echar mano de medios ile­gí­ti­mos para sal­va­guar­dar sus intere­ses inme­dia­tos corre el ries­go de engen­drar, más tem­prano que tar­de, com­bi­na­cio­nes mons­truo­sas que aca­ban por revol­ver­se con­tra sus pro­pios crea­do­res.

[1] El Gobierno del Par­ti­do Popu­lar apro­bó en el 2003 la Ley Orgá­ni­ca 7/​2003, de 30 de julio de Medi­das de Refor­ma por el Cum­pli­mien­to Inte­gro y Efec­ti­vo de las Penas. Como cons­ta­ba en la Expo­si­ción de Moti­vos, lo que se pre­ten­día era evi­tar que cier­tos dere­chos “sean ins­tru­men­tos al Ser­vi­cio de los terro­ris­tas y los más gran­des delin­cuen­tes”. La refor­ma afec­ta­ba a la Ley Orgá­ni­ca del Poder Judi­cial, La ley Orgá­ni­ca Gene­ral Peni­ten­cia­ria, al Códi­go Penal y a la Ley de Enjui­cia­mien­to Cri­mi­nal, crean­do una arma­zón de emer­gen­cia al ser­vi­cio de la “lucha anti­te­rro­ris­ta”. Con ella, en efec­to, no solo se con­tem­pla­ban nue­vos deli­tos –como la apo­lo­gía o enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo-. Se aumen­ta­ban las penas de los enton­ces vigen­tes, se apro­ba­ban nue­vas medi­das para la fase de eje­cu­ción, como el lla­ma­do “perío­do de segu­ri­dad” en las con­de­nas de más de 5 años, y se intro­du­cían nue­vos obs­tácu­los para acce­der a la liber­tad con­di­cio­nal, como la exi­gen­cia de arre­pen­ti­mien­to y cola­bo­ra­ción con la “lucha anti­te­rro­ris­ta”. Ade­más, y al calor de la polé­mi­ca sobre la actua­ción de una juez bil­baí­na, se supri­mían los juz­ga­dos de vigi­lan­cia peni­ten­cia­ria terri­to­ria­les en bene­fi­cio de la Audien­cia Nacio­nal. La últi­ma vuel­ta de tuer­ca a la excep­cio­na­li­dad penal que gober­na­ría la vida de los acu­sa­dos por deli­tos terro­ris­tas sería la amplia­ción de los pla­zos de pro­rro­ga del perío­do de inco­mu­ni­ca­ción en la deten­ción e inclu­so la prohi­bi­ción –por la Ley 6÷03− de estu­diar en uni­ver­si­da­des vas­cas cuan­do aca­ban en pri­sión. [2] En un prin­ci­pio, la doc­tri­na Parot se apli­có a pre­sos acu­sa­dos de terro­ris­mo. Lue­go se exten­dió a los deli­tos sexua­les y de san­gre. Final­men­te, el Tri­bu­nal Supre­mo per­mi­tió su apli­ca­ción, con “inde­pen­den­cia de los deli­tos come­ti­dos”, a todos los con­de­na­dos por el Códi­go Penal anti­guo. En 2008, el TC esta­ble­ció una doc­tri­na ‑la del doble cómpu­to penal- que entra­ba en con­tra­dic­ción con la del Tri­bu­nal Supre­mo: se esta­ble­cía que el tiem­po trans­cu­rri­do en pri­sión pre­ven­ti­va debía res­tár­se­le al reo de cada una de las con­de­nas que cum­plía por otros deli­tos. Este fallo abrió una puer­ta para eva­dir la doc­tri­na Parot, has­ta que en 2010 el Gobierno del PSOE refor­mó el Códi­go Penal que anu­la­ba la doc­tri­na del Cons­ti­tu­cio­nal. Por últi­mo, el Cons­ti­tu­cio­nal resol­vió en mar­zo del 2012 los recur­sos de ampa­ro pre­sen­ta­dos por 58 pre­sos a los que se les había apli­ca­do la doc­tri­na Parot. Los magis­tra­dos del Cons­ti­tu­cio­nal no entra­ron en el fon­do del asun­to y ello fue inter­pre­ta­do como un aval indi­rec­to de la doc­tri­na ela­bo­ra­da por el Supre­mo. Lo cier­to, no obs­tan­te, es que acep­ta­ron tres recur­sos inter­pre­tan­do que su apli­ca­ción había sido inco­rrec­ta, dado que la sen­ten­cia de liqui­da­ción de con­de­na era fir­me y, por tan­to, irre­vo­ca­ble. Se reco­no­cía, así, que se había vul­ne­ra­do el dere­cho a la tute­la judi­cial, esto es, a que no se modi­fi­quen las reso­lu­cio­nes que les habían pues­to en liber­tad en vir­tud de los bene­fi­cios peni­ten­cia­rios que esta­ble­cía la ley cuan­do entra­ron en pri­sión. [3] De hecho, la pro­pia sen­ten­cia con­mi­na al Esta­do a tomar las medi­das opor­tu­nas para que no se pue­da repe­tir en el futu­ro el daño cau­sa­do a Inés del Río.

Jau­me Asens es miem­bro de la Comi­sión de Defen­sa del Cole­gio de Abo­ga­dos de Bar­ce­lo­na. Gerar­do Pisa­re­llo es miem­bro del Con­se­jo de Redac­ción de Sin Per­mi­so. Ambos inte­gran, ade­más, el Obser­va­to­rio de Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *