¡Inde­pen­den­cia y Patria Socia­lis­ta!: Una lec­tu­ra des­de las rea­li­za­cio­nes con­cre­tas

Recien­te­men­te, el pre­si­den­te Hugo Chá­vez en su pro­pues­ta “Para la ges­tión Boli­va­ria­na socia­lis­ta 2013−2019”, ha plan­tea­do como pri­mer obje­ti­vo his­tó­ri­co la inde­pen­den­cia, al res­pec­to afir­mó: “Como decía nues­tro Liber­ta­dor en 1820: Es imper­tur­ba­ble nues­tra reso­lu­ción de inde­pen­den­cia o nada. Inde­pen­den­cia defi­ni­ti­va o nada debe ser la divi­sa de los boli­va­ria­nos y boli­va­ria­nas de hoy. Inde­pen­den­cia defi­ni­ti­va es nues­tra cau­sa y nues­tra tarea per­ma­nen­te”.

Este obje­ti­vo his­tó­ri­co está for­mu­la­do expre­sa­men­te así, “Defen­der, expan­dir y con­so­li­dar el bien más pre­cia­do que hemos recon­quis­ta­do des­pués de 200 años: la Inde­pen­den­cia Nacio­nal”.

La ante­rior tarea se empa­ren­ta con la lucha anti impe­ria­lis­ta. Lucha que ha que­ri­do ser pre­sen­ta­da por los inte­lec­tua­les tri­bu­ta­rios de los intere­ses nor­te­ame­ri­ca­nos como una suer­te de pos­tu­ra regre­si­va e ideo­ló­gi­ca, dis­tan­te de la reali­dad, tra­tan de encu­brir que la rela­ción, o más bien, cade­na impe­rial, tie­ne expre­sio­nes mate­ria­les con­cre­tas en la coti­dia­ni­dad de la gen­te.

El impe­ria­lis­mo se expre­sa en el día a día de los pue­blos des­tru­yen­do la inde­pen­den­cia nacio­nal, gene­ran­do some­ti­mien­to y mono­po­li­za­ción, las rela­cio­nes de mono­po­li­za­ción de la impo­si­ción impe­rial se pue­den evi­den­ciar en:

- Mono­po­lio sobre las paten­tes y la pro­pie­dad inte­lec­tual.

- Mono­po­lio en el patrón tec­no­ló­gi­co que sopor­ta el desa­rro­llo indus­trial.

- Mono­po­lio sobre los recur­sos ener­gé­ti­cos y los mine­ra­les estra­té­gi­cos.

- Mono­po­lio sobre la polí­ti­ca agro­pe­cua­ria y some­ti­mien­to de los paí­ses a la con­di­ción pri­ma­rio expor­ta­do­ra y de exten­sión de los agro­cul­ti­vos para bio­dié­sel.

- Mono­po­lio sobre los arse­na­les mili­ta­res ató­mi­cos y la implan­ta­ción abu­si­va del con­trol mili­tar des­de la ins­ta­la­ción de bases mili­ta­res en los paí­ses some­ti­dos.

- Mono­po­lio en el mane­jo de las cade­nas pro­duc­ti­vas nacio­na­les y su subor­di­na­ción al capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal.

Estos mono­po­lios como rela­ción de domi­nio impe­rial, expre­san la obli­ga­da exten­sión ultra­ma­ri­na que le per­mi­te al capi­ta­lis­mo glo­bal supe­rar sus recu­rren­tes ciclos de cri­sis a par­tir de prác­ti­cas agre­si­vas de des­po­se­sión en nues­tros paí­ses, con­vir­tién­do­nos en expor­ta­do­res netos de capi­ta­les y de bie­nes pri­ma­rio expor­ta­do­res, ya sean ali­men­tos o mine­ra­les estra­té­gi­cos como petró­leo, col­tán, oro o dia­man­tes, su vora­ci­dad sin lími­tes sig­ni­fi­ca para los pue­blos saquea­dos, la implan­ta­ción de regí­me­nes de terror esta­tal capa­ces de garan­ti­zar la per­pe­tua­ción del saqueo.

Vene­zue­la ha plan­tea­do un desa­fío estra­té­gi­co a la domi­na­ción impe­rial sobre el sue­lo patrio, ha comen­za­do un ciclo pro­fun­do de rup­tu­ras con la con­di­ción de neo colo­nia sub­yu­ga­da. Hemos comen­za­do a cons­truir una con­di­ción de inde­pen­den­cia ple­na, la cual solo es posi­ble a par­tir de una revo­lu­ción, revo­lu­ción que vie­ne trans­for­man­do des­de la afir­ma­ción y la rea­li­za­ción de nue­vas y mejo­res con­di­cio­nes de vida para todos los vene­zo­la­nos.

Esta es sin lugar a dudas la ruta que vie­ne cami­nan­do la revo­lu­ción boli­va­ria­na, vea­mos la dispu­ta y las rea­li­za­cio­nes en varios terre­nos de lucha con­tra la domi­na­ción impe­rial sobre nues­tra patria:

- La pos­tu­ra de inde­pen­den­cia fren­te al mane­jo de las paten­tes y la pro­pie­dad inte­lec­tual ha per­mi­ti­do que las trans­na­cio­na­les de los medi­ca­men­tos no anu­len la indus­tria nacio­nal de los medi­ca­men­tos gené­ri­cos. Antes, las paten­tes far­ma­céu­ti­cas ern mane­ja­das con cri­te­rios de mer­ca­do, impac­tan­do en la salud del pue­blo, hoy por el con­tra­rio según la Cáma­ra Nacio­nal de Medi­ca­men­tos Gené­ri­cos y Afi­nes (CANAMEGA), los labo­ra­to­rios nacio­na­les han teni­do un cre­ci­mien­to con­si­de­ra­ble y entre­gan a la pobla­ción medi­ca­men­tos gené­ri­cos que sig­ni­fi­can 46% menos en los pre­cios que si los pro­du­je­ran labo­ra­to­rios mul­ti­na­cio­na­les.

- En la bús­que­da de un patrón tec­no­ló­gi­co y cien­tí­fi­co pro­pio e inde­pen­dien­te, Vene­zue­la ha com­pren­di­do la com­ple­ji­dad de la tarea, ha comen­za­do por desa­rro­llar nue­vas capa­ci­da­des a par­tir del incre­men­to de la matrí­cu­la uni­ver­si­ta­ria, ubi­cán­do­nos hoy como el cuar­to país del mun­do con mayor matrí­cu­la uni­ver­si­ta­ria, ha for­ta­le­ci­do la cade­na de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, logran­do ins­ta­lar plan­tas de manu­fac­tu­ra de infor­má­ti­ca y tele­má­ti­ca, lan­zar un saté­li­te pro­pio y for­ta­le­cer la pres­ta­ción del ser­vi­cio de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes superan­do la pobre­za digi­tal, el sec­tor de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes ha logra­do pasar de repre­sen­tar un 3% del Pib, a un 11.1% del Pib.

Esta­mos colo­can­do las bases para la cons­truc­ción de un patrón tec­no­ló­gi­co autó­no­mo e inter­de­pen­dien­te, capaz de supe­rar el mono­po­lio impe­rial de la tec­no­lo­gía, esto lo logra­mos des­de la crea­ción de esla­bo­nes pro­duc­ti­vos como VIT, VETELCA, ORINOQUIA, estas expe­rien­cias son los embrio­nes de nues­tro desa­rro­llo e inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca, a la par que apor­tan a recu­pe­rar el sen­ti­do de lo nues­tro y la valo­ra­ción de nues­tras capa­ci­da­des, no otro papel cum­plen las mar­cas de nues­tra pro­duc­ción tec­no­ló­gi­ca, es una dimen­sión cul­tu­ral de nue­vos sen­ti­dos y posi­bi­li­da­des. La inter­de­pen­den­cia tec­no­ló­gi­ca es la expre­sión de la polí­ti­ca inter­na­cio­nal de apos­tar­le a un mayor equi­li­brio mul­ti­po­lar, abrién­do­se a las diver­sas ofer­tas de otros ejes dife­ren­tes al nor­te­ame­ri­cano.

- El rom­pi­mien­to del mono­po­lio sobre los recur­sos ener­gé­ti­cos y los mine­ra­les estra­té­gi­cos, está repre­sen­ta­do en la polí­ti­ca nacio­nal y sobe­ra­na de la revo­lu­ción Boli­va­ria­na en el mane­jo de la polí­ti­ca petro­le­ra.

Hemos con­so­li­da­do una con­duc­ción nacio­na­lis­ta y revo­lu­cio­na­ria del petró­leo que par­te de com­pren­der que el petró­leo no es solo un bien de mer­ca­do, es ante todo un pro­ble­ma polí­ti­co en el que se jue­ga la sos­te­ni­bi­li­dad del país en el hoy y en el país de las futu­ras gene­ra­cio­nes.

Por lo tan­to su ges­tión hoy está arti­cu­la­da a una polí­ti­ca al ser­vi­cio del inte­rés y desa­rro­llo nacio­nal, esto ha impli­ca­do tra­ba­jar por un pre­cio jus­to en el mer­ca­do mun­dial para lo cual hemos res­ti­tui­do el papel de la OPEP, para que esta pos­tu­ra ten­ga cohe­ren­cia, hemos con­so­li­da­do el mar­co cons­ti­tu­cio­nal que defi­ne al petró­leo como pro­pie­dad del Esta­do.

Esta pers­pec­ti­va cris­ta­li­za muchas déca­das de lucha del pue­blo vene­zo­lano y que­dó rati­fi­ca­da en la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, en la cual que­dan redac­ta­dos unos artícu­los espe­cí­fi­cos fren­te al pro­ble­ma petro­le­ro y en los cua­les se defi­ne la pro­pie­dad inalie­na­ble e impres­crip­ti­ble de la Repú­bli­ca sobre los yaci­mien­tos de hidro­car­bu­ros (Art. N° 12), la reser­va al Esta­do de la acti­vi­dad petro­le­ra (Art. N° 302) y la pro­pie­dad esta­tal de la tota­li­dad de las accio­nes de PDVSA (Art. N° 303). Pero no son for­ma­lis­mos muer­tos, son rea­li­za­cio­nes que se expre­san en el aumen­to del apor­te fis­cal del petró­leo al desa­rro­llo nacio­nal.

En estos y en los demás mono­po­lios impe­ria­les, la revo­lu­ción vene­zo­la­na ha logra­da infrin­gir tan­gi­bles derro­tas a las pre­ten­sio­nes trans­na­cio­na­les, no exis­te un solo mili­tar nor­te­ame­ri­cano en sue­lo patrio, no exis­te un solo con­ve­nio mili­tar de subor­di­na­ción al impe­rio, tene­mos una polí­ti­ca agro­pe­cua­ria de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria en opo­si­ción a la impo­si­ción de las trans­na­cio­na­les de los bio­com­bus­ti­bles, que pre­ten­den que los ali­men­tos sean para los auto­mó­vi­les y no para la gen­te. En la cons­truc­ción de nues­tra polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y mode­lo pro­duc­ti­vo hemos rever­ti­do el some­ti­mien­to finan­cie­ro fren­te al Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y el Ban­co Mun­dial, lle­gan­do la deu­da exter­na a repre­sen­tar para 1985 en el ciclo ade­co, el 84.3% del Pib, para 1995 en el ciclo cope­yano, el 68.98% del Pib, ubi­cán­do­se hoy en el ciclo Boli­va­riano solo en 23.6% del Pib.

Todas las rea­li­za­cio­nes en la con­so­li­da­ción de nues­tra inde­pen­den­cia nacio­nal, nos mues­tran a la vez las pro­fun­das con­se­cuen­cias de lle­gar a per­der­se la con­duc­ción revo­lu­cio­na­ria de la socie­dad Vene­zo­la­na, asis­ti­ría­mos a la res­tau­ra­ción del yugo impe­rial y a la per­pe­tua­ción de las con­di­cio­nes de exclu­sión, pobre­za y terror para el pue­blo.

Por ello, la tarea de la inde­pen­den­cia no es un capri­cho libres­co y orto­do­xo, es la con­di­ción para cons­truir un país del tama­ño de nues­tros anhe­los, don­de los niños cul­ti­ven la feli­ci­dad.

El camino de la inde­pen­den­cia real ha comen­za­do, en nues­tras manos esta pro­fun­di­zar­la o per­der­la!

Jes­se Cha­cón

Direc­tor GISXXI

www​.gisx​xi​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *