Al cama­ra­da Iosif Vis­sa­rio­no­vich Urku­llu- Iña­ki Ega­ña

Hay un recur­so en el mun­do de la dere­cha auto­no­mis­ta vas­ca que se repi­te des­de hace ya varias déca­das, inde­pen­dien­te­men­te de las for­mas en las que se esce­ni­fi­que el con­flic­to. El recur­so es tan anti­guo y mani­do que su uti­li­za­ción des­pren- de, al mar­gen de un fuer­te olor a naf­ta­li­na, un eco asi­mis­mo vetus­to sobre quien lo usa.

En el con­tex­to del acuer­do de resu­ci­tar el muer­to de Aju­ria Enea (PNV, PSOE y PP), repe­ti­do en las dipu­tacio­nes de Ara­ba y Biz­kaia, en Kutxa­bank, en los dis­cur­sos sobre la cri­sis y las refor­mas y, sobre todo, en la coin­ci­den­cia por enten­der la polí­ti­ca como un medio clien­te­lis­ta, el pre­si­den­te jel­tza­le, can­di­da­to a la Lehen­da­ka­ritza, ha com­pa­ra­do los méto­dos de Bil­du con los de Iosif Sta­lin, el ogro por exce­len­cia del siglo XX, jun­to a Hitler.

Des­de los tiem­pos en los que el par­ti­do (jel­tza­le) era domi­na­do por Antón Ira­la, Juan Aju­ria­ge­rra, Julio Jau­re­gi y com­pa­ñía, el fan­tas­ma del comu­nis­mo ha sido uno de los ejes cen­tra­les airea­do para denos­tar a quie­nes no eran de batzo­ki y misa domi­ni­cal. Toda­vía hace unas sema­nas, el expre­si­den­te de BBK Xabier Ira­la, en una sem­blan­za de su padre Antón, agen­te de la CIA y espía yan­kee en luga­res tan leja­nos como Chi­na, lla­ma­ba a ETA «orga­ni­za­ción mar­xis­ta-leni­nis­ta».

La des­ca­li­fi­ca­ción de la izquier­da aber­tza­le como «esbi­rros de Mos­cú», per­dió ente­ros cuan­do se derrum­bó el Muro de Ber­lín. Aún así, y para con­ti­nuar la línea de sus maes­tros, la fra­se de Urku­llu ha veni­do a sus­ti­tuir a las ocu­rren­cias del habi­tual azo­te anti­co­mu­nis­ta (hoy reti­ra­do en un foro de «unos once»), José Anto­nio Rekon­do, estre­lla mediá­ti­ca gra­cias a su com­pa­ra­ción de los sobe­ra­nis­tas vas­cos con las hues­tes del alba­nés Enver Hoxha, el no va más en la inter­pre­ta­ción más orto­do­xa del comu­nis­mo.

Seme­jan­tes nece­da­des no son úni­ca­men­te atri­bui­bles a los miche­li­nes jel­tza­les, cur­ti­dos en semi­na­rios don­de el sen­ti­mien­to más pro­gre­sis­ta es depo­si­tar unas mone­das en la hucha de la cues­ta­ción del Domund, sino tam­bién a resen­ti­dos de la polí­ti­ca local como Odón Elor­za, el donos­tia­rra que com­pa­ró a sus con­ciu­da­da­nos de izquier­das con los segui­do­res de Mao Zedong.

Coin­ci­día Elor­za con Anto­nio Basa­goi­ti, que hace bien poco til­dó a la izquier­da aber­tza­le («ETA­su­na») con el cali­fi­ca­ti­vo de mar­xis­ta-leni­nis­ta-maoís­ta. Pro­ba­ble­men­te por­que no tuvo los refle­jos sufi­cien­tes para encon­trar algún «ista» dife­ren­te. Había pen­sa­do en cier­ta oca­sión que supe­rar a Itur­gaiz al fren­te de la dere­cha ultra­mon­ta­na sería com­pli­ca­do, pero Basa­goi­ti nos demos­tró lo sen­ci­llo que es hacer polí­ti­ca des­pués de que Reagan y Bush (hijo) lle­ga­ran a la Casa Blan­ca.

La des­ca­li­fi­ca­ción del adver­sa­rio polí­ti­co por comu­nis­toi­de fue nor­ma de los alia­dos de Washing­ton des­de la Gue­rra Fría. El capi­ta­lis­mo es la pala­bra dada por Yah­veh, la base de la demo­cra­cia y sus sis­te­mas de jue­go. La corrup­ción, el clien­te­lis­mo (segun­da vez que lo cito en el artícu­lo), las des­via­cio­nes… son males meno­res fren­te a la repar­ti­ción de la rique­za. Sabe­mos los rojos, que el esta­do supe­rior del capi­ta­lis­mo es… el fas­cis­mo.

La defen­sa de ese capi­ta­lis­mo de cor­te nor­te­ame­ri­cano lle­vó al PNV a ser el enla­ce en la reor­ga­ni­za­ción de la demo­cra­cia-cris­tia­na euro­pea. Fon­dos sin fon­do y una serie de con­tra-pres­ta­cio­nes de las que enro­je­cen al escri­bir la his­to­ria. Por eso seme­jan­tes parén­te­sis en la cró­ni­ca jel­tza­le, efec­ti­va­men­te cen­te­na­ria.

Por ello, en medio de esa defen­sa a ultran­za del color del dine­ro (Ezei­za­ba­rre­na ver­sus Aldun­tzin), de esa jus­ti­fi­ca­ción de la corrup­ción como mal menor (Bra­vo ver­sus LAB), de esos daños cola­te­ra­les (Azku­na ver­sus Caba­cas), de aquel gol­pe de Esta­do en Vene­zue­la (Ana­sa­gas­ti ver­sus Cha­vez), del éxi­to y vigen­cia de la «doc­tri­na Parot» (Erko­re­ka ver­sus Troi­ti­ño)… están las bases pro­gra­má­ti­cas. La razón de la exis­ten­cia.

Y en esas bases pro­gra­má­ti­cas todo cabe. El úni­co obje­ti­vo es la esta­bi­li­dad, el sos­te­ni­mien­to del Esta­do, ya sea fran­cés, ya espa­ñol. La legi­ti­ma­ción del Esta­do en Eus­kal Herria. A cam­bio de algo. Siem­pre habrá algo, como la trans­for­ma­ción de la B en Biz­kaia o la caí­da de la «u» en Gipuz­koa. Nimie­da­des para jus­ti­fi­car gran­des pro­yec­tos: nega­ción de dere­chos, refor­mas labo­ra­les, dis­per­sión de pre­sos (inclui­da la apli­ca­ción de la «doc­tri­na Parot»). Cons­truc­ción de Espa­ña.

Siem­pre habrá una jus­ti­fi­ca­ción para apo­yar al PSOE o al PP en la legi­ti­ma­ción del Esta­do. Aun­que esa legi­ti­ma­ción pase por huir del país que le vota, de las ins­ti­tu­cio­nes que le pagan, de los des­pa­chos que le aco­gen. Una jus­ti­fi­ca­ción a veces estra­té­gi­ca, como la de Eus­kal­tel, argu- men­to para apo­yar al Gobierno de Aznar duran- te cua­tro años. Pero que lue­go se vuel­ve intras-cen­den­te cuan­do uno de sus kami­ka­zes (Fer­nán-dez), nece­si­ta hacer caja y pone en ven­ta apre­su-rada­men­te a esa jus­ti­fi­ca­ción his­tó­ri­ca, Eus­kal­tel.

Una jus­ti­fi­ca­ción para hacer­se hue­co en Nava­rra que pasa­ba por apo­yar a UPN y expul­sar a los crí­ti­cos de aque­lla manio­bra inte­li­gi­ble para la mayo­ría aber­tza­le. Aun­que fue­ra su direc­ción. Una jus­ti­fi­ca­ción que tran­si­ta­ba por jus­ti­fi­car la lucha arma­da en Ipa­rral­de, cuan­do la mis­ma divi­día a la izquier-da aber­tza­le, pre­pa­ran­do al sur del Bida­soa una poli­cía siguien­do méto­dos mili­ta­res his­pa­nos para enfren­tar, pre­ci­sa­men­te, a quie­nes en Hegoal­de prac­ti­ca­ban la lucha arma­da.

Una jus­ti­fi­ca­ción que lle­ga­ba des­de el cora­zón del sis­te­ma para apo­yar en cuer­po y alma la mate­ria­li­za­ción de la ener­gía nuclear a unos pasos de Bil­bao (Lemoiz), por­que hechos como el de Cher­nó­bil o Fukushi­ma eran úni­ca­men­te posi­bles en las men­tes de cua­tro igno­ran­tes eco­lo­gis­tas que de eco­no­mía no tenían ni idea. Y que, como sabe­mos de sobra, gra­cias a la memo­ria que se asien­ta en nues­tro cere­bro humano, des­de enton­ces, des­de el cie­rre de Lemoiz, nues­tro equi­li­brio ali­men­ta­rio ha sido un desas­tre, debi­do pre­ci­sa­men­te a la die­ta exclu­si­va de ber­zas.

Un par­ti­do que hace 20 años, cuan­do gober­na­ba en coa­li­ción con EA y EE en el Gobierno de Gas­teiz ya mar­có las car­tas de pre­fe­ren­cia. Cuan­do los anti­guos escin­di­dos, es decir los de EA, se suma­ron a algu­nas ini­cia­ti­vas muni­ci­pa­les que deman­da­ban la inde­pen­den­cia para Eus­kal Herria, el PNV no tuvo repa­ro en disol­ver el gobierno de coa­li­ción expul­san­do de su seno a quie­nes habían pues­to en entre­di­cho su polí­ti­ca exclu­si­va­men­te auto­no­mis­ta.

La lis­ta de la apues­ta sería tan lar­ga como con­ci­sa. La heme­ro­te­ca nos deja per­las con esti­lo, cor­ba­tas de Balen­cia­ga, des­fa­ses espec­ta­cu­la­res en las hacien­das de Gipuz­koa, Ara­ba y Biz­kaia, tra­ga­pe­rras con las líneas del sím­bo­lo del dólar en sin­to­nía, des­pis­tes millo­na­rios en el Gug­genheim, agen­tes 86 des­ple­ga­dos de incóg­ni­to por la calle Dato…

El sano regio­na­lis­mo de Fra­ga, de Vocen­to, de «Deia», de Suá­rez, de la Con­fe­ren­cia epis­co­pal, de los coros mai­tias de parro­quias y cate­que­sis, del cen­te­na­rio del cuar­tel de Gare­llano, de los miche­li­nes jel­tza­les… casa, como no podría ser de otra mane­ra, con el ata­que fron­tal a quie­nes ponen en tela de jui­cio que el mun­do, que Euro­pa, que Eus­kal Herria sea un lugar para la espe­cu­la­ción y el jue­go. Ese jue­go cuyo resul­ta­do lo sabe­mos de ante­mano: siem­pre toca. Al mis­mo. Al patrón, al polí­ti­co corrup­to, al men­ti­ro­so, a quien entien­de la polí­ti­ca como un fin en si mis­mo.

A estas altu­ras, la mayor acu­sa­ción que se le pue­de hacer al PNV es obvia: la legi­ti­ma­ción de un Esta­do que no tie­ne ava­les en Euro­pa, como bien lo exi­gía Hel­sin­ki. Un Esta­do corrup­to (más de mil casos abier­tos en 2011 a car­gos elec­tos, la mayo­ría del PP y del PSOE), don­de la ban­ca pri­va­da orde­na y man­da en los mer­ca­dos y la Guar­dia Civil en los cuar­te­les. Un Esta­do ven­ga­ti­vo con su disi­den­cia. Un Esta­do con unos medios de comu­ni­ca­ción ver­gon­zo­sos para la liber­tad de expre­sión. Sumi­so ante un monar­ca y una fami­lia de pillos de guan­te blan­co.

Un Esta­do cómo­do para esa dere­cha auto­no­mis­ta vas­ca que agi­ta el fan­tas­ma del comu­nis­mo, del demo­nio rojo con cuer­nos y rabo, que nece­si­ta a ETA más que nadie y, ante su ausen­cia, no duda en retro­ce­der a la Gue­rra Fría. Para vol­ver a empe­zar en el bucle eterno. De la lucha de cla­ses, como diría Marx. O qui­zás lo dijo Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta. Ya no lo recuer­do. De enton­ces me que­da, sin embar­go, una con­vic­ción. Del fra­ca­so del PNV, estre­pi­to­so y catas­tró­fi­co como lo anun­ció el vice­lehen­da­ka­ri Xabier Lan­da­bu­ru, sur­gió la ilu­sión del cam­bio. En esas esta­mos.

Toda­vía.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *