[Vídeos] La bofe­ta­da de las FARC a San­tos

Dick y Mirian Ema­nuels­son

Las FARC han mos­tra­do que es un ejér­ci­to irre­gu­lar capaz de enfren­tar­se con éxi­to al ejér­ci­to y la fuer­za aérea del régi­men :: Vídeo de Romeo Lan­glo­is

En la foto, una gue­rri­lle­ra indí­ge­na de las FARC-EP, una de miles. Foto: D.E.

MONTAÑAS de COLOMBIA /​JULIO 2012 /​Eran las 19:00 horas del miér­co­les 11 de julio. Los cana­les de tele­vi­sión «Cara­col» y «RCN» abrie­ron como noti­cia de “últi­mo minu­to”, el derri­ba­mien­to de un avión Super­tu­cano *, moder­na aero­na­ve uti­li­za­da en el com­ba­te con­tra­in­sur­gen­te.

La pre­sen­ta­do­ra de «Cara­col» esta­ba cons­ter­na­da cuan­do pre­sen­tó los titu­la­res que decían que la gue­rri­lla había derri­ba­do uno de esos 25 avio­nes ven­di­dos por Lula al régi­men de Álva­ro Uri­be Vélez, cuyo minis­tro de defen­sa era Juan Manuel San­tos, actual pre­si­den­te de Colom­bia.

ALREDEDOR NUESTRO ERA OSCURIDAD. Solo se escu­cha­ba la voz metá­li­ca de la perio­dis­ta de «Cara­col», los gri­llos, las ranas y los pája­ros de la sel­va húme­da colom­bia­na. Pero de repen­te se escu­chó las expre­sio­nes de muchos gue­rri­lle­ros sen­ta­dos al lado nues­tro, miran­do las noti­cias esa noche. No podían con­te­ner su ale­gría por los repor­tes del accio­nar de sus com­pa­ñe­ros en otra par­te del país, Tori­bío, muni­ci­pio del depar­ta­men­to del Cau­ca en el sur occi­den­te colom­biano.

– Duran­te más de una sema­na nues­tras fuer­zas han com­ba­ti­do al enemi­go que no pue­de con noso­tros, dice un gue­rri­lle­ro en la mul­ti­tud de com­pa­ñe­ros. Sus ojos bri­llan cuan­do se refle­jan con un rayo de luz de la luna que entra en la den­sa sel­va.

La pre­sen­ta­do­ra entre­ga el otro desas­tre mili­tar: “un heli­cóp­te­ro fue impac­ta­do e incen­dia­do por gue­rri­lle­ros de las FARC en El Man­go y los pilo­tos lle­va­dos por la gue­rri­lla”. «Cara­col» mues­tra un video afi­cio­na­do con el heli­cóp­te­ro en lla­mas.

– Los pilo­tos tie­nen que expli­car a la gue­rri­lla qué anda­ban hacien­do allá en un infierno de gue­rra con bom­bar­deos, com­ba­tes y enfren­ta­mien­tos. Muchas veces el ejér­ci­to uti­li­za los supues­tos “pri­va­dos” para hacer inte­li­gen­cia y así los invo­lu­cran en la gue­rra, agre­ga otro vecino gue­rri­lle­ro, sen­ta­do en el aula del cam­pa­men­to insur­gen­te.

COMO SI LA PESADILLA DE ESA NOCHE fue­ra poco para los gene­ra­les, la pre­sen­ta­do­ra tira una ter­ce­ra gol­pi­za mediá­ti­ca a la moral cas­tren­se:

“En medio de los hos­ti­ga­mien­tos de las FARC a la fuer­za públi­ca, las FARC man­tie­nen rete­nes a solo un kiló­me­tro de dis­tan­cia del cas­co urbano don­de el pre­si­den­te San­tos ins­ta­la­ba un con­se­jo de segu­ri­dad”, pro­te­gi­do por más de tres mil sol­da­dos.

Y la pan­ta­lla del tele­vi­sor mues­tra cómo los gue­rri­lle­ros revi­san y che­quean los docu­men­tos de las per­so­nas y vehícu­los que tran­si­tan a solo 15 minu­tos del cas­co urbano de Tori­bío. «Cara­col» lle­ga al lugar y con­ver­sa en for­ma más tran­qui­la con los gue­rri­lle­ros que rela­tan el por­qué del retén y expli­can que su misión es con­te­ner el avan­ce de las fuer­zas mili­ta­res.

En Tori­bío, Juan Manuel San­tos, tam­bién páli­do como la pre­sen­ta­do­ra de «Cara­col», casi tar­ta­mu­dea y casi rue­ga a las FARC: ¡“des­mo­vi­lí­cen­se, des­mo­vi­lí­cen­se”!, repi­te, ¡“reha­gan sus vidas como sus com­pa­ñe­ros que aho­ra gozan de la vida, eehhh”!

No con­ven­ce abso­lu­ta­men­te a nadie a nues­tro alre­de­dor. Dice el coman­dan­te del cam­pa­men­to don­de per­ma­ne­ce­mos, que des­de hace 15 días la favo­ra­bi­li­dad de San­tos en las encues­tas está cayen­do en pica­da y segui­rá así por la incon­tro­la­ble y com­pli­ca­da situa­ción del país”.

HABLA SANTOS ANTE LOS PERIODISTAS y dice que va a invi­tar a los líde­res indí­ge­nas para que lle­guen a un acuer­do con el gobierno y el Esta­do. Posan­do de atrac­ti­vo, San­tos ofre­ce entre­gar­les medio billón de pesos para mejo­ra­mien­to del alcan­ta­ri­lla­do, otros ser­vi­cios públi­cos, ofer­tas y pro­me­sas que el pue­blo colom­biano ha escu­cha­do toda la vida y cono­cen el ver­da­de­ro valor y con­te­ni­do de esa polí­ti­ca falaz.

Pero los indí­ge­nas no quie­ren sen­tar­se en la mis­ma mesa con San­tos y solo entre­gan un docu­men­to con sus exi­gen­cias, sien­do la prin­ci­pal, la sali­da de las fuer­zas mili­ta­res de la juris­dic­ción de Tori­bío.

«Cara­col» gira la cáma­ra a la esta­ción de poli­cía de dos pisos. Para pro­te­ger­se los agen­tes han levan­ta­do trin­che­ras y el tele­vi­den­te se pre­gun­ta ¿a quién pro­te­ge la poli­cía con­tra­in­sur­gen­te en Tori­bío, si ellos mis­mos se escon­den detrás esas bol­sas relle­nas de are­na? para pro­te­ger­se de las FARC, que tie­nen rodea­do ese muni­ci­pio.

SALE SANTOS A LA CALLE y es abu­chea­do por la pobla­ción. El día ante­rior, muje­res indí­ge­nas han derri­ba­do esas for­ti­fi­ca­cio­nes, exi­gien­do el reti­ro de la fuer­za públi­ca. Las mis­mas muje­res y toda la pobla­ción recha­zan la visi­ta de San­tos quien res­pon­de que no va a “des­mi­li­ta­ri­zar un solo milí­me­tro de la ciu­dad por­que hace par­te del terri­to­rio nacio­nal”. En esa fra­se reco­no­ce que el Esta­do ha mili­ta­ri­za­do la región.

«Cara­col» inten­ta sal­var en algo la dete­rio­ra­da ima­gen de San­tos, un pre­si­den­te recha­za­do por la comu­ni­dad en masa, afir­man­do que “los indí­ge­nas quie­ren que la gue­rri­lla tam­bién, sal­ga de su terri­to­rio”.

Lo que «Cara­col» ocul­ta es el hecho de que la gue­rri­lla es móvil y varios de sus fren­tes han naci­do en el terri­to­rio, como par­te de la lucha cam­pe­si­na e indí­ge­na por la tie­rra y el terri­to­rio codi­cia­do por las tras­na­cio­na­les. Es más, en esta región el Esta­do quie­re ocu­par los terri­to­rios para entre­gar­los a las mine­ras, ya que estos con­tie­nen gran­des reser­vas de oro y otros mine­ra­les en la cor­di­lle­ra.

Los gue­rri­lle­ros, y muchos de ellos indí­ge­nas en nues­tro alre­de­dor que ven y escu­chan los comen­ta­rios de «Cara­col» agre­gan que “la gue­rri­lla en el Cau­ca está cons­ti­tui­da en su mayo­ría por indí­ge­nas. ¿Cómo seria posi­ble levan­tar rete­nes un kiló­me­tro del cas­co urbano sino fue­ra por la base social que tene­mos en Tori­bío y en el Cau­ca en gene­ral?

LA VIOLACIÓN DEL Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio, DIH, es fla­gran­te en Tori­bío. La poli­cía mili­ta­ri­za­da uti­li­za la pobla­ción civil como escu­do, colo­can­do una esta­ción de poli­cía en medio del cas­co urbano cuan­do el DIH dice cla­ra­men­te que todas las esta­cio­nes de poli­cía y guar­ni­cio­nes mili­ta­res en un país con con­flic­to arma­do, tie­nen que ser ins­ta­la­das en las afue­ras de la pobla­ción para evi­tar que los civi­les sean blan­cos en los enfren­ta­mien­tos.

A eso agre­ga­mos los hos­ti­ga­mien­tos per­ma­nen­tes del ejér­ci­to y la avia­ción que, para impe­dir los avan­ces de la gue­rri­lla, bom­bar­dea indis­cri­mi­na­da­men­te aldeas y case­ríos.

En 2005 otro pre­si­den­te colom­biano, Álva­ro Uri­be, fue abo­fe­tea­do en Tori­bío cuan­do las FARC derri­bó un heli­cóp­te­ro Black Hawk. Movi­li­zó bata­llo­nes para dar con la gue­rri­lla, bata­llo­nes que solo pudie­ron avan­zar unos metros por día, pese a que venían con tan­ques, avio­nes y heli­cóp­te­ros.

El 11 de julio de 2012 los mis­mos gue­rri­lle­ros vol­vie­ron a dar la bofe­ta­da de nue­vo a otro pre­si­den­te, esta vez a Juan Manuel San­tos que varias veces ha decla­ra­do el fin de la gue­rri­lla de las FARC. Y aho­ra esta­mos qui­zás en el comien­zo de una nue­va eta­pa de la gue­rra que cada día se pare­ce más a la gue­rra de Viet­nam, una era en la que al pare­cer la avia­ción ya no podrá hacer de las suyas tan fácil­men­te.


¿Las FARC tie­nen cohe­tes anti­aé­reos ?

Fue en el muni­ci­pio de Suá­rez, tam­bién del depar­ta­men­to de Cau­ca, don­de la gue­rri­lla, según video [http://​you​tu​.be/​z​0​y​F​s​D​y​9​ynA] que cir­cu­la en inter­net, estre­nó sus pro­pios mísi­les anti­aé­reos, Made in FARC. Estos arte­fac­tos que tie­nen alcan­ce de varios kiló­me­tros han sido des­de enton­ces obje­to de aná­li­sis y estu­dios de los gene­ra­les, sobre todo de la Fuer­za Aérea Colom­bia­na, FAC, pero tam­bién por par­te del Pen­tá­gono.

No son mísi­les con mucha pre­ci­sión, pero, como dice una fuen­te de las FARC, “esta­mos todo el tiem­po per­fec­cio­nan­do y mejo­ran­do el arma para que cum­pla su meta; derri­bar a los avio­nes y heli­cóp­te­ros de la fuer­za aérea.”

En la noche ante­rior se mos­tró en el cam­pa­men­to este video:

que hizo el perio­dis­ta fran­cés Romeo Lan­glo­is. Él había sali­do una madru­ga­da des­de la base mili­tar de Laran­dia, bajo el con­trol del Coman­do Sur del ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos, para hacer un repor­ta­je sobre el tema de los cul­ti­vos de hoja de coca, jun­to con un coman­do de unos trein­ta sol­da­dos y ofi­cia­les de las fuer­zas espe­cia­les del ejér­ci­to. Pero su aven­tu­ra ter­mi­nó en un desas­tre tác­ti­co cuan­do la uni­dad mili­tar se enfren­tó con gue­rri­lle­ros del 15º Fren­te de las FARC en el case­río de San Isi­dro, depar­ta­men­to de Caque­tá.

El video es muy intere­san­te des­de el pun­to de vis­ta mili­tar, por­que mues­tra un supues­to “Coman­do Jun­gla”, muy espe­cia­li­za­do, pero que en el des­en­vol­vi­mien­to de su manio­bra luce poco pro­fe­sio­nal.

Inefi­ca­cia mili­tar

La otra obser­va­ción del video es que des­pués del pri­mer tiro, el capi­tán que habló en for­ma mar­cial ante el perio­dis­ta fran­cés a la sali­da de la expe­di­ción, muy asus­ta­do pedía por radio a su coro­nel apo­yo con avio­nes y heli­cóp­te­ros. Su inefi­ca­cia mili­tar fue evi­den­te y su len­gua­je gro­se­ro y vul­gar. Cosas total­men­te prohi­bi­das en comu­ni­ca­cio­nes mili­ta­res.

Mien­tras tan­to, los gue­rri­lle­ros avan­za­ron len­ta­men­te cer­can­do al Coman­do Jun­gla. Eran obje­ti­vos mili­ta­res invi­si­bles a las ráfa­gas de los heli­cóp­te­ros.

Cayó muer­to el sar­gen­to que pro­te­gía al repor­te­ro fran­cés, segui­do por el capi­tán y dos sol­da­dos más. Lan­glo­is se dio cuen­ta que él tam­bién podría morir si no se pasa­ba al otro lado con su bra­zo heri­do.

Y así fue. Detrás de Lan­glo­is, en otro sec­tor, caye­ron muer­tos en com­ba­te otros 15 sol­da­dos y más de diez que­da­ron heri­dos por el fue­go insur­gen­te. La gue­rri­lla res­pe­tó la ren­di­ción de Lan­glo­is y le pres­tó los pri­me­ros auxi­lios por su heri­da.

La dife­ren­cia gue­rri­lle­ro-sol­da­do

Si la gue­rri­lla posee aho­ra mísi­les anti­aé­reos, se esta­ría con­fi­gu­ran­do un fac­tor de des­mo­ra­li­za­ción para las tro­pas de infan­te­ría, que como lo demues­tra el video de Lan­glo­is, mucho depen­den del apo­yo aéreo para sus ope­ra­cio­nes.

Es exac­ta­men­te igual como en la gue­rra de Viet­nam en don­de la avia­ción esta­dou­ni­den­se lan­za­ba “alfom­bras” de bom­bas con sus avio­nes B‑52 para garan­ti­zar el des­em­bar­co de sus tro­pas. Cuan­do el des­equi­li­brio mili­tar que impo­nía el domi­nio del aire fue neu­tra­li­za­do por la cohe­te­ría viet­na­mi­ta, los inva­so­res yan­quis se vie­ron obli­ga­dos a aban­do­nar el país de Ho Chi Minh.

El sar­gen­to que pro­te­gía a Lan­glo­is con­fe­só en medio de las balas que su fami­lia no esta­ba de acuer­do que arries­ga­ra su vida por una gue­rra que no era suya. Y ahí esta la dife­ren­cia entre gue­rri­lle­ros de todas las eda­des y sol­da­dos a suel­do. Unos saben por qué expo­nen el pecho y la vida por una cau­sa, por un ideal, mien­tras los otros lo hacen por­que en Colom­bia el pue­blo es víc­ti­ma del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Éste con­de­na a millo­nes de seres huma­nos a la mise­ria por fal­ta de pues­tos dig­nos de tra­ba­jo.

Los avio­nes Super­tu­can de Bra­sil de Lula

* Lo para­dó­ji­co en ese tema de los 25 avio­nes Super­tu­can es que fue el socia­lis­ta Igna­cio “Lula” da Sil­va, ex pre­si­den­te de Bra­sil, que dio el per­mi­so para ven­der­los al país con el con­flic­to arma­do y social más anti­guo del con­ti­nen­te ame­ri­cano. El cos­to era 240 millo­nes de dóla­res que sigue pagan­do el pue­blo colom­biano a tra­vés de diver­sas for­mas de impues­tos.

Las bom­bas de estos avio­nes bra­si­le­ños aca­ba­ron con las vidas de revo­lu­cio­na­rios como Raúl Reyes, Jor­ge Bri­ce­ño (el Mono Jojoy) y cen­te­na­res de gue­rri­lle­ros víc­ti­mas por las bom­bas de estos avio­nes. Para los bra­si­le­ños tra­fi­can­tes de la gue­rra, los bille­tes man­cha­dos de san­gre no hie­den.


NOTA: Par­te de gue­rra FARC-EP 28 de sep­tiem­bre de 2011 Sua­rez, Cau­ca

http://​ann​col​-colom​bia​.blogs​pot​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *