Tie­rra y Liber­tad ‑hablo de un cora­zón que no com­pren­de- Mai­té Cam­pi­llo

Los que roban la car­ne de la mesa pre­di­can resig­na­ción. Aque­llos a los que están des­ti­na­dos los dones exi­gen espí­ri­tu de sacri­fi­cio. Los har­tos hablan a los ham­brien­tos

… Los har­tos hablan a los ham­brien­tos de los gran­des tiem­pos que ven­drán ¡Ellos!!!, la “Espa­ña inven­ci­ble” devo­ta de Fras­cue­lo’s de pan­de­re­ta y estir­pe vene­no­sa!…

De dig­ni­dad hablo, de lo que al capi­ta­lis­mo ni le intere­sa cono­cer.

RECORTES de gene­ro a sal­do, o vio­len­cia de Esta­do?

Hace unos días vi cla­ra­men­te la masa alie­na­da que se movía como bur­bu­ja infla­da por el espa­cio, lan­za­da des­de el pla­ne­ta del gran capi­tal dino­sau­rio quie­re afe­rrar­se a mi gen­te la con­de­na­da!!! Sen­tí su tac­to, ah, se me eri­zó la piel y el gaz­na­te! El repu­dio a tama­ña amor­fo­si­dad deca­den­te, repug­nan­te millón de veces más que una gigan­te medu­sa exci­tan­do sar­pu­lli­dos, sen­tí en ella la rapi­ña! Cla­va sus célu­las madre sobre los míos, entre los que me inclu­yo: la bur­bu­ja impues­ta des­de el aire es un dese­cho social al ser­vi­cio de la Cía!!!

Con pro­fun­da sed de liber­tad, la gar­gan­ta refle­jo de la con­cien­cia lle­ga de mi hacia todos: escri­be recha­zan­do con pasión admi­ra­ble el arma del sis­te­ma que gobier­na; bur­bu­jas sobre el espa­cio de la gran masa dis­pues­ta a estran­gu­lar en su mar­cha a galo­pe hitle­riano por las calles más pobres infec­ta de “cri­sis”!!! Avan­za des­pia­da­da asal­tan­do casas y estran­gu­lan­do con des­pre­cio la cin­tu­ra del más débil. El cole­ga que pre­sen­to entre líneas tose el repu­dio, tras su arca­da con­tra el capi­ta­lis­mo, inten­ta vomi­tar sobre el sis­te­ma su odio a la vez que evo­ca una denun­cia en mi correo; a él lle­ga su indig­na­ción por los recor­tes, en éste caso a [email protected]> pen­sio­nis­tas. Agra­dez­co y mucho esa comu­ni­ca­ción, con­fian­za mos­tra­da y, pien­so en el men­sa­je del com­pa­ñe­ro y ami­go, per­dón her­mano… hay que ser ruin para recor­tar las pen­sio­nes que en la mayo­ría de los casos no lle­gan ni 600 €… ASESINOS DE LA HUMANIDAD, JAMÁS OBTENDRÁN PERDÓN VUESTRAS VIDAS!!!, pien­so.

Ni mirar qui­se, a la pes­te ruin, en la que fun­da­men­tan los recor­tes lla­ma­da res­ca­te más al hacer­lo los ojos me hicie­ron txi­ri­bi­tas, pero no a colo­res com­pa­ñe­ros, para nada!, sino a pozo María Lui­sa de Cia­ño, en Lan­greo, o Pozo de San­ta Cruz del Sil, en León: den­tro de la entra­ña de la mina el páni­co todo negro…

Mis­mo com­pa­ñe­ros, así es como yo vi, LA CARA DEL RESCATE, tóxi­ca y negra como el car­bón que se depo­si­ta en los pul­mo­nes de nues­tros her­ma­nos de la mine­ría: es un mons­truo!!!, se tra­ta de un des­pre­cia­ble áci­do que mina la mina, el mar, el cam­po, has­ta el aire mina y los dere­chos bási­cos logra­dos todo lo mina; arma peli­gro­sa mani­pu­la­da por boto­nes del per­ju­ra­men­to des­pó­ti­co sobre la pro­pia idio­sin­cra­sia y filo­so­fía ciu­da­da­na; así es como el mona­gui­llo de pala­cio se lan­za a arrui­nar la vida de nues­tra gen­te, es él!, el ver­du­go a tra­vés de balas-ley que des­car­ga recor­tes más gran­des cuan­to más mise­ra­ble con­si­de­ra el ciu­da­dano de a pie, a ellos las diri­ge, en leal­tad al dino­sau­rio sis­te­ma que ava­la su ser­vi­dum­bre. El ami­go lle­gó a res­ca­tar­me de las malas fuen­tes…

-¡No bebas agua de ellas me advir­tió!, e infor­mó, del peli­gro del RESCATE: lo que con­lle­va de recor­tes socia­les comu­ni­ta­rios. Así no más fue como me man­dó avi­so de las pre­ten­sio­nes del mons­truo sobre los abue­los, él es el ami­go que repor­ta la denun­cia ade­más de unas hoji­tas para fir­mar:

Se tra­ta, argu­men­ta pacien­te­men­te, de reu­nir 500. 000 fir­mas para obli­gar al Par­la­men­to a esta­ble­cer una ley que impi­da el saqueo al que lla­man “RESCATE”, y sugie­re con humil­dad haga lo que pue­da.

Me enca­mino hacia el apa­ra­to foto­grá­fi­co del Flako“titiriteros bil­bo­ta­rras, que reco­ge una serie de vis­tas ins­tan­tá­neas de una esce­na ani­ma­da, que lue­go, pro­yec­ta­das en suce­sión muy rápi­da, pro­du­cen la ilu­sión de que las imá­ge­nes se mue­ven y de que sus auto­res pien­san, y ya saben todo lo que eso sig­ni­fi­ca, lo que me ale­gro ‑pue­da que mi “pri­ma” no esté total­men­te en ries­go!!!, pien­so. Sí, cla­ro, que es de lamen­tar que los cen­so­res tam­bién pien­sen y nos cla­ven su arma como cuño racial sobre nues­tros bra­zos, cara, fren­te, o lo que es de espe­rar por la espal­da cuan­do menos lo espe­ras; ban­de­ri­lla de recor­tes que te eli­mi­na de a poco con­vir­tién­do­te en menos que nada social­men­te, sin que por ello pro­duz­ca fisu­ras rele­van­tes sobre la “inven­ci­ble Espa­ña” que domi­na sobre todas las cosas.

No, no levan­ta­mos cabe­za ni alza­mos millo­nes de puños deci­si­vos, con­tra la pro­fe­sión de polí­ti­co que repre­sen­ta el gran nego­cio redon­do sin inver­sio­nes, ya que el que se pre­sen­ta a direc­tor demó­cra­ta, pre­si­den­te, minis­tro, con­se­je­ro, y más de dicha mul­ti­na­cio­nal capi­ta­lis­ta ni dig­ni­dad invier­te!, no la nece­si­ta, nadie dimi­te!!! No, no es impres­cin­di­ble para impo­ner­se con des­pe­cho de des­pre­cio y des­po­jar de todo lo con­quis­ta­do des­de hace déca­das ya siglos que por ellos otros murie­ron. No la nece­si­ta, la dig­ni­dad digo, no hay amo­ti­na­dos por ello, no hay rebe­lio­nes que acre­di­ten la obli­ga­ción de dimi­tir, demo­crá­ti­ca­men­te ablan­do digo sino la de per­pe­tuar la ruin­dad, por­que lo dicho, hay que ser ruin para humi­llar de esa mane­ra a los abue­los que han esta­do, “gra­cias” al mis­mo sis­te­ma des­de hace años, de prin­ci­pal sos­tén fami­liar, sus­ten­to que abar­ca [email protected] casa­dos y sol­te­ros en edad de tra­ba­jar, y ayu­dan­do a los estu­dios y más a los nie­tos. Sí, hay que tener mucho odio al pue­blo tra­ba­ja­dor ya que has­ta el aíre que se res­pi­ra ya años de recor­tes medio-ambien­ta­les, lle­nan­do hue­cos y grie­tas de polu­ción; a la cúpu­la ban­que­ra le impor­ta un cara­jo que la gen­te mue­ra res­pi­ran­do oxi­do car­bó­ni­co, o de los expe­ri­men­tos grin­gos sobre “gue­rras ambien­ta­les”… Entre todo éste con­ta­mi­na­do ambien­te, encon­tré a Talía hecha unos zorros, de lo más cabrea­da, tan­to como al com­pa­ñe­ro de Sevi­lla, dis­pues­ta hacer la gue­rra al gobierno, antes de yo abrir la puer­ta de casa ya esta­ba gri­tan­do:

  • Resul­ta, Mai­té, que ayer pre­ten­dían cobrar­me seis euros demás por el mis­mo baña­dor de hace un mes y en la mis­ma tien­da: un tan­gui­ta de nada mil pelas demás tía!, (lo dijo por­que den­tro de poqui­to, dicen, tene­mos que vol­ver a acos­tum­brar­nos a las pese­ti­llas), y están más recor­ta­dos que nun­ca, ¿por­qué tie­nen que cobrar más?, invier­ten menos y de peor cali­dad y los han subi­do los bui­tres!!! Igua­li­to que con los toma­tes, antes com­pra­ba un kilo por algo menos de dos euros, aho­ra, por dos euros te dan un toma­te, han recor­ta­do los toma­tes nes­ka!, y eso si, sin tan­ga pue­do bañar­me pero con la comi­da no se jue­ga!!! Mira Mai­té, yo pien­so que lo de la luz, ya es para orga­ni­zar una Comu­na como la de París, pero con mejo­res resul­ta­dos para el pue­blo cla­ro, cla­ro! Estos sin­ver­güen­zas se están forran­do con “nues­tra san­ta pacien­cia”, a cuen­ta de qué, nos hemos vuel­to así de sumi­sos!!! Cada dos meses nos incre­men­tan el reci­bo de la luz, esto ya no es un recor­te, es un cor­te gene­ra­li­za­do de la ener­gía eléc­tri­ca que nos apli­ca­rán al no poder pagar los reci­bos, vamos a vol­ver a la épo­ca de los tata­ra­bue­los: al can­dil, las velas, y las barras de hie­lo para refri­ge­rar los ali­men­tos!!! Has vis­to qué gen­tu­za mai­tia!, aho­ra ten­dre­mos que pagar total­men­te los fár­ma­cos que mas uti­li­za­mos:

    Prohi­bi­do poner­se malo, y morir­se tam­bién!, con tan­to recor­te va a cos­tar un ojo de la cara el terre­ni­to para el des­can­so eterno… Que bella­cos chi­ca, has­ta el jamón nos qui­ta­rán!, ya me veo a base de papas coci­das sin moji­to picón, ni eso!, pas­ta mala a todas horas con toma­te y sin cho­ri­zo y de pos­tre piz­za tam­bién con un simu­la­cro de toma­te des­hi­dra­ta­do, y sin jamón, y los domin­gos ham­bur­gue­sa dise­ca­da! Es este no otro!, el futu­ro y pre­sen­te que nos pro­me­te la dic­ta­du­ra par­la­men­ta­ria maja, el des­tino que nos espe­ra si no gri­ta­mos, si no nos reve­la­mos con­tra esta ban­da de delin­cuen­tes. Te voy a ser sin­ce­ra biotza“al que aso­me la cabe­za, como la filo­so­fía del 26 de Julio en Cuba, duro con él pero duro!, y, mien­tras tan­to… ¡¡Aquí no paga nadie!!, esa es mi con­sig­na…

En una de las obras de tea­tro que he repre­sen­ta­do del uru­gua­yo Rosen­cof, el per­so­na­je que hace de vaca domes­ti­ca­da, ence­rra­da en un esta­blo, jun­to a José, joven que no acep­ta el cau­ti­ve­rio, dice ella:

  • Ten pacien­cia José…

Este la con­tes­ta:

  • La pacien­cia es un medio para morir len­ta­men­te.

El tiem­po corre len­ta­men­te, pare­cie­ra que la famé­li­ca legión empe­za­ra por arri­ba de la ola a obser­var que otros cami­nan hacia las cañe­rías del mons­truo del con­gre­so sede del hur­to, total esta­mos en verano!, subir los artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad y poner taco­nes orto­pé­di­cos a la “Pri­ma”… has­ta pue­de que no se vea igual des­de una pla­ya que aguan­tan­do frío del cru­do invierno del lado de una estu­fa. En verano los niños duer­men bien, el tren va des­pa­cio para poder obser­var el pai­sa­je, las calles pare­cen más ale­gres por el gri­te­río, qui­zá, has­ta la feli­ci­dad esté de nues­tro lado pese a la ame­na­za y no se vea el ries­go que corre­mos con la “Pri­ma y su mari­do”, pes­te de cri­sis la del capi­ta­lis­mo… El sol se sube a las nubes y sal­ta sobre mi, un humo negro sale de un bos­que, miles de hec­tá­reas se que­man, dicen que si fue la coli­lla de un camio­ne­ro pero ya yo se que fue la espe­cu­la­ción que defien­de a la cla­se de“medusas Pan­to­ja y cacho­rros del 18 de Julio.

Los que roban la car­ne de la mesa

pre­di­can resig­na­ción.

Aque­llos a los que están des­ti­na­dos los dones

exi­gen espí­ri­tu de sacri­fi­cio.

Los har­tos hablan a los ham­brien­tos

de los gran­des tiem­pos que ven­drán.

Los que lle­van la nación al abis­mo

afir­man que gober­nar es dema­sia­do difí­cil

para el hom­bre sen­ci­llo.

(Ber­tolt Brecht)

Una sema­na antes, Jua­quín, había ido al ban­co a inten­tar rene­go­ciar la cuo­ta de la hipo­te­ca, algo muy deli­ca­do y com­pli­ca­do por­que te pue­de cos­tar la vida. Le iban a que­dar 400 euros de sub­si­dio des­pués de ago­tar el paro y debía pagar 500 al mes por su vivien­da, (casa que se había refor­ma­do con sus pro­pias manos, en un edi­fi­cio des­tar­ta­la­do que lle­va más de medio siglo en pie, y sobre la que aún pesa una deu­da de 90.000 euros). El ban­co no dio su bra­zo a tor­cer como es “natu­ral”… Jua­quín no pudo aguan­tar más el pul­so de la vida… Rosa­rio, su com­pa­ñe­ra, son­ríe nos­tál­gi­ca cuan­do recuer­da que 28 años de matri­mo­nio no habían cam­bia­do su cos­tum­bre de ir a todas par­tes aga­rra­dos de la mano, que él le die­ra un masa­ji­to cuan­do la dolía la espal­da, deta­lles que les seguía unien­do y trans­mi­tían feli­ci­dad, has­ta que se pre­sen­tó sigi­lo­sa en sus vidas “cri­sis”, sus efec­tos direc­tos sobre la pobla­ción. El paro for­zo­so tum­bó moral­men­te al alba­ñil de 45 años: “La mal­di­ta cri­sis ha mata­do a mi mari­do. Se ha lle­va­do a un hom­bre bueno, hon­ra­do y tra­ba­ja­dor.” Mien­tras que un ino­cen­te niño, nie­to de Jua­quín de cua­tro años, se pre­gun­ta por qué su abue­lo ya no va a ver­le y le lle­va a pes­car.

NOTA

“Cri­sis”, arma bio­ló­gi­ca con­tra los más mise­ra­bles…

Es la diges­tión mor­tí­fe­ra de una oli­gar­quía basa­da en la corrup­ción del feu­da­lis­mo empre­sa­rial sobre una polí­ti­ca des­pia­da­da anti­obre­ra que impo­ne cícli­ca­men­te nue­va estruc­tu­ra­ción eco­nó­mi­ca sobre nue­vos ajus­tes retró­gra­dos y enfo­que de mer­ca­do labo­ral que con­lle­va una

re-estruc­tu­ra­ción sal­va­je labo­ral: el des­pi­do masi­vo, la pér­di­da del poder adqui­si­ti­vo, des­po­jar­nos de dere­chos socia­les tan bási­cos como la vivien­da, la fami­lia, la sani­dad gra­tui­ta e igua­li­ta­ria para todos, la cul­tu­ra, la ener­gía, y ali­men­tos bási­cos ase­qui­bles a la gran mayo­ría, pen­sio­nes para vivir y no morir como perro apa­lea­do por la socie­dad, por un sis­te­ma que te mira como un intru­so…

Para impo­ner estas medi­das que mar­can los pode­ro­sos de la eco­no­mía mun­dial, los que mane­jan los ban­cos, las fábri­cas de armas, las gue­rras impe­ria­lis­tas no solo nece­si­ta de su espe­luz­nan­te poten­cial apa­ra­to repre­si­vo, sinó que a la vez uti­li­za sus medios de comu­ni­ca­ción de masas, mer­ce­na­rios de la comu­ni­ca­ción que refuer­zan no sólo al pro­pio sis­te­ma que los ali­men­ta, alien­tan, poten­cian, tam­bién al pro­pio apa­ra­to repre­si­vo que les defien­de como cla­se, como hizo Hitler para domes­ti­car las masas en Euro­pa, II Gue­rra Mun­dial, uti­li­za a los par­ti­dos polí­ti­cos para hacer igle­sia, creen­cia, reli­gión, ador­me­cer al pue­blo con pro­me­sas, con ame­na­zas y ser­mo­nes, con téc­ni­cas que siem­pre le han fun­cio­na­do para des­ar­mar y des­man­te­lar indus­trias, des­mo­ra­li­zar, alie­nar, domi­nar, impo­ner, crear espec­tácu­lo por cul­tu­ra o depor­te, “depor­te”… Alie­na­ción, vol­ver a los toros como poten­cial retró­gra­do; cul­tu­ra como des­po­tis­mo, tele­vi­sión induc­to­ra anti­cul­tu­ral y pro­mo­cio­nes basu­ra como for­ma de con­so­li­dar una dic­ta­du­ra capi­ta­lis­ta, que sigue uti­li­zan­do las mis­mas armas fran­quis­tas: nazis­mo, fas­cis­mo, par­la­men­ta­ris­mo sobre una úni­ca ideo­lo­gía de roles según la nece­si­da­des; ser­vi­do­res de la gran ban­ca según ofer­ta y deman­da de la “demo­cra­cia”; otra arma, apo­ya­da por una corrien­te sumi­sa que ema­nó del pue­blo, resig­na­da y entre­ga­da de lleno en pro­se­li­tis­mo por sus esca­ños al capi­ta­lis­mo, que en con­jun­to su his­to­ria, ha ins­ta­la­do en el poder el ultra­na­cio­na­lis­mo fas­cis­ta.

- Ten pacien­cia José… ten pacien­cia.

La luna, don­de quie­ro ir a parar si lo he mere­ci­do…

Jun­to a ella sue­ña mi feli­ci­dad, y con­ver­sa con ella; me mira, sobre un panal de miel de abe­ja la miro me mira y me dice que no está con­ten­ta con lo que ve des­de allá arri­ba, ¿será la luna ami­ga de los des­po­seí­dos qui­zá?, que según cuen­ta son de los pocos que hablan con ella, que los gran­des pode­ro­sos ni la miran. La luna me dice que los pue­blos llo­ran, y que ella no quie­re ver a sus ami­gos tris­tes, ver­los reír si quie­re, uni­dos tam­bién para luchar, y es que la lucha siem­pre le ha gus­ta­do a la luna, eso dice, tam­bién me dice que cui­da­di­to con los recor­tes que los yan­quis están hacien­do en Lati­noa­mé­ri­ca, y da ejem­plos:

En Hon­du­ras, colo­can­do un equi­po de gobierno ser­vi­dor de las armas capi­ta­lis­tas, y para mejor ser­vir a nivel inter­na­cio­nal al impe­rio USA, impo­ne en su pro­pio país el fas­cis­mo. Y, aho­ra otro gol­pe, otro recor­te a la demo­cra­cia en Para­guay, ponien­do a Fran­co (otro) para mejor domi­nar la eco­no­mía nar­co- corrup­ta. Evo, en Boli­via, otro tan­to con los poli­cías corrup­tos, igual que pasó a Correa…

Los yan­quis quie­ren recor­tar el avan­ce de la izquier­da por eso tie­nen que crear armas bio­ló­gi­cas, ideo­ló­gi­cas, y otras, for­ma de que sus intere­ses no peli­gren nun­ca. La luna soli­da­ria nos envía un avi­so:

¡Cui­da­di­to com­pa­dres con esos pen­de­jos del impe­ria­lis­mo!

Y, nos rega­la un poe­ma que apren­dió del gran poe­ta, León Feli­pe:

Yo no sé muchas cosas, es ver­dad.

Digo tan sólo lo que he vis­to.

Y he vis­to:

Que la cuna del hom­bre la mecen los cuen­tos…

Que los gri­tos de angus­tia del hom­bre los aho­gan con cuen­tos…

Que los hue­sos del hom­bre los entie­rran con cuen­tos…

Y que el mie­do del hom­bre…

ha inven­ta­do todos los cuen­tos.

Yo sé muy pocas cosas, es ver­dad.

Pero me han dor­mi­do con todos los cuen­tos…

Y sé todos los cuen­tos.

PD.

Cien­tí­fi­cos de Cana­dá, dicen haber logra­do una medi­ci­na que “borra” recuer­dos…

Al loro con el capi­ta­lis­mo no la metan en la leche, agua, azú­car, arroz, gar­ban­zos, nos anu­len la his­to­ria, y has­ta la pro­pia exis­ten­cia!!! Aun­que ellos insis­ten en que, sólo borra lo malo, y que las expe­rien­cias agra­da­bles per­ma­ne­cen inal­te­ra­bles, no te fíes ni un pelín!… ¿Pien­sas que tus y mis expe­rien­cias agra­da­bles, son las mis­mas que ellos res­pe­tan? Peli­gro­so sería que yo coin­ci­die­ra con ellos en lo bueno y malo para el pue­blo, aler­ta a la “cien­cia del sis­te­ma”!!! Qué atro­pe­llo, qué fal­ta de res­pe­to a la razón, cual­quie­ra es un un “señor”, cual­quie­ra es un ladrón!!! Pre­ten­der que crea­mos que pri­me­ro es “su segu­ri­dad eter­na” y des­pués nues­tra Liber­tad… Cochino sis­te­ma “de cien­tí­fi­cos”, puer­cos que edi­fi­can mi salud aje­na a los dere­chos de ense­ñan­za, salud físi­ca y psí­qui­ca!!! Hora de odiar a los que edi­fi­can y apun­ta­lan esta for­ma de vida, mer­ce­na­rios a la sopa boba que no per­mi­ten ele­gir ni deci­dir, sinó votar siem­pre al mis­mo sis­te­ma: aun­que inten­ten enga­ñar­te sus dife­ren­tes más­ca­ras a suel­do, y un mis­mo sas­tre, ni sor­tear la suer­te te per­mi­te… Y, me ofre­ce tan­ques por segu­ri­dad, y me ofre­ce misi­les y bom­bas, nun­ca un lugar para el des­can­so con niños corrien­do ham­brien­tos por vivir, apren­der, cre­cer, rién­do­se entorno al vue­lo de las olas del mar y las gavio­tas aje­nas a las áreas comer­cia­les; jue­go e ino­cen­cia, comu­ni­ca­ción como segu­ri­dad que impi­da una socie­dad enfer­ma que de por salu­da­ble un barrio sin par­ques, sin jue­gos, sin salud, sin ban­cos bajo los árbo­les y fuen­tes, sin cines. Hora de odiar “la cien­cia” que espe­ra el míni­mo des­cui­do de los pue­blos para mate­ria­li­zar la muer­te como pre­tex­to de vida. Hora, es la hora ami­go, her­mano, com­pa­ñe­ro, cama­ra­da! *La luna es como mi veci­na, quie­ro ser como ellas, como el sue­ño que nos lan­zan. Talía se mar­chó dejan­do la puer­ta de mi casa abier­ta de par en par, des­po­tri­can­do con­tra los recor­tes, se va con su gri­to anti­gu­ber­na­men­tal en bus­ca de otros gri­tos; me con­ta­gio de su fuer­za, voy tras ella, ya somos dos.

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de tea­tro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *