Doc­tri­nas- Borro­ka Garaia

Hace poco nos lle­ga­ba la bue­na noti­cia de que des­de los tri­bu­na­les euro­peos (esos mis­mos que die­ron el vis­to bueno a las ile­ga­li­za­cio­nes), la doc­tri­na PSOE o doc­tri­na Zapa­te­ro, idea­da en el 2006 (no se por­qué algu­nos insis­ten en lla­mar­la Parot), que impo­ne exten­sión de penas de una mane­ra retro­ac­ti­va y por lo tan­to en con­tra de lo más bási­co del dere­cho penal e inclu­so de la pro­pia cons­ti­tu­ción espa­ño­la, no debía estar sien­do apli­ca­da a la pre­sa polí­ti­ca Inés del Río y por lo tan­to crean­do juris­pru­den­cia en los casos don­de simi­lar­men­te es apli­ca­da a dece­nas de pre­sos polí­ti­cos en la mis­ma situación.

En reali­dad esta sen­ten­cia no pone en tela de jui­cio la exis­ten­cia de esa doc­tri­na, la cual podría endu­re­cer­se si el esta­do espa­ñol lo qui­sie­ra, sino que sea apli­ca­da retro-acti­va­men­te a pre­sos ya con­de­na­dos antes de la exis­ten­cia de ella. En cual­quier caso es de sobra cono­ci­do que el obje­ti­vo prio­ri­ta­rio de este tra­pi­cheo legal no tenía otro sen­ti­do más que alar­gar la estan­cia en las cár­ce­les de exter­mino de pre­sos polí­ti­cos que habían cum­pli­do la con­de­na o esta­ban a pun­to de hacer­lo. Es por ello que resul­ta ridícu­lo y paté­ti­co que el úni­co argu­men­to del esta­do espa­ñol para negar­se a aca­tar esta sen­ten­cia sea que exis­te ries­go de fuga en pri­sio­ne­ros que debían de estar en la calle en liber­tad, ya que es mate­rial­men­te impo­si­ble fugar­se de pri­sión si no estás pri­sio­ne­ro. O digá­mos­lo en el idio­ma de pen­sa­do­res como el minis­tro de indus­tria, ener­gía y turis­mo espa­ñol; Es “meta­fí­si­ca­men­te imposible”.

Para los que no cree­mos en la jus­ti­cia de la jus­ti­cia bur­gue­sa, sea esta espa­ño­la, fran­ce­sa o euro­pea, sobre todo en los casos don­de se cru­zan con el con­flic­to polí­ti­co en Eus­kal Herria, siem­pre sur­gen las pre­gun­tas y los por­qué de esta u otra deci­sión. Ya que nada es casual y mucho menos res­pon­de a bare­mos de jus­ti­cia sino de razo­nes polí­ti­cas e intere­ses con­cre­tos. Ya sea para evi­tar o impul­sar algo.

Los tri­bu­na­les euro­peos han cami­na­do siem­pre de la mano de los esta­dos espa­ñol y fran­cés en su lucha con­tra el inde­pen­den­tis­mo vas­co. Sacar a ETA de la ecua­ción del con­flic­to ha sido un obje­ti­vo tan­to para los esta­dos como para las auto­ri­da­des capi­ta­lis­tas europeas.

Como ya se ha comen­ta­do aquí en otras oca­sio­nes, Eus­kal Herria como pro­yec­to nacio­nal inde­pen­dien­te debi­do a la exis­ten­cia de un pro­yec­to rup­tu­ris­ta de izquier­da de un poten­cial y fuer­za iné­di­to en Euro­pa ade­más de una socie­dad con­tra­ria a la OTAN no reci­be el apo­yo direc­to de nin­gu­na fuer­za de peso occi­den­tal. Un esta­do vas­co cons­trui­do por la izquier­da entre otras cosas podría ser un ele­men­to de “con­ta­gio” no deseado.

El obje­ti­vo prio­ri­ta­rio de esa par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal es la eli­mi­na­ción de ETA y la suje­ción y asi­mi­la­ción polí­ti­ca del MLNV en bare­mos inter­na­cio­na­les media­na­men­te con­tro­la­bles a sus intere­ses. Pun­to pelo­ta. Si para ello es nece­sa­rio un puen­te de pla­ta, lo inten­ta­rán poner poco a poco por mucho que moles­te a la estra­te­gia cazu­rra del espa­ño­lis­mo o se encuen­tre apa­ren­te­men­te a la deri­va. Que en mi opi­nión no lo están tan­to como pudie­ra pare­cer a veces.

Tenien­do pre­sen­te que nin­gún esta­men­to capi­ta­lis­ta va a apor­tar un ápi­ce en la libe­ra­ción de Eus­kal Herria ni en des­mon­tar las bases en las que se alzan las torres repre­si­vas, eso no debe ser óbi­ce para apro­ve­char todas las con­tra­dic­cio­nes que gene­ren, todos los movi­mien­tos que reali­cen aun­que sus obje­ti­vos se encuen­tren en otros pará­me­tros, y en defi­ni­ti­va meter car­gas ahí don­de ponen cuñas. Y es que igual, en el camino hacia el redil aca­ban dán­do­se cuen­ta que los que han entra­do con­fia­dos en el redil son ellos. Cla­ro está, si se man­tie­ne la vis­ta cla­ra en el hori­zon­te y no se creen cier­tas “bon­da­des”.

De momen­to, y en este caso con­cre­to, no que­da otra más que ace­le­rar moto­res has­ta libe­rar a todos los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos a los que se les ha apli­ca­do la mal­di­ta doc­tri­na para alar­gar cruel­men­te con­de­nas, ero­sio­nan­do polí­ti­ca­men­te sin com­pa­sión al esta­do por este motivo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *