Tu cuer­po no es el pro­ble­ma

Esta­mos har­tas de mode­los, de medi­das per­fec­tas y de que se tra­ten la celu­li­tis, las arru­gas ‚la mens­trua­ción, menopausia…como enfer­me­da­des, como pro­ble­mas para los que, por supues­to, alguien tie­ne una solu­ción que ven­der­nos. Com­pra­rán cada vez más tiem­po en tele­vi­sión y más espa­cios en nues­tras calles, revis­tas, perió­di­cos, para­das de gua­guas, tran­vía… para recor­dar­nos ¿cuán­tas veces al día? que no pode­mos salir a la calle sin depi­lar­nos, sin “estar gua­pas”, sexys, fla­cas y son­rien­tes. Nun­ca sere­mos per­fec­tas, pero tam­po­co que­rre­mos ser­lo… sabe­mos de la difi­cul­tad de rom­per con todo lo que nos han meti­do des­de el momen­to que nace­mos (o ya antes de nacer…). Somos noso­tras las que hoy gri­ta­mos esto, y las mis­mas que maña­na nos mira­mos preo­cu­pa­das al espe­jo. Pero esta situa­ción no pue­de más que mul­ti­pli­car nues­tras ganas de cam­biar esta basu­ra que tene­mos den­tro.

Ya vemos las con­se­cuen­cias de la vio­len­cia con que la socie­dad tra­ta a las muje­res, des­de las muer­tas has­ta las niñas ano­ré­xi­cas. Cómo esta pre­sión y re-pre­sión sobre noso­tras nos tie­ne tan sumi­sas que no mor­de­mos a quién nos hace daño y com­pra­mos sus pro­duc­tos.

Que en una tien­da de salud, haya un car­tel enor­me que diga: “ Es horri­ble que ten­gas arru­gas, no ense­ñes la celu­li­tis en verano, deseas ser la mujer de este anun­cio, tie­nes que reafir­mar tu pecho, cóm­pra­me para curar­te la baja auto­es­ti­ma, estás gor­da, tie­nes gra­nos, eres vie­ja, aver­güén­za­te de ti mis­ma…” es vio­len­cia.

La publi­ci­dad, aun­que no lo parez­ca, jamás pasa des­aper­ci­bi­da por nues­tras vidas, nos man­da men­sa­jes al cere­bro infi­ni­tas veces al día que van hacien­do mella en noso­tras mis­mas y en nues­tras rela­cio­nes. En vez de exi­gir que dejen de inva­dir nues­tro espa­cio vital, nos cree­mos sus solu­cio­nes crean­do nues­tros pro­ble­mas. Y les ayu­da­mos a publi­ci­tar­se…

No vamos a per­mi­tir que esto siga así. Tene­mos nues­tros cuer­pos, con sus dis­tin­tas for­mas, sen­si­bi­li­da­des, reco­ve­cos y pla­ce­res… Esta­mos apren­dien­do a cono­cer­lo y dis­fru­tar­lo, a sen­tir­lo como lo que es, una par­te de noso­tras que nos da pla­cer y nos per­mi­te crear, y que tie­ne infi­ni­tas posi­bi­li­da­des más… Esta­mos apren­dien­do que en este pro­ce­so hay per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que no nos per­mi­ten avan­zar, que nos agre­den y nos vio­len­tan, que nos man­tie­nen don­de no moles­te­mos, que impi­den que nos comu­ni­que­mos… Y por eso, este noche nos hemos pro­pues­to que un buen núme­ro de far­ma­cias no nos insul­ten maña­na, cuan­do pasee­mos por la calle delan­te de esca­pa­ra­tes que no podrán decir­nos: “Es horri­ble que ten­gas arru­gas, no ense­ñes la celu­li­tis en verano, deseas ser la mujer de este anun­cio, tie­nes que reafir­mar tu pecho, cóm­pra­me para curar­te la baja auto­es­ti­ma, estás gor­da, tie­nes gra­nos, eres vie­ja, aver­güén­za­te de ti mis­ma…”

En una socie­dad enfer­ma cre­cen per­so­nas enfer­mas, algu­nas aún creen que su cuer­po es el pro­ble­ma…

NO LLAMES SALUD A LA ANOREXIA Y LA BULIMIA

NO LLAMES SALUD A METERNOS MIEDO A SALIR A LA CALLE…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *