Siem­pre p’a­lan­te- Alva­ro Reiza­bal

Lo úni­co que se les ocu­rre publi­car a muchos medios espa­ño­les es que la sen­ten­cia pue­de obli­gar a excar­ce­lar a más de 80 pre­sos, en lugar de decir que hay más de 80 ciu­da­da­nos que se encuen­tran ile­gal­men­te en la cár­cel.

En febre­ro de 2006 el Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol dic­tó una sen­ten­cia rein­ter­pre­tan­do el Códi­go Penal 73, que esta­ble­cía la for­ma de cum­pli­mien­to de las penas en caso de con­de­nas múl­ti­ples. Duran­te casi un siglo se había enten­di­do que la reden­ción de penas por el tra­ba­jo se apli­ca­ba dedu­cien­do lo redi­mi­do del lími­te máxi­mo de cum­pli­mien­to, enton­ces de 30 años. A par­tir de esa fecha deci­die­ron que las reden­cio­nes ya no se redu­ci­rían así, sino pena por pena suce­si­va­men­te, de tal mane­ra que, en la prác­ti­ca, no ser­vían para nada.

El giro coper­ni­cano en la inter­pre­ta­ción del pre­cep­to supu­so una vul­ne­ra­ción de los prin­ci­pios de lega­li­dad y de irre­tro­ac­ti­vi­dad de la ley penal más des­fa­vo­ra­ble. Se pre­gun­ta­rá el lec­tor la razón de seme­jan­te cata­clis­mo y la expli­ca­ción es sen­ci­lla: esta­ban a pun­to de salir de la cár­cel un buen núme­ro de pre­sos de ETA por cum­pli­mien­to del máxi­mo de 30 años. Entre ellos el ipar­ta­rra Unai Parot y, como sue­le ocu­rrir en estos casos, se hizo una apli­ca­ción ad hoc e intui­tu per­so­nae, modi­fi­can­do lo que se venía apli­can­do des­de hace casi un siglo.

El vas­co, al que los espa­ño­les lla­man fran­cés, no tenía que salir de la cár­cel y, reme­mo­ran­do el 2 de mayo de 1808, parie­ron la mal lla­ma­da «doc­tri­na Parot», que no es mas que la doc­tri­na de la ven­gan­za. Y como él, otros muchos vas­cos lle­van cum­plien­do años extra de pri­sión en las más duras con­di­cio­nes, por el morro y a pul­so.

El tiem­po ha pasa­do y ha lle­ga­do la sen­ten­cia del Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go que, por una­ni­mi­dad, decla­ra ile­gal la arti­fi­cial pro­lon­ga­ción de las penas y con­si­de­ra que Espa­ña debe garan­ti­zar la pues­ta en liber­tad de Inés del Río a la mayor bre­ve­dad. Me ale­gro por Inés y por todos los pre­sos vas­cos que están ile­gal­men­te dete­ni­dos tras haber cum­pli­do ínte­gra­men­te sus con­de­nas, y feli­ci­to efu­si­va­men­te a los com­pa­ñe­ros que defien­den este asun­to por su éxi­to.

Ante esta impor­tan­te deci­sión lo úni­co que se les ocu­rre publi­car a muchos medios espa­ño­les es que la sen­ten­cia pue­de obli­gar a excar­ce­lar a más de 80 pre­sos de ETA, en lugar de decir que hay más de 80 ciu­da­da­nos que se encuen­tran ile­gal­men­te en la cár­cel. Y el gobierno del PP, tan euro­peo a la hora de ir limos­nean­do res­ca­tes, digo cré­di­tos, anun­cia que recu­rri­rá has­ta el fin de los siglos y que, pese a la sen­ten­cia, no excar­ce­la­rá a las per­so­nas ile­gal­men­te rete­ni­das, rein­ci­dien­do, así, en su per­ti­naz con­duc­ta de vul­ne­ra­ción del Tra­ta­do. ¡Espa­ña siem­pre p’a­lan­te!

Es algo difí­cil de enten­der, por­que, cuan­do, como todo pare­ce indi­car, la Gran Sala rati­fi­que el cri­te­rio de la sen­ten­cia actual, la cru­da reali­dad vol­ve­rá a impo­ner­se y el gobierno se verá obli­ga­do a excar­ce­lar a los ilí­ci­ta­men­te secues­tra­dos duran­te tan­tos años, ade­más de haber que­da­do con el culo al aire. Solo pue­de enten­der­se en cla­ve de que pien­sen que para enton­ces ya les habrán echa­do del gobierno y serán otros los que ten­gan que poner el cas­ca­bel al gato. Al paso que lle­van…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *