Rajoy anun­cia los mayo­res recor­tes eco­nó­mi­cos de la his­to­ria en el esta­do espa­ñol

Mariano Rajoy

Las pala­bras se que­da­ron esta maña­na cor­tas para defi­nir el bru­tal hacha­zo que el Gobierno del PP ases­ta al “Esta­do del bien­es­tar” espa­ñol. De has­ta 65.000 millo­nes de eurosen dos años y medio, casi cin­co veces más del apli­ca­do por Zapa­te­ro en 2010 (15.000 millo­nes).

Con cas­ti­gos tan impo­pu­la­res como la subi­da del IVA, la reduc­ción de las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo, la supre­sión de la paga extra de Navi­dad a los fun­cio­na­rios públi­cos, la reor­de­na­ción de las Admi­nis­tra­cio­nes Públi­cas, el ajus­te adi­cio­nal de 600 millo­nes de euros en los minis­te­rios, otra mer­ma a las ayu­das a par­ti­dos y sin­di­ca­tos, la refor­ma de las pen­sio­nes o el alza de los impues­tos medioam­bien­ta­les.

Pero ese espec­ta­cu­lar recor­te que­dó reves­ti­do con la mis­ma leta­nía que acom­pa­ñó tam­bién al dis­cur­so del ante­rior jefe del Eje­cu­ti­vo: no hay más sali­das, esto es lo hay que hacer, no se pue­de hacer otra cosa. Y aún más: Rajoy reco­no­ció que Espa­ña está tute­la­da, sin manos libres, sin auto­no­mía. Inter­ve­ni­da, a fin de cuen­tas, aun­que en nin­gún momen­to empleó esa pala­bra: “Los espa­ño­les hemos lle­ga­do a un pun­to en que no pode­mos ele­gir entre que­dar­nos como esta­mos o hacer sacri­fi­cios. No tene­mos esa liber­tad. Las cir­cuns­tan­cias no son tan gene­ro­sas”.

El pre­si­den­te tuvo tam­bién que asu­mir que ha devo­ra­do por com­ple­to su pro­gra­ma elec­to­ral. “No dis­po­ne­mos de más ley ni de más cri­te­rio que el que la nece­si­dad nos impo­ne. Hace­mos lo que no nos que­da más reme­dio que hacer, tan­to si nos gus­ta como si no. Yo soy el pri­me­ro en estar hacien­do lo que no me gus­ta”.

La retó­ri­ca dra­má­ti­ca, chur­chi­llia­na, cen­tra­da en la cul­tu­ra de los esfuer­zos sin cuen­to con la espe­ran­za de una recu­pe­ra­ción sin fecha, hizo de pues­ta en esce­na del anun­cio de una bate­ría de medi­das que el pro­pio Rajoy asu­mió que “no son agra­da­bles” y “due­len a cada per­so­na”, pero que sí son “impres­cin­di­bles”.

El pre­si­den­te tar­dó en entrar en mate­ria, inten­tan­do retra­sar el sin­sa­bor del rela­to de los ajus­tes obli­ga­dos por la Unión Euro­pea y moti­va­dos por el des­bo­ca­mien­to del défi­cit -3,41% del PIB has­ta mayo, nue­ve milé­si­mas menos del tope de todo el año, 3,5%-. Lo pro­lo­gó con la infor­ma­ción del Con­se­jo Euro­peo y de los acuer­dos alcan­za­dos con los paí­ses del euro. Des­pués des­en­fun­dó el cuchi­llo y des­em­bu­chó medi­da tras medi­da de for­ma rápi­da, con ges­to serio, como en su día hizo Zapa­te­ro. Entre ellas:

-Modi­fi­ca­ción de la pres­ta­ción por des­em­pleo: segui­rá duran­do un máxi­mo de 24 meses, y se man­ten­drá el impor­te actual duran­te los pri­me­ros seis meses. Pero a par­tir de enton­ces, y con el obje­ti­vo teó­ri­co de “ani­mar a la bús­que­da acti­va de tra­ba­jo”, los que se sumen a la cola del paro verán men­gua­da su pres­ta­ción a par­tir del sex­to mes del 60% al 50% de la base regu­la­do­ra.

-Subi­da del IVA, con carac­ter inme­dia­to, de tres pun­tos en el tipo gene­ral (del 18% al 21%). El tipo redu­ci­do cre­ce­rá del 8% al 10%. Se man­tie­ne el super­re­du­ci­do, para los ali­men­tos de pri­me­ra nece­si­dad, en el 4%.

-Ace­le­ra­ción de la entra­da en vigor de la refor­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes (reti­ro a los 67 años) y de la jubi­la­ción anti­ci­pa­da.

-Subi­da de los impues­tos del taba­co.

-Intro­duc­ción de la fis­ca­li­dad medioam­bien­tal, bajo el prin­ci­pio, ha dicho, de “quien con­ta­mi­na, paga”.

-Rajoy ha anun­cia­do una “revi­sión inte­gral de la fun­ción públi­ca” que real­men­te escon­de un empeo­ra­mien­to pro­fun­do de las con­di­cio­nes de los fun­cio­na­rios. Se les redu­ci­rá el núme­ro de días de libre dis­po­si­ción, se “ajus­ta­rá” el núme­ro de libe­ra­dos sin­di­ca­les según lo pre­vis­to en la ley, se “equi­pa­ra­rán con­di­cio­nes de inca­pa­ci­dad a las del res­to de tra­ba­ja­do­res”, se faci­li­ta­rá su “movi­li­dad”. Pero ade­más se les qui­ta­rá la paga extra de Navi­dad por lo menos has­ta 2015 (a par­tir de enton­ces, se les com­pen­sa­rá como apor­ta­ción de fon­do de pen­sio­nes). Tam­bién deja­rán de cobrar esa extra los altos car­gos, según acla­ra­ron des­pués fuen­tes del Eje­cu­ti­vo.

-El “esfuer­zo” pedi­do a los fun­cio­na­rios será “com­par­ti­do” por altos car­gos de la Admi­nis­tra­ción cen­tral, de la auto­nó­mi­ca y local, y tam­bién por “dipu­tados y sena­do­res”. Se anti­ci­pa así ya un nue­vo recor­te de sus suel­dos.

-Se redu­ci­rán ya en lo que que­da de 2012 los cré­di­tos a sub­ven­cio­nes, gas­tos corrien­tes y trans­fe­ren­cias. Pero el año pró­xi­mo, las ayu­das a par­ti­dos, empre­sas y sin­di­ca­tos mer­ma­rán un 20% más, cuan­do ya en este ejer­ci­cio habían decre­ci­do en la mis­ma can­ti­dad. El tajo en el gas­to minis­te­rial en 2012 será de 600 millo­nes de euros.

-Se recor­ta­rá en un 30% el núme­ro de con­ce­ja­les. Se apli­ca­rá una “drás­ti­ca reduc­ción” o eli­mi­na­ción direc­ta de las empre­sas y fun­da­cio­nes públi­cas en el ámbi­to local para evi­tar “dupli­ca­cio­nes o tri­pli­ca­cio­nes de ser­vi­cios”.

-Leyes de uni­dad de mer­ca­do y de fle­xi­bi­li­za­ción de los hora­rios comer­cia­les.

-Pri­va­ti­za­ción de Ren­fe, puer­tos y aero­puer­tos.

“Nos encon­tra­mos en una situa­ción extra­or­di­na­ria­men­te gra­ve y es pre­ci­so corre­gir­la con urgen­cia”, refor­zó Rajoy. “Tene­mos que salir de este ato­lla­de­ro y nece­si­ta­mos hacer­lo cuan­to antes. Y aquí no caben ni fan­ta­sías ni ocu­rren­cias. Por­que no hay mucho que esco­ger: o redu­cir los gas­tos o aumen­ta­mos los ingre­sos, o si no nos que­da más reme­dio, hace­mos ambas cosas”.

Y su Gobierno las va a apli­car. Aun­que le supon­ga por delan­te hacer esta­llar las cos­tu­ras del Esta­do.

El pleno reci­bió con pro­fun­do males­tar el dis­cur­so de Rajoy. El rumor fue cre­cien­do de menos a más, según el pre­si­den­te sol­ta­ba, una tras otra, medi­da dura tras medi­da dura. Al final, entre el aplau­so de su ban­ca­da, se oye­ron gri­tos de la opo­si­ción: “¡Dimi­sión, dimi­sión!”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *