La revo­lu­ción socia­lis­ta tam­bién es cul­tu­ral- Homar Gar­cés

Fren­te al pen­sa­mien­to uni­di­men­sio­nal que han tra­ta­do de impo­ner al mun­do el impe­ria­lis­mo yan­qui y sus socios de la OTAN des­de que se auto­pro­cla­ma­ran ven­ce­do­res de la Gue­rra Fría con la implo­sión de la URSS, se hace inex­cu­sa­ble la defen­sa y la pre­ser­va­ción de la diver­si­dad cul­tu­ral de nues­tros pue­blos, sin que ello pue­da des­ca­li­fi­car­se, adu­cien­do que es algo ana­cró­ni­co y con­tra­rio al espí­ri­tu cos­mo­po­li­ta que debie­ra pre­va­le­cer en la huma­ni­dad del siglo XXI, dado el auge cre­cien­te de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y de la infor­má­ti­ca que nos haría ser una aldea glo­bal, según el pro­nós­ti­co del filó­so­fo cana­dien­se Marshall McLuhan. Gra­cias a ello, las cla­ses domi­nan­tes han “des­cu­bier­to” una nue­va estra­ta­ge­ma para con­ser­var y ase­gu­rar así su poder fren­te a las mayo­rías popu­la­res, hacién­do­les creer a éstas que la for­mu­la mági­ca para salir de los muchos apu­ros eco­nó­mi­cos que pade­cen en la actua­li­dad se resol­ve­rán median­te la apli­ca­ción del rece­ta­rio neo­li­be­ral, engan­chan­do las eco­no­mías nacio­na­les al carro de la glo­ba­li­za­ción con­tro­la­do por las gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les.

Por eso, el plan­tea­mien­to fun­da­men­tal del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio de trans­for­mar las rela­cio­nes de poder y de depen­den­cia que carac­te­ri­zan a las nacio­nes “ter­cer­mun­dis­tas” de Asia, de Áfri­ca y de nues­tra Amé­ri­ca tie­ne que fun­da­men­tar­se tam­bién en la cul­tu­ra de cada una de ellas, ase­gu­ran­do su con­ti­nui­dad, enal­te­ci­mien­to y difu­sión; en con­so­nan­cia con lo afir­ma­do por Anto­nio Grams­ci res­pec­to a que «no hay revo­lu­ción sin revo­lu­ción cul­tu­ral». En ello resi­di­rá una de las mayo­res for­ta­le­zas con que pue­da con­tar cual­quier revo­lu­ción socia­lis­ta ante las pre­ten­sio­nes “uni­ver­sa­lis­tas” de quie­nes han asu­mi­do el rol de máxi­mos jerar­cas del pla­ne­ta, piso­tean­do la sobe­ra­nía, los dere­chos huma­nos y las cul­tu­ras autóc­to­nas de nues­tros pue­blos con la fina­li­dad de impo­ner­nos una cul­tu­ra con­su­mis­ta, según los intere­ses mer­can­ti­les de las gran­des empre­sas capi­ta­lis­tas de Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y Japón, en una com­bi­na­ción alta­men­te letal de Esta­dos y capi­tal pri­va­do que ame­na­za, inclu­so, con aca­bar toda la vida exis­ten­te en La Tie­rra.

De ahí que, tenien­do en cuen­ta que la revo­lu­ción bro­ta como un sal­to vio­len­to en el seno de una acom­pa­sa­da y con­tí­nua mar­cha de la socie­dad hacia nive­les supe­rio­res de vida, liber­ta­des y con­vi­ven­cia, cabe ase­ve­rar que dicha mar­cha sólo será posi­ble si opo­ne­mos los valo­res cul­tu­ra­les de nues­tros pue­blos al afán arro­lla­dor y des­truc­ti­vo del impe­ria­lis­mo bina­rio repre­sen­ta­do por Esta­dos Uni­dos y sus socios de la OTAN, colo­can­do dichos valo­res como barre­ra infran­quea­ble que garan­ti­ce nues­tra com­ple­ta inde­pen­den­cia. Más aun cuan­do la cons­truc­ción del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio requie­re de una nue­va hege­mo­nía (de índo­le popu­lar, no popu­lis­ta) y de nue­vos para­dig­mas que erra­di­quen para siem­pre los anti­va­lo­res gene­ra­dos por el sis­te­ma impe­ran­te, en un pro­ce­so per­ma­nen­te de des­co­lo­ni­za­ción del pen­sa­mien­to que nos per­mi­ta situar­nos con pro­pie­dad en el con­tex­to inter­na­cio­nal actual, sin subor­di­na­cio­nes de nin­gún tipo.

La revo­lu­ción socia­lis­ta tie­ne ante sí, por tan­to, el reto his­tó­ri­co de no sim­ple­men­te sacu­dir y des­truir las estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas capi­ta­lis­tas sino tam­bién de des­cu­brir, sacu­dir y des­truir los anti­va­lo­res que las legi­ti­man median­te una acción cul­tu­ral con­se­cu­ti­va y re-crea­do­ra de los valo­res que nos iden­ti­fi­can como pue­blos. Sin tal acción, cual­quier pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio socia­lis­ta ten­drá difi­cul­ta­des para desa­rro­llar­se y asen­tar­se, cayen­do, irre­me­dia­ble­men­te, en las aguas del más ran­cio refor­mis­mo social­de­mó­cra­ta, frus­trán­do­se las aspi­ra­cio­nes popu­la­res al obviar­se tan impor­tan­te medio para afron­tar efi­caz­men­te la vora­ci­dad del impe­ria­lis­mo yan­qui y de quie­nes lo secun­dan en todas sus ope­ra­cio­nes eco­nó­mi­co-mili­ta­res.-

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *