“El con­cep­to de géne­ro se ha bana­li­za­do”

VIRGINIA VARGAS, MILITANTE FEMINISTA PERUANA
En una entre­vis­ta con Página/​12, Var­gas ana­li­za hacia dón­de debe­rían ir las agen­das femi­nis­tas en Lati­noa­mé­ri­ca, advier­te sobre la bana­li­za­ción del con­cep­to de géne­ro y se refie­re al impac­to de los fun­da­men­ta­lis­mos reli­gio­sos en la región.

Por Maria­na Carbajal/​Pági­na 12

“La vio­len­cia con­tra la natu­ra­le­za es un sím­bo­lo de la vio­len­cia con­tra las muje­res: es vio­la­da y mal­tra­ta­da. Tene­mos que con­si­de­rar a la natu­ra­le­za no como un recur­so sino como un bien con dere­chos. Cuan­do las femi­nis­tas habla­mos de nues­tro cuer­po como terri­to­rio y cuan­do habla­mos de la natu­ra­le­za como terri­to­rio, las seme­jan­zas son nota­bles”, afir­ma la soció­lo­ga perua­na Vir­gi­nia “Gina” Var­gas. Fun­da­do­ra del his­tó­ri­co Cen­tro de la Mujer Perua­na Flo­ra Tris­tán, Var­gas inte­gra el con­se­jo inter­na­cio­nal del Foro Social Mun­dial. En los últi­mos 30 años escri­bió amplia­men­te sobre demo­cra­cia, ciu­da­da­nía, el Esta­do y la glo­ba­li­za­ción des­de una pers­pec­ti­va femi­nis­ta. Muy lúci­da y com­ba­ti­va, encar­na y pro­mue­ve un femi­nis­mo abier­to, en diá­lo­go con otras fuer­zas de resis­ten­cia como los movi­mien­tos de pue­blos ori­gi­na­rios, cam­pe­si­nos y con­tra­rios a las polí­ti­cas extrac­ti­vas, pun­tual­men­te con­tra la mine­ría. En una entre­vis­ta con Página/​12, Var­gas ana­li­zó hacia dón­de debe­rían ir las agen­das femi­nis­tas en Lati­noa­mé­ri­ca, advir­tió sobre la bana­li­za­ción del con­cep­to de “géne­ro”, se refi­rió al impac­to de los fun­da­men­ta­lis­mos reli­gio­sos en la región y con­tó sobre la bata­lla que están libran­do comu­ni­da­des perua­nas con­tra la mine­ría, una lucha en la que ella está par­ti­cu­lar­men­te invo­lu­cra­da. “Si los femi­nis­mos en este momen­to en Amé­ri­ca lati­na no tie­nen una lucha abier­ta den­tro de su agen­da, como una dimen­sión prio­ri­ta­ria, con­tra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, bus­can­do alter­na­ti­vas, no esta­mos yen­do muy lejos”, con­si­de­ró.
Var­gas fue una de las expo­si­to­ras “estre­lla” del 12º Foro Inter­na­cio­nal de la Aso­cia­ción para los Dere­chos de la Mujer y el Desa­rro­llo (AWID), la mayor con­fe­ren­cia glo­bal femi­nis­ta de los últi­mos años, que se reali­zó duran­te cua­tro días en esta bellí­si­ma ciu­dad que tie­ne un pie en Euro­pa y otro en Asia, y en la que cin­co veces al día, des­de los alto­par­lan­tes de los mina­re­tes –de las tan­tí­si­mas mez­qui­tas que la pue­blan – , invi­tan a los musul­ma­nes a rezar. El Foro de AWID puso el eje en la nece­si­dad de incor­po­rar la dimen­sión eco­nó­mi­ca en las agen­das femi­nis­tas. Den­tro de la con­fe­ren­cia, Var­gas fue pane­lis­ta y a la vez aten­ta oyen­te del semi­na­rio sobre “Recon­cep­tua­li­za­ción del desa­rro­llo, explo­ra­ción de cons­truc­cio­nes alter­na­ti­vas en todo el glo­bo”. Dis­tin­tas voces, entre ellas la de Var­gas, des­me­nu­za­ron el con­cep­to de “desa­rro­llo” capi­ta­lis­ta, par­tien­do de la idea de que se tra­ta de un pro­ce­so polí­ti­ca­men­te cons­trui­do y, por tan­to, pue­de ser defi­ni­do, pen­sa­do y (re)formulado de dife­ren­tes mane­ras. En un alto de los deba­tes, dia­lo­gó con Página/​12.

Es la hora del almuer­zo. El sol bri­lla sobre el estua­rio del Cuerno de Oro, que desem­bo­ca en el Bós­fo­ro, fren­te al Cen­tro de Con­ven­cio­nes de Estam­bul, don­de más de dos mil muje­res de 140 paí­ses son par­te de un encuen­tro inter­na­cio­nal úni­co por la diver­si­dad de orí­ge­nes y las temá­ti­cas en dis­cu­sión. El sur glo­bal tie­ne amplia pre­sen­cia. De Lati­noa­mé­ri­ca hay unas 250 par­ti­ci­pan­tes. De la Argen­ti­na, alre­de­dor de una doce­na.

–¿Cómo debe rede­fi­nir­se la agen­da femi­nis­ta en Amé­ri­ca lati­na en este con­tex­to polí­ti­co?

–Creo que se está rede­fi­nien­do rápi­da y drás­ti­ca­men­te de muchas for­mas. No es que se hayan per­di­do nues­tras luchas his­tó­ri­cas: por el dere­cho al cuer­po como terri­to­rio, por la disi­den­cia sexual, por la jus­ti­cia. Sin embar­go, esta lucha cobra aho­ra otras dimen­sio­nes. El gra­ve pro­ble­ma que tene­mos es que el mode­lo neo­li­be­ral ha cua­ja­do no sola­men­te en aque­llos gobier­nos de dere­chas, a los que esta­mos acos­tum­bra­dos, sino tam­bién en aque­llos gobier­nos que dicen o pre­ten­den o tie­nen ganas de ser de izquier­das o pro­gre­sis­tas, por­que no han aban­do­na­do la lógi­ca extrac­ti­vis­ta, por decir una de las dimen­sio­nes más dra­má­ti­cas. Si los femi­nis­mos en los ’80 y en los ’90 per­te­ne­cían a un cier­to sec­tor social, en este momen­to, des­de fines del siglo pasa­do y lo que va de este, está enri­que­cién­do­se tre­men­da­men­te por la gran diver­si­dad de voces que no exis­tían antes con la fuer­za que exis­ten aho­ra, como los femi­nis­mos indí­ge­nas y los afro­la­ti­nos, que cues­tio­nan cla­ra­men­te algu­nas cate­go­rías nues­tras como el géne­ro.

–¿Qué plan­tean?

–Pri­me­ro hay que decir que el géne­ro se ha vuel­to un tér­mino tec­ni­fi­ca­do. El Ban­co Mun­dial lo usa como su caba­lli­to de bata­lla para asu­mir la pro­ble­má­ti­ca de muje­res; los minis­te­rios y las ins­ti­tu­cio­nes nues­tras lo usan como un tér­mino téc­ni­co apo­lí­ti­co. Pero están las otras crí­ti­cas de las femi­nis­tas negras que dicen que la for­ma en que noso­tros con­ce­bía­mos las diná­mi­cas de géne­ro bipo­la­res no ana­li­zan lo que son las for­mas de vida de ellas (ver apar­te).

–¿Hay un resur­gi­mien­to de los fun­da­men­ta­lis­mos en Lati­noa­mé­ri­ca?

–Es dra­má­ti­co, por­que corres­pon­de tam­bién a una nue­va geo­po­lí­ti­ca del poder, como la for­ma en que los fun­da­men­ta­lis­mos isla­mis­tas han cre­ci­do en este pro­ce­so, inclu­so en lo que hemos lla­ma­do con tan­to entu­sias­mo como la “revo­lu­ción ára­be”. Las muje­res ára­bes con las que hemos esta­do en estos días en el Foro AWID decían: “Para noso­tros está empe­zan­do a ser el oto­ño ára­be, por­que todos los dere­chos gana­dos y las luchas nues­tras en las calles y en las pla­zas por ali­men­tar esta pri­ma­ve­ra están sien­do abso­lu­ta­men­te barri­dos”. Eso apa­ren­te­men­te pare­ce­ría como una reali­dad leja­na en Amé­ri­ca lati­na, pero no es así. No están los fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos, pero tene­mos a los fun­da­men­ta­lis­tas cató­li­cos que per­si­guen a los homo­se­xua­les por­que –sos­tie­nen– son des­via­dos, enfer­mos; y el dere­cho de las muje­res a deci­dir sobre su pro­pio cuer­po. El Opus Dei en mi país está meti­do en todos los sitios. El gran líder de la Igle­sia Cató­li­ca en Perú es capaz de decir que los dere­chos huma­nos son una gran coju­dez. En Amé­ri­ca lati­na lo que tene­mos es muy per­ver­so, por­que la Igle­sia actúa como poder fác­ti­co. Nadie eli­gió la Igle­sia. Es un poder pri­va­do. Sin embar­go, está abso­lu­ta­men­te meti­do en las deci­sio­nes polí­ti­cas de los paí­ses.

–¿Qué está suce­dien­do en Caja­mar­ca, en Perú, en la lucha por el agua?

–Perú es un país con pocos pro­ce­sos de indus­tria­li­za­ción, pero con una gran rique­za eco­ló­gi­ca y mine­ra, de oro, de cobre, de pla­ta. El oro está siem­pre bajo las lagu­nas, no sobre los cerros. Enton­ces las com­pa­ñías mine­ras que han esta­do antes en el depar­ta­men­to de Caja­mar­ca (a 800 kiló­me­tros al nor­des­te de la ciu­dad de Lima), y la fir­ma Yana­co­cha ha sido a sido la más des­truc­to­ra, han des­tro­za­do las lagu­nas y toda la eco­no­mía del lugar. Hay una nue­va pro­pues­ta de la mine­ra Con­ga, que es sucur­sal de Yana­co­cha. Y Con­ga se desa­rro­lla en un ojo de agua, que lle­na las lagu­nas de la zona. Pri­me­ro fue la lucha para que Con­ga no estu­vie­ra. “Con­ga no”, ha sido la con­sig­na. Pero en el momen­to en que el gobierno dijo “Con­ga va”, se movi­li­zó toda la gen­te para decir “No que­re­mos a Con­ga, pero sobre todo que­re­mos el agua”. El agua comen­zó a ser la con­sig­na fun­da­men­tal. Se hizo una mar­cha des­de todas las regio­nes del inte­rior del país has­ta Lima. Fue espec­ta­cu­lar por­que par­ti­ci­pó mucha gen­te joven, indí­ge­nas, cam­pe­si­nos, muchas muje­res, y tam­bién hubo muchí­si­ma soli­da­ri­dad des­de Lima de hom­bres y muje­res jóve­nes, y vie­jos tam­bién.

–¿Hay gru­pos femi­nis­tas en Perú que arti­cu­lan las deman­das por el medio ambien­te?

–Cla­ro. Con­cre­ta­men­te, el femi­nis­mo des­de don­de yo me estoy movien­do, que es vario­pin­to. Los femi­nis­mos no son úni­cos, son plu­ra­les, pero toda esta ten­den­cia mayo­ri­ta­ria está com­pro­me­ti­da con esta lucha con­tra el extrac­ti­vis­mo, por la defen­sa de los bie­nes comu­nes de la natu­ra­le­za como bie­nes con dere­chos, con mucha rela­ción con otros movi­mien­tos. Si en paí­ses plu­ri­cul­tu­ra­les y mul­ti­ét­ni­cos esa carac­te­rís­ti­ca no tiñe a los movi­mien­tos, los movi­mien­tos están cojean­do de más de una pata.

“Se debe recu­pe­rar la lucha por la tie­rra”
“Una femi­nis­ta bra­si­le­ña, Sue­li Car­nei­ro, un día cuan­do está­ba­mos hablan­do me dijo: ‘Cuan­do uste­des dicen que están luchan­do para que las muje­res rom­pan el encie­rro domés­ti­co y sal­gan a lo públi­co, ¿de qué muje­res están hablan­do? Si noso­tras nun­ca estu­vi­mos ence­rra­das en la casa: fui­mos escla­vas, ama­man­ta­mos los hijos y las hijas de los patro­nes, fui­mos ven­de­do­ras ambu­lan­tes, pros­ti­tu­tas, fui­mos todo, menos estar ence­rra­das en la casa’. Y las femi­nis­tas indí­ge­nas dicen: ‘Uste­des no están con­tem­plan­do lo que son las rai­gam­bres cul­tu­ra­les de lo que son las cos­mo­vi­sio­nes de indí­ge­nas y andi­nas’. No es que una tire el géne­ro sino que se pone en la abso­lu­ta obli­ga­ción de recon­cep­tua­li­zar los pro­pios con­cep­tos con los cua­les está­ba­mos avan­zan­do.”

–¿Hacia dón­de deben ir enton­ces las agen­das femi­nis­tas?

–Si los femi­nis­mos en este momen­to en Amé­ri­ca lati­na no tie­nen una lucha abier­ta den­tro de su agen­da, como una dimen­sión prio­ri­ta­ria, con­tra este tipo de desa­rro­llo, bus­can­do alter­na­ti­vas, no esta­mos yen­do muy lejos. Tenien­do en cuen­ta que vie­ne ya la Con­fe­ren­cia Mun­dial de Río+20, se deben recu­pe­rar otras dimen­sio­nes de lucha, como es por “la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria”, la lucha por la tie­rra y el terri­to­rio, que empie­zan a ser dimen­sio­nes cla­ve en las luchas femi­nis­tas, y por supues­to la lucha con­tra todos los inten­tos de los gobier­nos del Nor­te, pero tam­bién muchos del Sur, de pre­ten­der supe­rar la cri­sis crea­da por ellos con alter­na­ti­vas tales como el capi­ta­lis­mo ver­de, que pone pre­cio a la natu­ra­le­za, que liqui­da direc­ta­men­te los dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas y de todas las per­so­nas en la socie­dad para vivir de acuer­do con lo que son sus pro­pias nece­si­da­des.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *