Cajas de Aho­rros Vas­cas. Un gol­pe de esta­do- Ekai Cen­ter

1. Todo pare­ce indi­car que ha lle­ga­do “la hora de la ver­dad” en el pro­ce­so de ban­ca­ri­za­ción de las cajas de aho­rros vas­cas.

2. Como se recor­da­rá, el sor­pren­den­te y alar­man­te pro­ce­so pues­to en mar­cha en pri­ma­ve­ra de 2011 ponía sobre la mesa la sus­ti­tu­ción del tra­di­cio­nal pro­yec­to de fusión de las cajas vas­cas por un pro­ce­so de ban­ca­ri­za­ción de las mis­mas con sali­da al mer­ca­do de capi­ta­les.

3. Tras varios meses de una injus­ti­fi­ca­ble con­fu­sión, en sep­tiem­bre de 2011 se for­ma­li­zó un acuer­do entre los gru­pos polí­ti­cos, a par­tir del cual se afir­mó una y otra vez que “en nin­gún momen­to había exis­ti­do una inten­ción de entre­gar a inver­so­res par­te del capi­tal”. Pero las heme­ro­te­cas están para con­sul­tar­las. Y los docu­men­tos del Pro­yec­to decían lo que decían. En los acuer­dos final­men­te pac­ta­dos se esta­ble­cía que no se incor­po­ra­rían otros inver­so­res a la pro­pie­dad de Kutxa­Bank y, muy opor­tu­na­men­te, se aña­día la cole­ti­lla de “sal­vo deci­sión en con­tra­rio de la auto­ri­dad mone­ta­ria”.

Mien­tras tan­to, los mis­mos ges­to­res que habían apos­ta­do por la entra­da de ter­ce­ros inver­so­res y por la sali­da a Bol­sa –ade­más de por una incom­pren­si­ble pues­ta en ries­go de las cajas a tra­vés de los pro­yec­tos de adqui­si­ción de Caja Sur, de la CAM, de Cata­lun­ya Banc, … -, esos mis­mos ges­to­res, se man­tie­nen en el con­trol de Kutxa­Bank.

4. Duran­te aquel pro­ce­so adver­ti­mos repe­ti­da­men­te de que el pre­ce­den­te ita­liano hacía temer lo peor: una vez que las cajas de aho­rros se trans­for­ma­ban en meros titu­la­res de enti­da­des ban­ca­rias, las auto­ri­da­des mone­ta­rias –pro­ba­ble­men­te- ini­cia­rían un pro­ce­so de esta­ble­ci­mien­to de lími­tes cada vez más estre­chos para estas par­ti­ci­pa­cio­nes, obli­gan­do a una par­ti­ci­pa­ción cre­cien­te de ter­ce­ros inver­so­res. Ban­ca­ri­zar las cajas de aho­rros sig­ni­fi­ca­ba nece­sa­ria­men­te some­ter­se pre­me­di­ta­da­men­te a este ries­go.

Por­que, como indi­ca­mos enton­ces de for­ma repe­ti­da, si no se van a incor­po­rar ter­ce­ros inver­so­res, ¿para que ban­ca­ri­zar las cajas? ¿Por qué no man­te­ner la tra­di­cio­nal estra­te­gia de fusión de las mis­mas?

5.El Borra­dor ela­bo­ra­do por el Euro­Gru­po de “Memo­ran­dum of Unders­tan­ding on Finan­cial- Sec­tor Policy Con­di­tio­na­lity” de fecha 09.07.2012 reco­ge ya expre­sa­men­te lo que venía sien­do un rumor cre­cien­te duran­te las últi­mas sema­nas, en los siguien­tes tér­mi­nos:

“The Spa­nish autho­ri­ties will pre­pa­re by end-Novem­ber 2012 legis­la­tion cla­rif­ying the role of savings Banks in their capa­city as sha­rehol­ders of cre­dit ins­ti­tu­tions with a view to even­tually redu­cing their sta­kes to non-con­tro­lling levels”.

6.Sal­vo cam­bios en los tex­tos fina­les, todo pare­ce indi­car que las cajas ban­ca­ri­za­das deja­rán defi­ni­ti­va­men­te de con­tro­lar la acti­vi­dad finan­cie­ra y, en con­cre­to, que Kutxa­Bank debe­rá some­ter­se a la entra­da de ter­ce­ros inver­so­res. ¿Por qué? ¿En base a qué lógi­ca eco­nó­mi­ca? La res­pues­ta, cla­ra y sim­ple, es que nin­gu­na.

7. Todo pare­ce evi­den­ciar, por lo tan­to, que en este pro­ce­so se ha pro­du­ci­do una con­fluen­cia entre unas polí­ti­cas ban­ca­rias de des­gua­ce del con­jun­to del sis­te­ma finan­cie­ro espa­ñol, a las que opor­tu­nis­ta­men­te se están apun­tan­do cier­tos gru­pos de poder vas­cos intere­sa­dos, por unas u otras razo­nes, en apro­piar­se del patri­mo­nio acu­mu­la­do con tan­to esfuer­zo por este país para con­ver­tir­lo en un patri­mo­nio per­so­nal o de gru­po de inte­rés.

8.Como decía­mos al comien­zo, la hora de la ver­dad ha lle­ga­do. En teo­ría, toda­vía esta­mos a tiem­po. El meca­nis­mo para que nues­tra eco­no­mía se libre de este ries­go de des­ca­la­bro es cla­ro: tra­mi­tar en las Asam­bleas Gene­ra­les una pro­pues­ta de dar mar­cha atrás al pro­ce­so de ban­ca­ri­za­ción y sus­ti­tuir­lo por la tra­di­cio­nal pro­pues­ta de fusión. De estos acuer­dos resul­ta­ría una caja de aho­rros úni­ca para la Comu­ni­dad Autó­no­ma. Podría inclu­so apro­ve­char­se la opor­tu­ni­dad para dar a las cajas de aho­rros un esta­tu­to mutua­lis­ta o coope­ra­ti­vo, de acuer­do con las polí­ti­cas segui­das al res­pec­to, por ejem­plo, en Fran­cia. Esta­mos a tiem­po. Si real­men­te alguien va a inten­tar ale­gar que la entra­da de ter­ce­ros inver­so­res “nos la impo­ne el Ban­co de Espa­ña” o “nos la impo­ne Bru­se­las”, éste es el momen­to de demos­trar que esto no es un mero pre­tex­to.

9. No nos enga­ñe­mos. Este des­gua­ce de las cajas de aho­rros espa­ño­las no es una con­se­cuen­cia de la fal­ta de vali­dez del mode­lo de cajas de aho­rros, per­fec­ta­men­te reco­no­ci­do y legi­ti­ma­do en el con­jun­to de Euro­pa, sino de espe­cí­fi­cos pro­ble­mas de polí­ti­cas erró­neas y corrup­ción del sis­te­ma ban­ca­rio espa­ñol. El absur­do de inten­tar apli­car estos cri­te­rios a las cajas de aho­rros vas­cas es de tal mag­ni­tud que, sin­ce­ra­men­te, no resul­ta en abso­lu­to creí­ble que se esté defen­dien­do seria­men­te que esta apli­ca­ción no se pro­duz­ca. Y menos cono­cien­do los evi­den­tes intere­ses exis­ten­tes en el caso vas­co para una pro­gre­si­va patri­mo­nia­li­za­ción pri­va­da de kutxa­Bank

10. Como indi­ca­mos en ante­rio­res infor­mes, la entra­da de ter­ce­ros inver­so­res supo­ne la pér­di­da del con­trol social de las cajas de aho­rros y su depen­den­cia inme­dia­ta de gru­pos de inte­rés o de poder pri­va­dos.

11.Esto no es un ries­go de segun­do o ter­cer nivel para nues­tro país. Kutxa­Bank es la mitad de nues­tro sis­te­ma finan­cie­ro. Y la base de nues­tra estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca. Dejar un cin­cuen­ta por cien­to de nues­tro sec­tor finan­cie­ro en manos de un peque­ño gru­po de per­so­nas no sólo es un desas­tre para el futu­ro de nues­tro teji­do eco­nó­mi­co, sino cla­ra­men­te incom­pa­ti­ble con el carác­ter demo­crá­ti­co de cual­quier socie­dad.

12.Todos sabe­mos el inmen­so poder que el sis­te­ma ban­ca­rio tie­ne sobre la cla­se polí­ti­ca en todo occi­den­te: finan­cia­ción de par­ti­dos polí­ti­cos, medios de comu­ni­ca­ción, publi­ci­dad, … Todos sabe­mos que si en Kutxa­Bank –en nues­tras cajas-está suce­dien­do lo que está suce­dien­do ello se debe a la fal­ta de capa­ci­dad crí­ti­ca –al mie­do- de exper­tos, par­ti­dos polí­ti­cos o medios de comu­ni­ca­ción.

13. Digá­mos­lo cla­ra­men­te: Kutxa­Bank es una enti­dad a la deri­va, fun­da­men­tal­men­te, por­que nadie se atre­ve a cri­ti­car a Kutxa­bank. Ima­gi­ne­mos lo que supon­dría esta mis­ma situa­ción en una enti­dad con­tro­la­da total o par­cial­men­te por inver­so­res pri­va­dos. ¿Alguien cree que este país podría real­men­te ser un país demo­crá­ti­co?

14. La entra­da de ter­ce­ros inver­so­res en Kutxa­Bank es, ni más ni menos, un gol­pe de Esta­do. Si es cier­to que este gol­pe de Esta­do se está lle­van­do ade­lan­te sin com­pli­ci­da­des de nues­tra pro­pia comu­ni­dad autó­no­ma, éste es el momen­to de demos­trar­lo, revo­can­do en las Asam­bleas Gene­ra­les de las cajas el pro­ce­so de ban­ca­ri­za­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *