Rom­pien­do el bucle- Borro­ka Garaia

De nue­vo nos encon­tra­mos con medi­das eco­nó­mi­cas adop­ta­das por un gobierno extran­je­ro que no tie­ne nada que ver con la reali­dad social y polí­ti­ca mayo­ri­ta­ria de este país pero que afec­tan nues­tro pre­sen­te y futu­ro de una for­ma con­tun­den­te. Un gobierno espa­ñol total­men­te ven­di­do y ple­ga­do a los intere­ses de la mino­ría capi­ta­lis­ta y de su mer­ca­do cri­mi­nal. Pues no son mas que crí­me­nes todas las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas enca­mi­na­das a ahon­dar en la des­igual­dad social, el recor­te de dere­chos labo­ra­les y socia­les mien­tras que inmen­sas for­tu­nas han sido ama­sa­das y siguen sien­do­lo gra­cias a la explo­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en un robo pla­ni­fi­ca­do.

De nue­vo, tam­bién nos encon­tra­mos que ante estas nue­vas medi­das, des­de los sin­di­ca­tos vas­cos se ha rea­li­za­do una lla­ma­da a la movi­li­za­ción y a res­pon­der inclu­so des­de pará­me­tros de des­obe­dien­cia. Y está bien, como no. Aun así, todo pare­ce una par­ti­tu­ra vie­ja y repe­ti­da has­ta el absur­do y de poco vale vol­ver a cons­ta­tar lo ya sabi­do del hori­zon­te que supo­nen las polí­ti­cas espa­ño­las que no abo­can más que a la rui­na a Eus­kal Herria. No es sor­pre­sa. Es un aná­li­sis com­par­ti­do por el sin­di­ca­lis­mo, el movi­mien­to popu­lar y el sobe­ra­nis­mo de izquier­da de este país.

El pro­ble­ma resi­de en que apa­ren­te­men­te nos encon­tra­mos en un bucle del cual no sali­mos. Se pro­du­cen los ata­ques, se plan­tea la res­pues­ta coyun­tu­ral con mayor o menor inten­si­dad y espe­ra­mos a que se pro­duz­ca el siguien­te ata­que que ade­más sabe­mos que se va a pro­du­cir, para vol­ver a plan­tear una res­pues­ta coyun­tu­ral y así has­ta el infi­ni­to en un bucle o has­ta que las pala­bras dere­chos socia­les y labo­ra­les sean un recuer­do de algo por lo que se luchó una vez pero que ya no que­da nin­gún ras­tro de ello. Y camino de ello se va, habien­do­se reco­rri­do más que un buen tre­cho.

Qui­zás en vez de rea­li­zar esas lla­ma­das a la movi­li­za­ción y a expli­car en rue­das de pren­sa y decla­ra­cio­nes lo que toda la cla­se tra­ba­ja­do­ra sabe ya, sea mejor sen­tar­se un poco y refle­xio­nar.

Refle­xio­nar si el mode­lo sin­di­cal vas­co es ope­ra­ti­vo no ya para res­pon­der a las agre­sio­nes y rei­vin­di­car sino para blo­quear con efec­ti­vi­dad esos gol­pes y levan­tar la alter­na­ti­va. Refle­xio­nar si el movi­mien­to popu­lar tie­ne algún tipo de estra­te­gia que le saque del mero sec­to­ria­lis­mo y de la lucha local para abrir­se paso por unos cau­ces que hagan colo­car esas luchas loca­les, de mane­ra coor­di­na­da, en la agen­da polí­ti­ca nacio­nal. Refle­xio­nar si real­men­te la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal está sien­do un ins­tru­men­to efec­ti­vo de cara a todo esto o si está hacien­do de espon­ja que absor­be pero no acier­ta a echar el agua en el cubo.

Exis­ten refle­xio­nes, exis­ten plan­tea­mien­tos ins­ti­tu­cio­na­les, exis­te lucha sin­di­cal, exis­te movi­mien­to popu­lar en toda Eus­kal Herria pero… ¿Exis­te un plan nacio­nal que par­tien­do de la lucha sin­di­cal, social e ins­ti­tu­cio­nal ten­ga una estra­te­gia a cor­to, medio y lar­go pla­zo para rever­tir la situa­ción?. Me temo que la res­pues­ta es nega­ti­va o un sí par­cial, tan par­cial como que exis­ten dife­ren­tes pla­nes no coor­di­na­dos ni pues­tos en común debi­da­men­te. El ata­que del capi­tal y la cons­truc­ción de una alter­na­ti­va requie­re una res­pues­ta inte­gral que no se pue­de rea­li­zar solo des­de las ins­ti­tu­cio­nes, ni solo des­de los sin­di­ca­tos, ni solo des­de el movi­mien­to popu­lar. Mien­tras que no exis­ta una refle­xión en todos esos sec­to­res que aune esfuer­zos en una plan común, maña­na sal­dre­mos a la huel­ga gene­ral, pasa­do maña­na impe­di­re­mos un des­hau­cio en el barrio y a la sema­na siguien­te igual has­ta se aprue­ba una moción en defen­sa de los tra­ba­ja­do­res de algu­na fábri­ca, pero ese bucle con­ti­nua­rá y con­ti­nua­rá. Por­que ven­drán ata­ques que requie­ran más movi­li­za­ción, ven­drán más des­hau­cios y ven­drán más con­flic­tos labo­ra­les.

Qui­zás ha lle­ga­do el momen­to de parar­se un poco y levan­tar un ver­da­de­ro auzo­lan asam­blea­rio pue­blo a pue­blo y a nivel nacio­nal para enfren­tar­nos al capi­tal y cons­truir esa alter­na­ti­va y qui­zás tam­bién estén ya des­fa­sa­das algu­nas de las herra­mien­tas que se usan a día de hoy aun­que algu­nas sean nue­vas y otras aun­que vie­jas o estén des­apa­re­ci­das sean nece­sa­rias.

Des­en­ba­ra­cé­mo­nos de todo lo que des­ten­sio­na a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y lo que ador­me­ce a la pobla­ción en un dele­ga­cio­nis­mo que exter­mi­na silen­cio­sa­men­te las ganas de luchar y poner la car­ne en el asa­dor y con fuer­te ambi­ción demos nue­vos pasos en la des­obe­dien­cia y en la lucha popu­lar de cor­te estra­té­gi­co y no par­ti­dis­ta para no sim­ple­men­te per­ma­ne­cer en la res­pues­ta sino de empe­zar a enfo­car la ofen­si­va. Nos hare­mos un favor y empe­za­re­mos a rom­per el bucle.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *