La pro­pie­dad comu­ni­ta­ria- Antxon Mendizabal

La cri­sis es un nue­vo jine­te del Apo­ca­lip­sis que domi­na el hori­zon­te de nues­tra comu­ni­dad. Es una cri­sis lar­ga, dura, pro­fun­da, de las que crean sur­cos en el ros­tro y en el alma de las per­so­nas afec­ta­das. A los exclui­dos y exclui­das his­tó­ri­cos se les aña­den los nue­vos y se con­for­ma una gran bol­sa en Eus­kal Herria de exclu­sión y pre­ca­ri­za­ción. Un ter­cio de nues­tras gen­tes ron­da el umbral de la pobre­za, mien­tras el 1,3% dis­po­ne casi de la mitad de toda la rique­za crea­da en nues­tra tie­rra. El diag­nós­ti­co de la situa­ción actual nos mues­tra la mayor cri­sis eco­nó­mi­co-finan­cie­ra de la his­to­ria del capitalismo.

Ello tie­ne gra­ves con­se­cuen­cias en la peri­fe­ria de esta Euro­pa deca­den­te, anta­ño domi­na­do­ra del mun­do, don­de obser­va­mos la mag­ni­tud de los sec­to­res pre­ca­ri­za­dos, exclui­dos, y/​o mar­gi­na­dos. Pero jun­to a esta gran cri­sis con­ver­ge otra cri­sis múl­ti­ple: ali­men­ta­ria, ener­gé­ti­ca, polí­ti­ca, cul­tu­ral, eco­ló­gi­ca, que se refle­ja en el mun­do actual en gran­des ham­bru­nas, gra­ví­si­mas caren­cias de fuen­tes ener­gé­ti­cas, ace­le­ra­ción de la des­truc­ción de la bio­di­ver­si­dad lin­güís­ti­co-cul­tu­ral, ago­ta­mien­to de los recur­sos, pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­co-polí­ti­cas y la deno­mi­na­da cri­sis cli­má­ti­ca. Se tra­ta de esta cri­sis múl­ti­ple que muchos de noso­tros deno­mi­na­mos como cri­sis de civilización.

Y aquí no valen las fór­mu­las de anta­ño. La reali­dad exi­ge plan­tea­mien­tos y trans­for­ma­cio­nes radi­ca­les. O lo hace­mos noso­tros con deci­sión o las fuer­zas negras del fas­cis­mo, del impe­ria­lis­mo, y del capi­ta­lis­mo con­ser­va­dor nos lo impo­nen en sen­ti­do con­tra­rio. Es más, ya lo están hacien­do, con sus gue­rras, su auto­ri­ta­ris­mo, sus pro­yec­tos de sumi­sión y su impo­si­ción. Sus pla­nes de ajus­te nos recuer­dan ya dema­sia­do, en su for­mu­la­ción y con­se­cuen­cias socia­les, a los pla­nes de ajus­te que lle­na­ron de mise­ria los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos y otros del deno­mi­na­do Ter­cer Mun­do duran­te la épo­ca dora­da de la deu­da exter­na. Coin­ci­den has­ta en sus dos ver­tien­tes: el ajus­te para pagar la deu­da, la refi­nan­cia­ción para recu­pe­rar el crecimiento.

Tene­mos que salir del círcu­lo. No pode­mos espe­rar más tiem­po a las palia­ti­vas solu­cio­nes de ins­ti­tu­cio­nes, gobier­nos y par­ti­dos de izquier­da. La situa­ción requie­re una nue­va con­cien­cia, una nue­va cul­tu­ra y una nue­va huma­ni­dad. El Socia­lis­mo del Siglo XXI tie­ne entre sus nue­vos pila­res una nue­va cons­truc­ción social asen­ta­da en el pro­ta­go­nis­mo de las gen­tes. La lucha entre la demo­cra­cia direc­ta y la demo­cra­cia dele­ga­da mar­ca­rá pro­ba­ble­men­te los tiem­pos veni­de­ros. Aquí y aho­ra, se tra­ta en la prác­ti­ca de con­quis­tar el espa­cio de lo local y la noción de empo­de­ra­mien­to. Se tra­ta de crear las con­di­cio­nes que faci­li­ten la super­vi­ven­cia de los mar­gi­na­dos y mar­gi­na­das y de los exclui­dos y exclui­das. De faci­li­tar la super­vi­ven­cia de aque­llas per­so­nas, que por lo que vie­ne, lo van a tener har­to difícil.

Se tra­ta de poten­ciar la comu­ni­dad. Aquí, fren­te a la cri­sis eco­nó­mi­ca, finan­cie­ra, social, ener­gé­ti­ca, eco­ló­gi­ca, cul­tu­ral y de civi­li­za­ción que sufri­mos en nues­tros días, se tra­ta de recu­pe­rar nues­tro desa­rro­llo comu­ni­ta­rio en espa­cios loca­les que nos per­mi­tan sol­ven­tar las nece­si­da­des bási­cas y recu­pe­rar nues­tro poder, cul­tu­ra, bio­di­ver­si­dad, y demo­cra­cia social.

Has­ta hace poco tiem­po hemos sido un pue­blo comu­ni­ta­rio, es decir, un pue­blo asen­ta­do en la prio­ri­dad de la pro­pie­dad comu­ni­ta­ria. Y ello con­fi­gu­ra­ba nues­tro carác­ter. Esa pro­pie­dad comu­ni­ta­ria entron­ca con nues­tras raí­ces y con nues­tra his­to­ria. Es un ele­men­to cen­tral en la per­du­ra­bi­li­dad de nues­tro pue­blo y en su resis­ten­cia fren­te a la asi­mi­la­ción. Repre­sen­ta el pre­do­mi­nio de la pro­pie­dad y de la ley de la comu­ni­dad. Es ver­dad que esa socie­dad vas­ca lle­va­ba siglos sumer­gi­da en el feu­da­lis­mo y ello expli­ca que nues­tra cla­se domi­nan­te fue­ra la «peque­ña noble­za». Pero actua­ba con toda su fuer­za toda­vía la comu­ni­dad. Esta pro­pie­dad comu­ni­ta­ria es un ele- men­to cla­ve de nues­tro dere­cho his­tó­ri­co; del lla­ma­do dere­cho nava­rro o dere­cho pire­nai­co. Fue­ron nece­sa­rias dos gran­des gue­rras: la Pri­me­ra y la Segun­da Gue­rra Car­lis­ta para des­truir la pro­pie­dad comu­ni­ta­ria en Eus­kal Herria. Esta fue la base de nues­tro últi­mo poder polí­ti­co. Lugar pri­vi­le­gia­do de bio­di­ver­si­dad natu­ral y cul­tu­ral. Los intere­ses comu­ni­ta­rios esta­ban siem­pre presentes.

La nue­va estruc­tu­ra social, aquí y aho­ra, exi­ge a nues­tro jui­cio la acción con­jun­ta y equi­li­bra­da de tres polí­ti­cas dife­ren­cia­das. La pri­me­ra exi­gi­ría la muni­ci­pa­li­za­ción de toda la tie­rra hoy dis­po­ni­ble. Sin embar­go, es pre­ci­so remar­car que vis­tas las polí­ti­cas terri­to­ria­les de nues­tro sec­tor públi­co la polí­ti­ca antes des­cri­ta toma sen­ti­do si lo hace­mos con­ver­ger con la segun­da polí­ti­ca: la con­fi­gu­ra­ción de un sis­te­ma social de par­ti­ci­pa­ción popu­lar que vele por los intere­ses del terri­to­rio y los gene­ra­les de la comu­ni­dad. La ter­ce­ra polí­ti­ca con­sis­te en la ela­bo­ra­ción de un sis­te­ma com­pe­ten­cial para los eskual­des. Ello posi­bi­li­ta­ría pla­ni­fi­car des­de la par­ti­ci­pa­ción y la cer­ca­nía social nues­tra diver­si­dad eco­nó­mi­ca y cultural.

Men­cio­na­re­mos tam­bién cua­tro ejes de apor­ta­ción de la nue­va pro­pie­dad comu­ni­ta­ria. El pri­mer eje hace men­ción a la recu­pe­ra­ción de las con­di­cio­nes mate­ria­les que per­mi­ten a muchos y muchas el acce­so a la demo­cra­cia polí­ti­ca. No vamos a hablar de demo­cra­cia, por­que la expe­rien­cia de la demo­cra­cia espa­ño­la en Eus­kal Herria nos ense­ña que es en lo fun­da­men­tal una estruc­tu­ra de repre­sión y de domi­na­ción. Pero la recu­pe­ra­ción de estas con­di­cio­nes mate­ria­les para los sec­to­res pobres y exclui­dos es una de las gran­des apor­ta­cio­nes poten­cia­les de la nue­va pro­pie­dad comu­ni­ta­ria. El segun­do eje hace men­ción a la con­for­ma­ción de «espa­cios abier­tos de deci­sión colec­ti­va» que per­mi­tan cons­truir la demo­cra­cia y avan­zar hacia el socia­lis­mo. Rei­vin­di­ca­mos aquí el dere­cho de todo ciu­da­dano y ciu­da­da­na a ser «par­tí­ci­pe direc­to» en la cons­truc­ción de su aldea, comar­ca o ciudad.

El ter­cer eje hace refe­ren­cia a la comu­ni­ta­ri­za­ción de los bie­nes públi­cos y de la pro­pie­dad esta­tal; crean­do comu­ni­da­des más ricas, sos­te­ni­bles y dig­nas La comu- nita­ri­za­ción de los bie­nes públi­cos neu­tra­li­za los efec­tos per­ver­sos de la pro­pie­dad esta­tal en las nacio­nes sin esta­do y con­vier­te pro­gre­si­va­men­te a esta en pro­pie­dad social. El cuar­to eje de apor­ta­ción hace refe­ren­cia al fomen­to del uso colec­ti­vo de los bie­nes de civi­li­za­ción (casas de cul­tu­ra, biblio­te­cas públi­cas, Inter­net, salas públi­cas de compu­tación, etc.), que resul­ta vital para la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y desa­rro­llo demo­crá­ti­co de las dife­ren­tes socie­da­des humanas.

Una alter­na­ti­va comu­ni­ta­ria a la hue­lla eco­ló­gi­ca y a la sos­te­ni­bi­li­dad exi­ge una serie de con­si­de­ra­cio­nes en la refle­xión sobre nues­tro modo de desa­rro­llo. Se tra­ta, en este sen­ti­do, de plan­tear con la Euro­pa rebel­de «otro» sis­te­ma de acu­mu­la­ción con un nue­vo reequi­li­brio entre pro­duc­ti­vi­dad, tiem­po libre, desa­rro­llo comu­ni­ta­rio y redis­tri­bu­ción; la ela­bo­ra­ción de bie­nes dura­bles, fun­da­men­tál­men­te en la cons­truc­ción, la prio­ri­dad a la pro­duc­ción de bie­nes colec­ti­vos o sim­ple­men­te comu­ni­ta­rios, la opción por el desa­rro­llo y la pro­duc­ción cog­ni­ti­va, la apues­ta por la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria , pro­mo­ver el comer­cio local, el desa­rro­llo de for­mas des­mo­ne­ta­ri­za­das de con­su­mo y otras cuestiones.

Las for­mas socia­li­za­das de sala­rio repre­sen­tan en esta lógi­ca la par­te de la masa sala­rial glo­bal empo­de­ra­da por la comu­ni­dad. Apli­ca­das pro­gre­si­va­men­te a ámbi­tos de la vida ciu­da­da­na como como el depor­te, la cul­tu­ra, la ener­gía, el trans­por­te, la eus­kal­du­ni­za­ción, la vivien­da, el agua y los ser­vi­cios bási­cos, son la bases mate­ria­les nues­tra pro­pie­dad comu­ni­ta­ria. Se tra­ta de supe­rar, en el terreno de los valo­res, la socie­dad de la feli­ci­dad indi­vi­dual y la ges­tión emo­cio­nal de los pro­ble­mas a favor de la feli­ci­dad colec­ti­va y la prio­ri­dad de los intere­ses socio-comu­ni­ta­rios. El futu­ro está en nues­tras manos. Pasa, aquí y aho­ra, por la nue­va hege­mo­nía de la pro­pie­dad comu­ni­ta­ria, por la edu­ca­ción y por la auto­or­ga­ni­za­ción popular.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *