La gue­rra que nun­ca se ima­gi­nó empren­der el capi­ta­lis­mo

Ya no se tra­ta de una gue­rra por con­quis­ta de petró­leo, recur­sos natu­ra­les y mer­ca­dos, sino de una posi­ble «bata­lla final» con­tra los ham­brien­tos en rebe­lión que el mis­mo sis­te­ma capi­ta­lis­ta ha gene­ra­do y mul­ti­pli­ca­do a tra­vés de siglos de pro­pie­dad pri­va­da y de con­cen­tra­ción de rique­zas en pocas manos.

Por Manuel Frey­tas (*)
[email protected]​iarnoticias.​com
Infor­me espe­cial

Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na con­cen­tran a la pobla­ción de más alto ries­go en caso de ham­bru­na mun­dial.

1) Los tres Apo­ca­lip­sis

Lo que pare­ce, en pri­mer tér­mino, una expre­sión surrea­lis­ta y demen­te (que el capi­ta­lis­mo «com­ba­ta al ham­bre» que gene­ra), es lo que se han pro­pues­to las nacio­nes cen­tra­les más desa­rro­lla­das, que a tra­vés de sus ins­ti­tu­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes advier­ten sobre las impli­can­cias y el peli­gro que entra­ña lo que lla­man «cri­sis ali­men­ta­ría mun­dial» y cuyos efec­tos ya se vie­nen pro­yec­tan­do por medio de esta­lli­dos socia­les y revuel­tas de los pobres por todo el pla­ne­ta.

En su diná­mi­ca his­tó­ri­ca con­cen­tra­do­ra de rique­za en pocas manos (y como pro­duc­to de la pro­pie­dad pri­va­da explo­ta­da sin pla­ni­fi­ca­ción) el capi­ta­lis­mo ha depre­da­do los ríos, la fau­na y los bos­ques, pro­du­cien­do las con­di­cio­nes para un «Apo­ca­lip­sis natu­ral» de la mano del calen­ta­mien­to glo­bal y de la extin­ción de los recur­sos natu­ra­les esen­cia­les.

En un segun­do fren­te, las gue­rras inter­ca­pi­ta­lis­tas por la con­quis­ta de mer­ca­dos y el nego­cio con el arma­men­tis­mo han crea­do las con­di­cio­nes para un «Apo­ca­lip­sis nuclear» de la mano de los arse­na­les ató­mi­cos que las poten­cias cen­tra­les acu­mu­lan como «efec­to disua­si­vo» con­tra sus riva­les, y cuya uti­li­za­ción efec­ti­va nadie pue­de pre­ver en el futu­ro.

Y hay un ter­cer fren­te que se suma: La pla­ga del ham­bre que ya se extien­de como una epi­de­mia por las áreas empo­bre­ci­das del pla­ne­ta gene­ran­do las con­di­cio­nes para un «Apo­ca­lip­sis social».

No hace fal­ta mucha ima­gi­na­ción (el fenó­meno ya se veri­fi­ca en la reali­dad) para men­su­rar el fac­tor apo­ca­líp­ti­co masi­vo que repre­sen­ta­ría para el sis­te­ma el avan­ce de ejér­ci­tos de ham­brien­tos bus­can­do comi­da para super­vi­vir en las gran­des urbes, enfren­tan­do con la vio­len­cia a la repre­sión mili­tar o poli­cial.

¿Que pue­de dete­ner a un ham­brien­to? Se tra­ta del ins­tin­to de con­ser­va­ción, el pri­mer sis­te­ma de seña­les que guía la con­duc­ta de un ser humano o de un ani­mal en situa­cio­nes extre­mas de lucha por la super­vi­ven­cia.

¿Aca­so se uti­li­za­rían tan­ques, avio­nes y arse­na­les nuclea­res para dete­ner a los miles de millo­nes de pobres ata­ca­dos de «ham­bre celu­lar» que se aba­lan­za­rían masi­va­men­te sobre las ciu­da­des para con­se­guir ali­men­tos por los medios que fue­sen?

¿Con qué dis­cur­so los polí­ti­cos del sis­te­ma podrían con­te­ner a los ata­ca­dos de incon­ti­nen­cia ali­men­ta­ria y reen­cau­zar­los por la sen­da de la «civi­li­za­ción» y de la «gober­na­bi­li­dad demo­crá­ti­ca» capi­ta­lis­ta?

¿Cuan­ta pro­pie­dad pri­va­da con­cen­tra­ría un «empre­sa­rio» capi­ta­lis­ta antes de que las mul­ti­tu­des de ham­brien­tos saqueen su casa y des­tru­yan todo lo que encuen­tran a su paso, inclu­so su vida y la de su fami­lia?

¿Cuan­tas balas o misi­les alcan­za­rían a dis­pa­rar las tro­pas mili­ta­res antes de ser des­tro­za­das por las mul­ti­tu­des enfu­re­ci­das por el ham­bre y la reac­ción ins­tin­ti­va de la bús­que­da de super­vi­ven­cia a cual­quier cos­to?

Los esta­lli­dos laten­tes

Esta­lli­dos en Hai­tí por deman­da de ali­men­tos.

No se tra­ta de una revo­lu­ción racio­nal y pla­ni­fi­ca­da por la toma del poder polí­ti­co, se tra­ta de la «bar­ba­rie» en su esca­la pri­mi­ti­va, una regre­sión al hom­bre pre­his­tó­ri­co, sin nin­gún mol­de de «civi­li­za­ción» o de «con­ven­ción social» que lo con­ten­ga en su bús­que­da de ali­men­tos para super­vi­vir en la inme­dia­tez.

A excep­ción de los mar­gi­na­dos masi­vos de la socie­dad de con­su­mo capi­ta­lis­ta, que no alcan­zan a cubrir los nive­les esen­cia­les de super­vi­ven­cia, el res­to de la socie­dad mun­dial (tan­to en el mun­do depen­dien­te como en el mun­do de las poten­cias capi­ta­lis­tas domi­nan­tes) está pro­gra­ma­da a par­tir de una estruc­tu­ra pira­midal de indi­vi­duos-masa nive­la­dos por la ideo­lo­gía del con­su­mo capi­ta­lis­ta.

La mani­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca con el con­su­mis­mo (para ven­der pro­duc­tos capi­ta­lis­tas) des­arrai­gó al indi­vi­duo-masa de los valo­res de su pro­pia cul­tu­ra, his­to­ria y tra­di­cio­nes de ori­gen, y lo con­vir­tió en un alie­na­do uni­ver­sa­li­za­do y sin con­cien­cia.

Curio­sa­men­te, el sis­te­ma que nive­ló a la huma­ni­dad en la ideo­lo­gía del con­su­mo como «pen­sa­mien­to úni­co», hoy reta­cea a las mayo­rías pla­ne­ta­rias la mate­ria pri­ma del con­su­mo: Los ali­men­tos esen­cia­les para la super­vi­ven­cia.

La ONU, el Ban­co Mun­dial, la mayo­ría de los exper­tos y últi­ma­men­te el G‑8, vie­nen advir­tien­do des­de tres años sobre el peli­gro de esta­lli­dos socia­les a esca­la glo­bal que podrían gene­rar­se por el impac­to de los pre­cios del petró­leo sobre el cos­to de los ali­men­tos en los paí­ses más pobres de Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na.

El FMI advir­tió en varios infor­mes de que la cri­sis mun­dial es mayor de lo que se pre­veía, y que va a con­de­nar al ham­bre y la deses­pe­ra­ción a las masas más empo­bre­ci­das del mun­do depen­dien­te, en Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na.

«Miles, cien­tos de miles de per­so­nas pade­ce­rán ham­bre. Los niños sufri­rán de malnu­tri­ción, con con­se­cuen­cias por el res­to de sus vidas», seña­ló el FMI, advir­tien­do que la cri­sis social cau­sa­da por la infla­ción en los pre­cios de los ali­men­tos ya esta des­en­ca­de­nan­do con­flic­tos socia­les a nivel mun­dial.

En bus­ca de comi­da: des­nu­tri­ción infan­til en Lati­noa­mé­ri­ca

La gue­rra per­di­da del capi­ta­lis­mo

La «emer­gen­cia ali­men­ta­ria» pro­du­ci­da por la esca­la­da de los pre­cios del petró­leo, con su inme­dia­to emer­gen­te de con­flic­tos y esta­lli­dos socia­les que ya empie­zan a exten­der­se por los paí­ses peri­fé­ri­cos, deter­mi­nó, a su vez, una ope­ra­ción «sal­va­ta­je de los pobres» que el Ban­co Mun­dial, el FMI y el G‑7 dicewn que­rer pro­fun­di­zar, no para repa­rar las injus­ti­cias come­ti­das por la con­cen­tra­ción de rique­za en pocas manos, sino para sal­var al sis­te­ma de la esca­la­da de con­flic­tos socia­les y gre­mia­les que pue­den ter­mi­nar de un plu­ma­zo con el actual mode­lo glo­ba­li­za­do de depre­da­ción capi­ta­lis­ta.

Len­ta­mern­te, los res­pon­sa­bles y estra­te­gas ins­ti­tu­cio­na­les del sis­te­ma comien­zan a tomar con­cien­cia de que la «cri­sis ali­men­ta­ria» no tie­ne otra barre­ra de con­ten­ción posi­ble que la de sumi­nis­trar ali­men­tos a los ham­brien­tos antes de que les esta­lle el pla­ne­ta en las manos.

El direc­tor del Depar­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de la Orga­ni­za­ción para la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción de Nacio­nes Uni­das (FAO), José María Sun­si, advir­tió de que es nece­sa­rio incor­po­rar en el mer­ca­do mun­dial de ali­men­tos «meca­nis­mos de infor­ma­ción y pre­ven­ción» para poder anti­ci­par las cri­sis ali­men­ta­rias y evi­tar que lle­guen a «extre­mos tan gra­ves» como los esta­lli­dos socia­les pro­vo­ca­dos en dis­tin­tas esca­las por la subi­da sin pre­ce­den­tes del pre­cio de los ali­men­tos.

Por su par­te, la ONU y otras orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les en el 2008 lega­ron a un acuer­do para crear una «uni­dad de cri­sis» des­ti­na­da a res­pon­der al desa­fío de la actual pla­ga ali­men­ta­ria mun­dial, anun­cia­do en Ber­na el secre­ta­rio gene­ral de Nacio­nes Uni­das, Ban Ki-moon.

Ban reali­zó una reu­nión en Ber­na con los diri­gen­tes de las 27 agen­cias y orga­ni­za­cio­nes de Nacio­nes Uni­das para tra­zar un plan «de emer­gen­cia» para hacer fren­te a la cri­sis pro­vo­ca­da por la subi­da de los pre­cios de los pro­duc­tos ali­men­ta­rios.

Ban Ki-moon., un apén­di­ce de Washing­ton en la ONU, seña­ló que la prio­ri­dad inme­dia­ta debe ser «ali­men­tar a los ham­brien­tos» e hizo un lla­ma­mien­to a los paí­ses a con­tri­buir, «urgen­te y ple­na­men­te», con fon­dos para el Pro­gra­ma Ali­men­ta­rio Mun­dial (PAM).

Las poten­cias vie­nen hablan­do de un «Nue­vo Tra­to (New Deal) para una Polí­ti­ca Mun­dial de Ali­men­tos», acor­da­do en el Comi­té de Desa­rro­llo, el panel que fija las polí­ti­cas del Ban­co Mun­dial y que se reu­nió en Washing­ton como par­te de las asam­bleas de gober­na­do­res que reali­zó la ins­ti­tu­ción este fin de sema­na con­jun­ta­men­te con el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal.

El enton­ces pre­si­den­te del BM, Robert Zoe­llick, seña­ló en el 2008 que los gobier­nos deben inter­ve­nir de for­ma «urgen­te» para evi­tar que la cri­sis ali­men­ta­ria hun­da aún más en la pobre­za a 100 millo­nes de per­so­nas, y pidió a paí­ses donan­tes cum­plir pron­to sus com­pro­mi­sos de com­ple­tar un fal­tan­te de US$ 500 millo­nes en las Nacio­nes Uni­das des­ti­na­do a amor­ti­guar el ham­bre en el mun­do.

En la diná­mi­ca de con­cen­tra­ción de rique­za del capi­ta­lis­mo en la era trans­na­cio­nal, los US$ 500 millo­nes ofre­ci­dos para paliar el ham­bre en el mun­do resul­tan una cifra magra y absur­da que no alcan­zan ni siquie­ra para sub­sa­nar el ham­bre en un solo país.

Para dar una dimen­sión numé­ri­ca de la depre­da­ción capi­ta­lis­ta a esca­la pla­ne­ta­ria bas­te citar que ‑según el Wall Street Jour­nal- los acti­vos finan­cie­ros glo­ba­les (el dine­ro espe­cu­la­ti­vo sin fron­te­ras), suman alre­de­dor de US$ 59,4 billo­nes (millo­nes de millo­nes).

Esta masa de dine­ro (pro­duc­to de la depre­da­ción capi­ta­lis­ta a esca­la glo­bal) equi­va­le a casi 25 veces el pre­su­pues­to anual de EEUU (US$2,4 billo­nes), o algo más asom­bro­so aún: Esa suma equi­va­le a casi el total del PBI mun­dial (US$ 65 billo­nes).

Con solo el 5% de la suma com­pues­ta por los «acti­vos finan­cie­ros glo­ba­les» (unos US$ 3 billo­nes) se podría ali­men­tar y cubrir las nece­si­da­des de salud de toda pobla­ción mun­dial hoy mar­gi­nal y caren­cia­da.

Bas­te men­cio­nar que la tota­li­dad del gas­to arma­men­tis­ta en el mun­do ascien­de a US$ 1,5 billón, y que En Wall Street (el tem­plo del dine­ro espe­cu­la­ti­vo mun­dial) se coti­zan accio­nes por US$ 22 billo­nes.

En este esce­na­rio, los US$ 500 millo­nes men­cio­na­dos por la ONU y el Ban­co Mun­dial como esen­cia­les para «com­ba­tir el ham­bre» care­ce de toda lógi­ca mate­má­ti­ca y rea­lis­ta.

La suma men­cio­na­da como esen­cial para dar la «gue­rra con­tra el ham­bre» equi­va­le a menos de 10% de la for­tu­na per­so­nal de Warren Buf­fett, el espe­cu­la­dor más emble­má­ti­co de Wall Street, y resul­ta menos que un men­dru­go com­pa­ra­da con las for­tu­na de los diez «hom­bres más ricos».

Repar­to de comi­da en Perú

La hora del Apo­ca­lip­sis social

La pren­sa inter­na­cio­nal (par­te inte­gran­te del sis­te­ma) pone en esta diná­mi­ca de «sal­va­ta­je de los pobres» al FMI, al Ban­co Mun­dial, al G‑7 y el G‑8, como si fue­ran ins­ti­tu­cio­nes del «bien común» y sin fines de lucro, luchan­do para ter­mi­nar con la injus­ti­cia y el ham­bre en el mun­do.

Antes que nada, el Ban­co Mun­dial, el FMI, el G‑7 y el G‑8 son las máxi­mas enti­da­des repre­sen­ta­ti­vas del capi­tal tras­na­cio­nal que depre­da el mun­do con las tras­na­cio­na­les y con el sis­te­ma de espe­cu­la­ción finan­cie­ra con sede cen­tral en Wall Street.

Antes de la cri­sis finan­cie­ra con las sub­pri­me en EEUU, y con el triun­fo del Dow Jones en Wall Street, rei­na­ba la fies­ta del sis­te­ma capi­ta­lis­ta sio­nis­ta tras­na­cio­na­li­za­do y nive­la­do pla­ne­ta­ria­men­te como diná­mi­ca de con­cen­tra­ción de rique­zas en pocas manos, que con­du­jo a la mitad de la pobla­ción del pla­ne­ta a sobre­vi­vir en la extre­ma pobre­za y en la mar­gi­na­li­dad social.

La con­cen­tra­ción del capi­tal mun­dial en mega-gru­pos o mega-com­pa­ñías tras­na­cio­na­li­za­das, fue el aspec­to más defi­ni­to­rio de la lla­ma­da «glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca».

Final­men­te, el explo­si­vo cóc­tel petró­leo-ali­men­tos-cri­sis finan­cie­ra que ya tomó dimen­sio­nes glo­ba­les deter­mi­nó que las poten­cias más ricas, con EEUU y Euro­pa a la cabe­za, se dedi­ca­ran al «sal­va­ta­je» de sus ban­cos y mer­ca­dos finan­cie­ros.

El enca­re­ci­mien­to del petró­leo y de los car­bu­ran­tes y su impac­to inme­dia­to sobre los ali­men­tos de con­su­mo bási­co, el aumen­to de la pobla­ción empo­bre­ci­da, el cam­bio cli­má­ti­co y las sequías en Áfri­ca y las inun­da­cio­nes en Asia, entre otros fac­to­res, se retro­ali­men­tan en incu­ban focos de esta­lli­do social en gran esca­la que toda­vía nadie sabe como pre­ver y con­tro­lar.

Ya en mar­zo de 2007 Fidel Cas­tro, había aler­ta­do en un artícu­lo, publi­ca­do en el dia­rio cubano Gran­ma, que si se apli­ca­ba la pro­duc­ción masi­va del bio­com­bus­ti­ble eta­nol a los paí­ses del Ter­cer Mun­do, estos verían cuán­tas per­so­nas deja­rían de con­su­mir maíz entre las masas ham­brien­tas del pla­ne­ta. «O algo peor (…) no que­da­rá un árbol para defen­der la huma­ni­dad del cam­bio cli­má­ti­co».

Aho­ra, la alar­ma ya ha cun­di­do has­ta en los más altos esta­men­tos del poder capi­ta­lis­ta que obser­van como los pro­ce­sos de rebe­lión pue­den entrar nue­va­men­te en ebu­lli­ción a cau­sa de la esca­sez y suba de los ali­men­tos esen­cia­les.

Para­do­jal­men­te, y como pro­duc­to de sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, hoy se encuen­tra ame­na­za­do por la pro­pia pla­ga masi­va que gene­ró: El ham­bre mun­dial.

Y sus estra­te­gas eco­nó­mi­cos, for­ma­dos en las gue­rras por con­quis­ta de mer­ca­dos, en un replie­gue tác­ti­co, inten­tan el dise­ño ope­ra­ti­vo de la úni­ca bata­lla que no pue­den ganar.

Mate­má­ti­ca­men­te, el ham­bre y los ham­brien­tos, son mayo­ría en el pla­ne­ta, y la «cri­sis ali­men­ta­ria» mun­dial los mul­ti­pli­ca como a los panes de Jesús que solo lle­gan a las mesas de los pri­vi­le­gia­dos de la pirá­mi­de capi­ta­lis­ta.

En esa ecua­ción se resu­me el peli­gro poten­cial del «apo­ca­lis­psis social» que la ins­ti­tu­cio­nes y auto­ri­da­des del sis­te­ma advier­ten ante la indi­fe­ren­cia de los espe­cu­la­do­res finan­cie­ros y con­cen­tra­do­res de rique­za capi­ta­lis­ta empre­sa­rial que siguen depre­dan­do el pla­ne­ta como si nada pasa­ra.

Se tra­ta en defi­ni­ti­va, de una diná­mi­ca irra­cio­nal de auto­des­truc­ción que solo con­du­ce a lo que vie­ne: La gue­rra por la super­vi­ven­cia ali­men­ta­ria que solo podría ser dete­ni­da con una dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de los ali­men­tos y una repro­gra­ma­ción del sis­te­ma pro­duc­ti­vo a esca­la mun­dial orien­ta­do hacia las mayo­rías.

En resu­men, y como el capi­ta­lis­mo no pue­de renun­ciar a sus leyes his­tó­ri­cas (con­cen­tra­ción de rique­za en pocas manos) la «gue­rra con­tra la pobre­za» es un mito que solo inten­ta retra­sar el reloj de la his­to­ria, o sea el «Apo­ca­lip­sis», que tan­to en su varian­te «social» como «natu­ral» o «nuclear», pare­cen ver cada vez mas cer­ca los repre­sen­tan­tes más lúci­dos del sis­te­ma.


(*Manuel Frey­tas es perio­dis­ta, inves­ti­ga­dor y ana­lis­ta, espe­cia­lis­ta en inte­li­gen­cia y comu­ni­ca­ción estra­té­gi­ca. Es uno de los auto­res más difun­di­dos y refe­ren­cia­dos en la Web.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *