Debe­mos des­ca­li­fi­car a las ONG’s como ins­tru­men­to de la lucha popu­lar- James Petras

Aná­li­sis de James Petras este 9 de julio en CX36 Radio Cen­te­na­rio.

ChI: Para comen­zar, te pedi­ría nos hables de las elec­cio­nes mexi­ca­nas y sus con­se­cuen­cias.

JP: En pri­me­ra ins­tan­cia, debe­mos ano­tar que las elec­cio­nes –en el pasa­do y actual­men­te- en Méxi­co, son muy corrup­tas. En el caso actual tene­mos el tes­ti­mo­nio de miles de per­so­nas que reci­bie­ron tar­je­tas pre­pa­gas por el PRI para hacer com­pras en el super­mer­ca­do. El PRI, el par­ti­do supues­ta­men­te gana­dor, entre­gó estas tar­je­tas a cual­quie­ra que se com­pro­me­tió a votar por su can­di­da­to, Peña Nie­to. En este caso no es nada secre­to: es una com­pra de votos abier­ta y con recla­mos de los que reci­bie­ron estas tar­je­tas por­que no reci­bie­ron el mon­to com­pro­me­ti­do para hacer las com­pras, pero que igual están lle­nan­do super­mer­ca­dos.

En segun­do lugar, tene­mos el caso de que en más de mil cen­tros de vota­ción, hubo más votos que las per­so­nas que esta­ban regis­tra­das para votar en esos luga­res. Inclu­so hay denun­cias de casos en que los votos dupli­can la can­ti­dad de votan­tes regis­tra­dos. En otras pala­bras, tene­mos el mis­mo carru­sel de per­so­nas que votan dos y tres veces por su can­di­da­to del PRI.

Aho­ra, con esta infor­ma­ción que tene­mos ¿qué va a pasar? El Ins­ti­tu­to Fede­ral Elec­to­ral dice que va a inves­ti­gar, pero por el momen­to no va a inter­ve­nir y supues­ta­men­te el voto está lega­li­za­do. Pero, como dice el can­di­da­to que salió segun­do, Andrés Manuel López Obra­dor, el can­di­da­to ganó legal­men­te pero no es legí­ti­mo.

Es una fra­se agu­da que pasa del mar­co de lo que debe ser un enor­me escán­da­lo, una enor­me movi­li­za­ción, pero pare­ce que López Obra­dor no está dis­pues­to a entrar en la cam­pa­ña de movi­li­za­ción y pro­tes­ta calle­je­ra. Según él esto debe seguir los cana­les lega­les. Sin embar­go, los cana­les lega­les no exis­ten en reali­dad por­que la corrup­ción en Méxi­co afec­ta no sólo al pro­ce­so elec­to­ral, sino tam­bién al Ins­ti­tu­to Elec­to­ral, a los juz­ga­dos elec­to­ra­les. En poco tiem­po van a dar un anun­cio dicien­do que exis­tie­ron irre­gu­la­ri­da­des, que hubo casos de coimas, que hay que rec­ti­fi­car eso para las pró­xi­mas elec­cio­nes pero que por el momen­to el mar­gen de vic­to­ria de Peña Nie­to es sufi­cien­te­men­te gran­de como para can­ce­lar la par­te corrup­ta. Y con eso se lavan las manos los cana­les lega­les y la izquier­da que­da otra vez con repre­sen­ta­ción mino­ri­ta­ria en el Con­gre­so y con algu­nas gober­na­cio­nes.

ChI: Segui­mos en la región, ¿cómo ves la cam­pa­ña elec­to­ral vene­zo­la­na?

JP: La polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos es muy cla­ra: cuan­do ganan elec­cio­nes los can­di­da­tos que ellos ponen, las elec­cio­nes son libres y hones­tas. Si Esta­dos Uni­dos o su can­di­da­to pier­den, las elec­cio­nes son corrup­tas, ile­gí­ti­mas. No quie­ren acep­tar una derro­ta. Es el caso de Vene­zue­la y tam­bién en otros casos don­de hay can­di­da­tos popu­la­res y nacio­na­lis­tas con ten­den­cias socia­lis­tas.

En el caso de Vene­zue­la hemos reci­bi­do infor­ma­ción de que Esta­dos Uni­dos sigue cana­li­zan­do dine­ro hacia ONG’s que siem­pre son una facha­da para lo que exis­te en Vene­zue­la. Son agen­tes paga­dos, orga­ni­za­dos, diri­gi­dos por Esta­dos Uni­dos hacia varias tác­ti­cas. Una es el bra­zo polí­ti­co que está diri­gi­do a hacer cam­pa­ña don­de la dere­cha no tie­ne fuer­za, o sea en los barrios popu­la­res, la cla­se media baja y otros sec­to­res don­de podría haber algu­na disi­den­cia.

Aho­ra, la prác­ti­ca de ellos no es pre­sen­tar una alter­na­ti­va por­que no tie­nen alter­na­ti­vas con reso­nan­cia popu­lar. Lo que hacen es apro­ve­char­se de algu­nas con­di­cio­nes nega­ti­vas que exis­ten, por ejem­plo que no reco­gen la basu­ra o un alcal­de no cum­ple una pro­me­sa o el pro­ble­ma de la delin­cuen­cia; o sea cual­quier tema que sea que­ja popu­lar, ellos entran y explo­tan esa situa­ción. Sin con­tar que ellos no ofre­cen nin­gu­na solu­ción, más allá de los cli­chés de siem­pre de la dere­cha.

Aho­ra, este tra­ba­jo des­de aba­jo está com­ple­men­ta­do por unas cam­pa­ñas de medios de comu­ni­ca­ción de masas, don­de la dere­cha sigue con­tro­lan­do los prin­ci­pa­les medios y par­ti­cu­lar­men­te la tele­vi­sión.

Ade­más, hay un gru­po que están más clan­des­ti­nos, los gru­pos de cho­que, que son los que van a fomen­tar algún des­or­den si pier­den las elec­cio­nes, lo que es más pro­ba­ble que nun­ca.

Enton­ces, está fun­cio­nan­do la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na en tres nive­les: Uno es el de aba­jo con las ONG’s; el segun­do son los medios de comu­ni­ca­ción de masas; y ter­ce­ra es la línea dura con gru­pos de cho­que, que ya hemos men­cio­na­do en otros con­tex­tos.

En la actua­li­dad, has­ta las últi­mas sema­nas pre­vio a las elec­cio­nes, vamos a ver en fun­cio­na­mien­tos los gru­pos uno y dos, los medios y la polí­ti­ca de agi­ta­ción para fomen­tar con­flic­tos. Pero el otro exis­te y está amplian­do sus redes, y se man­tie­ne como una ame­na­za a la demo­cra­cia, inclu­so más allá de las elec­cio­nes bus­can­do ins­ta­lar una situa­ción simi­lar a la que crea­ron en Siria y en Libia.

El pro­ble­ma cla­ve es que no tie­nen una masa crí­ti­ca que pudie­ran levan­tar. En este sen­ti­do la demo­cra­cia bajo el gobierno de Hugo Chá­vez y la influen­cia masi­va que tie­ne en todos los sec­to­res del país y sobre todo en los sec­to­res popu­la­res, hace muy difí­cil que pue­dan repe­tir en Vene­zue­la lo que mon­ta­ron en Siria y otros luga­res, que se basa en dar apo­yo arma­do a gru­pos disi­den­tes para pro­vo­car cho­ques vio­len­tos.

En ese sen­ti­do, creo que Hillary Clin­ton, Barak Oba­ma y su minis­tro de Defen­sa, Leon Panet­ta, han cal­cu­la­do mal: Vene­zue­la no es Siria, Vene­zue­la no es Libia; Vene­zue­la es un país demo­crá­ti­co con una amplia base popu­lar orga­ni­za­da libre­men­te que están dis­pues­tos a enfren­tar cual­quier desa­fío vio­len­to, des­de aba­jo.

Por tan­to, Vene­zue­la tie­ne una vacu­na demo­crá­ti­ca que neu­tra­li­za esos esfuer­zos. Pero eso no quie­re decir que no haya aven­tu­re­ros en ese sec­tor vio­len­to de la opo­si­ción. Ellos pue­den pen­sar –y esto hay que ano­tar­lo- que pue­den hacer deto­nar, con un peque­ño gru­po vio­len­to y deter­mi­na­do, un con­flic­to, una con­fron­ta­ción, don­de haya heri­dos o muer­tos, y pen­sar que a par­tir del peque­ño motor, arran­ca el gran motor. Un tipo de ‘foquis­tas’ de la dere­cha. Pero están equi­vo­ca­dos por­que esa piro­tec­nia va a caer en el vacío.

ChI: Ya que lo men­cio­nas­te ¿Cuál es el papel de las ONG’s? ¿Cómo sur­gen?

JP: Bueno, sur­gen real­men­te con gran fuer­za duran­te las dic­ta­du­ras, por­que era la for­ma de man­te­ner abier­ta algu­na acti­vi­dad por los dere­chos huma­nos. Pero rápi­da­men­te estos gru­pos volun­ta­rios comen­za­ron a reci­bir sub­ven­cio­nes de fun­da­cio­nes de Euro­pa y de Nor­te­amé­ri­ca, entre social­de­mó­cra­tas y libe­ra­les. A la vez, rápi­da­men­te la dere­cha cap­tó su impor­tan­cia como un ins­tru­men­to de inter­ven­ción.

Enton­ces tie­nen un ori­gen que uno pue­de decir es casi pro­gre­sis­ta, pero sobre­pa­sa­ron esa pri­me­ra fase y lue­go comen­za­ron a fun­cio­nar con la agen­da de sus finan­cia­do­res de Esta­dos Uni­dos y Euro­pa.

Hay que ver que ori­gi­nal­men­te toma­ron el títu­lo de Orga­ni­za­ción No Guber­na­men­tal, pero ense­gui­da reci­bie­ron apo­yo guber­na­men­tal y más ade­lan­te empe­za­ron a cola­bo­rar con los gobier­nos de turno en sus paí­ses. Así pier­den cual­quier ori­gi­na­li­dad que tuvie­ran.

Hoy las ONG’s –sobre todo las gran­des- reci­ben millo­nes de dóla­res, con un ejér­ci­to de fun­cio­na­rios bien pagos y enor­mes sub­ven­cio­nes para via­jar a todos par­tes y dar tes­ti­mo­nio sobre pro­ble­mas que en reali­dad no afec­tan el poder del impe­ria­lis­mo ni la explo­ta­ción de las mul­ti­na­cio­na­les.

Están mucho más dedi­ca­das a la tarea de crear peque­ños nichos, don­de hablan de auto­ayu­da, don­de los pobres deben jun­tar sus dine­ros para mejo­rar su vida en vez de exi­gir mayor gas­to públi­co. Y en vez de enfren­tar a la estruc­tu­ra del poder, aco­mo­dar­se y adap­tar­se a las exi­gen­cias de las cla­ses domi­nan­tes.

En otras pala­bras asis­ti­mos al pro­ce­so en los últi­mos cin­cuen­ta años de la con­ver­sión de algo que tenía con­te­ni­do huma­ni­ta­rio, hacia ins­tru­men­tos del impe­ria­lis­mo y las oli­gar­quías. Hablan del micro­cré­di­to, dan­do peque­ños prés­ta­mos, y des­pués con­vier­ten las micro­fi­nan­zas en una gran empre­sa, don­de cobran tasas de inte­rés usu­ra­rias y las tasas de ban­ca­rro­ta de las micro­em­pre­sas es real­men­te impre­sio­nan­te, alcan­za casi el 50% en el pri­mer año.

Enton­ces, eso no son solu­cio­nes. Ellos siem­pre fun­cio­nan con el con­tex­to de mejo­ra­mien­to incre­men­tal den­tro del sis­te­ma de poder. Las ONG’s no son demo­crá­ti­cas, hay gru­pos de inte­lec­tua­les, de pro­fe­sio­na­les que mane­jan la empre­sa y ellos toman sus deci­sio­nes en con­sul­ta con los finan­cis­tas exter­nos, de la polí­ti­ca exter­na de Esta­dos Uni­dos, Euro­pa. No son demo­crá­ti­cos por ese con­tex­to don­de for­mu­lan su estra­te­gia, su agen­da y sus prin­ci­pa­les orien­ta­cio­nes.

Por todo esto debe­mos des­ca­li­fi­car a las ONG’s como ins­tru­men­to de la lucha popu­lar.

ChI: Lle­ga poca infor­ma­ción de la situa­ción actual en Siria. ¿Qué nos podes comen­tar sobre esto?

JP: No hay nin­gu­na duda de que Siria es aho­ra el prin­ci­pal lugar de expan­sión impe­ria­lis­ta. Esta­dos Uni­dos dice abier­ta­men­te que está apo­yan­do, finan­cian­do, arman­do la opo­si­ción. No tie­nen nada de rebel­des, de disi­den­tes, de demó­cra­tas, son ban­das de terro­ris­tas que ope­ran con el res­pal­do impe­rial, que son un con­glo­me­ra­do de libe­ra­les, asal­tan­tes, terro­ris­tas, fun­da­men­ta­lis­tas. No hay nada demo­crá­ti­co, no hay nada nacio­na­lis­ta, no hay nada en este con­glo­me­ra­do que pudié­ra­mos decir que repre­sen­ta la volun­tad del pue­blo sirio.

El pue­blo sirio tal vez tie­ne sus crí­ti­cas a Al Assad, tal vez quie­ra cam­bios, pero no a par­tir de la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta, son ellos los que quie­ren deci­dir su futu­ro demo­crá­ti­co, pací­fi­co e inde­pen­dien­te. No quie­ren pasar del gobierno de Al Assad a un domi­nio impe­ria­lis­ta.

Eso es muy cla­ro y debe­mos res­pe­tar­lo y poner mucha dis­tan­cia de las ban­das trots­kis­tas que han apo­ya­do esta inter­ven­ción impe­ria­lis­ta lla­mán­do­la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca. Otra vez tene­mos un ejem­plo de este fallo de los trots­kis­tas que con­fun­den sus ilu­sio­nes con las reali­da­des en el mun­do.

Extrac­ta­do por La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *