Mue­re len­ta­men­te quien se trans­for­ma en escla­vo- Mai­té Campillo

Se lo que es el amor, “señor Pre­si­den­te”, conoz­co a mi gen­te… Por eso sé que su lide­raz­go es repug­nan­te, tan­to como el sufri­mien­to que impone

Mue­re len­ta­men­te quien se trans­for­ma en escla­vo del hábi­to, repi­tien­do todos los días
los mis­mos tra­yec­tos, quien no cam­bia de mar­ca,
no arries­ga ves­tir un color nue­vo y no le habla a quien no conoce.

Oí voces que decían:

  • Petro­ni­la es boba, es boba Petronila…un cen­te­nar, o más de voces, todas decían lo mis­mo: es boba Petronila…

Petro­ni­la no era aje­na a ese coro de voces, hacién­do­la creer que la “bobe­ra” se había adue­ña­do de una par­te de ella, ocu­pan­do un peda­zo deter­mi­nan­te de la rue­da que bom­bea­ba y gira­ba sus sen­ti­mien­tos más pro­fun­dos, los de ella, tie­rra y mar aden­tro, los del filo y de la coli­na. Ah, Petro­ni­la, Petro­ni­la de cañón colo­ra­do y plu­ma sedo­sa y fina! Obser­va lo que te rodea, es bueno, es lin­do, ¿a qué espe­ras? cami­na Petro­ni­la, camina…

Una nube de pol­vo áspe­ra la impi­de ver­se a sí mis­ma, afe­rrán­do­se a su cuer­po como cami­sa de fuer­za mania­tán­do­la cla­va sus garras, se estre­me­ció por el rugir de la fie­ra. Miró hacia el infi­ni­to desean­do des­am­pa­ra­da que un tra­go de luz ali­via­ra su gar­gan­ta. Ahí está la res­pues­ta, salir, cami­nar a favor del vien­to. Corre Petro­ni­la, corre…

Las voces de la envi­dia, del indi­vi­dua­lis­mo y su des­pre­cio, cre­cen y se mul­ti­pli­can. Pero no es esa la vez exac­ta que Petro­ni­la oye, es otra más puta, crea­da por abu­sos de poder que con­for­man como huma­na tu cus­to­dia sabien­do que ella, te lle­va a la muer­te direc­ta: esa es su pro­tec­ción, que asien­tan como ley, la que te des­per­so­na­li­za, tor­tu­ra, humi­lla, lapida.

Gallos y galli­nas osten­tan­do botas, es la car­na­za en el poder inde­fi­ni­do la que te entre­ga mili­tar y civil­men­te bajo sus órde­nes. Petro­ni­la se sien­te des­pro­te­gi­da, mise­ra­ble, aguan­ta como pue­de la marea ante el des­pre­cio de gallos en el patio de buta­cas de galli­nas; la degra­da­ba, has­ta sen­tir­se mal con­si­go misma.

A Petro­ni­la la fal­ta­ba todo lo que había soña­do cuan­do de for­ma incons­cien­te lo había logra­do en la casa de sus padres, que fue­ron pun­tal de luz y armo­nía: el encuen­tro con poe­tas, músi­cos, ver cine, tea­tro, sen­tir cer­ca can­tau­to­res y cuen­te­ros, eso y más la fal­ta­ba. Ansia­ba las pala­bras como el tulli­do de sus pier­nas, como el ebrio vaso de su vino, como el cie­go en sus ojos la irra­dia­ción del arco iris; como el ham­brien­to recha­za el pla­to vacío y las fal­sas pro­me­sas, el tra­to sar­no­so, el des­pre­cio por ban­de­ra y la cama enlu­ta­da. Como esti­lli­ta llo­ra su des­ga­rro de la rama sóli­da sobre el tron­co, su des­flo­ra­ción social y el dolor de su alien­to sobre tie­rra y lluvia.

Al lla­ma­do de los duen­des y hari­ma­gua­das can­ta la cabra, can­ta una vez más entre espas­mos, fue­go y agua, una vez más al lla­ma­do por espa­cio infi­ni­to. Soñar abri­ga los cuer­pos y des­pe­re­za la gar­gan­ta, ellos están ahí, sin­gu­la­res per­so­na­jes que se nie­gan a des­apa­re­cer del baúl de las leyen­das de sue­ños legen­da­rios. Amar y soñar como deseo inalie­na­ble, hace­dor de mágia y encan­ta­mien­to: acto­res, com­pa­ñías, pue­blo que quie­re seguir soñan­do, apos­tan­do anhe­los de espe­ran­za y vol­ver una vez más a empren­der via­je a Ita­ca y Kan­chat­ka, reen­car­nar­se en sol como fuen­te de pri­ma­ve­ras don­de hier­va la san­gre a gri­tos de optimismo.

Por un ins­tan­te Petro­ni­la cerró los ojos, recor­dó la casa de sus padres, de cuan­do ella habría paso a los lati­dos de su cora­zón sin nece­si­dad de supli­car­la. Sobre el fon­do del mar un esce­na­rio, y sobre él un tapiz, en el que se podía ver con cla­ri­dad un her­mo­so valle; recuer­da de cuan­do la ino­cen­cia e irra­dia­ción juve­nil la hizo entrar a ojos cerra­dos sin medir con­se­cuen­cias. Era el amor encan­ta­do que se había apo­de­ra­do de Petro­ni­la, ani­dan­do en ella con ímpe­tu y desa­fío; entre­gó sin pre­gun­tar su mano, que­ría sen­tir a tra­vés de ella los fron­do­sos árbo­les. Empi­nó orgu­llo­sa el ries­go como aven­tu­ra pal­pi­tan­te, cre­yén­do­se pro­te­gi­da de aque­lla mano, esti­ró su cuer­po, sus sue­ños y fan­ta­sías para ubi­car­se en lo alto de la coli­na, era una estam­pa tan her­mo­sa y colo­ri­da que sin­tió la llu­via tibia de sus ojos. Apre­tó aque­lla mano que ins­tan­tá­nea­men­te asu­mió como par­te de su vida y empe­zó a reco­ger todas las cose­chas que había soña­do lle­na de feli­ci­dad a borbotones.

Petro­ni­la se estre­me­ce ante su pasa­do, le sien­te como una pesa­di­lla. No hizo nin­gún esfuer­zo, no impi­dió aquél mági­co momen­to que la hacía ver que una vez ella exis­tió, soñó, tuvo una fami­lia… Se secó las lágri­mas, la esco­cían sobre el humo de fue­go que revi­vía; el cuer­po de mujer la aban­do­na­ba como frac­cio­na­do en par­tí­cu­las, pero sus ojos, su mira­da era fuer­te como roble esbel­to, ins­pi­ra­da por esos sen­ti­mien­tos por un momen­to su mira­da era alti­va como los pinos altos de Mar­tí, como los ojos de la con­cien­cia sor­pren­di­da ante la visión del mons­truo que la iba mol­dean­do su com­pos­tu­ra. Sobre ese ABC ceni­cien­to, ver­tió por un segun­do todo lo que la dolía…

  • Petro­ni­la, qué luces, qué ves­ti­do es ese, dón­de estás bruja…

y como “caza­dor” ambi­cio­so, dijo: ahí te trai­go sie­te cha­que­tas, en un ade­mán se las tiró al piso y se enva­len­to­nó ajus­tán­do­se el pan­ta­lón a la cin­tu­ra. Petro­ni­la sin­tió el sabor amar­go más puro de la hiel, la pene­tró a fon­do como un puñal hirién­do­la un poco más aquél híga­do tan car­ga­do de heri­das; miró aque­lla pil­tra­fa con resig­na­ción: ¿cómo lle­var­le la con­tra­ria?, ¿cómo pre­gun­tar­le que de qué cha­que­tas habla­ba, y dón­de había pasa­do la noche?

El cuer­po de Petro­ni­la entró como en un ciclón atmos­fé­ri­co, la casa como ella se encon­tra­ba vacía, tris­te, sin respuesta…

El “señor” Matias alias Pene­que, esta­ba ebrio, sólo tenía pues­ta una cami­sa sobre su cuer­po, la cha­que­ta la había per­di­do y cre­yén­do­la encon­trar la “reco­gió” sie­te veces:

  • Te trai­go por una vez un rega­lo para tus hijos, no te ale­gras perra…El nihi­lis­mo enfer­mo, tomó auto­ri­dad, des­po­tis­mo; aquél mori­bun­do, dese­cho, “¡se había con­ver­ti­do en hom­bre!”… Con una fuer­za aplas­tan­te en atar­de­ce­res y noches: el nihi­lis­mo se hizo car­ne, con anti­faz de hom­bre. Empe­zó a for­jar­se en su nue­va anda­du­ra cada ama­ne­cer, cada noche al lado de aque­lla her­mo­sa cria­tu­ra. La casa cada vez más vacía, ya ni olor a hogar tenía, los vasos del brin­dis de rega­lo de novios vacíos, tris­tes. El nihi­lis­mo cerró ven­ta­nas, tran­có puer­ta, era la muerte.

Mue­re len­ta­men­te quien hace de la tele­vi­sión su gurú.
Mue­re len­ta­men­te quien evi­ta una pasión,
quien pre­fie­re el negro sobre blanco
y los pun­tos sobre las “íes” a un remo­lino de emociones,
jus­ta­men­te las que res­ca­tan el bri­llo de los ojos,
son­ri­sas de los bos­te­zos, cora­zo­nes a los tro­pie­zos y sentimientos.

  • Petro­ni­laaaaa… cami­na, vive, lucha!!!

La com­po­si­ción de nues­tros cuer­pos cuan­do se unen y aman for­man armo­nía y color, for­mas de ensue­ño y leyen­da, lazos de unión apre­ta­dos, sóli­dos, yo lo sé. Se que ese tipo de unión da como resul­ta­do pal­pa­ble gorrio­nes libres, ale­gres! Los sue­ños se com­par­ten, dan un color inten­so, nos fun­den uno en el otro has­ta sen­tir de por vida esa vibra­ción cóm­pli­ce de amor, y, aun­que la ciu­dad sea dor­mi­to­rio, casa y habi­ta­ción derro­chan encan­ta­mien­to, se con­vier­ten en algo mági­co y da igual que haya tor­men­ta exte­rior; la luz vibra entre ambos gra­cias a una afor­tu­na­da aso­cia­ción de colo­res puros y fun­di­dos como un len­gua­je pro­pio has­ta el bor­de de ideas y valo­res empu­jan­do la unión, mar­ca­dos por el buen humor y pasión, comu­ni­ca­ción a todas las horas en todo momen­to, noches ente­ras hablan­do en cual­quier rin­cón, lec­tu­ra de poe­sías por vie­jos cafés, des­cu­brir pue­blos, museos, tea­tros. La ale­gría que ema­na esa ima­gen la sigo dis­fru­tan­do; de ésta emble­má­ti­ca unión, sagra­da inquie­tud!, apa­sio­nan­te comu­ni­ca­ción que pene­tra en las vís­ce­ras idea­li­zan­do a quién así te ama entre cam­pas, árbo­les, o estre­chos calle­jo­nes, has­ta algún bal­cón cho­rrea agua can­sa­dos de tan­to amor bajo su ven­ta­na: horas hablan­do, soñan­do, idean­do sobre el mon­te Igel­do, Casa de Cam­po, Tem­plo de Debot, Alham­bra de Gra­na­da, Barrio de Albai­cín, sobre los valles y cos­ta del Can­tá­bri­co, Picos de Euro­pa, Piri­neos, Sie­rra Maes­tra, La Pam­pa, Chi­ché­nitzá, o Cola del Dia­blo. Los rin­co­nes lla­man al amor, invi­tan de mane­ra silen­cio­sa, y los cuer­pos se impli­can en todo a puro fue­go; entre mani­fes­ta­cio­nes y barri­ca­das, hacia el tra­ba­jo… Miles de besos se eter­ni­zan sin dejar de aca­ri­ciar manos, ojos, y la satis­fac­ción de tener un aman­te sen­si­ble, que te habla horas a los oídos para estre­me­cer­te. Cada día es nue­vo, úni­co, deter­mi­nan­te, apa­sio­na­do. Des­co­no­ce el abu­rri­mien­to, por­que la pri­me­ra hora de la maña­na anun­cia todo lo fres­co y nue­vo en esa mira­da que te quie­re, doy fe que amor y pasión pue­de mover mon­ta­ñas que per­mi­ten luchar y bus­car la for­ma de crear si no, no es amor. Sí, siem­pre hay que tener un pro­yec­to, un ideal con raíz, sóli­do, con con­ti­nui­dad. El vacío se sufre como una gra­ve enfer­me­dad, es un mal difí­cil de curar.

Mue­re len­ta­men­te quien no vol­tea la mesa cuan­do está infe­liz en el trabajo,
quien no arries­ga lo cier­to por lo incier­to para ir detrás de un sueño,
quien no se per­mi­te por lo menos
una vez en la vida, huir de los con­se­jos sensatos.

Mue­re len­ta­men­te quien no via­ja, quien no lee, quien no oye música,
quien no encuen­tra gra­cia en sí mismo.

Mue­re len­ta­men­te quien des­tru­ye su amor pro­pio, quien no se deja ayudar.

Y la ara­ña del tiem­po ten­dió sus hilos de pla­ta por cami­nos encan­ta­dos. Me aga­rro a un cabo de ellos, para seguir en la armo­nía de las fuer­zas coor­di­na­das que pre­va­le­cen en mi, en ellas hay ver­da­de­ros puños, vida e his­to­ria, no per­der el sopor­te de su fuer­za es un obje­ti­vo. Un puño de años nos carac­te­ri­zan, unen, cur­ten mi rela­ción y con­vi­ven­cia basa­da en la liber­tad de ambos, siem­pre dis­pues­ta a lle­gar a ella car­ga­da de flo­res sobre ese per­fil que soñé, supe ele­gir, y no quie­ro cam­biar por nada esa for­ma de vida, así avan­ce la edad ni por des­tino ni por azar esta­ré dis­pues­ta jamás. Seguir sin­tien­do en mis labios el sudor de pri­ma­ve­ras nue­vas, es mi opción, revol­car­me en mil colo­res, y cada péta­lo que se fil­tre en los poros tiña mis sue­ños y pro­yec­te mi mira­da en la ale­gría de las flo­res, fue­ra de las fron­te­ras de la ansie­dad de los sue­ños con­sue­lo de los que acep­tan las derro­tas como triun­fos, y las sába­nas esté­ri­les, secas, olvi­den el sudor de la autén­ti­ca pri­ma­ve­ra, siem­pre rabio­sa­men­te joven *La vida es dema­sia­do boni­ta para mal­gas­tar­la hacien­do siem­pre lo mis­mo, deten­te y míra­la, obser­va la natu­ra­le­za estás den­tro de ella, saber­se cui­dar: la ruti­na no intro­du­ce nue­vos estí­mu­los en la men­te, ya que no pro­du­ce endor­fi­nas, reír mucho y hacer el amor sí pro­du­ce. No per­der la espe­ran­za redu­ce el colesterol.

PD.

Se lo que es el amor, “señor Pre­si­den­te”, conoz­co a mi gente…

Por eso sé que su lide­raz­go es repug­nan­te, tan­to como el sufri­mien­to que impo­ne. Es una igno­mi­nia, por­que todo indi­vi­dua­lis­mo arrai­ga­do en un poder care­ce no solo de hon­ra­dez y de res­pe­to, sino que se basa y ali­men­ta de un abu­so des­pó­ti­co. Sus leyes de des­pre­cio cau­san gra­ves sufri­mien­tos, que­bran­ta el equi­li­brio, y los seres pade­cen las con­se­cuen­cias de su ideo­lo­gía des­pre­cia­ble. Sí, se lo que es el amor, como influ­ye en el com­por­ta­mien­to, como habla, mira, pien­sa, aumen­ta la irri­ga­ción san­guí­nea a todas las par­tes del cuer­po, es opti­mis­ta, trans­mi­te una sen­sa­ción de desa­fío a la enfer­me­dad y su derro­che en fár­ma­cos; anu­la las fron­te­ras de la edad regu­lan­do la pre­sión arte­rial, oxi­ge­na la san­gre aumen­tan­do la cali­dad de los gló­bu­los rojos y blan­cos, lin­fo­ci­tos, pla­que­tas. El amor aumen­ta el volu­men y la cali­dad de la ven­ti­la­ción pul­mo­nar, pre­vie­ne futu­ras enfer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res defen­dién­do­se del mar­ca­pa­sos como for­ma de vida. Todos sus órga­nos cuan­do se ena­mo­ran derri­ten una gela­ti­na a miel sua­ve mejo­ran­do la fun­ción diges­ti­va y se enfren­ta a con­ser­van­tes can­ce­rí­ge­nos y amo­nia­cos. Sen­tir amor, derre­tir­se en él, rela­ja el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral y el vege­ta­ti­vo, y el enté­ri­co se enfren­ta inte­li­gen­te­men­te con­tra abu­so y des­pre­cio de Esta­do. Libe­ra en el orga­nis­mo endor­fi­nas, hor­mo­nas de la feli­ci­dad libe­ran­do adre­na­li­na, favo­re­ce la aten­ción, per­cep­ción y la acti­va­ción cuerpo/​mente en poten­cia huma­na des­que­bra­jan­do la tor­tu­ra y las rejas de la opre­sión; libe­ra a los seres de las maz­mo­rras y ayu­da a enfren­tar­se a las leyes que refuer­zan el soborno sobre la dig­ni­dad. Dis­mi­nu­ye el nivel de cor­ti­sol, toni­fi­ca el híga­do y el pán­creas mal­tra­ta­do por los des­pi­dos y fron­te­ras sin calo­rías que impi­den su pal­pi­tar natu­ral. Regu­la, como la risa, pre­dis­po­nien­do a favor el fun­cio­na­mien­to de las hor­mo­nas sexua­les poten­cian­do su cali­dad extre­ma en con­tra de la vio­la­ción y abu­sos sobre la mujer sean de her­ma­nos, padres, mari­dos, o sol­da­dos de las bases nor­te­ame­ri­ca­nas de la OTAN. Trans­for­ma los ges­tos en los seres en algo her­mo­so, bello, recep­ti­vo, capaz de impo­si­bles, esti­mu­lan­te, sen­ci­llo y a la vez sor­pren­den­te, exci­tan­te, invi­ta a vivir la vida a sor­bos, como el mejor cal­cio de hue­sos, bri­lla la piel de emo­ción, y la sen­si­bi­li­dad cul­mi­na metas impensables.

El amor es incon­fun­di­ble, tan incon­fun­di­ble como su opo­si­tor el odio al que des­ban­ca, y flo­re­ce la belle­za en lo más remo­to; lo irra­cio­nal no tie­ne lugar como el indi­vi­dua­lis­mo, espan­ta­do ante él huye cobar­de y se refu­gia en el odio al pró­ji­mo como ley capi­ta­lis­ta. La inse­gu­ri­dad que­da cubier­ta por bra­zos segu­ros y besos ardien­tes, mira­das de con­fian­za y alien­to fogo­so, la pala­bra toma fuer­za, y el sus­pi­ro es de sosie­go. Por eso su “cri­sis” lucha sumi­sa al gran capi­tal con­tra el amor de los seres, sus dere­chos y su libertad.

Y, es que amor y risa están reñi­dos con mise­ria y mar­gi­na­ción, son alia­dos de la feli­ci­dad, redu­cen aler­gias, res­fria­dos comu­nes, migra­ñas, no solo acti­va sin nece­si­dad de mar­cas comer­cia­les, si no que tam­bién poten­cia las defen­sas del orga­nis­mo de for­ma inte­gral con­tra sus armas masi­vas, esas que fue­ron a “con­quis­tar” con sus alia­dos a Iraq, y tam­bién es loco­mo­tor por­que for­ta­le­ce la mus­cu­la­tu­ra dia­frag­má­ti­ca y abdo­mi­nal ya que una per­so­na feliz ríe con ganas de feli­ci­dad y no de gue­rras y geno­ci­dios masi­vos don­de su Esta­do “demo­crá­ti­co”, el que nos obli­ga a asu­mir como nues­tro, es alia­do de los crí­me­nes de los EEUU sobre el pla­ne­ta. Toni­fi­ca múscu­los y des­blo­quea ten­sio­nes, ejer­ci­ta más de 400 múscu­los del cuerpo.

Ena­mo­rar­se es una espe­cie de rever­be­ra­ción o reso­nan­cia que acti­va nues­tros sis­te­mas bio­eléc­tri­cos y nos per­mi­te odiar su sis­te­ma de alie­na­ción “señor Pre­si­den­te”; el amor da bue­nos pen­sa­mien­tos, estí­mu­los sen­so­ria­les, todo lo con­tra­rio al odio que ejer­ci­tan los man­da­ta­rios del capi­ta­lis­mo e impe­ria­lis­mo: ¿Quién podría ser feliz sin luchar con todas sus fuer­zas e inge­nie­ría, cuan­do las des­gra­cias se suce­den y dis­pa­ran des­de el pro­pio gobierno? Ron­da sobre el capi­ta­lis­mo, sobre sus espal­das “señor Pre­si­den­te”, una masa oscu­ra, es el velo de la muer­te por la que sur­gen sobre la tie­rra espec­tros de poder abe­rran­tes. Y, el sol acer­ca sus alas al pueblo…

Hora de libe­rar­se, de unir­se al reto: con­tra el des­po­tis­mo finan­cie­ro, su ideo­lo­gía oli­gar­ca. Hora de lucha infa­ti­ga­ble por el autén­ti­co res­ca­te en todo el pla­ne­ta, el de la dig­ni­dad ver­da­de­ra. Me uno a ello, a todas las armas que ayu­den a triun­far, hora de apostar.

Mue­re len­ta­men­te, quien pasa los días que­ján­do­se de su mala suer­te o de la llu­via incesante.

Mue­re len­ta­men­te, quien abandonando
un pro­yec­to antes de ini­ciar­lo, no pre­gun­tan­do de un asunto
que des­co­no­ce o no res­pon­dien­do cuan­do le
inda­gan sobre algo que sabe.

Evi­te­mos la muer­te en sua­ves cuo­tas, recor­dan­do siem­pre que estar vivo exi­ge un esfuer­zo mucho mayor que el sim­ple hecho de respirar.

Sola­men­te la ardien­te pacien­cia hará que con­quis­te­mos una esplén­di­da felicidad.

Martha Medei­ros (Por­to Ale­gre, 1961, Brasil)

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de teatro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *