[Gal/​Cast] Casi recien sali­do de la cár­cel, Gali­za­li­vre entre­vis­ta a Miguel Nicolás

Gale­go

Depois de per­co­rrer as cadeias da Lama (Pon­te Vedra), Villa­bo­na (Astu­ries) e Zue­ra (Zara­go­za), o dia 2 de maio de 2012 ficou livre à espe­ra de jul­ga­men­to e após o paga­men­to de 3.000 euros. Con­ver­sa­mos com ele da vol­ta à sua cida­de, da repres­som, das suas vivên­cias nes­tes 16 meses de dis­per­som e do futu­ro. A maqui­na­ria de cas­ti­go do Esta­do nom só nom ven­ceu o áni­mo des­te jovem ele­tri­cis­ta do sul da Gali­za, senom que res­pon­de sem voz rota, des­de a dig­ni­da­de pele­ja­da, e com mais áni­mos sublinhan­do que «só res­ta a opçom de luitar».

Que impli­cou para ti o teu encarceramento?

Fôrom mui­tas cou­sas. Em pri­mei­ro lugar, olhar como todo é sobre­di­men­sio­na­do, como é apli­ca­da umha polí­ti­ca de excep­cio­na­li­da­de sem razom de ser. Den­tro da cadeia, tam­bém com­pro­vei o tra­to que é rece­bi­do, ten­tam con­ta­giar a degra­daçom do pró­prio sis­te­ma. Vim a ver­da­dei­ra face des­te Esta­do: a alie­naçom, a repres­som, a humilhaçom que ten­tam impor às pes­soas presas.

Visua­li­zei o que era a injus­tiça e foi um ano e pico de apren­di­za­gem. Foi um ano de repres­som e cas­ti­go, mas ten­tei assu­mi-lo dou­tro modo.

Sen­tias den­tro a soli­da­rie­da­de? Fôrom mui­tas as mos­tras de apoio? Como vivias essa pri­vaçom de liberdade?

Foi mui duro, mas às vezes tam­bém emo­cio­nan­te. Cho­rei várias vezes ao olhar tan­ta car­ta, tan­ta preo­cu­paçom, tan­to de gen­te ache­ga­da como de gen­te que nem conhe­cia. Deu-me moi­ta for­ta­le­za, por­que sen­tia que nom esta­va só e isso foi mui impor­tan­te. Pas­sa­ria todo o tem­po agra­de­cen­do esse carinho, por­que foi o prin­ci­pal motor que me man­ti­vo e com que me defen­dim na dis­tán­cia bai­xo os muros. Tam­bém que­ro salien­tar que ter comi­go todos os meses o Novas da Gali­za, foi para mim como umha jane­la de ar fres­co, graças a vós podia saber algo do que esta­va a pas­sar no país.

Como con­ti­nua o vos­so pro­ces­so judicial?

Temos que aguar­dar a que che­gue o juí­zo. Des­de o começo des­ta ope­raçom apli­cá­rom con­tra nós medi­das mui gra­ves, de excep­cio­na­li­da­de pró­pria da Audiên­cia Nacio­nal, fomos pri­va­dos da pre­su­nçom de inocên­cia, e nom sabe­mos que é o que nos aguar­da. Está cla­ro que todo este pro­ces­so é polí­ti­co e está basea­do no inter­es­se de ame­dron­tar a socie­da­de e que nin­guém se mova. Nom esta­mos a rece­ber nem um tra­to jus­to, nem pro­por­cio­nal segun­do o que somos acu­sa­dos. Aguar­da­mos que non con­si­gam o seu obje­ti­vo, e ain­da que quei­ram impor-nos medi­das exem­pla­ri­zan­tes, a gen­te tem que estar nas ruas e defen­der os seus direi­tos sem medo.

Qual é a situaçom em que se encon­tra Tel­mo Varela?

Pois de novo tenho que inci­dir no injus­to que é o nos­so caso e, sobre­to­do, que ele con­ti­nue em Topas (Sala­man­ca) a cen­tos de qui­ló­me­tros da sua famí­lia. Con­ti­nua dis­per­sa­do e eu non enten­do por­que ele nom está de vol­ta aquí comi­go, livre e aguar­dan­do a data do juí­zo, recu­pe­ran­do o pul­so à vida. Eu só espe­ro que poda sair quan­to antes.

Só levas uns dias fora, mas como encon­tra­che o país e o seu contexto?

Ain­da estou ate­rran­do, mas vejo que a situaçom está mui­to pior. O des­em­pre­go é altís­si­mo, a refor­ma labo­ral é mui agres­si­va, estám a falar de copa­ga­men­to na sani­da­de, cor­tes no ensino… Tam­bém sei que está a haver mui­ta gen­te nas ruas em con­tra des­tas medi­das, mas mes­mo assim esta­mos numha situaçom de ameaças mui for­tes aos nos­sos direi­tos. Há que luitar.

Que pro­je­tos tés em mente?

O meu envol­vi­men­to e o meu tra­balho no mun­do labo­ral vai con­ti­nuar a ser o mais impor­tan­te para mim, sem­pre vai ser prio­ri­tá­ria. Que­ro vol­tar tra­balhar no metal e reto­mar o dia a dia. Ago­ra creio que temos que estar nas ruas a cada pou­co e, evi­den­te­men­te, con­ti­nua­rei a par­ti­ci­par no que puder. O cam­po da soli­da­rie­da­de com as pes­soas pre­sas tam­bém me pare­ce mui impor­tan­te e, em con­cre­to, esta­rei jun­to ao res­to de com­panhei­ras e com­panhei­ros, dan­do a batalha pola liber­da­de de Tel­mo e do res­to dos pre­sos polí­ti­cos gale­gos que, para mim, som a maior mos­tra de dig­ni­da­de do nos­so povo

Cas­te­llano

Des­pués de reco­rrer las pri­sio­nes de A Lama (Pon­te Vedra), Villa­bo­na (Astu­ries) y Zue­ra (Zara­go­za), el día 2 de mayo de 2012 que­dó libre y a espe­ra de jui­cio tras haber paga­do 3.000 euros. Con­ver­sa­mos con él de vuel­ta a su ciu­dad, de la repre­sión, de sus viven­cias en estes 16 meses de dis­per­sión y del futu­ro. La maqui­na­ria de cas­ti­go del Esta­do no sólo no ha ven­ci­do el áni­mo de este joven elec­tri­cis­ta del sur de Gali­za, sino que res­pon­de sin voz rota, des­de la dig­ni­dad pelea­da, y con más áni­mos sub­ra­yan­do que “sólo que­da la opción de luchar”.

¿Que impli­có para ti tu encarcelamiento?

Han sido muchas cosas. En pri­mer lugar, ver como todo es sobre­di­men­sio­na­do, como es apli­ca­da una polí­ti­ca de excep­cio­na­li­dad sin razón de ser. Den­tro de la cár­cel, tam­bién com­pro­bé el tra­to que se reci­be, inten­tan con­ta­giar la degra­da­ción del pro­pio sis­te­ma. He vis­to la ver­da­de­ra cara de este Esta­do: la alie­na­ción, la repre­sión, la humi­lla­ción que inten­tan impo­ner a las per­so­nas presas.
Visua­li­cé lo que era la injus­ti­cia y fue un año y pico de apren­di­za­je. Fue un año de re pre­sión y cas­ti­go, pero inten­té asu­mir­lo de otro modo.

Sen­tías den­tro la soli­da­ri­dad? ¿Fue­ron muchas las mues­tras de apo­yo? ¿ Como vivías esa pri­va­ción de libertad?

Ha sido muy duro, pero a veces tam­bién emo­cio­nan­te. Llo­ré varias veces al mirar tan­ta car­ta, tan­ta preo­cu­pa­ción, tan­to de gen­te cer­ca­na como de gen­te que ni cono­cía. Me ha dado mucha for­ta­le­za, por­que sen­tía que no esta­ba sólo y eso fue muy impor­tan­te. Pasa­ría todo el tiem­po agra­de­cien­do ese cari­ño, por­que fue el prin­ci­pal motor que me man­tu­vo y con que me defen­día en la dis­tan­cia bajo los muros. Tam­bién quie­ro des­ta­car que tener con­mi­go todos los meses el Novas da Gali­za, fue para mi como una ven­ta­na de aire fres­co, gra­cias a voso­tros podía saber algo de lo que esta­ba pasan­do en el país.

¿Como con­ti­núa vues­tro pro­ce­so judicial ?

Tene­mos que espe­rar a que lle­gue el jui­cio. Des­de el comien­zo de esta ope­ra­ción apli­ca­ron con­tra noso­tros medi­das muy gra­ves, de excep­cio­na­li­dad pro­pia de la Audien­cia Nacio­nal, fui­mos pri­va­dos de la pre­sun­ción de ino­cen­cia, y no sabe­mos que es lo que nos espe­ra. Está cla­ro que todo este pro­ce­so es polí­ti­co y está basa­do en el inte­rés de ame­dren­tar a la socie­dad y que nadie se mue­va. No esta­mos a reci­bir ni un tra­to jus­to, ni pro­por­cio­nal, con­for­me a la acu­sa­ción. Espe­ra­mos que no con­si­gan su obje­ti­vo, y aún que quie­ran impo­ner­nos medi­das ejem­pla­ri­zan­tes, la gen­te tie­ne que salir a la calle y defen­der sus dere­chos sin miedo.

¿Cuál es la situa­ción en que se encuen­tra Tel­mo Varela? 
Pues de nue­vo ten­go que inci­dir en lo injus­to que es nues­tro caso y, sobre todo, que él con­ti­núe en Topas (Sala­man­ca) a cien­tos de qui­ló­me­tros de su fami­lia. Con­ti­núa dis­per­sa­do y yo no entien­do por­que él no está de vuel­ta aquí con­mi­go, libre y espe­ran­do la fecha del jui­cio, recu­pe­ran­do el pul­so a la vida. Yo, sólo espe­ro que pue­da salir cuan­to antes.

¿Sólo lle­vas unos días fue­ra, pero como encon­tras­te el país y su contexto?

Aún estoy ate­rri­zan­do, pero veo que la situa­ción está mucho peor. El des­em­pleo es altí­si­mo, la refor­ma labo­ral es muy agre­si­va, están hablan­do de co-pago en sani­dad, recor­tes en educación…También sé que cada vez hay más gen­te en las calles en con­tra de estas medi­das, pero aún así esta­mos en una situa­ción de ame­na­zas muy fuer­tes a nues­tros dere­chos. Hay que luchar.

¿Qué pro­yec­tos tie­nes en mente?

Mi com­pro­mi­so y mi tra­ba­jo en el mun­do labo­ral va a con­ti­nuar sien­do el más impor­tan­te para mi, siem­pre va a ser prio­ri­ta­rio. Quie­ro tra­ba­jar de nue­vo en el metal y reto­mar el día a día. Aho­ra creo que tene­mos que estar en las calles cada poco y, evi­den­te­men­te, con­ti­nua­ré a par­ti­ci­par en lo que pue­da. El cam­po de la soli­da­ri­dad con las per­so­nas pre­sas tam­bién me pare­ce muy impor­tan­te y, en con­cre­to, esta­ré jun­to al res­to de com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros, dan­do la bata­lla por la liber­tad de Tel­mo y del res­to de pre­sos polí­ti­cos gale­gos que, para mi, son la mayor mues­tra de dig­ni­dad de nues­tro pueblo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *